/ lunes 14 de septiembre de 2020

Agatón Navarro, destacado galeno e incansable corredor

Señala los incontables beneficios que da el deporte

Mente sana en cuerpo sano. Eso lo sabe y predica con el ejemplo el doctor Agatón Navarro Quintana, quien no solamente es un destacado galeno, sino también sobresale dentro del atletismo, siendo participante constante en justas tanto a nivel local como nacional e internacional.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

En charla con El Sol de Tampico, recuerda sus inicios dentro de la activación física en disciplinas como el tenis, natación, y cómo fue que descubrió su pasión por correr, esta actividad que le ha deparado no solo numerosas satisfacciones sino también una enorme cantidad de amigos. Y reitera los beneficios que conlleva para la salud la práctica deportiva.

SUS INICIOS EN EL DEPORTE

Cuenta Agatón Navarro Quintana que “nací en esta ciudad y puerto de Tampico el 3 de febrero de 1955; desde la infancia me incliné por la práctica del deporte, primero en el Club de Tenis Colonia Águila, a donde acompañaba a mi padre que jugaba tenis. Ahí comencé a practicar el 'deporte blanco' y luego lo dejé y si bien lo he retomado en diferentes momentos, actualmente no lo practico ya.

Llegando a la meta en 1996 en el Medio Maratón de Saltillo | Cortesía Agatón Navarro

“Más tarde -añade- durante la adolescencia me incliné por la natación en la Laguna del Chairel, cuando no había cocodrilos porque ahora ¡ni por equivocación me tiraría a nadar ahí!, y en la alberca del Club de Regatas Corona.

“Asimismo me gustaba practicar el remo en los botes de madera que en aquellos días tenía el CRC, estoy hablando de la década de los setenta, así como también comencé a practicar el trote callejero y el ciclismo”, rememora.

AUSENCIA Y RETORNO A LA ACTIVIDAD DEPORTIVA

Señala el conocido galeno que “en 1980, después de concluir la carrera de médico en la Facultad de Medicina de Tampico de la UAT (generación 72-77) y de haber pasado por el internado de pregrado en el Hospital General Regional No. 6 del IMSS y el servicio social en Ciudad Mante, también por parte del IMSS, me fui a la Ciudad de México a hacer mi residencia de especialidad en otorrinolaringología.

En Armadillo, SLP, en una competencia | Cortesía Agatón Navarro

“Allá estuve durante cuatro años y todo ese tiempo dejé el ejercicio por completo y comencé a fumar bastante. En 1984 regresé a esta ciudad ya como especialista y comencé a trabajar, puse mi consultorio particular y en dos instituciones de salud del sector público. Alrededor de 1988 comencé a trotar nuevamente por las calles cuando el trabajo me dejaba tiempo hasta que se volvió más o menos sistemático, sin embargo seguía fumando. Yo me di cuenta de que a pesar de que hacía ejercicio no mejoraba mi condición física y fue que me di cuenta de que el cigarrillo me impedía mejorar y entonces corté por lo sano el tabaquismo”.

Participó también en el llamado Maratón de los Barrios | Cortesía Agatón Navarro

Tras ello, sus amigos lo convencieron en participar en su primer medio maratón. “En 1990, cuando ya tenía yo cuando menos año y medio de trotar casi todos los días, el Grupo Tampico junto a otros patrocinadores como la UAT, organizaron el Primer Medio Maratón de conocida marca de refresco, evento del que solo se llevaron a cabo dos ediciones, el segundo al año siguiente”.

Recuerda que “ese Medio Maratón tuvo su salida en el Puente Tampico y la meta estaba ubicada en el Centro Universitario Tampico-Madero frente al Gimnasio Multidisciplinario. Terminé el recorrido y me sentí muy bien y entonces a partir de ese momento se me 'inoculó' el 'virus' de las carreras y comencé a participar en cuanta carrera se organizara en la zona y más tarde comencé a salir a otras plazas. Todos los días compraba mi ejemplar de El Sol de Tampico y buscaba la página deportiva para ver si había anunciado alguna carrera en puerta. De esa forma me enteraba de los eventos atléticos.

“En los treinta años que llevo participando en carreras he corrido en tantas que he perdido la cuenta. He participado en carreras de todas las distancias: 5, 10, 15, 21 y 42 kilómetros, o sea el maratón. Hace tiempo que participé en el último maratón, en 2013 en Monterrey y en total he participado en alrededor de diecisiete maratones en distintas ciudades del país y en Estados Unidos. El primer maratón que corrí fue en 1991 en Corpus Christi, Texas”.

