/ domingo 6 de enero de 2019

Diabetes y sexualidad

La impotencia o disfunción sexual es uno de los problemas genitourinarios más comúnmente asociados a la diabetes. Una buena información puede ayudar a prevenirlos o aliviarlos

La diabetes puede causar problemas en la vida sexual de los hombres (disfunciones sexuales), tanto por factores físicos como psicológicos. Uno o más aspectos de la sexualidad normal pueden verse alterados: erección, eyaculación, orgasmo, sensibilidad y deseo sexual.

  • Factores Físicos

La impotencia o disfunción eréctil (definida como la incapacidad de tener o mantener una erección durante una relación sexual) es una de las complicaciones asociadas comúnmente con la diabetes. Si la enfermedad no se controla, puede ir dañando los vasos sanguíneos, arterias y venas, con el consiguiente riesgo de que se produzca una disfunción sexual por factores físicos.

El problema ocurre por el daño en las terminaciones nerviosas del aparato genito-urinario masculino, debido a la acumulación de substancias tóxicas que origina el elevado nivel de azúcar en la sangre. Al dañarse las terminaciones nerviosas, no envían el estímulo que desencadena la captación de sangre en el pene para tener una erección.

La disfunción eréctil se presenta paulatinamente, hasta llegar a una pérdida total de esa función sexual. Una vez establecido el daño, no hay manera de revertirlo a la normalidad.

Por esa razón es tan necesaria una disciplina de alimentación y ejercicio, para mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre.

  • Factores Psicológicos

Existen varios factores que generan ansiedad en el paciente diabético, hasta el punto de perturbar su comportamiento. El primero, es el descubrimiento de la enfermedad misma. A menudo, el diagnóstico de diabetes coincide con el inicio de problemas sexuales.

El hecho desencadenante puede ser una falla eréctil esporádica, a consecuencia de la ingesta de alcohol, agotamiento físico, estrés o simple indisposición orgánica.

El episodio provoca angustia y temor a fallar en una nueva tentativa. Para evitar el fracaso, se van espaciando las tentativas, hasta abandonarla definitivamente.

También incide en el problema la fatiga constante que experimenta el diabético por el mal control de su glucosa, sumado a los cambios de personalidad, que pueden manifestarse como irritabilidad o indiferencia, y que a la larga van deteriorando la relación de pareja.


  • Otros factores

El hecho de que un diabético presente alguna disfunción sexual no significa que deba atribuirse necesariamente a su enfermedad. Existen muchas otras causas que pueden producir disfunción sexual masculina y que no tienen relación alguna con la diabetes. Otros factores que no deben descartarse son, por ejemplo, la impotencia inducida por fármacos.

Los medicamentos específicos de la diabetes, como insulina o sulfunilureas, no tienen efectos colaterales que afecten negativamente la sexualidad, pero sí puede verse alterada por efectos colaterales de algunos fármacos usados para tratar enfermedades comúnmente asociadas con la diabetes, como hipertensión arterial o exceso de colesterol.

Otros tóxicos como tabaco, alcohol y ciertas drogas potencian su efecto negativo. Sin embargo, la aparición de síntomas no debe ser motivo para suspender la medicación. Sólo hay que consultar al especialista, para sustituir el medicamento.

La diabetes puede causar problemas en la vida sexual de los hombres (disfunciones sexuales), tanto por factores físicos como psicológicos. Uno o más aspectos de la sexualidad normal pueden verse alterados: erección, eyaculación, orgasmo, sensibilidad y deseo sexual.

  • Factores Físicos

La impotencia o disfunción eréctil (definida como la incapacidad de tener o mantener una erección durante una relación sexual) es una de las complicaciones asociadas comúnmente con la diabetes. Si la enfermedad no se controla, puede ir dañando los vasos sanguíneos, arterias y venas, con el consiguiente riesgo de que se produzca una disfunción sexual por factores físicos.

