/ sábado 23 de enero de 2021

La Curva a Texas: el letrero que dio nombre al norte de Tampico [Video]

A la mitad de la década de 1970 cada vez más personas llegaron y se pudo empezar a crear las colonias, construyendo entre los vecinos varias de las primeras casas

Se quedó pensando en lo que el chofer del autobús le había dicho: “Pon algo para saber que estás ahí”. Ese mismo día trajo a su casa una hoja de madera y se puso manos a la obra. “Pero qué va a decir”, se preguntaba una y otra vez mientras veía la tabla. Y en un arranque de nostalgia empezó a dibujar las letras con pintura negra: “La Curva a Texas”.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Poco a poco esa zona enmontada se convirtió en la zona norte de Tampico | Cortesía: Mediateca INAH

“Puse ese letrero de madera sobre el encino que había afuera de la casita, donde vivía con mi familia a las afueras de Tampico, porque ya estaba harto de que el autobús que pasaba para irme a trabajar a la termoeléctrica de Altamira me dejara, pues por la forma de la carretera siempre se pasaba y no me veía”.

Te puede interesar: [Video] Los barrancos, donde comenzó todo

Comentaba don Andrés Arellano Alvarado, fundador de la zona norte de Tampico, quien hace 50 años le puso nombre a uno de los sectores de referencia de esta parte de la ciudad y que incluso fue reconocido en la administración del expresidente José Rábago, por su aportación y trabajo para colonizar esta área del puerto.

Fue a finales de 1969 y principios de 1970 cuando desde un rancho del ejido Palma Sola, en Altamira, llegó don Andrés para a vivir a la carretera Tampico- Mante, había sido también trabajador agrícola en los Estados Unidos, aunque era originario de San Antonio en San Luis Potosí, de donde salió “a buscar mundo”.

Tampico solo llegaba hasta lo que ahora es la calle Agua Dulce | Cortesía: Colección Rafael Briseño Lara

El terreno lo eligió él, precisamente donde la carretera federal que salía por el norte de Tampico “se torcía”, le costó 900 pesos el predio, porque era una zona donde aún había animales silvestres en abundancia como venados enanos, jabalíes, tejones y liebres, entre otros. Además, el transporte solo llegaba al aeropuerto y al ejido Tancol.

Gracias a ese letrero que colgaba de la rama de un árbol, las personas empezaron a ubicar a la salida norte de la ciudad como “La Curva a Texas”. Según explicaba don Andrés, que cuando eligió la zona para vivir en Tampico se le vino a la mente un paraje cerca de Matamoros, conocido con ese nombre, que era donde bajaban a los trabajadores para trasbordar hacia los Estados Unidos y donde se quedaba pensando en el día cuando tuviera su propia casa.

Andrés Arellano Alvarado, vivió poco más de 50 años en ese punto de Tampico, murió en 2016 | Cortesía: Familia Arellano Alvarado

Con su mujer y sus seis hijos, Arellano Alvarado, fue el primer poblador de esta parte del puerto, donde solo pasaba la carretera y “no había nada más que el letrero, que indicaba una señal de urbanidad” y a la mitad de la década de 1970 cada vez más personas llegaron y se pudo empezar a crear las colonias, construyendo entre los vecinos varias de las primeras casas.

Poco a poco, esta otrora alejada zona de la ciudad se fue poblando y actualmente ahí se ubican cinco colonias en este sector norte de Tampico: la México, las Américas y la Latinoamericana por el lado poniente de la prolongación de la avenida Hidalgo (antes carretera Tampico-Mante), mientras por al oriente se establecieron la Nuevo Progreso, que fundó don Andrés Arellano y la Francisco Javier Mina, a un lado del aeropuerto.

Don Andrés Arellano y su familia a la llegada a la Curva Texas | Cortesía: Colección Rafael Briseño Lara

La Curva a Texas empezó entonces, primero a ser nombrada para indicar donde estaba la salida de Tampico y después como uno de los sectores de mayor riesgo de choques y percances viales, pues al crecer el flujo de personas, los accidentes estuvieron a la orden del día, al estar cercana a la carretera federal y fue noticia por este motivo durante muchos años.

Don Andrés vivió cerca de 50 años en esta parte de Tampico y murió en el año 2016. La “Curva” que él fundó, fue de las ultimas zonas de la ciudad que se crearon a base de voluntad y conquista del territorio, de la lucha de unos pocos contra la naturaleza; que años más tarde sería devorada por la mancha urbana, al extenderse el trazo de la ciudad hacia el norte y más allá.

Se quedó pensando en lo que el chofer del autobús le había dicho: “Pon algo para saber que estás ahí”. Ese mismo día trajo a su casa una hoja de madera y se puso manos a la obra. “Pero qué va a decir”, se preguntaba una y otra vez mientras veía la tabla. Y en un arranque de nostalgia empezó a dibujar las letras con pintura negra: “La Curva a Texas”.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Poco a poco esa zona enmontada se convirtió en la zona norte de Tampico | Cortesía: Mediateca INAH

“Puse ese letrero de madera sobre el encino que había afuera de la casita, donde vivía con mi familia a las afueras de Tampico, porque ya estaba harto de que el autobús que pasaba para irme a trabajar a la termoeléctrica de Altamira me dejara, pues por la forma de la carretera siempre se pasaba y no me veía”.