UN POCO DE HISTORIA

Agatón Navarro destaca que en su tiempo no se tomaba tan en serio correr de forma recreativa. “Yo solía correr en la colonia en donde vivo entre semana 5 y 10 kilómetros diariamente y los fines de semana hacía por lo menos veinte kilómetros. Solía entrenar con un grupo de amigos que nos reuníamos en la casa de uno de ellos pero lamentablemente falleció hace varios años y dejamos de congregarnos ahí”.

Con su papá en abril de 1999 previa a la salida de la Carrera de la Repoblación Altamira-Tampico | Cortesía Agatón Navarro

SUS PARTICIPACIONES

Son muchas las justas en que ha competido pero guarda el recuerdo con cariño de algunas de ellas. “De las carreras que recuerdo con agrado, de las muchas en que he participado, se encuentran los medios maratones de Armadillo, San Luis Potosí y Comanja, en León. Los maratones de Tangamanga en San Luis Potosí, de Lala en Torreón, en Monterrey el de Powerade y el Independencia en León, Guanajuato.

"También asistía a carreras de 10 kilómetros, como una que solía organizar en noviembre, para festejar el aniversario de la Revolución Mexicana, el consulado mexicano en Brownsville, Texas; así mismo la carrera llamada Charro Days Classic que era una de 10 kilómetros ahí mismo en febrero, durante el llamado Sombrero Festival, la llamada Friendship Run que era una carrera de dieciséis kilómetros que partía de la plaza municipal de Reynosa y terminaba en el Parque Municipal de McCallen, Texas.

“El día de la carrera, que siempre era en sábado -cuenta- las autoridades de Migración de México y Estados Unidos cerraban un carril del puente internacional al tráfico vehicular y lo dejaban exclusivamente para los corredores. La inscripción se realizaba en McAllen, así que eso garantizaba que tenías papeles en regla y al inscribirte te daban un brazalete que tenías que ponerte en tu muñeca y al momento de cruzar el puente debías levantar el brazo y los agentes de Migración estaban atentos que todo el que pasara portara su número de participante y su brazalete. Una carrera muy bonita que desgraciadamente dejaron de hacerla después de los ataques del 9/11”.

ANÉCDOTA

“Como anécdota, podría decir de aquella vez en que un domingo, el 17 de noviembre de 2002, entrenando con mis amigos Fermín Morales y Refugio Vega por el rumbo de El Chipús, tropecé al querer espantar a un perro que nos atacó y caí de espaldas fracturándome la muñeca izquierda, lo que me obligó a usar fijadores externos para reducir la fractura, durante casi dos meses”.

BENEFICIOS DEL EJERCICIO

“A mí me parece que correr sí es una religión en el sentido de la etimología de la palabra, 'religare' significa unir, ligar juntos y así como una religión cualquiera une al humano con la divinidad, la práctica de la carrera, sobre todo cuando se realiza en grupo, lo une a uno con amigos, con semejantes que comparten la misma pasión y se identifican, pero también lo puede unir a uno con la divinidad en la que cada quien crea, pues durante los minutos u horas de carrera, a pesar de ir en grupo, vas contigo mismo, pensando, reflexionando, y a veces orando”.

Sin duda un apasionado de las carreras atléticas, la charla con el doctor Agatón Navarro Quintana da para lo anterior y más. Y seguramente acabando la pandemia se le podrá ver haciendo lo que le apasiona: correr.

Mente sana en cuerpo sano. Eso lo sabe y predica con el ejemplo el doctor Agatón Navarro Quintana, quien no solamente es un destacado galeno, sino también sobresale dentro del atletismo, siendo participante constante en justas tanto a nivel local como nacional e internacional.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

En charla con El Sol de Tampico, recuerda sus inicios dentro de la activación física en disciplinas como el tenis, natación, y cómo fue que descubrió su pasión por correr, esta actividad que le ha deparado no solo numerosas satisfacciones sino también una enorme cantidad de amigos. Y reitera los beneficios que conlleva para la salud la práctica deportiva.

