/ miércoles 15 de mayo de 2019

#Especial Maestros rurales con profundo compromiso de servicio

Jesús Eduardo Arteaga Torres, maestro rural desde hace 11 años recuerda sus inicios como docente rural en la sierra de Huayacocotla

Caminatas de varios kilómetros, entre el lodo y bajo el sol abrasador, cruzar lagos, brechas y zonas enmontadas no detienen a los maestros rurales, quienes superan todos los obstáculos con el único afán de llegar a las comunidades alejadas de la urbanidad y de los beneficios que esto implica.

Son los enviados a esas zonas a donde nadie quiere ir y de donde el objetivo de la mayoría de los docentes es salir, pero que sin duda los ha formado como apóstoles de la educación e inspiración de decenas de generaciones.

ENTRE DIALECTOS E ISLAS

Jesús Eduardo Arteaga Torres, maestro rural desde hace 11 años recuerda sus inicios como docente rural en la sierra de Huayacocotla, en la parte norte de Veracruz y las dificultades que enfrentó en su incipiente carrera magisterial de la que ha tenido buenos resultados, algunos no del todo satisfactorios por factores que influyen en los jóvenes estudiantes.

Los maestros han sido uno de los principales luchadores contra el animal más vil y cruel que ahonda la pobreza y reprime la superación; el peor de los vicios, el más grande de los males: ¡La ignorancia!.

Recordó el maestro que fue en la comunidad San Gregorio, del municipio de Ilamatlán, donde comenzó su carrera docente, en donde los alumnos hablan en lengua Náhuatl, lo que en su momento representó un obstáculo los casi 8 meses que estuvo impartiendo clases en ese lugar, de donde fue trasladado a la comunidad Tecomajapa, del municipio de Zontecomatlán a donde para llegar, caminaba hasta tres horas en terracería.

Dijo que en este último lugar atendía a estudiantes que hablaban en tres dialectos diferentes por pertenecer a etnias distintas, fue en este lugar en donde tuvo que viajar de “aventón”, en camionetas, camiones cargados con costales de maíz, otros con pollos.

Posteriormente fue cambiado al municipio El Higo, en la comunidad Cruz de Palma que pertenece a Tempoal, donde estuvo unos 5 años y después a la Isla de Juan A. Ramírez, y posteriormente en la isla de Cabo Rojo en Tampico Alto.

Ningún maestro está preparado para ser un educador rural

Sin embargo el deseo de emprender esta carrera y adentrarse en inhóspitas tierras, dejando en segundo término a su familia y amigos. Pero existe un sentimiento aún más fuerte: El amor de servicio que nuestra Patria necesita. Con el objetivo personal de llenar esas mentes de sueños y proyectos de vida.

Posteriormente llegó a la escuela telesecundaria “Ignacio Manuel Altamirano” del ejido “El Barco” en Pueblo Viejo en donde ha trabajado los últimos seis años con el apoyo de padres de familia y ha logrado equipar a la escuela con tecnología.

Para el maestro rural su motivación es una herramienta, la más grande y poderosa que cualquier recurso tangible misma que entrega a su profesión.

Los maestros rurales conviven con los más desprotegidos, comen en su mesa, comparten su pobreza y la tristeza de vivir en condiciones no aptas para ningún ser humano.

Caminatas de varios kilómetros, entre el lodo y bajo el sol abrasador, cruzar lagos, brechas y zonas enmontadas no detienen a los maestros rurales, quienes superan todos los obstáculos con el único afán de llegar a las comunidades alejadas de la urbanidad y de los beneficios que esto implica.

Son los enviados a esas zonas a donde nadie quiere ir y de donde el objetivo de la mayoría de los docentes es salir, pero que sin duda los ha formado como apóstoles de la educación e inspiración de decenas de generaciones.

ENTRE DIALECTOS E ISLAS

Jesús Eduardo Arteaga Torres, maestro rural desde hace 11 años recuerda sus inicios como docente rural en la sierra de Huayacocotla, en la parte norte de Veracruz y las dificultades que enfrentó en su incipiente carrera magisterial de la que ha tenido buenos resultados, algunos no del todo satisfactorios por factores que influyen en los jóvenes estudiantes.

