/ sábado 7 de agosto de 2021

[Video] Domingos en playa Miramar, una tradición muy inglesa

Hubo una época donde la playa sí era de Tampico; el paseo era muy popular y la gente llegaba en tranvía

Fueron los ingleses que llegaron con la fiebre del petróleo los que dejaron la tradición familiar de acudir a playa Miramar, entendiéndola como un espacio de recreación y esparcimiento.

Empezaron a poblar parte de la zona cercana a la refinería a mediados de 1914 e iban los domingos a pasear a esta parte que terminaría convirtiéndose en el máximo paseo de Tamaulipas.

Al ir creciendo la actividad de los extranjeros en la zona, generó que en la costa se fueran creando grandes casinos y balnearios que contaban con diversos servicios exclusivos y que con el tiempo, al salir muchos de estos ciudadanos de otros países con la Expropiación Petrolera, estas instalaciones fueron quedando en el abandono, pero heredaron a los habitantes de esta parte ese esparcimiento.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

LA PLAYA DE TAMPICO

Toda esta bella época de la primera etapa de la playa, cuando aún era de Tampico, terminó por diluirse con la hecatombe originada por el ciclón Hilda, en 1955, desapareciendo los grandiosos edificios de madera, para dar paso poco a poco a una zona de balnearios más populares, que empezaron a tener auge hacia los años de 1960.

“Antes solo los balnearios tenían sus palapas al frente, la gente llegaba por el tranvía, sobre lo que ahora es la calle Obregón y en auto por la zona de La Barra. Se congregaba en tres áreas, una en el norte, a la que decían “el cable”; la zona de Villas del Mar, al centro, que ahora es la Sirena; y por las escolleras”.

Afirma Miguel Mayorga, quien es nativo de la zona de la playa y que empezó a incursionar en el comercio desde los 7 años, en la década de 1960.

Así lucía playa Miramar en los años de 1920 | Cortesía: México en Fotos

CUANDO LOS AUTOS LLEGABAN A LA ESCOLLERA

“No pasaban de 10 los vendedores y el mar llegaba casi todos los fines de semana hasta lo que ahora es el bulevar costero, que antes era una calle de chapapote y además los autos podían también circular por las escolleras”.

“Las personas acampaban en la arena, pues las palapas estaban solo en los dos balnearios que había y los tres vendedores de fruta que se aventuraban en la orilla ofreciendo sus productos tenían que recorrer grandes tramos, pues como ahora la gente solo iba a la playa en la Semana Mayor, que así le decíamos porque era cuando más visitantes había”, recuerda.

Las familias extrajeras solían tener su momento de esparcimiento en la playa | Cortesía: México en Fotos

El que marcó toda una época fue el Villas del Mar, comenta, “tenía su hotel, un restaurante y en la primera planta un salón de eventos, donde llegaron a ir todas las orquestas de primer nivel en México y donde los bailes eran la sensación para los jóvenes de esos años de finales de 1960 y de 1970”.

Fue también por esos años cuando la infraestructura de la playa empieza a cambiar, con la construcción de la avenida Álvaro Obregón y de pequeños hoteles como el Ritz, el Orinoco y Los Delfines, que terminó dando nombre a la zona norte de la playa.

Nacía en 1964 la leyenda del “Pikio”, que estuvo frente al mar y junto al río, hasta el 2015, llevándose también toda una época tras de sí.

EL PARQUE CHAPULTEPEC

En la primera parte de la década de 1980, el sindicato petrolero aumenta la infraestructura de la playa con la construcción del “Recreativo”, donde había canchas de tenis, de basquet, beisbol e incluso un tren que daba recorridos entre lo que se conocía como Parque Chapultepec, con un tobogán un restaurante y zona de bañistas.

Todo esto hizo que se fuera teniendo un auge como atractivo turístico, añade Miguel Mayorga, “y generó que se tuvieran por fin inversiones en infraestructura, construyéndose el bulevar costero.

Además de la gestión en 1989 ante el gobierno federal de la concesión de áreas, donde se fueron instalando palapas para su renta, que han ido creciendo con el paso de los años llegando hoy en día a poco más de cinco mil de estos espacios”.