SUS INICIOS EN EL DEPORTE

Cuenta Agatón Navarro Quintana que “nací en esta ciudad y puerto de Tampico el 3 de febrero de 1955; desde la infancia me incliné por la práctica del deporte, primero en el Club de Tenis Colonia Águila, a donde acompañaba a mi padre que jugaba tenis. Ahí comencé a practicar el 'deporte blanco' y luego lo dejé y si bien lo he retomado en diferentes momentos, actualmente no lo practico ya.

Llegando a la meta en 1996 en el Medio Maratón de Saltillo | Cortesía Agatón Navarro

“Más tarde -añade- durante la adolescencia me incliné por la natación en la Laguna del Chairel, cuando no había cocodrilos porque ahora ¡ni por equivocación me tiraría a nadar ahí!, y en la alberca del Club de Regatas Corona.

“Asimismo me gustaba practicar el remo en los botes de madera que en aquellos días tenía el CRC, estoy hablando de la década de los setenta, así como también comencé a practicar el trote callejero y el ciclismo”, rememora.

AUSENCIA Y RETORNO A LA ACTIVIDAD DEPORTIVA

Señala el conocido galeno que “en 1980, después de concluir la carrera de médico en la Facultad de Medicina de Tampico de la UAT (generación 72-77) y de haber pasado por el internado de pregrado en el Hospital General Regional No. 6 del IMSS y el servicio social en Ciudad Mante, también por parte del IMSS, me fui a la Ciudad de México a hacer mi residencia de especialidad en otorrinolaringología.

En Armadillo, SLP, en una competencia | Cortesía Agatón Navarro

“Allá estuve durante cuatro años y todo ese tiempo dejé el ejercicio por completo y comencé a fumar bastante. En 1984 regresé a esta ciudad ya como especialista y comencé a trabajar, puse mi consultorio particular y en dos instituciones de salud del sector público. Alrededor de 1988 comencé a trotar nuevamente por las calles cuando el trabajo me dejaba tiempo hasta que se volvió más o menos sistemático, sin embargo seguía fumando. Yo me di cuenta de que a pesar de que hacía ejercicio no mejoraba mi condición física y fue que me di cuenta de que el cigarrillo me impedía mejorar y entonces corté por lo sano el tabaquismo”.

Participó también en el llamado Maratón de los Barrios | Cortesía Agatón Navarro

Tras ello, sus amigos lo convencieron en participar en su primer medio maratón. “En 1990, cuando ya tenía yo cuando menos año y medio de trotar casi todos los días, el Grupo Tampico junto a otros patrocinadores como la UAT, organizaron el Primer Medio Maratón de conocida marca de refresco, evento del que solo se llevaron a cabo dos ediciones, el segundo al año siguiente”.

Recuerda que “ese Medio Maratón tuvo su salida en el Puente Tampico y la meta estaba ubicada en el Centro Universitario Tampico-Madero frente al Gimnasio Multidisciplinario. Terminé el recorrido y me sentí muy bien y entonces a partir de ese momento se me 'inoculó' el 'virus' de las carreras y comencé a participar en cuanta carrera se organizara en la zona y más tarde comencé a salir a otras plazas. Todos los días compraba mi ejemplar de El Sol de Tampico y buscaba la página deportiva para ver si había anunciado alguna carrera en puerta. De esa forma me enteraba de los eventos atléticos.

“En los treinta años que llevo participando en carreras he corrido en tantas que he perdido la cuenta. He participado en carreras de todas las distancias: 5, 10, 15, 21 y 42 kilómetros, o sea el maratón. Hace tiempo que participé en el último maratón, en 2013 en Monterrey y en total he participado en alrededor de diecisiete maratones en distintas ciudades del país y en Estados Unidos. El primer maratón que corrí fue en 1991 en Corpus Christi, Texas”.

UN POCO DE HISTORIA

Agatón Navarro destaca que en su tiempo no se tomaba tan en serio correr de forma recreativa. “Yo solía correr en la colonia en donde vivo entre semana 5 y 10 kilómetros diariamente y los fines de semana hacía por lo menos veinte kilómetros. Solía entrenar con un grupo de amigos que nos reuníamos en la casa de uno de ellos pero lamentablemente falleció hace varios años y dejamos de congregarnos ahí”.