Te puede interesar: [Video] Los barrancos, donde comenzó todo

Comentaba don Andrés Arellano Alvarado, fundador de la zona norte de Tampico, quien hace 50 años le puso nombre a uno de los sectores de referencia de esta parte de la ciudad y que incluso fue reconocido en la administración del expresidente José Rábago, por su aportación y trabajo para colonizar esta área del puerto.

Fue a finales de 1969 y principios de 1970 cuando desde un rancho del ejido Palma Sola, en Altamira, llegó don Andrés para a vivir a la carretera Tampico- Mante, había sido también trabajador agrícola en los Estados Unidos, aunque era originario de San Antonio en San Luis Potosí, de donde salió “a buscar mundo”.

Tampico solo llegaba hasta lo que ahora es la calle Agua Dulce | Cortesía: Colección Rafael Briseño Lara

El terreno lo eligió él, precisamente donde la carretera federal que salía por el norte de Tampico “se torcía”, le costó 900 pesos el predio, porque era una zona donde aún había animales silvestres en abundancia como venados enanos, jabalíes, tejones y liebres, entre otros. Además, el transporte solo llegaba al aeropuerto y al ejido Tancol.

Gracias a ese letrero que colgaba de la rama de un árbol, las personas empezaron a ubicar a la salida norte de la ciudad como “La Curva a Texas”. Según explicaba don Andrés, que cuando eligió la zona para vivir en Tampico se le vino a la mente un paraje cerca de Matamoros, conocido con ese nombre, que era donde bajaban a los trabajadores para trasbordar hacia los Estados Unidos y donde se quedaba pensando en el día cuando tuviera su propia casa.

Andrés Arellano Alvarado, vivió poco más de 50 años en ese punto de Tampico, murió en 2016 | Cortesía: Familia Arellano Alvarado

Con su mujer y sus seis hijos, Arellano Alvarado, fue el primer poblador de esta parte del puerto, donde solo pasaba la carretera y “no había nada más que el letrero, que indicaba una señal de urbanidad” y a la mitad de la década de 1970 cada vez más personas llegaron y se pudo empezar a crear las colonias, construyendo entre los vecinos varias de las primeras casas.

Poco a poco, esta otrora alejada zona de la ciudad se fue poblando y actualmente ahí se ubican cinco colonias en este sector norte de Tampico: la México, las Américas y la Latinoamericana por el lado poniente de la prolongación de la avenida Hidalgo (antes carretera Tampico-Mante), mientras por al oriente se establecieron la Nuevo Progreso, que fundó don Andrés Arellano y la Francisco Javier Mina, a un lado del aeropuerto.

Don Andrés Arellano y su familia a la llegada a la Curva Texas | Cortesía: Colección Rafael Briseño Lara

La Curva a Texas empezó entonces, primero a ser nombrada para indicar donde estaba la salida de Tampico y después como uno de los sectores de mayor riesgo de choques y percances viales, pues al crecer el flujo de personas, los accidentes estuvieron a la orden del día, al estar cercana a la carretera federal y fue noticia por este motivo durante muchos años.

Don Andrés vivió cerca de 50 años en esta parte de Tampico y murió en el año 2016. La “Curva” que él fundó, fue de las ultimas zonas de la ciudad que se crearon a base de voluntad y conquista del territorio, de la lucha de unos pocos contra la naturaleza; que años más tarde sería devorada por la mancha urbana, al extenderse el trazo de la ciudad hacia el norte y más allá.

Local

Vacunación Covid-19 para menores de 5 a 11 años en Tampico y Madero: fechas y sedes

Para la vacunación para menores de 5 a 11 años es obligatorio que los padres llenen la carta de consentimiento

Regional

Prevén lluvias y granizo por desarrollo de ciclón frente a Tamaulipas

Se mantiene desarrollo de ciclón tropical frente a Tamaulipas, prevén lluvias y granizo.

Regional

Convocan a marcha para protestar por el asesinato de Antonio de la Cruz, periodista en Tamaulipas

Ayer los reporteros de Nuevo Laredo se pronunciaron para exigir justicia por el homicidio del periodista de Tamaulipas.

Política

AMLO se reúne con gobernadores de la 4T y aliados

En la reunión los gobernadores presentaron algunos de los proyectos que tienen pensados para sus entidades

Virales

Khaby Lame es el tiktoker con más seguidores: ésta es su increíble historia

Sus videos tienen más de 300 millones de visitas en la plataforma

Sociedad

¡De Texas a Tabasco! Así es el mega ducto de gas que pasará por estas entidades (Mapa)

El gobernador del estado, Carlos Manuel Merino, informó la construcción de un mega ducto que pasará bajo el agua

Ciencia

¿Un robot racista? Estudio revela que los robots con inteligencia artificial son sexistas

Un reciente estudio de la inteligencia artificial en robots encontró que estos se vuelven más sexistas y racistas. Te explicamos que pasa