/ miércoles 3 de marzo de 2021

El Covid-19 y las secuelas en el oído

Pero en este 2021 es especial, ya que peritos en la materia advierten que el proceso de pérdida auditiva se pudiera acelerar en estos tiempos de pandemia

Año con año se celebra el Día Mundial de la Audición, campaña mundial de sensibilización sobre el cuidado del oído y la audición que busca llamar la atención y actuar sobre la pérdida auditiva en todo el mundo.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Pero en este 2021 es especial, ya que peritos en la materia advierten que el proceso de pérdida auditiva se pudiera acelerar en estos tiempos de pandemia, provocados porque la persona que llega a contraer el virus sufre de fiebres muy altas, provocando una patología denominada hipoacusia súbita.

En el Centro Auditivo Armaudi, ubicado en la zona centro de Tampico, se atiende a un promedio de 20 personas por semana que acuden a realizarse sus estudios auditivos para conocer si sus oídos están sanos.

“Muchas personas acuden a realizarse sus exámenes auditivos una vez que empiezan a tener problemas que no escuchan bien, lo cual es un grave error”, explicó la audioprotesista Guadalupe de los Santos León.

Opciones para las personas que van perdiendo el sentido auditivo | Miguel Díaz

En la zona existe una gran cantidad de personas que enfrentan problemas auditivos, desde los que laboran en alguna empresa del corredor industrial, en el transporte público, empresas constructoras, cementeras, plantas vulcanizadoras, industria minera, ingenieros en sonido, maquinistas de ferrocarriles, o bien cuando la persona ya entró a la etapa de adulto mayor.

“Lamentablemente en nuestro país y en toda América Latina se tiene poca cultura en cuidarnos nuestros oídos, verificar nuestro sentido auditivo hasta que empezamos a tener problemas, sin tomar en cuenta que una infección dentro de nuestros conductos puede causarnos sordera a largo plazo”, agregó De los Santos.

¿QUÉ PROVOCA LA SORDERA O PÉRDIDA AUDITIVA?

Las causas que provocan la pérdida de audición y sordera se dividen en congénitas y las adquiridas; las congénitas se determinan con base en la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después, influyendo factores hereditarios y no hereditarios o por complicaciones durante el embarazo y el parto, si la mamá durante el periodo de gestación tuvo problemas como rubéola, sífilis u otras infecciones, bajo peso al nacer, falta de oxígeno en el momento del parto, uso inadecuado de ciertos medicamentos.

Existe además la ictericia del recién nacido, factor común en los bebés prematuros y eso puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

En el punto de causas adquiridas se enfrenta la pérdida de audición a cualquier edad, pero se acentúa más a partir de los 60 años y hoy en día es parte fundamental -antes de llegar a ese punto de nuestras vidas- asumir una actitud responsable de cuidar esta parte importante de nuestros sentidos.

La pérdida del sentido auditivo se acelera por algunas enfermedades infecciosas como la meningitis, el sarampión y la parotiditis, las crónicas, la presencia de líquido en el oído -otitis media-, uso de algunos medicamentos, traumatismo craneoencefálico o de los oídos, la exposición al ruido excesivo, el envejecimiento, en concreto, la degeneración de las células sensoriales y la obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.

EL COVID-19 PROVOCARÍA PROBLEMAS DE LA AUDICIÓN

En este 2021 a estos factores comunes se le agregan los efectos negativos que está dejando el Covid-19 en aquellos que lo han padecido, al relacionarse con la pérdida auditiva, provocando una patología denominada hipoacusia súbita.

“Esta se desencadena a partir de fenómenos inflamatorios a nivel de la cóclea o del nervio auditivo, a causa de la infección viral, según los últimos estudios realizados, el Covid-19 se ha asociado con una larga lista de síntomas inusuales y complicaciones posteriores. Sus secuelas, al día de hoy, se desconocen en su totalidad pero algunas de ellas empiezan a conformar el síndrome post-coronavirus”, agregó la entrevistada.

Dijo que en la actualidad, los científicos están estudiando, como posibles efectos secundarios de una infección por coronavirus, la pérdida de audición y el tinnitus -zumbido en el oído-.

En fecha reciente en un estudio realizado en el Reino Unido a 121 personas afectadas por coronavirus, publicado en la revista International Journal of Audiology, se concluyó que alrededor de 13% de los pacientes informaron de un cambio en la audición o tinnitus después de su diagnóstico de Covid-19.

OPCIONES PARA VOLVER A ESCUCHAR

Pero al detectar problemas en nuestros oídos es parte fundamental empezar a utilizar aparatos que nos permitan escuchar, por lo que primero se debe visitar a un otorrinolaringólogo para que verifique si existe algún problema de infección y no se requiera de algún estudio más profundo.