Con su papá en abril de 1999 previa a la salida de la Carrera de la Repoblación Altamira-Tampico | Cortesía Agatón Navarro

SUS PARTICIPACIONES

Son muchas las justas en que ha competido pero guarda el recuerdo con cariño de algunas de ellas. “De las carreras que recuerdo con agrado, de las muchas en que he participado, se encuentran los medios maratones de Armadillo, San Luis Potosí y Comanja, en León. Los maratones de Tangamanga en San Luis Potosí, de Lala en Torreón, en Monterrey el de Powerade y el Independencia en León, Guanajuato.

"También asistía a carreras de 10 kilómetros, como una que solía organizar en noviembre, para festejar el aniversario de la Revolución Mexicana, el consulado mexicano en Brownsville, Texas; así mismo la carrera llamada Charro Days Classic que era una de 10 kilómetros ahí mismo en febrero, durante el llamado Sombrero Festival, la llamada Friendship Run que era una carrera de dieciséis kilómetros que partía de la plaza municipal de Reynosa y terminaba en el Parque Municipal de McCallen, Texas.

“El día de la carrera, que siempre era en sábado -cuenta- las autoridades de Migración de México y Estados Unidos cerraban un carril del puente internacional al tráfico vehicular y lo dejaban exclusivamente para los corredores. La inscripción se realizaba en McAllen, así que eso garantizaba que tenías papeles en regla y al inscribirte te daban un brazalete que tenías que ponerte en tu muñeca y al momento de cruzar el puente debías levantar el brazo y los agentes de Migración estaban atentos que todo el que pasara portara su número de participante y su brazalete. Una carrera muy bonita que desgraciadamente dejaron de hacerla después de los ataques del 9/11”.

ANÉCDOTA

“Como anécdota, podría decir de aquella vez en que un domingo, el 17 de noviembre de 2002, entrenando con mis amigos Fermín Morales y Refugio Vega por el rumbo de El Chipús, tropecé al querer espantar a un perro que nos atacó y caí de espaldas fracturándome la muñeca izquierda, lo que me obligó a usar fijadores externos para reducir la fractura, durante casi dos meses”.

BENEFICIOS DEL EJERCICIO

“A mí me parece que correr sí es una religión en el sentido de la etimología de la palabra, 'religare' significa unir, ligar juntos y así como una religión cualquiera une al humano con la divinidad, la práctica de la carrera, sobre todo cuando se realiza en grupo, lo une a uno con amigos, con semejantes que comparten la misma pasión y se identifican, pero también lo puede unir a uno con la divinidad en la que cada quien crea, pues durante los minutos u horas de carrera, a pesar de ir en grupo, vas contigo mismo, pensando, reflexionando, y a veces orando”.

Sin duda un apasionado de las carreras atléticas, la charla con el doctor Agatón Navarro Quintana da para lo anterior y más. Y seguramente acabando la pandemia se le podrá ver haciendo lo que le apasiona: correr.

Local

Promueven turismo de Tamaulipas

Durante este foro, se destacó la importancia que representa para el estado la promoción de sus destinos de naturaleza y aventura

Local

Pandemia merma poder adquisitivo

Durante la pandemia hubo una mayor demanda de bienes porque la gente estuvo en casa comiendo más y eso presionó para que algunos productos crecieran

Local

Promueven jornadas de canasta básica a bajo precio

Los precios del huevo se encuentran en 50 pesos, el pan en 4 pesos y la leche en 9 pesos el litro son ahorros de 10 a 12 pesos en cada producto

Política

Muñoz Ledo llama espurio a TEPJF y se declara en rebeldía

El diputado pidió a la militancia de Morena rebelarse contra la decisión del Tribunal de dar registro a Mario Delgado como dirigente del partido

Mundo

Asesinato racial en Filadelfia reaviva disturbios

Dos días de caos por la muerte de un hombre negro a manos de la policía; Trump culpa a alcalde demócrata

Finanzas

Albañiles salvan a La Cruz Azul

La autoconstrucción y el ramo informal impulsan los resultados de la cementera

Finanzas

Disruptores | Runa: Los Recursos Humanos se van a la nube

Runa, una plataforma fundada por Courtney McColgan, facilita el procesamiento de la nómina a través de la inteligencia artificial y mejora la eficiencia de estos departamentos

Mundo

Elecciones EU: Cierre fronterizo pasará la factura

Gestión del Covid-19 en la frontera con México puede restar votos a republicanos

Sociedad

Ciudadanos buscan vacuna contra influenza, pero no la encuentran

El IMSS tiene la meta de aplicar 14.4 millones de dosis contra la influenza en la temporada invernal