/ lunes 29 de abril de 2019

Riesgos de ofrecer comida a los bebés demasiado pronto

A esta fase se la llama de alimentación complementaria, porque durante un tiempo puede convivir la leche materna y los alimentos sólidos o líquidos.

Cuando tenemos un bebé, y especialmente cuando somos padres primerizos, mantener la lactancia e introducir alimentos en la dieta de nuestro bebé es siempre un momento de estrés para nosotros. A esta fase se la llama de alimentación complementaria, porque durante un tiempo puede convivir la leche materna y los alimentos sólidos o líquidos.

En las últimas décadas el criterio de los especialistas ha cambiado repetidas veces y las recomendaciones que se le daban a los padres variaba con los años a una velocidad vertiginosa, excluyendo alimentos, proponiendo otros y variando los meses en los que era adecuado introducirlos.

Sin embargo, últimamente parece que el criterio para ofrecer comida líquida y sólida al bebé parece más estable, pese a que cada bebé tiene una evolución diferente y en muchos casos la observación del niño nos dirá más que muchos consejos generales que podamos recibir de los especialistas.

Desde los 4 hasta los 6 meses no se recomienda empezar con una alimentación basada en productos diferentes, pese a que estos son los meses en los que el organismo del bebé comienza a prepararse para su digestión y en algunos casos empiezan a admitirlos.

Sin embargo, las evaluaciones científicas han puesto de manifiesto que no existen beneficios en un cambio de dieta hasta los 6 meses, y detener la lactancia puede implicar un riesgo mayor de sufrir infecciones.

De forma general, los 6 meses del bebé es el momento idóneo para introducir estos alimentos, aunque eso no implica detener la alimentación de la leche materna, sino que se recomienda mantenerlas en paralelo, de forma complementaria.

Uno de los riesgos más alucinantes para los padres es la posibilidad de atragantamiento, pues añadir alimentos externos, aun siendo líquidos, es un proceso que en ocasiones resulta complejo.

El bebé puede no admitir un alimento simplemente por el sabor y olor, y puede rechazar su toma, escupirlo o vomitarlo. Y durante este proceso, el temor es que tanto el atragantamiento como el vómito pueda causarle problemas de respiración al bebé.

Hasta los seis meses el sistema digestivo del bebé no está formado, y por tanto no podemos guardar la máxima seguridad sobre que estos alimentos sean procesados por su metabolismo de forma correcta. Si introducimos alimentos antes de tiempo podemos estar provocando el riesgo de sufrir gastroenteritis agudas, e infecciones del sistema respiratorio.

Durante estos primeros meses tan importantes para la formación del organismo del bebé, al introducir otros alimentos ajenos a la leche materna podemos interferir en la biodisponibilidad de minerales, en concreto del hierro y zinc.

Sin embargo, no conviene retrasar en exceso la introducción de alimentos, tanto líquidos como sólidos, aunque existen muchos niños que rechazan estos alimentos. Al séptimo mes, si no se incluye una alimentación variada y equilibrada, el bebé puede experimentar alergias e intolerancias alimentarias, alteraciones motoras orales y peor predisposición a descubrir nuevas texturas y sabores.

Cuando tenemos un bebé, y especialmente cuando somos padres primerizos, mantener la lactancia e introducir alimentos en la dieta de nuestro bebé es siempre un momento de estrés para nosotros. A esta fase se la llama de alimentación complementaria, porque durante un tiempo puede convivir la leche materna y los alimentos sólidos o líquidos.

En las últimas décadas el criterio de los especialistas ha cambiado repetidas veces y las recomendaciones que se le daban a los padres variaba con los años a una velocidad vertiginosa, excluyendo alimentos, proponiendo otros y variando los meses en los que era adecuado introducirlos.

Sin embargo, últimamente parece que el criterio para ofrecer comida líquida y sólida al bebé parece más estable, pese a que cada bebé tiene una evolución diferente y en muchos casos la observación del niño nos dirá más que muchos consejos generales que podamos recibir de los especialistas.