“Aquí en este centro auditivo efectuamos un examen para detectar en ambos oídos del paciente la cantidad de decibelios que tiene en cada lado y con base en ello diseñar un equipo que se le adapte a sus oídos y que la persona vuelva a oír nuevamente y pueda llevar una vida normal, especialmente cuando se encuentra en edad productiva”, agregó De los Santos León.

CADA VEZ MÁS RUIDO

Pero, además de la pandemia, el alto nivel de contaminación que se registra en las grandes ciudades es alarmante.

Si bien estudios de la Organización Mundial de la Salud señalan a la Ciudad de México como una de las cinco más ruidosas de América Latina, zonas como la nuestra no quedan exentas de este fenómeno.

Ilhuicamina Trinidad Servín, especialista en acústica de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del IPN, indicó que ese rezago tecnológico de elementos amortiguadores para edificios e instalaciones diversas coloca a la población en vulnerabilidad frente a la contaminación acústica.

En un comunicado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) explicó que la contaminación acústica o auditiva es el exceso de sonido ocasionado por la actividad humana, la industria, el tráfico vehicular y aéreo, entre otras fuentes.

Como base en el estudio del IPN la intensidad del ruido provocado por la llegada y salida de aviones asciende hasta 130 decibelios y el umbral del dolor en el oído se ubica en los 140 decibelios.

Año con año se celebra el Día Mundial de la Audición, campaña mundial de sensibilización sobre el cuidado del oído y la audición que busca llamar la atención y actuar sobre la pérdida auditiva en todo el mundo.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Pero en este 2021 es especial, ya que peritos en la materia advierten que el proceso de pérdida auditiva se pudiera acelerar en estos tiempos de pandemia, provocados porque la persona que llega a contraer el virus sufre de fiebres muy altas, provocando una patología denominada hipoacusia súbita.

En el Centro Auditivo Armaudi, ubicado en la zona centro de Tampico, se atiende a un promedio de 20 personas por semana que acuden a realizarse sus estudios auditivos para conocer si sus oídos están sanos.

“Muchas personas acuden a realizarse sus exámenes auditivos una vez que empiezan a tener problemas que no escuchan bien, lo cual es un grave error”, explicó la audioprotesista Guadalupe de los Santos León.

Opciones para las personas que van perdiendo el sentido auditivo | Miguel Díaz

En la zona existe una gran cantidad de personas que enfrentan problemas auditivos, desde los que laboran en alguna empresa del corredor industrial, en el transporte público, empresas constructoras, cementeras, plantas vulcanizadoras, industria minera, ingenieros en sonido, maquinistas de ferrocarriles, o bien cuando la persona ya entró a la etapa de adulto mayor.

“Lamentablemente en nuestro país y en toda América Latina se tiene poca cultura en cuidarnos nuestros oídos, verificar nuestro sentido auditivo hasta que empezamos a tener problemas, sin tomar en cuenta que una infección dentro de nuestros conductos puede causarnos sordera a largo plazo”, agregó De los Santos.

¿QUÉ PROVOCA LA SORDERA O PÉRDIDA AUDITIVA?

Las causas que provocan la pérdida de audición y sordera se dividen en congénitas y las adquiridas; las congénitas se determinan con base en la pérdida de audición en el momento del nacimiento o poco después, influyendo factores hereditarios y no hereditarios o por complicaciones durante el embarazo y el parto, si la mamá durante el periodo de gestación tuvo problemas como rubéola, sífilis u otras infecciones, bajo peso al nacer, falta de oxígeno en el momento del parto, uso inadecuado de ciertos medicamentos.

Existe además la ictericia del recién nacido, factor común en los bebés prematuros y eso puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.

En el punto de causas adquiridas se enfrenta la pérdida de audición a cualquier edad, pero se acentúa más a partir de los 60 años y hoy en día es parte fundamental -antes de llegar a ese punto de nuestras vidas- asumir una actitud responsable de cuidar esta parte importante de nuestros sentidos.

La pérdida del sentido auditivo se acelera por algunas enfermedades infecciosas como la meningitis, el sarampión y la parotiditis, las crónicas, la presencia de líquido en el oído -otitis media-, uso de algunos medicamentos, traumatismo craneoencefálico o de los oídos, la exposición al ruido excesivo, el envejecimiento, en concreto, la degeneración de las células sensoriales y la obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.

