/ miércoles 15 de mayo de 2019

#Especial Medio siglo de enseñar

Fue en septiembre del año 1967 que la profesora Amalia López Amaro comenzó sus labores lectivas, pero desde su infancia sabía que quería ser profesora

Fue en septiembre del año 1967 que la profesora Amalia López Amaro comenzó sus labores lectivas, pero desde su infancia sabía que quería ser profesora.

Originaria de Ciudad Madero, la vecina del mar está por cumplir 52 años de mentora y en el preludio de la jubilación que llegará con el otoño de este 2019.

Inició su labor docente en la escuela “José María Morelos y Pavón” en Nogales, Sonora, a donde la SEP la envió al otorgarle una plaza federal justo al salir de la Normal “Matías S. Canales”.

De ahí pasó a Tamaulipas, en San Fernando, siendo asignada a escuelas en los ejidos Francisco González Villarreal, Palo Solo y San Germán; de ahí cambió a Altamira en el ejido Providencia y Naranjo, donde estuvo dos meses porque en temporada de ciclones el río Tamesí desbordó y no podía llegar a la escuela.

Volvió entonces a su lugar de origen, al turno vespertino de la primaria “Ricardo Flores Magón”, en la calle Morelia y Pedro J. Méndez; para finalmente llegar a la primaria “Melchor Ocampo”, a donde pertenece desde hace 43 años.

“Desde niña supe que quería ser maestra”, dijo la mentora, quien estudió la primaria en el colegio “Justo Sierra” donde sus profesores “fueron buenos ejemplos a seguir, que aún imito porque me dejaron huella”.

Ha aprendido de profesores como Ninfa Sánchez de López, dueña y directora del Colegio; Jovita Escobar Rendón, hoy con alzheimer; Victoria Vargas, de primer año de primaria; Juan Sánchez Vera, de matemáticas; Tirso Saldívar Acevedo, de biología; Chagüita Rojas, de la Normal “Matías S. Canales”, y de los compañeros dedicados, comprometidos y responsables con alto espíritu de la docencia.

Con especialidad en Lengua y Literatura Española, la maestra Amalia disfruta estar rodeada de los regalos entregados por alumnos, maestros y padres de familia durante este medio siglo como profesora.

Ha sido maestra de maestros al laborar en la Normal “Miguel Hidalgo” y en la Normal Superior de Tampico; pero sin duda su mayor esfuerzo fue ser maestra de sus hijos Salomón -ingeniero y maestro-, Mardonio -arquitecto- y Alejo Huerta López -contador-.

Es esposa de Alejo Huerta Zúñiga desde hace 43 años, asegurándose privilegiada, “considero esto prodigioso porque Dios en su infinita misericordia me puso en este lugar, en este camino y he coincidido en la vida de muchas generaciones y muchas personas que me encuentro, con exalumnos y padres de familia que me saludan con agrado”, dijo.

La profesora sostuvo: “Bendigo la hora en que Dios me dio la vida y la oportunidad de poder formar niños, adolescentes y maestros. De mil amores volvería a ser maestra, claro que sí”, remató la profesora maderense con los ojos llorosos.

Orgullosa de sus padres Ernestina Amaro Márquez y Salomón López Cruz, tercera de siete hermanos y de familia ferrocarrilera, la maestra Amalia terminará en octubre de 2019 sus jornadas como profesora, ahora se dedicará a sus cuatro nietos, satisfecha de los frutos que ha dejado a su paso por la docencia.

Fue en septiembre del año 1967 que la profesora Amalia López Amaro comenzó sus labores lectivas, pero desde su infancia sabía que quería ser profesora.

Originaria de Ciudad Madero, la vecina del mar está por cumplir 52 años de mentora y en el preludio de la jubilación que llegará con el otoño de este 2019.

Inició su labor docente en la escuela “José María Morelos y Pavón” en Nogales, Sonora, a donde la SEP la envió al otorgarle una plaza federal justo al salir de la Normal “Matías S. Canales”.

