/ martes 17 de mayo de 2022

Carolina Infante 20 años en la crónica maderense

Investigar, gestionar, promover y plasmar el amor por su ciudad han sido claves en su trayectoria 

Su voz es agradable y al hablar de Ciudad Madero su rostro se ilumina al revivir momentos maravillosos que iniciaron en el seno de una familia unida, allá por las orillas del río Pánuco, donde vivió su infancia marcada por la brisa de playa Miramar en la colonia La Barra.

Carolina Infante Pacheco tuvo la oportunidad crecer en medio de un ambiente cultural, donde el arte y la bohemia eran un motor importante para el matrimonio conformado por Doña María Loreto Pacheco de Infante y Eduardo Infante Álvarez, quien por muchos años también fue cronista de la ciudad.

“Mi papá se da a la tarea de buscar la historia de Ciudad Madero por ese amor que le tenía a Ciudad Madero. Yo en mi juventud empiezo a trabajar y estudiar, llegaba a la casa y era común encontrar a personajes como Jorge Yapur, Carlos González Salas, Juan Jesús Aguilar, para mí era normal ver a todos los intelectuales de la época”, recuerda con gran orgullo como poco a poco su vida empieza a tener un ligero acercamiento en lo que se convertiría en su profesión.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

UNA PÉRDIDA QUE CAMBIÓ SU VIDA

El fallecimiento del padre de Carolina Infante, un 23 de noviembre del 2001, fue un golpe que marcó la historia de la urbe maderense, pues Don Eduardo Infante había sido el encargado de dar vida a la crónica de esos sucesos generados en “Villa Cecilia”.

El amor que sentía por la ciudad el patriarca de la familia Infante Pacheco lo habían llevado a reunir un importante archivo fotográfico, recuerdos, crónicas y más, dignas de ser preservadas y eso todos los maderenses lo sabían.

“A mediados de marzo del 2002 mi mamá me dice que le habían llamado para saber qué pasaría con el material de mi papá, porque él se hizo de un acervo muy interesante. Me preguntaron que pasaría con el material y me dicen no te interesa ser cronista”, recuerda.

Orgullosa de su labor "Desde el faro" -nombre de la columna que publica en esta Casa Editora- | Carmen Jiménez

CONTINUÓ EL LEGADO

Caro, como la llaman sus amigos, recuerda que tras la charla con autoridades municipales diversos personajes se acercaron a ella pues buscaban ser los sucesores de Don Eduardo como cronista, por lo que necesitaban todo el acervo histórico familiar y la oferta de ser ella cronista también estaba presente.

➡️ También te puede interesar: Día de las Madres: herencia de unidad y amor

“Me dijeron que iban a lanzar una convocatoria y cuando lanzan la convocatoria a mí me llegó un sentimiento muy grande cuando leí todos los requisitos y yo dije tengo todo el perfil, pero yo recordaba que mi papá era enorme y yo creía que no podía ocupar ese lugar”, dijo.

Impulsada por Don Reynaldo, cronista de Altamira, Carolina Infante decidió ingresar sus documentos, logrando ser seleccionada entre ocho personas gracias a su preparación profesional, logrando ser nombrada como cronista un 17 de abril de 2002.

Por sus conocimientos ha tenido la oportunidad de reunirse junto a personalidades nacionales y extranjeros | Cortesía: Carolina Infante Pacheco

UNA MUJER EN LA CRÓNICA MARCANDO LA DIFERENCIA

Infante Pacheco recuerda que los primeros tres años como cronista no fueron nada sencillos, pues la critica se hizo presente, lo cual para ella representó el impulso para seguirse preparando y dar muestra de su preparación.

“Agarré cursos intensivos de historia, leía todo lo que podía, veía todo el material de mi papá fotografías, planos, libros, todo lo que tenía. Con el tiempo ya no soy la hija del cronista, ahora soy la cronista, hoy puedo decir que disfruto mucho lo que hago”, menciona con gran orgullo.

A través de un intenso trabajo de investigación y promoción ella se ha dado a la tarea durante 20 años de crear eventos, exposiciones, muestras que inviten al público a conocer toda la historia de Ciudad Madero.

Tuvo la oportunidad crecer en medio de un ambiente cultural, donde el arte y la bohemia eran un motor importante para el matrimonio de sus padres | Carmen Jiménez

DESDE EL FARO, REGISTRANDO LA HISTORIA

El trabajo de cronista está lleno de muchas actividades que no solamente radican en contar la historia, sino más bien es un trabajo de investigación, documentación, gestión y buscando engarzar la modernidad y lo antigüedad.