Solo diversas áreas de la playa eran accesibles a mitad de la década de los 20 | Cortesía: México en Fotos

SE TRANSFORMÓ EN UN POLO TURÍSTICO

Es en la última década del siglo pasado cuando playa Miramar empieza a dejar su aire provincial, aquel de los tiempos de los balnearios y los amplios espacios de sol y arena, quedando atrás las viejas construcciones de potentados y su infraestructura primaria para irse convirtiendo en uno de los polos de turismo de Tamaulipas.

Muchas construcciones se perdieron con el ciclón Hilda en la playa | Cortesía: México en Fotos

Así es como la nueva visión de turismo como una industria creó las oportunidades en los últimos 30 años para que la playa de Ciudad Madero tenga una transformación tal que incluso logró la certificación internacional Blue Flag, por su calidad en el cuidado del medio ambiente y como playa incluyente, recibiendo antes de la pandemia hasta un millón de visitantes en la temporada de Semana Santa.

Lo que un día fue el límite del Puerto de Tampico terminó transformándolo todo; antes un espacio exclusivo de recreación, ahora playa Miramar es una alternativa para visitantes de todos lados, incluso, como afirman algunos, de otros planetas, generando desde siempre leyendas, recuerdos y muchos momentos inolvidables.


Fueron los ingleses que llegaron con la fiebre del petróleo los que dejaron la tradición familiar de acudir a playa Miramar, entendiéndola como un espacio de recreación y esparcimiento.

Empezaron a poblar parte de la zona cercana a la refinería a mediados de 1914 e iban los domingos a pasear a esta parte que terminaría convirtiéndose en el máximo paseo de Tamaulipas.

Al ir creciendo la actividad de los extranjeros en la zona, generó que en la costa se fueran creando grandes casinos y balnearios que contaban con diversos servicios exclusivos y que con el tiempo, al salir muchos de estos ciudadanos de otros países con la Expropiación Petrolera, estas instalaciones fueron quedando en el abandono, pero heredaron a los habitantes de esta parte ese esparcimiento.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

LA PLAYA DE TAMPICO

Toda esta bella época de la primera etapa de la playa, cuando aún era de Tampico, terminó por diluirse con la hecatombe originada por el ciclón Hilda, en 1955, desapareciendo los grandiosos edificios de madera, para dar paso poco a poco a una zona de balnearios más populares, que empezaron a tener auge hacia los años de 1960.

“Antes solo los balnearios tenían sus palapas al frente, la gente llegaba por el tranvía, sobre lo que ahora es la calle Obregón y en auto por la zona de La Barra. Se congregaba en tres áreas, una en el norte, a la que decían “el cable”; la zona de Villas del Mar, al centro, que ahora es la Sirena; y por las escolleras”.

Afirma Miguel Mayorga, quien es nativo de la zona de la playa y que empezó a incursionar en el comercio desde los 7 años, en la década de 1960.

Así lucía playa Miramar en los años de 1920 | Cortesía: México en Fotos

CUANDO LOS AUTOS LLEGABAN A LA ESCOLLERA

“No pasaban de 10 los vendedores y el mar llegaba casi todos los fines de semana hasta lo que ahora es el bulevar costero, que antes era una calle de chapapote y además los autos podían también circular por las escolleras”.

“Las personas acampaban en la arena, pues las palapas estaban solo en los dos balnearios que había y los tres vendedores de fruta que se aventuraban en la orilla ofreciendo sus productos tenían que recorrer grandes tramos, pues como ahora la gente solo iba a la playa en la Semana Mayor, que así le decíamos porque era cuando más visitantes había”, recuerda.

Las familias extrajeras solían tener su momento de esparcimiento en la playa | Cortesía: México en Fotos

El que marcó toda una época fue el Villas del Mar, comenta, “tenía su hotel, un restaurante y en la primera planta un salón de eventos, donde llegaron a ir todas las orquestas de primer nivel en México y donde los bailes eran la sensación para los jóvenes de esos años de finales de 1960 y de 1970”.

Fue también por esos años cuando la infraestructura de la playa empieza a cambiar, con la construcción de la avenida Álvaro Obregón y de pequeños hoteles como el Ritz, el Orinoco y Los Delfines, que terminó dando nombre a la zona norte de la playa.

