/ jueves 25 de junio de 2020

#Especial | Comenzar de cero

Doña Francisca no pierde la esperanza, ni el entusiasmo de que se reactive la economía ante la nueva normalidad

Los dos meses y medio que permaneció cerrado el local de ropa y novedades de temporada debido a la pandemia pulverizó la economía de doña Francisca, que, apenas se dio luz verde para que negocios no esenciales pudieran ir abriendo paulatinamente acudió a levantar la cortina y así comenzar de cero.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí́

Aun sin saber si podrá continuar pagando la elevada cantidad por el local de tres metros de frente por casi siete de largo, ubicado en la zona centro de Ciudad Madero, no pierde el entusiasmo, ni las esperanzas de que se vuelva a activar la economía.

El primer día de la nueva normalidad acudió a limpiar la mercancía y el establecimiento, sin poder perder de vista las complicaciones que se avecinan con la nueva normalidad.

Apenas la semana pasada ya se había hecho a la idea de que dejaría el local, debido a que no podía pagar la renta del mes de mayo, ni los recibos de la luz y el agua que se generaron mientras estuvo cerrado por la contingencia sanitaria.

Una llamada alegró un poco su día, ya que se trataba de la señora que le renta el local, en donde acordó que esperaría el tiempo justo para que ella se pudiera recuperar y así ir pagando el mes atrasado y el próximo que vendría.

Además de todos estos problemas económicos que enfrenta doña Francisca Pacheco y cientos de pequeños comerciantes, las autoridades sanitarias pidieron instalar más medidas de prevención para evitar contagios en estos negocios, lo que les representa un gasto extra.

Foto: Juan Hernández | El Sol de Tampico

Ella ya tramitó los permisos ante las autoridades y únicamente le faltaban dos aditamentos, el tapete sanitizante y el checador de temperatura, por lo que decidió abrir, pero no deja entrar a sus clientes y desde el mostrador que colocó como barrera atiende a las personas que se detienen a preguntar alguna de las mercancías que ella oferta.

La demanda que han tenido estos productos ha originado que se escasee y con ello el aumento en los precios, por lo que por el momento Doña Francisca trabajará así, en lo que consigue los recursos para poder comprarlos.

Al igual que sus compañeros de comercio, esta situación la agarró desprevenida ya que creyendo que sería un buen año en las ventas -por lo registrado en diciembre- contrajo varios compromisos a principios de año en las cuales pensó que se recuperaría con la llegada de Semana Santa, el día de las madres y otras fechas importantes, que por la situación pandémica no pudieron desarrollarse de manera ordinaria.

Primero fue el cierre de playa Miramar, el 16 de marzo, lo que empezó a preocuparle a unas semanas de la mejor temporada para todos los comercios de Ciudad Madero, considerado el municipio turísticamente más importante de Tamaulipas.

Foto: Juan Hernández | El Sol de Tampico

En condiciones normales llegan cientos de turistas a la zona, pero este año la movilidad fue interrumpida y con ello la costa del golfo de México lució completamente vacía.

El segundo golpe fue el siete de abril cuando personal de Protección Civil pasaron a su local para informarle que tenía que cerrar ya que la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), estaría verificando y clausurando los negocios no esenciales.

Comenzó entonces el calvario, acumulándose las deudas y sin un solo ingreso para poder mantener a flote su negocio, padeciendo de estrés, insomnio e incluso depresión al ver como su patrimonio enfermaba al grado de morir durante la pandemia.

Así transcurrieron 76 días, hasta que finalmente un confuso decreto de apertura y el acuerdo al que llegó con su rentera le dieron un nuevo respiro y la esperanza de volver a funcionar, aunque sabe que la situación será compleja para comenzar desde cero.

Los dos meses y medio que permaneció cerrado el local de ropa y novedades de temporada debido a la pandemia pulverizó la economía de doña Francisca, que, apenas se dio luz verde para que negocios no esenciales pudieran ir abriendo paulatinamente acudió a levantar la cortina y así comenzar de cero.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí́

Aun sin saber si podrá continuar pagando la elevada cantidad por el local de tres metros de frente por casi siete de largo, ubicado en la zona centro de Ciudad Madero, no pierde el entusiasmo, ni las esperanzas de que se vuelva a activar la economía.

El primer día de la nueva normalidad acudió a limpiar la mercancía y el establecimiento, sin poder perder de vista las complicaciones que se avecinan con la nueva normalidad.

