/ viernes 20 de septiembre de 2019

El Sabor que vino de la Huasteca

Cuando José Inés Loredo llegó con su hermano Fidel desde San Luis Potosí al puerto, sólo traía una consigna: encontrar trabajo, pero la vida le tenía una sorpresa

Cuando José Inés Loredo llegó con su hermano Fidel desde San Luis Potosí al puerto, sólo traía una consigna: encontrar trabajo, pero la vida le tenía una sorpresa, terminaría siendo el creador de una de las comidas típicas mexicanas que le daría renombre a nivel internacional no sólo a él sino a la ciudad que lo ayudó a cumplir sus sueños.

Era 1919, el auge por el petróleo apenas empezaba en la región y José Inés demostró capacidad de sobra para las relaciones personales, tanto así que de ser camarero en el Hotel Imperial, fue ganando puestos en distintos restaurantes, incluyendo el Bristol, en su momento uno de los mejores de México y también en el ámbito político, llegando a regidor, director de Policía, hasta que fue electo como presidente municipal de Tampico.

Cuenta la leyenda que Don José Inés atendía en la mañana en la oficina más importante de Tampico, en la presidencia, y por las tardes en la barra del restaurante que ya tenía con su hermano, el cual logró tanta popularidad en la zona, que para 1940 ya lo había mudado a la Ciudad de México.

Fue en la capital del país donde José Inés y Fidel, junto a otros cocineros, instalaron el Tampico Club, que se empezó a hacer famoso por un platillo que se servía para los trasnochados “El Desayuno Huasteco”, que como el restaurante abría toda la noche era solicitado durante las primeras horas del día.

Aquel platillo era cecina a la plancha, enchiladas verdes picosas y frijoles negros con epazote, una receta que José Inés había aprendido en su San Luis Potosí; fue tanto el éxito que artistas de la época, intelectuales y políticos de los años 50 llegaban hasta el Tampico Club a solicitarlo no nadamás en la madrugada, sino a todas horas.

Debido a esto, tuvo que cambiar el platillo y entonces puso una tira de filete de res de unos ocho por 30 centímetros marinado en jugo de naranja, sal negra y pimienta, cocido en la plancha y servido con enchiladas verdes que ya no picaban, queso panela asado, rajas de poblano, cebolla escalfada y frijoles de la olla con epazote.

A esta nueva creación le dio el nombre de Carne Asada a la Tampiqueña, es así que el platillo que se ha considerado como el más típico de Tampico se debe no a un cocinero originario del puerto y tampoco se creó en la ciudad que lleva su nombre, sino que lo realizó un huasteco potosino en la capital del país.

La excentricidad de sabores lo hizo único en su tipo, llegando a tener tal impacto que se empezó a incluir en el menú de los platillos típicos regionales de México en diversos eventos internacionales, generando gran expectación en la gastronomía mundial al recorrer las distintas embajadas del país donde fue comida obligada, junto al mole y el pozole.

En el año 2007, durante la segunda administración del presidente Fernando Azcárraga López, se rompió el récord de la Carne Asada a la Tampiqueña más grande del mundo, la cual se realizó en coordinación con una escuela de cocina y el chef Claudio Loredo, descendiente de la familia creadora del platillo, la cual se realizó en la Plaza de Armas de Tampico, midiendo 301.56 metros, la cual se repartió entre los ciudadanos.

A mitad de la década de 1960 fue cuando se instaló un restaurante de la familia Loredo en Tampico, fue aquí cuando se le agrega al platillo una ensalada de aguacate, manteniendo su auge a lo largo de los años en los distintos establecimientos que tuvieron en el puerto y en otros estados de la República.

El propio José Inés explicó alguna vez el simbolismo del platillo: “La carne asada al centro representaría al río Pánuco; el platón o plato oval, la zona huasteca; las enchiladas verdes, los verdes campos de la región; los frijoles negros la tierra fértil y el queso blanco, la pureza de la gente del lugar”.

Cuando José Inés Loredo llegó con su hermano Fidel desde San Luis Potosí al puerto, sólo traía una consigna: encontrar trabajo, pero la vida le tenía una sorpresa, terminaría siendo el creador de una de las comidas típicas mexicanas que le daría renombre a nivel internacional no sólo a él sino a la ciudad que lo ayudó a cumplir sus sueños.

Era 1919, el auge por el petróleo apenas empezaba en la región y José Inés demostró capacidad de sobra para las relaciones personales, tanto así que de ser camarero en el Hotel Imperial, fue ganando puestos en distintos restaurantes, incluyendo el Bristol, en su momento uno de los mejores de México y también en el ámbito político, llegando a regidor, director de Policía, hasta que fue electo como presidente municipal de Tampico.