Desde los 4 hasta los 6 meses no se recomienda empezar con una alimentación basada en productos diferentes, pese a que estos son los meses en los que el organismo del bebé comienza a prepararse para su digestión y en algunos casos empiezan a admitirlos.

Sin embargo, las evaluaciones científicas han puesto de manifiesto que no existen beneficios en un cambio de dieta hasta los 6 meses, y detener la lactancia puede implicar un riesgo mayor de sufrir infecciones.

De forma general, los 6 meses del bebé es el momento idóneo para introducir estos alimentos, aunque eso no implica detener la alimentación de la leche materna, sino que se recomienda mantenerlas en paralelo, de forma complementaria.

Uno de los riesgos más alucinantes para los padres es la posibilidad de atragantamiento, pues añadir alimentos externos, aun siendo líquidos, es un proceso que en ocasiones resulta complejo.

El bebé puede no admitir un alimento simplemente por el sabor y olor, y puede rechazar su toma, escupirlo o vomitarlo. Y durante este proceso, el temor es que tanto el atragantamiento como el vómito pueda causarle problemas de respiración al bebé.

Hasta los seis meses el sistema digestivo del bebé no está formado, y por tanto no podemos guardar la máxima seguridad sobre que estos alimentos sean procesados por su metabolismo de forma correcta. Si introducimos alimentos antes de tiempo podemos estar provocando el riesgo de sufrir gastroenteritis agudas, e infecciones del sistema respiratorio.

Durante estos primeros meses tan importantes para la formación del organismo del bebé, al introducir otros alimentos ajenos a la leche materna podemos interferir en la biodisponibilidad de minerales, en concreto del hierro y zinc.

Sin embargo, no conviene retrasar en exceso la introducción de alimentos, tanto líquidos como sólidos, aunque existen muchos niños que rechazan estos alimentos. Al séptimo mes, si no se incluye una alimentación variada y equilibrada, el bebé puede experimentar alergias e intolerancias alimentarias, alteraciones motoras orales y peor predisposición a descubrir nuevas texturas y sabores.

Local

Uniformes y útiles escolares no serán obligatorios en Tamaulipas

Luego de dar declarada procedente la iniciativa por parte de Integrantes de la Diputación Permanente en el Congreso del Estado

Regional

Mandos navales darán transparencia al puerto de Altamira: Conatram

Con la vigilancia de la Secretaría de la Marina se transparentarán los movimientos de exportación e importación de mercancías, aseguraron los transportistas

Local

Levantan bloqueo en la carretera Alazán-Canoas

Si las autoridades no cumplen su promesa de abastecerlos de agua, bloquearán la carretera Tampico-Valles el próximo fin de semana

Deportes

Escuela Náutica a la espera de retornar a la actividad

Es una de las quintetas que venían participando de forma entusiasta en el campeonato que organiza la Liga Universitaria de Basquetbol Infantil, Juvenil y Libre

Local

Apertura de vialidades en la zona centro beneficiaría al comercio

Debido a las dificultades a las que se enfrentan los clientes para poder llegar hasta este punto de Ciudad Madero

Deportes

Rayo Veloz, un luchador volador

Formó parte de la tercia de los Cadetes del Aire que deleitó a la fanaticada con sus impresionantes peripecias

Regional

Madero redobla acciones en el mantenimiento de drenes pluviales

Entre los trabajos de supervisión más recientes encabezados por el presidente municipal se enlistan los llevados a cabo en el canal de la colonia Revolución Verde y Lucio Blanco

Gossip

Acusan a Hollywood de autocensurarse para que películas sean vistas en China

Según la organización Pen America los guionistas, productores y directores practican alteraciones de todo tipo

Local

Firme apoyo del Gobierno de Altamira a la educación

Alma Laura Amparán Cruz constató las labores de rehabilitación del techado metálico de la Escuela Secundaria General Número 1 “Lic. Benito Juárez García"