/ jueves 25 de noviembre de 2021

Camotero, un oficio que se niega a morir en las calles de Tampico [Video]

Todos los días sale de 16:00 a las 23:00 horas y recorre las calles del sur de Tamaulipas vendiendo sus plátanos y camotes cocidos

El clásico y nostálgico silbido de un carrito de lámina parado en una esquina o saliendo de un callejón es cada vez menos común, son pocos los que continúan con uno de los oficios más antiguos de México que se niega a morir: el camotero.

Javier Pérez y sus seis hermanos llegaron al puerto de Tampico hace unos meses procedentes de San Lorenzo Malacota, Estado de México. Son la segunda generación de camoteros, oficio que fue heredado por sus padres Alberto y María que lo desarrollaban con mucho orgullo.

Con la intención de mejorar sus ventas y mantener la tradición de la familia, recorrían el país, pero fue a esta ciudad donde decidieron mudarse con todo y carrito.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Pérez dijo estar orgulloso de continuar con el legado de sus padres, ya que asegura es la mejor herencia que pudieron haber recibido.

SAN LORENZO DE MALACOTA, EL POBLADO DE LOS CAMOTEROS

De acuerdo con información del Inegi, aproximadamente 30% de la población de San Lorenzo Malacota se dedica a la venta de camotes o a la fabricación de los carritos y durante el año los camoteros viajan a otros estados de la República con su horno de leña, que alcanza temperaturas de 400°C.

Pérez dijo estar orgulloso de continuar con el legado de sus padres, ya que asegura es la mejor herencia que pudieron haber recibido | José Luis Tapia

"Son más de 30 años dedicados a este oficio, es la herencia que nos dejaron nuestros padres, yo me siento muy orgulloso de trabar de camotero, es un oficio que me ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente y diferentes partes" indicó.

CAMOTEROS, UN OFICIO EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Hoy es un oficio que muy pocos trabajan, ha ido desapareciendo poco a poco. "Los chamacos ya no quieren trabajar en esto, ya nada más nosotros quedamos, yo creo que no quieren trabajar en este oficio porque es muy pesado, yo diariamente camino mucho, recorro entre treinta y cuarenta kilómetros para poder vender y es pesado" comentó Javier.

Él todos los días sale de 16:00 a las 23:00 horas recorriendo las calles de Tampico y Ciudad Madero vendiendo sus plátanos y camotes cocidos, en el carrito de lámina de acero que le regaló su padre.

El clásico y nostálgico silbido de un carrito de lámina parado en una esquina o saliendo de un callejón es cada vez menos común, son pocos los que continúan con uno de los oficios más antiguos de México que se niega a morir: el camotero.

Javier Pérez y sus seis hermanos llegaron al puerto de Tampico hace unos meses procedentes de San Lorenzo Malacota, Estado de México. Son la segunda generación de camoteros, oficio que fue heredado por sus padres Alberto y María que lo desarrollaban con mucho orgullo.

Con la intención de mejorar sus ventas y mantener la tradición de la familia, recorrían el país, pero fue a esta ciudad donde decidieron mudarse con todo y carrito.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Pérez dijo estar orgulloso de continuar con el legado de sus padres, ya que asegura es la mejor herencia que pudieron haber recibido.

SAN LORENZO DE MALACOTA, EL POBLADO DE LOS CAMOTEROS

De acuerdo con información del Inegi, aproximadamente 30% de la población de San Lorenzo Malacota se dedica a la venta de camotes o a la fabricación de los carritos y durante el año los camoteros viajan a otros estados de la República con su horno de leña, que alcanza temperaturas de 400°C.

Pérez dijo estar orgulloso de continuar con el legado de sus padres, ya que asegura es la mejor herencia que pudieron haber recibido | José Luis Tapia

"Son más de 30 años dedicados a este oficio, es la herencia que nos dejaron nuestros padres, yo me siento muy orgulloso de trabar de camotero, es un oficio que me ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente y diferentes partes" indicó.

CAMOTEROS, UN OFICIO EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Hoy es un oficio que muy pocos trabajan, ha ido desapareciendo poco a poco. "Los chamacos ya no quieren trabajar en esto, ya nada más nosotros quedamos, yo creo que no quieren trabajar en este oficio porque es muy pesado, yo diariamente camino mucho, recorro entre treinta y cuarenta kilómetros para poder vender y es pesado" comentó Javier.

Él todos los días sale de 16:00 a las 23:00 horas recorriendo las calles de Tampico y Ciudad Madero vendiendo sus plátanos y camotes cocidos, en el carrito de lámina de acero que le regaló su padre.

Sociales

Pastelerías Pepis celebra su 75 aniversario con cena de gala

La anfitriona de la espléndida recepción fue su fundadora, Pepis Arias de Gorordo acompañada de querida familia.

Regional

Aumenta déficit de sacerdotes católicos por migración y pandemia

Ser guía espiritual no es una tarea fácil, se requiere mucho discernimiento y tener la vocación.

Regional

Bikers en Tamaulipas impulsan el turismo carretero

Participaron 300 bikers de Nuevo León, Tamaulipas y Texas en la Ruta 54

Local

En promedio suman 13 casos por mes de tuberculosis en 2021 en la zona

Esta enfermedad tienen un comportamiento bastante similar al del año pasado, no ha habido ningún cambio

Regional

PC emite recomendaciones durante la temporada navideña

El fin de año tiende a ser una de las que provoca mayor actividad en los cuerpos de seguridad

Regional

Construirán desarrollo inmobiliario en playa Hermosa

Detonará la economía y el turismo de la zona norte de Veracruz, así lo afirmaron los representantes inmobiliarios.

New Articles

Camioneta choca con tres postes en la Niños Héroes

Los hechos fueron confirmados por las autoridades viales durante este domingo 28 de noviembre.

Sociedad

Violencia en Zacatecas obliga al blindaje fronterizo con cinco estados aledaños

Los estados vecinos mantienen operativos en la zona fronteriza con la entidad zacatecana

República

Acusa ONU impunidad en búsqueda de desaparecidos en México

Colectivos pidieron que se aplicar un protocolo de búsqueda internacional.