Apenas la semana pasada ya se había hecho a la idea de que dejaría el local, debido a que no podía pagar la renta del mes de mayo, ni los recibos de la luz y el agua que se generaron mientras estuvo cerrado por la contingencia sanitaria.

Una llamada alegró un poco su día, ya que se trataba de la señora que le renta el local, en donde acordó que esperaría el tiempo justo para que ella se pudiera recuperar y así ir pagando el mes atrasado y el próximo que vendría.

Además de todos estos problemas económicos que enfrenta doña Francisca Pacheco y cientos de pequeños comerciantes, las autoridades sanitarias pidieron instalar más medidas de prevención para evitar contagios en estos negocios, lo que les representa un gasto extra.

Foto: Juan Hernández | El Sol de Tampico

Ella ya tramitó los permisos ante las autoridades y únicamente le faltaban dos aditamentos, el tapete sanitizante y el checador de temperatura, por lo que decidió abrir, pero no deja entrar a sus clientes y desde el mostrador que colocó como barrera atiende a las personas que se detienen a preguntar alguna de las mercancías que ella oferta.

La demanda que han tenido estos productos ha originado que se escasee y con ello el aumento en los precios, por lo que por el momento Doña Francisca trabajará así, en lo que consigue los recursos para poder comprarlos.

Al igual que sus compañeros de comercio, esta situación la agarró desprevenida ya que creyendo que sería un buen año en las ventas -por lo registrado en diciembre- contrajo varios compromisos a principios de año en las cuales pensó que se recuperaría con la llegada de Semana Santa, el día de las madres y otras fechas importantes, que por la situación pandémica no pudieron desarrollarse de manera ordinaria.

Primero fue el cierre de playa Miramar, el 16 de marzo, lo que empezó a preocuparle a unas semanas de la mejor temporada para todos los comercios de Ciudad Madero, considerado el municipio turísticamente más importante de Tamaulipas.

Foto: Juan Hernández | El Sol de Tampico

En condiciones normales llegan cientos de turistas a la zona, pero este año la movilidad fue interrumpida y con ello la costa del golfo de México lució completamente vacía.

El segundo golpe fue el siete de abril cuando personal de Protección Civil pasaron a su local para informarle que tenía que cerrar ya que la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), estaría verificando y clausurando los negocios no esenciales.

Comenzó entonces el calvario, acumulándose las deudas y sin un solo ingreso para poder mantener a flote su negocio, padeciendo de estrés, insomnio e incluso depresión al ver como su patrimonio enfermaba al grado de morir durante la pandemia.

Así transcurrieron 76 días, hasta que finalmente un confuso decreto de apertura y el acuerdo al que llegó con su rentera le dieron un nuevo respiro y la esperanza de volver a funcionar, aunque sabe que la situación será compleja para comenzar desde cero.

Local

En Tamaulipas, 114 mil personas sufren pobreza y hambre

Al menos 3.8% de la población tamaulipeca vive en condiciones severas de vulnerabilidad

Local

Auditan al hospital general del ISSSTE en Tampico

Buscan el cambio de los directivos para tener mejores condiciones laborales

Local

Tamaulipas pasa a semáforo verde, confirma Secretaría de Salud

Así permanecerá al menos durante dos semanas más, de acuerdo con las autoridades federales

Círculos

Día Mundial del Pan: aromas y sabores que nos hacen olvidar las penas

Acompañado de un rico café, es de gran consumo en Tampico; aun cuando en la región casi siempre hace calor

Local

En Tamaulipas, 114 mil personas sufren pobreza y hambre

Al menos 3.8% de la población tamaulipeca vive en condiciones severas de vulnerabilidad

Local

"Se lo explico con plastilina”: proyecto que da voz a migrantes y desaparecidos

Con el objetivo de hacer visibles los problemas y a las víctimas en Latinoamérica

Local

Auditan al hospital general del ISSSTE en Tampico

Buscan el cambio de los directivos para tener mejores condiciones laborales

Doble Vía

Descubren nuevas especies de tiburón, algunas en el golfo de México

Pese a los avances tecnológicos, la vida marina sigue siendo un misterio incluso para los científicos

Doble Vía

Grasas trans: qué son y por qué el Senado las prohibió en México

Aunque quizá “llenito te veas más bonito”, más allá de cuestiones estéticas, se busca fomentar hábitos que permitan a los mexicanos mantenerse sanos