Los maestros han sido uno de los principales luchadores contra el animal más vil y cruel que ahonda la pobreza y reprime la superación; el peor de los vicios, el más grande de los males: ¡La ignorancia!.

Recordó el maestro que fue en la comunidad San Gregorio, del municipio de Ilamatlán, donde comenzó su carrera docente, en donde los alumnos hablan en lengua Náhuatl, lo que en su momento representó un obstáculo los casi 8 meses que estuvo impartiendo clases en ese lugar, de donde fue trasladado a la comunidad Tecomajapa, del municipio de Zontecomatlán a donde para llegar, caminaba hasta tres horas en terracería.

Dijo que en este último lugar atendía a estudiantes que hablaban en tres dialectos diferentes por pertenecer a etnias distintas, fue en este lugar en donde tuvo que viajar de “aventón”, en camionetas, camiones cargados con costales de maíz, otros con pollos.

Posteriormente fue cambiado al municipio El Higo, en la comunidad Cruz de Palma que pertenece a Tempoal, donde estuvo unos 5 años y después a la Isla de Juan A. Ramírez, y posteriormente en la isla de Cabo Rojo en Tampico Alto.

Ningún maestro está preparado para ser un educador rural

Sin embargo el deseo de emprender esta carrera y adentrarse en inhóspitas tierras, dejando en segundo término a su familia y amigos. Pero existe un sentimiento aún más fuerte: El amor de servicio que nuestra Patria necesita. Con el objetivo personal de llenar esas mentes de sueños y proyectos de vida.

Posteriormente llegó a la escuela telesecundaria “Ignacio Manuel Altamirano” del ejido “El Barco” en Pueblo Viejo en donde ha trabajado los últimos seis años con el apoyo de padres de familia y ha logrado equipar a la escuela con tecnología.

Para el maestro rural su motivación es una herramienta, la más grande y poderosa que cualquier recurso tangible misma que entrega a su profesión.

Los maestros rurales conviven con los más desprotegidos, comen en su mesa, comparten su pobreza y la tristeza de vivir en condiciones no aptas para ningún ser humano.

Local

Sin dinero para rehabilitar aviario

Cerrado al público se mantiene el aviario de Ciudad Madero debido a que la estructura que contiene a las especies presenta un marcado deterioro y la administración no cuenta con dinero para rehabilitarlo

Local

Acuerdan panistas legislar en favor de Tamaulipas

Con la participación de los 22 diputados locales recién electos del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, se realizó este jueves una reunión de trabajo en el hotel Camino Real de Tampico

Local

Pérdidas de valores factor de extrema violencia en seres humanos

Pérdida de valores en la familia ha generado un despunte en las conductas antisociales y sociopáticas, lo que deriva en acciones extremas como privar de la vida a una persona de manera atroz

Futbol

Jiménez en grande, vuelve anotar con el Wolverhampton

Raúl se hizo presente en el marcador y ahogó las aspiraciones del conjunto del torino

Política

Ciudad Juárez, tema de reunión entre Corral y Durazo

El mandatario de Chihuahua y el gabinete de seguridad federal delinearon estrategias

Gossip

Yuri se vuelve investigadora en Quién es la Máscara

Yuri comienza una nueva etapa en su carrera ahora dentro del programa show ¿Quién es la máscara?, a la par que estrena su nuevo sencillo junto a Natalia Jiménez

Arte

Legado histórico de Emiliano Zapata inspira a artistas mexicanos

Rendirán homenaje a El caudillo del sur en París con una exposición que es iniciativa de Rubicó

Moda

Lanzan nueva colección otoño 2019 de una firma deportiva

El jazz y el espíritu vintage estadounidense inspira al diseño

Círculos

Vinos sustentables conquistan los paladares jóvenes 

Invitados especiales acudieron a una cata maridaje en la Bodega Santa Julia, originaria de Mendoza, Argentina