“Cronista muchas veces lo definen como la persona que va y dice la historia y no, nosotros tenemos la misión de engarzar la historia. Gracias a EL SOL DE TAMPICO que me da la oportunidad a través de la columna 'Desde el faro', ahí puedo plasmar los hechos, personajes o acontecimientos actuales traer al presente y contar esta historia que muchas veces no sabemos que está atrás”, menciona y asegura que el periódico le ha permitido compartir su trabajo con más personas.

Caro, junto a diversas figuras del mundo intelectual | Cortesía: Carolina Infante Pacheco

TRES LOGROS QUE HAN MARCADO LAS ÚlTIMAS DOS DÉCADAS

A lo largo de dos décadas Carolina Infante, además de documentarse, ha tenido la oportunidad de gestionar importantes cambios en Ciudad Madero y los menciona con gran orgullo.

A través de su labor ha impulsado diversas actividades | Cortesía: Carolina Infante Pacheco

“Dentro de todo lo que hemos hecho en 20 años, creo que hay tres logros muy importantes, la recuperación de la excárcel de mujeres para convertirlo en el Centro Cultural Bicentenario en 2010, su participación para la recuperación de la Casa de la Cultura de Ciudad Madero y el más reciente es la instalación de la primera hemeroteca municipal”.

Entre sus proyectos más importantes y en los que trabaja está la digitalización de todo el material que se resguarda dentro de la hemeroteca, un espacio en el que ha tenido la oportunidad de trabajar junto a la Hemeroteca Nacional, quienes les han permitido ser una filial.

Por último, la cronista de Ciudad Madero dijo sentirse muy contenta de todo lo logrado, de los proyectos en los que trabaja y sobre todo de ver como su trabajo ha logrado marcar 20 años a la sociedad maderense.

Una tamaulipeca orgullosa | Cortesía: Carolina Infante Pacheco

Su voz es agradable y al hablar de Ciudad Madero su rostro se ilumina al revivir momentos maravillosos que iniciaron en el seno de una familia unida, allá por las orillas del río Pánuco, donde vivió su infancia marcada por la brisa de playa Miramar en la colonia La Barra.

Carolina Infante Pacheco tuvo la oportunidad crecer en medio de un ambiente cultural, donde el arte y la bohemia eran un motor importante para el matrimonio conformado por Doña María Loreto Pacheco de Infante y Eduardo Infante Álvarez, quien por muchos años también fue cronista de la ciudad.

“Mi papá se da a la tarea de buscar la historia de Ciudad Madero por ese amor que le tenía a Ciudad Madero. Yo en mi juventud empiezo a trabajar y estudiar, llegaba a la casa y era común encontrar a personajes como Jorge Yapur, Carlos González Salas, Juan Jesús Aguilar, para mí era normal ver a todos los intelectuales de la época”, recuerda con gran orgullo como poco a poco su vida empieza a tener un ligero acercamiento en lo que se convertiría en su profesión.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

UNA PÉRDIDA QUE CAMBIÓ SU VIDA

El fallecimiento del padre de Carolina Infante, un 23 de noviembre del 2001, fue un golpe que marcó la historia de la urbe maderense, pues Don Eduardo Infante había sido el encargado de dar vida a la crónica de esos sucesos generados en “Villa Cecilia”.

El amor que sentía por la ciudad el patriarca de la familia Infante Pacheco lo habían llevado a reunir un importante archivo fotográfico, recuerdos, crónicas y más, dignas de ser preservadas y eso todos los maderenses lo sabían.

“A mediados de marzo del 2002 mi mamá me dice que le habían llamado para saber qué pasaría con el material de mi papá, porque él se hizo de un acervo muy interesante. Me preguntaron que pasaría con el material y me dicen no te interesa ser cronista”, recuerda.

Orgullosa de su labor "Desde el faro" -nombre de la columna que publica en esta Casa Editora- | Carmen Jiménez

CONTINUÓ EL LEGADO

Caro, como la llaman sus amigos, recuerda que tras la charla con autoridades municipales diversos personajes se acercaron a ella pues buscaban ser los sucesores de Don Eduardo como cronista, por lo que necesitaban todo el acervo histórico familiar y la oferta de ser ella cronista también estaba presente.

➡️ También te puede interesar: Día de las Madres: herencia de unidad y amor

“Me dijeron que iban a lanzar una convocatoria y cuando lanzan la convocatoria a mí me llegó un sentimiento muy grande cuando leí todos los requisitos y yo dije tengo todo el perfil, pero yo recordaba que mi papá era enorme y yo creía que no podía ocupar ese lugar”, dijo.

Impulsada por Don Reynaldo, cronista de Altamira, Carolina Infante decidió ingresar sus documentos, logrando ser seleccionada entre ocho personas gracias a su preparación profesional, logrando ser nombrada como cronista un 17 de abril de 2002.

