imagotipo

Playero Día del Padre

  • Antonio Sosa
  • en Local

Construyendo castillos de arena fácilmente arrasados por las olas del Golfo de México, decenas de familias celebraron hoy el Día del Padre, convirtiéndose la costa maderense en una área de convivencia.

El intenso sol y la brisa fresca fueron la mezcla perfecta para que los papás dejaran a un lado sus ocupaciones diarias y se entregaran verdaderamente a divertirse con sus hijos y sus esposas.

Le puede interesar: Se realiza la jornada “Tampiqueando”

Muchos se veían sentados en la arena para con pala en mano ir realizando el castillo de sus princesas, mientras otros llevaban de la mano a los pequeños para enfrentar la inmensidad del océano.

“Es barato y divertido venir con la familia aquí a la playa, por eso nos vivimos todos a armar una carne asada”, dijo el señor Faustino Medina Torres, residente en la colonia Candelario Garza.

Autoridades de Protección Civil estimaron un promedio de diez mil personas las que el día de ayer ingresaron a la zona de playa Miramar, concentrándose la mayor cantidad en las escolleras, así como los accesos de la avenida Madero y Tamaulipas.

Lee también:  Reportan restaurantes buenas ventas por Día del Padre