Nacía en 1964 la leyenda del “Pikio”, que estuvo frente al mar y junto al río, hasta el 2015, llevándose también toda una época tras de sí.

EL PARQUE CHAPULTEPEC

En la primera parte de la década de 1980, el sindicato petrolero aumenta la infraestructura de la playa con la construcción del “Recreativo”, donde había canchas de tenis, de basquet, beisbol e incluso un tren que daba recorridos entre lo que se conocía como Parque Chapultepec, con un tobogán un restaurante y zona de bañistas.

Todo esto hizo que se fuera teniendo un auge como atractivo turístico, añade Miguel Mayorga, “y generó que se tuvieran por fin inversiones en infraestructura, construyéndose el bulevar costero.

Además de la gestión en 1989 ante el gobierno federal de la concesión de áreas, donde se fueron instalando palapas para su renta, que han ido creciendo con el paso de los años llegando hoy en día a poco más de cinco mil de estos espacios”.

Solo diversas áreas de la playa eran accesibles a mitad de la década de los 20 | Cortesía: México en Fotos

SE TRANSFORMÓ EN UN POLO TURÍSTICO

Es en la última década del siglo pasado cuando playa Miramar empieza a dejar su aire provincial, aquel de los tiempos de los balnearios y los amplios espacios de sol y arena, quedando atrás las viejas construcciones de potentados y su infraestructura primaria para irse convirtiendo en uno de los polos de turismo de Tamaulipas.

Muchas construcciones se perdieron con el ciclón Hilda en la playa | Cortesía: México en Fotos

Así es como la nueva visión de turismo como una industria creó las oportunidades en los últimos 30 años para que la playa de Ciudad Madero tenga una transformación tal que incluso logró la certificación internacional Blue Flag, por su calidad en el cuidado del medio ambiente y como playa incluyente, recibiendo antes de la pandemia hasta un millón de visitantes en la temporada de Semana Santa.

Lo que un día fue el límite del Puerto de Tampico terminó transformándolo todo; antes un espacio exclusivo de recreación, ahora playa Miramar es una alternativa para visitantes de todos lados, incluso, como afirman algunos, de otros planetas, generando desde siempre leyendas, recuerdos y muchos momentos inolvidables.


Local

¿Aliens o mapaches? Estos son los preferidos de los turistas en Miramar

La historia de que frente a las escolleras de la costa maderense hay una base alienígena se ha popularizado

Regional

Visitantes de Luisiana llegan Pueblo Viejo

Disfrutaron la gastronomía y atractivos turísticos

Regional

Refuerzan medidas de bioseguridad en la frontera ante Ómicron

Entre las medidas que serán fortalecidas se encuentran impulsar y facilitar la vacunación federal, mediante el establecimiento de más módulos de inoculación

Cultura

México y EU trabajan para frenar delincuencia y tráfico de migrantes: Ken Salazar

El embajador de EU en México aseguró que la delincuencia y la migración son temas de sumo interés en la relación bilateral

Literatura

Reviven a Juan José Arreola a través de recuerdo en la FIL Guadalajara 2021

Es necesario leerlo hoy en día para poder apreciar parte de su poética, coincidieron familiares y lectores del escritor jalisciense

Literatura

"Vietnam", un libro sobre descubrirse a través del punk, la música y el amor

A 16 años de haber publicado la primera edición de su libro, Mariño González aseguró estar conforme con su creación

Cultura

El "Colisionador de ideas" une la ciencia con el arte en la FIL Guadalajara 2021

El proyecto audiovisual está pensado para permitir que museos de ciencias ofrezcan experiencias inmersivas

Literatura

"La rebelión de los autómatas" vuelve a la fascinación por los robots inteligentes

El texto habla de un futuro cercano en el cual humanos comparten espacio con los robots independientes

Literatura

Bigbang Ciencia atrae a más de mil jóvenes en encuentro con Javier Santaolalla

Los jóvenes seguidores del doctor en física de partículas abarrotaron el espacio de su presentación dentro de la FIL Guadalajara 2021