EL COVID-19 PROVOCARÍA PROBLEMAS DE LA AUDICIÓN

En este 2021 a estos factores comunes se le agregan los efectos negativos que está dejando el Covid-19 en aquellos que lo han padecido, al relacionarse con la pérdida auditiva, provocando una patología denominada hipoacusia súbita.

“Esta se desencadena a partir de fenómenos inflamatorios a nivel de la cóclea o del nervio auditivo, a causa de la infección viral, según los últimos estudios realizados, el Covid-19 se ha asociado con una larga lista de síntomas inusuales y complicaciones posteriores. Sus secuelas, al día de hoy, se desconocen en su totalidad pero algunas de ellas empiezan a conformar el síndrome post-coronavirus”, agregó la entrevistada.

Dijo que en la actualidad, los científicos están estudiando, como posibles efectos secundarios de una infección por coronavirus, la pérdida de audición y el tinnitus -zumbido en el oído-.

En fecha reciente en un estudio realizado en el Reino Unido a 121 personas afectadas por coronavirus, publicado en la revista International Journal of Audiology, se concluyó que alrededor de 13% de los pacientes informaron de un cambio en la audición o tinnitus después de su diagnóstico de Covid-19.

OPCIONES PARA VOLVER A ESCUCHAR

Pero al detectar problemas en nuestros oídos es parte fundamental empezar a utilizar aparatos que nos permitan escuchar, por lo que primero se debe visitar a un otorrinolaringólogo para que verifique si existe algún problema de infección y no se requiera de algún estudio más profundo.

“Aquí en este centro auditivo efectuamos un examen para detectar en ambos oídos del paciente la cantidad de decibelios que tiene en cada lado y con base en ello diseñar un equipo que se le adapte a sus oídos y que la persona vuelva a oír nuevamente y pueda llevar una vida normal, especialmente cuando se encuentra en edad productiva”, agregó De los Santos León.

CADA VEZ MÁS RUIDO

Pero, además de la pandemia, el alto nivel de contaminación que se registra en las grandes ciudades es alarmante.

Si bien estudios de la Organización Mundial de la Salud señalan a la Ciudad de México como una de las cinco más ruidosas de América Latina, zonas como la nuestra no quedan exentas de este fenómeno.

Ilhuicamina Trinidad Servín, especialista en acústica de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del IPN, indicó que ese rezago tecnológico de elementos amortiguadores para edificios e instalaciones diversas coloca a la población en vulnerabilidad frente a la contaminación acústica.

En un comunicado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) explicó que la contaminación acústica o auditiva es el exceso de sonido ocasionado por la actividad humana, la industria, el tráfico vehicular y aéreo, entre otras fuentes.

Como base en el estudio del IPN la intensidad del ruido provocado por la llegada y salida de aviones asciende hasta 130 decibelios y el umbral del dolor en el oído se ubica en los 140 decibelios.

Local

En Tampico, primer día de vacunación anticovid terminó en la madrugada

De acuerdo con personal encargado, terminaron pasada la una de la madrugada de este martes 13 de abril

Local

[Video] Abuelitos esperan más de un día en la fila de Expo Tampico

“La vacuna es una esperanza para no enfermarse de Covid-19”, aseguró María Guadalupe

Local

[Video] Con retraso, inicia segundo día de vacunación anticovid en el ITCM

Ya hay fila desde el bulevar Adolfo López Mateos y Calle 10 hasta las instalaciones de esta institución

Local

“Todo sea por vacunar a mi mamá”; familiares pierden dos días de trabajo

Hijos, sobrinos y hasta nietos han permanecido más de 48 horas en las filas; la espera por drive thru en Madero ha sido larga

Local

Maestros de Tamaulipas esperan confirmación oficial de vacunación anticovid

Luego de ser anunciada la inmunización para el retorno a clases los docentes no han sido notificados de una fecha o lugar sede

Local

Rescatan a 11 perritos que vivían en condiciones de hacinamiento en Ciudad Madero

Los canes fueron trasladados a Protección Animal de Madero para evitar mayores conflictos con los vecinos de la zona

República

PC considera de "alto riesgo" el incendio forestal en SLP y NL

La dependencia estatal informó que desafían terrenos complicados y altas temperaturas en los incendios forestales

Local

Fila para vacunación anticovid de nuevo da la vuelta a la laguna del Carpintero

También se sigue vacunando a abuelitos cuyos apellidos paternos inicien con las letras “A”, “B” y “C”

Celebridades

J Balvin, Selena Gómez y JLO darán concierto para promover vacuna Covid

Bajo el lema "el concierto para reunificar al mundo", VAX LIVE se emitirá el próximo 8 de mayo por televisión y "streaming"