De ahí pasó a Tamaulipas, en San Fernando, siendo asignada a escuelas en los ejidos Francisco González Villarreal, Palo Solo y San Germán; de ahí cambió a Altamira en el ejido Providencia y Naranjo, donde estuvo dos meses porque en temporada de ciclones el río Tamesí desbordó y no podía llegar a la escuela.

Volvió entonces a su lugar de origen, al turno vespertino de la primaria “Ricardo Flores Magón”, en la calle Morelia y Pedro J. Méndez; para finalmente llegar a la primaria “Melchor Ocampo”, a donde pertenece desde hace 43 años.

“Desde niña supe que quería ser maestra”, dijo la mentora, quien estudió la primaria en el colegio “Justo Sierra” donde sus profesores “fueron buenos ejemplos a seguir, que aún imito porque me dejaron huella”.

Ha aprendido de profesores como Ninfa Sánchez de López, dueña y directora del Colegio; Jovita Escobar Rendón, hoy con alzheimer; Victoria Vargas, de primer año de primaria; Juan Sánchez Vera, de matemáticas; Tirso Saldívar Acevedo, de biología; Chagüita Rojas, de la Normal “Matías S. Canales”, y de los compañeros dedicados, comprometidos y responsables con alto espíritu de la docencia.

Con especialidad en Lengua y Literatura Española, la maestra Amalia disfruta estar rodeada de los regalos entregados por alumnos, maestros y padres de familia durante este medio siglo como profesora.

Ha sido maestra de maestros al laborar en la Normal “Miguel Hidalgo” y en la Normal Superior de Tampico; pero sin duda su mayor esfuerzo fue ser maestra de sus hijos Salomón -ingeniero y maestro-, Mardonio -arquitecto- y Alejo Huerta López -contador-.

Es esposa de Alejo Huerta Zúñiga desde hace 43 años, asegurándose privilegiada, “considero esto prodigioso porque Dios en su infinita misericordia me puso en este lugar, en este camino y he coincidido en la vida de muchas generaciones y muchas personas que me encuentro, con exalumnos y padres de familia que me saludan con agrado”, dijo.

La profesora sostuvo: “Bendigo la hora en que Dios me dio la vida y la oportunidad de poder formar niños, adolescentes y maestros. De mil amores volvería a ser maestra, claro que sí”, remató la profesora maderense con los ojos llorosos.

Orgullosa de sus padres Ernestina Amaro Márquez y Salomón López Cruz, tercera de siete hermanos y de familia ferrocarrilera, la maestra Amalia terminará en octubre de 2019 sus jornadas como profesora, ahora se dedicará a sus cuatro nietos, satisfecha de los frutos que ha dejado a su paso por la docencia.

Local

Exigen a la CFE revalorar tarifa

La actual temporada canicular ha provocado en Tamaulipas temperaturas por arriba de los 33 grados centígrados con sensaciones térmicas de entre 38 y 41 grados centígrados por el factor humedad

Local

Regreso a clases reactiva economía

Padres de familia saturan papelerías, zapaterías y tiendas de uniformes

Local

Advierten peligro en costas del estado

El impacto de una tormenta o huracán en las costas del sur de Tamaulipas, pondría en riesgo a cuando menos 27 mil residentes de Madero

Local

Regreso a clases reactiva economía

Padres de familia saturan papelerías, zapaterías y tiendas de uniformes

Local

Exigen a la CFE revalorar tarifa

La actual temporada canicular ha provocado en Tamaulipas temperaturas por arriba de los 33 grados centígrados con sensaciones térmicas de entre 38 y 41 grados centígrados por el factor humedad

Local

Hoy se celebra a la fotografía y sus creadores

Hoy celebramos la evolución de la caja oscura al smartphone, celebramos a la fotografía y a sus creadores

Círculos

“Los Mil Amores” brindan espléndido concierto 

La soprano maderense Karla Lazo se presentó por primera vez en su tierra natal

Círculos

Olores y sabores del sur de Tamaulipas

La muestra estará hasta finales del mes de agosto en la Casa de la Cultura de Tampico