Por sus conocimientos ha tenido la oportunidad de reunirse junto a personalidades nacionales y extranjeros | Cortesía: Carolina Infante Pacheco

UNA MUJER EN LA CRÓNICA MARCANDO LA DIFERENCIA

Infante Pacheco recuerda que los primeros tres años como cronista no fueron nada sencillos, pues la critica se hizo presente, lo cual para ella representó el impulso para seguirse preparando y dar muestra de su preparación.

“Agarré cursos intensivos de historia, leía todo lo que podía, veía todo el material de mi papá fotografías, planos, libros, todo lo que tenía. Con el tiempo ya no soy la hija del cronista, ahora soy la cronista, hoy puedo decir que disfruto mucho lo que hago”, menciona con gran orgullo.

A través de un intenso trabajo de investigación y promoción ella se ha dado a la tarea durante 20 años de crear eventos, exposiciones, muestras que inviten al público a conocer toda la historia de Ciudad Madero.

Tuvo la oportunidad crecer en medio de un ambiente cultural, donde el arte y la bohemia eran un motor importante para el matrimonio de sus padres | Carmen Jiménez

DESDE EL FARO, REGISTRANDO LA HISTORIA

El trabajo de cronista está lleno de muchas actividades que no solamente radican en contar la historia, sino más bien es un trabajo de investigación, documentación, gestión y buscando engarzar la modernidad y lo antigüedad.

“Cronista muchas veces lo definen como la persona que va y dice la historia y no, nosotros tenemos la misión de engarzar la historia. Gracias a EL SOL DE TAMPICO que me da la oportunidad a través de la columna 'Desde el faro', ahí puedo plasmar los hechos, personajes o acontecimientos actuales traer al presente y contar esta historia que muchas veces no sabemos que está atrás”, menciona y asegura que el periódico le ha permitido compartir su trabajo con más personas.

Caro, junto a diversas figuras del mundo intelectual | Cortesía: Carolina Infante Pacheco

TRES LOGROS QUE HAN MARCADO LAS ÚlTIMAS DOS DÉCADAS

A lo largo de dos décadas Carolina Infante, además de documentarse, ha tenido la oportunidad de gestionar importantes cambios en Ciudad Madero y los menciona con gran orgullo.

A través de su labor ha impulsado diversas actividades | Cortesía: Carolina Infante Pacheco

“Dentro de todo lo que hemos hecho en 20 años, creo que hay tres logros muy importantes, la recuperación de la excárcel de mujeres para convertirlo en el Centro Cultural Bicentenario en 2010, su participación para la recuperación de la Casa de la Cultura de Ciudad Madero y el más reciente es la instalación de la primera hemeroteca municipal”.

Entre sus proyectos más importantes y en los que trabaja está la digitalización de todo el material que se resguarda dentro de la hemeroteca, un espacio en el que ha tenido la oportunidad de trabajar junto a la Hemeroteca Nacional, quienes les han permitido ser una filial.

Por último, la cronista de Ciudad Madero dijo sentirse muy contenta de todo lo logrado, de los proyectos en los que trabaja y sobre todo de ver como su trabajo ha logrado marcar 20 años a la sociedad maderense.

Una tamaulipeca orgullosa | Cortesía: Carolina Infante Pacheco

Local

“Gula Fest”, un festival gastronómico en Tampico; fecha, sede y más

Con expositores de comida coreana, japonesa, china, así como postres y snacks

Local

Premian a Tampico con la Escoba de Oro

El reconocimiento es el resultado del trabajo conjunto entre sociedad y gobierno

Local

Tamaulipas pasa a semáforo epidemiológico amarillo

La Secretaría de Salud de Tamaulipas confirmó al cierre de la jornada del sábado 208 nuevos contagios de Covid-19

Sociedad

Encuentran predio usado como cementerio en la zona hotelera de Tulum, Quintana Roo

En el lugar fueron localizados los cuerpos de cuatro personas recientemente ejecutadas, así como los restos de dos más

Sociedad

Busca 4T prohibir toda publicidad de cigarros

El Ejecutivo prepara un decreto para impedir que productos de tabaco se promocionen en redes

Gossip

Jannette Chao se presenta en el teatro Milán

La cantautora ofrecerá un show este lunes 15, en el que recorrerá más de 20 años de trayectoria artística

Gossip

Anuncian primera cinta financiada con los NFT

La plataforma Meatown comercializa non fungible token de la película Durmientes para su producción

Gossip

Felipe Avello traerá su buen humor a México

El comediante chileno Felipe Avello mezcla varios géneros en sus rutinas en donde, literalmente, vuela sobre el escenario

Sociedad

Piden proteger a trabajadores de Mega Radio en Cd. Juárez

El asesinato de 4 empleados de la radiodifusora ocurrió en medio de los ataques del jueves en Juárez