/ miércoles 10 de julio de 2019

Sadio Mané líder de la selección de Senegal

Senegal espera la aparción de Mané para que comande la batalla ante Benín

El Cairo, Egipto.- Suma tres goles, que podrían ser cinco si no hubiese fallado dos penaltis. El senegalés Sadio Mané alterna aciertos y errores en partidos sin brillo desde el inicio de la Copa África de 2019, al igual que su Selección Nacional, que necesita de la mejor forma del delantero del Liverpool para llegar lejos.

Mohamed Salah se estrelló con Egipto, Hakim Ziyech con Marruecos... El campeón de Europa con el conjunto inglés, resistió al imprevisible escenario de los octavos de final, pero, al igual que los otros dos astros, no vive precisamente semanas tranquilas desde su llegada al país de las pirámides.

Suspendido en el partido correspondiente la primera fecha de la fase de grupos, el regreso de Sané coincidió con la derrota de 1-0 que Senegal sufrió ante Argelia.

Pero el rápido delantero reaccionó con dos goles en la victoria de 3-0 contra Kenia para sellar el pase a los octavos de final, aunque falló un penalti antes de acertar en el segundo cobro desde los 11 metros.

Ante Uganda, Sadio Mané volvió a fallar una pena máxima, aunque antes había abierto el marcador. Con tres goles, más sus errores, su balance está equilibrado, al igual que el de los Leones de la Teranga, que no han mostrado, de momento, todo su potencial antes del duelo de cuartos de final, en El Cairo, ante Benín.

Las controversias sobre los cobradores de penaltis revelan a menudo luchas de egos en los vestuarios. No es el caso en Senegal. Es Sadio el que los lanza, salvo que él mismo decida no hacerlo. Al unísono detrás de su estrella, Senegal aspira al primer título de la Copa África en su historia.

De líder de la manada de los Leones de la Teranga a faraón de África, Mané no esconde sus ambiciones después de su temporada gloriosa, en la que alcanzó la cumbre europea al conquistar el tìtulo de la Champions League con el Liverpool. En caso de conquistar la Copa África pasaría a ser serio aspirante a convertirse en el segundo africano en ganar el Balón de Oro tras el liberiano George Weah, en 1995.

El Cairo, Egipto.- Suma tres goles, que podrían ser cinco si no hubiese fallado dos penaltis. El senegalés Sadio Mané alterna aciertos y errores en partidos sin brillo desde el inicio de la Copa África de 2019, al igual que su Selección Nacional, que necesita de la mejor forma del delantero del Liverpool para llegar lejos.

Mohamed Salah se estrelló con Egipto, Hakim Ziyech con Marruecos... El campeón de Europa con el conjunto inglés, resistió al imprevisible escenario de los octavos de final, pero, al igual que los otros dos astros, no vive precisamente semanas tranquilas desde su llegada al país de las pirámides.

Suspendido en el partido correspondiente la primera fecha de la fase de grupos, el regreso de Sané coincidió con la derrota de 1-0 que Senegal sufrió ante Argelia.

Pero el rápido delantero reaccionó con dos goles en la victoria de 3-0 contra Kenia para sellar el pase a los octavos de final, aunque falló un penalti antes de acertar en el segundo cobro desde los 11 metros.

Ante Uganda, Sadio Mané volvió a fallar una pena máxima, aunque antes había abierto el marcador. Con tres goles, más sus errores, su balance está equilibrado, al igual que el de los Leones de la Teranga, que no han mostrado, de momento, todo su potencial antes del duelo de cuartos de final, en El Cairo, ante Benín.

Las controversias sobre los cobradores de penaltis revelan a menudo luchas de egos en los vestuarios. No es el caso en Senegal. Es Sadio el que los lanza, salvo que él mismo decida no hacerlo. Al unísono detrás de su estrella, Senegal aspira al primer título de la Copa África en su historia.

De líder de la manada de los Leones de la Teranga a faraón de África, Mané no esconde sus ambiciones después de su temporada gloriosa, en la que alcanzó la cumbre europea al conquistar el tìtulo de la Champions League con el Liverpool. En caso de conquistar la Copa África pasaría a ser serio aspirante a convertirse en el segundo africano en ganar el Balón de Oro tras el liberiano George Weah, en 1995.

Local

Día de la Marina poco qué celebrar

Los tripulantes de embarcaciones afrontan situaciones críticas al permanecer un gran número de ellos atrapados por meses en los barcos sin poder retornar a sus países

Local

Llegan recibos de luz 30% más altos

Incluso propietarios de oficinas y negocios que permanecen totalmente cerrados desde hace 75 días se llevaron la sorpresa con recibos sobre los 3 mil 500 pesos

Local

Mayoría de conductores no respeta el hoy no circula

Así como el uso de cubrebocas, un 85 por ciento no cumple con esas disposiciones sanitarias para evitar la propagación de casos Covid-19 entre la población altamirense

Local

Mayoría de conductores no respeta el hoy no circula

Así como el uso de cubrebocas, un 85 por ciento no cumple con esas disposiciones sanitarias para evitar la propagación de casos Covid-19 entre la población altamirense

Local

HOMUS PANDEMICUS: Habilidades que nos dejará la primera pandemia del siglo XXI

“La plaga no está hecha a la medida del hombre, por lo tanto, el hombre dice que la plaga es irreal, es un mal sueño que tiene que pasar. Pero no siempre pasa, y de mal sueño en mal sueño son los hombres los que pasan”: Albert Camus: La Peste

Local

Capacitan personal para la "Nueva normalidad"

Las capacitaciones virtuales han sido impartidas a más de 55 asociaciones, empresas, entidades, agentes de viajes, ejecutivos de ventas, tour operadores y directores municipales de turismo en Tamaulipas

Deportes

Deportivo Río Tamesí peleará por el título

Este representativo terminó en el segundo lugar del Grupo 1 de la categoría Segunda Fuerza "B" en el campeonato anterior, teniendo en sus filas a destacados elementos

Deportes

El golf, deporte muy competitivo: Jesús Altamirano Aceves

Lleva cinco años practicando esta disciplina, aunque también ha destacado en algunas otras como tenis, pesca deportiva y futbol

Local

Día de la Marina poco qué celebrar

Los tripulantes de embarcaciones afrontan situaciones críticas al permanecer un gran número de ellos atrapados por meses en los barcos sin poder retornar a sus países