Cuenta la leyenda que Don José Inés atendía en la mañana en la oficina más importante de Tampico, en la presidencia, y por las tardes en la barra del restaurante que ya tenía con su hermano, el cual logró tanta popularidad en la zona, que para 1940 ya lo había mudado a la Ciudad de México.

Fue en la capital del país donde José Inés y Fidel, junto a otros cocineros, instalaron el Tampico Club, que se empezó a hacer famoso por un platillo que se servía para los trasnochados “El Desayuno Huasteco”, que como el restaurante abría toda la noche era solicitado durante las primeras horas del día.

Aquel platillo era cecina a la plancha, enchiladas verdes picosas y frijoles negros con epazote, una receta que José Inés había aprendido en su San Luis Potosí; fue tanto el éxito que artistas de la época, intelectuales y políticos de los años 50 llegaban hasta el Tampico Club a solicitarlo no nadamás en la madrugada, sino a todas horas.

Debido a esto, tuvo que cambiar el platillo y entonces puso una tira de filete de res de unos ocho por 30 centímetros marinado en jugo de naranja, sal negra y pimienta, cocido en la plancha y servido con enchiladas verdes que ya no picaban, queso panela asado, rajas de poblano, cebolla escalfada y frijoles de la olla con epazote.

A esta nueva creación le dio el nombre de Carne Asada a la Tampiqueña, es así que el platillo que se ha considerado como el más típico de Tampico se debe no a un cocinero originario del puerto y tampoco se creó en la ciudad que lleva su nombre, sino que lo realizó un huasteco potosino en la capital del país.

La excentricidad de sabores lo hizo único en su tipo, llegando a tener tal impacto que se empezó a incluir en el menú de los platillos típicos regionales de México en diversos eventos internacionales, generando gran expectación en la gastronomía mundial al recorrer las distintas embajadas del país donde fue comida obligada, junto al mole y el pozole.

En el año 2007, durante la segunda administración del presidente Fernando Azcárraga López, se rompió el récord de la Carne Asada a la Tampiqueña más grande del mundo, la cual se realizó en coordinación con una escuela de cocina y el chef Claudio Loredo, descendiente de la familia creadora del platillo, la cual se realizó en la Plaza de Armas de Tampico, midiendo 301.56 metros, la cual se repartió entre los ciudadanos.

A mitad de la década de 1960 fue cuando se instaló un restaurante de la familia Loredo en Tampico, fue aquí cuando se le agrega al platillo una ensalada de aguacate, manteniendo su auge a lo largo de los años en los distintos establecimientos que tuvieron en el puerto y en otros estados de la República.

El propio José Inés explicó alguna vez el simbolismo del platillo: “La carne asada al centro representaría al río Pánuco; el platón o plato oval, la zona huasteca; las enchiladas verdes, los verdes campos de la región; los frijoles negros la tierra fértil y el queso blanco, la pureza de la gente del lugar”.

Local

Scout's se suman a la lucha contra el cáncer de mama

Recolectan y donan 25 mil tapas en el corazón de la Plaza de Armas, por segunda ocasión en este año

Local

Sindicalistas de Tamaulipas efectúan reunión ordinaria

Los representantes de Aldama, Güemez, Jaumave, Matamoros, Altamira, Ciudad Mante, Reynosa, San Fernando, Tampico, Tula, Valle Hermoso, Ciudad Victoria y Nuevo Laredo

Local

Realizan actividades para conmemorar el día mundial de la lucha contra el cáncer de mama

Conferencias y activación física, son algunas de las rutinas que se están llevando a cabo dentro del personal médico, operativo y administrativo que conforma está clínica del IMSS

Círculos

[VIDEO]Camerata Cortinas ofrece concierto

Un gran número de personas disfrutan del espectáculo en el Parque de la colonia Petrolera

Deportes

Continúa suma de medallas para Tamaulipas en Paralimpiada Nacional 2019

En el sexto día de competencia de la Paralimpiada Nacional 2019, la delegación Tamaulipas pudo superar las 36 medallas que había conseguido en la edición pasada en el 2018

Local

En completo abandono el parque San Martín

Vecinos del sector dijeron que ninguna autoridad del orden federal, estatal o municipal se ha pronunciado por rescatar este parque, que está totalmente deteriorado los baños destrozados pintados con grafiti

Local

DIF municipal Impulsan la campaña de Salud Integral de la Mujer

Pérez Rodríguez exhortó a todas las mujeres a realizarse los exámenes y para ello el sistema DIF busca difundir estos temas

Regional

Suspenden elecciones a delegados en Morena

Desde el inicio de este proceso se observó a personajes que presumiblemente son ajenos a esta fracción partidista, aunado que el padrón electoral llegó a los casi seis mil votantes, cuando en este distrito, el número apenas llega a los tres mil 200

Local

Arranca construcción de cuartos dormitorios

Encabeza el alcalde Adrián Oseguera Kernion la edificación de 53 viviendas en diferentes colonias de Ciudad Madero