imagotipo

Celso Piña, el “rebelde del acordeón”, actuará en Cumbre Tajín

El acordeonista Celso Piña aplaude que este año lo hayan convocado para participar en la Cumbre Tajín, pues dijo, se le debe dar la importancia que se merece a los festivales, ya sean grandes o pequeños.

Piña, quien desde hace más de dos años no se presenta en Veracruz, celebró también se hayan puesto de acuerdo todas las partes involucradas para realizar esta edición.

“Para mí es muy importante cualquier tipo de festivales y carnavales por muy grandes o pequeños que sean, pero lo es más para todos los pobladores, por eso hay que darle la importancia que se merece. Nos hemos presentado en Alemania, Holanda, Budapest, en lugares a veces pequeños, pero para nosotros es exactamente lo mismo.

“En Tajín tenemos como dos años que no nos presentamos y si ahora nos convocaron, qué bueno.

“Hay cosas por ahí con las que no se ponen bien de acuerdo los organizadores con el municipio, primero tiene que quedar todo bien organizado para poder llevarlo a cabo”, indicó el músico durante una conferencia de prensa.

Celso Piña fue uno de los platos fuertes del Carnaval Isla Cozumel 2017, que este año cumple 143 años de llevarse a cabo, engalanando la noche del concurso de disfraces y en la cual, además, participaron varias comparsas.

“Nos da mucho gusto haber sido convocados a este carnaval de Cozumel y veo que hay muy buena vibra de la gente que viene a divertirse”, expresó a los medios de comunicación.

ENTRE OTROS PROYECTOS

El músico compartió que este año además realizará una gira por Europa en la que incluirá por primera vez una visita a Suiza. En otras ocasiones el acordeonista ha visitado países como China y continentes como África, espera este año también visitar Brasil, Uruguay y Argentina.

Además, está próximo a lanzar un álbum que grabó con la Orquesta de Baja California y en el que incluye temas antiguos.

“Por ejemplo hay una canción de mi papá que se llama Oye, que en algún momento grabé con Julieta Venegas, algo de mi inspiración como Fiesta en San Jacinto, que la compuse en 1980, lógicamente no va a ser lo mismo escucharla con puro acordeón que con toda una orquesta, que le da un sonido grande”.