El problema ocurre por el daño en las terminaciones nerviosas del aparato genito-urinario masculino, debido a la acumulación de substancias tóxicas que origina el elevado nivel de azúcar en la sangre. Al dañarse las terminaciones nerviosas, no envían el estímulo que desencadena la captación de sangre en el pene para tener una erección.

La disfunción eréctil se presenta paulatinamente, hasta llegar a una pérdida total de esa función sexual. Una vez establecido el daño, no hay manera de revertirlo a la normalidad.

Por esa razón es tan necesaria una disciplina de alimentación y ejercicio, para mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre.

  • Factores Psicológicos

Existen varios factores que generan ansiedad en el paciente diabético, hasta el punto de perturbar su comportamiento. El primero, es el descubrimiento de la enfermedad misma. A menudo, el diagnóstico de diabetes coincide con el inicio de problemas sexuales.

El hecho desencadenante puede ser una falla eréctil esporádica, a consecuencia de la ingesta de alcohol, agotamiento físico, estrés o simple indisposición orgánica.

El episodio provoca angustia y temor a fallar en una nueva tentativa. Para evitar el fracaso, se van espaciando las tentativas, hasta abandonarla definitivamente.

También incide en el problema la fatiga constante que experimenta el diabético por el mal control de su glucosa, sumado a los cambios de personalidad, que pueden manifestarse como irritabilidad o indiferencia, y que a la larga van deteriorando la relación de pareja.


  • Otros factores

El hecho de que un diabético presente alguna disfunción sexual no significa que deba atribuirse necesariamente a su enfermedad. Existen muchas otras causas que pueden producir disfunción sexual masculina y que no tienen relación alguna con la diabetes. Otros factores que no deben descartarse son, por ejemplo, la impotencia inducida por fármacos.

Los medicamentos específicos de la diabetes, como insulina o sulfunilureas, no tienen efectos colaterales que afecten negativamente la sexualidad, pero sí puede verse alterada por efectos colaterales de algunos fármacos usados para tratar enfermedades comúnmente asociadas con la diabetes, como hipertensión arterial o exceso de colesterol.

Otros tóxicos como tabaco, alcohol y ciertas drogas potencian su efecto negativo. Sin embargo, la aparición de síntomas no debe ser motivo para suspender la medicación. Sólo hay que consultar al especialista, para sustituir el medicamento.

Local

Docentes y estudiantes hacen valer a nuestra universidad: rector de la UAT

Reconoce a la comunidad de la UAT su esfuerzo para culminar con éxito el ciclo académico

Local

Brindan mayor seguridad a los viandantes

Supervisa Chucho Nader la pinta de pasos peatonales y el mejoramiento de los espacios recreativos

Local

Más de 1,500 negocios cerrarán este fin

Los comerciantes establecidos y afiliados a la Canaco siguen cooperando con la autoridad sanitaria al instalar dos filtros sanitarios sobre la calle Hidalgo

Doble Vía

Platanomelón promueve cultura sexual con juguetes y libros

La difusión de la sexualidad en México es insuficiente.Platanomelón apuesta a estos productos para difundirla

Sociedad

Hasta 120% crece el dengue en último mes

En cuatro semanas los casos pasaron de 3 mil 674 afectados a 4 mil 969 personas enfermas

Justicia

Si colabora con FGR, Emilio Lozoya alcanzaría la libertad

En cuanto el exdirector de Pemex baje del avión procedente de España, quedará formalmente detenido

Sociedad

Agota la 4T a las Fuerzas Armadas

Los marinos y soldados del país están agotados por la sobrecarga de trabajo que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador

Finanzas

Mexicanos tienen fiebre de Bitcoin

El país ocupa el sexto lugar en frecuencia de uso las critptomonedas. Supera a EU, Reino Unido y Japón

Sociedad

Los LeBarón, entre falta de apoyo y tragedias

Hechos de violencia y confrontaciones ha padecido la familia en su comunidad instalada en este estado