imagotipo

Abandono de mascotas, una práctica recurrente

  • Antonio Sosa
  • en Local

Viejos, ciegos, enfermos o mutilados, así son abandonados una gran cantidad de mascotas, principalmente perros, los cuales son echados a la calle y olvidados en solares baldíos o incluso en playa Miramar por sus desobligados e insensibles dueños que los dejan a su suerte.

Generalmente son perros llamados mestizos, pero también se pueden encontrar de razas como cocker spaniel, french poodle, chihuahuenses, labradores e incluso de pelea como bóxer y bull terrier.

Muchos deambulan por las banquetas y camellones de avenidas principales, husmean entre la basura en busca de alimentos en la zona centro, mientras otros duermen debajo de las palapas de Miramar esperando ser alimentados por los paseantes.

Este es considerado un verdadero problema de imagen pero también de salud pública ante el riesgo de ataques, mordeduras, enfermedades zoonóticas como sarna, riquettsia -transmitida por garrapatas- y las propagadas por heces fecales secas y pulverizadas que disemina el viento.

En el Hospital de la Asociación Proani se atiende un promedio de 10 a 15 casos de mascotas abandonadas, mutiladas , enfermas y viejas, las cuales son abandonadas en vía pública por sus dueños para deshacerse de su responsabilidad.

“Nosotros los recibimos y tratamos de dar alivio a estos animalitos que vienen desnutridos, deshidratados o con enfermedades” dijo José Argüello, encargado del hospital de la Asociación de Protección Animal.

Lee también: EEUU sopesa tomar al tiburón blanco como especie amenazada

Aseguró: “La recurrencia es alta de animales viejos y con enfermedad como sarna, ceguera o lisiados, que la gente opta por abandonarlos en las calles, nosotros los recibimos y tratamos que lleven una vida más cómoda”.

La atención de estos animales cuesta un promedio de 300 pesos a la semana, costo que se incrementa en base a la enfermedad que el animal presente, lo que es absorbido por Proani que ha dejado de atender caballos abandonados debido a que no cuentan con un espacio para su resguardo.

Playa Miramar, el sitio donde más abandonan perros.

Husmean entre la basura, entre los desperdicios de negocios o de turistas para poder alimentarse, los perros abandonados en playa Miramar vagan desorientados, atravesando el que es considerado como el destino de sol más importante de todo el Estado.

Son dejados por sus dueños, principalmente durante las noches, en el acceso por el Paseo Doña Cecilia, en la zona de la glorieta de La Sirena y en la parte norte, pero en la actualidad se han desplazado a todo el litoral.

Este abandono muestra la insensibilidad de los dueños de estas mascotas y aunque no existe un censo exacto por parte de las autoridades municipales y de salud, se estima que en la zona de Miramar deambulan un promedio de setenta perros en los cinco kilómetros de litoral que dan una pésima imagen y echan abajo los esfuerzos para embellecer la costa maderense.

“Son animalitos a los que simplemente van y abandonan, que sus dueños dejan ahí y al haber comida por la gran cantidad de personas que acuden estos se quedan, e incluso se reproducen, haciendo que el problema cada vez crezca más”, dijo el entrevistado.

Al considerar el peligro de ataque, mordeduras y enfermedades, un mes ante de la Semana Santa, el año pasado se estableció el retiro de los perros de playa, pero unos días después la playa estaba de nueva cuenta invadida de ellos.

“El problema es que apenas son quitados de la zona de playa nuevos dueños acuden a abandonar otros, por lo que aseguraron, es necesario que se establezcan medidas de seguridad para evitar que dejen perros abandonados” dijo.

Los insensibles e irresponsables dueños actúan principalmente durante la noche o en un paseo a la playa simplemente ya no se llevan el o los perros con los que llegaron.

Estos canes abandonados se suman y cruzan con los que son propiedad de vendedores ambulantes, palaperos o negocios de la zona de playa, dando una pésima imagen a este considerado el destino turístico más importante de Tamaulipas.

Te puede interesar: El jaguar, en mayor peligro de extinción de lo que se pensaba