/ viernes 29 de marzo de 2019

Los tejedores de palapas de playa Miramar

El tejido, amarre, ajuste, corte de la madera y limpieza de arena forma parte de una titánica labor realizada por los palaperos de playa Miramar

Quién no ha ido a playa Miramar simplemente a sentarse a la sombra de una palapa frente al Golfo de México y llenarse los pulmones de brisa fresca, en un camastro con una bebida refrescante, sin percatarse que para lograr ese simple y placentero acto hubo mucho trabajo detrás.

Desde el corte de palma y su traslado procedente de Aldama, a 80 kilómetros de Ciudad Madero, el tejido, amarre, ajuste, corte de la madera y limpieza de arena forma parte de una titánica labor realizada por los palaperos de playa Miramar.

Don David del Ángel Hernández, pese a que es topógrafo de estudios, realiza esta labor desde hace más de 25 años en la costa maderense a donde llegó procedente de Tantoyuca, en la zona norte de Veracruz.

Estudió en el Cecit hoy Cbtis, allá por la década de los 80’s, pero como muchos la falta de posibilidades de empleo lo empujaron a migrar al sur de Tamaulipas.

“No ejercí porque no había trabajo, me vine a Altamira a una compañía, conseguí trabajo en un taller de soldadura con la familia Legorreta donde aprendí, además de soldar, el oficio de la pailería” dijo a El Sol de Tampico.

Conoció a su esposa, María Elena Aguilar González, con quien se casó “mi cuñado le consiguió una concesión de palapas y de ahí comencé”.

-La palma es traída del ejido “El Barranco”, en Aldama-

Fotografía de Antonio Sosa

El tramo asignado fue en el área norte, era 1993, cuando esa zona era prácticamente virgen, ubicada hoy frente al restaurante “El Mago” por el acceso de la glorieta “Miramar”.

Eran 50 metros de frente de playa a su disposición, donde los que llegaban eran unos cuantos bañistas cada fin de semana, pero con el paso de los años la situación ha cambiado.

Aprendí a hacer las palapas, me enseñaron en el rancho de Tantoyuca

Refirió quien hoy es un diestro armador de estas sombras que disfrutan miles de paseantes

La materia prima llega del ejido “El Barranco”, en Aldama, ya que aquí no hay palmas de palmito, registrando un aumento considerable en el costo debido a la escasez y el precio de traslado.

Usando la misma técnica del empalmado de casas empleada en su natal Tantoyuca, Don David ha sacado adelante a su familia dando estudios de Master en Sistemas a su hijo Juan Alejandro y de Psicología a Jovana.

Este enamorado del mar y su oficio forma parte de la amplia cadena de vendedores, prestadores de servicios, hoteleros y restauranteros que integra la llamada “Industria Sin Chimeneas” de la zona sur de Tamaulipas.

A unos días de la Semana Santa el trabajo está a tambor batiente, tejiendo la palma y clavando las mesas, para que los turistas simplemente lleguen y se sienten a disfrutar de la siempre bella playa Miramar.

Fotografía de Antonio Sosa

LAS PALAPAS DE MIRAMAR

  • Más de 3 mil en la costa maderense.
  • La palma es traída de El Barranco, en Aldama.
  • Cada pieza cuesta $2.6 pesos, hace cinco años costaba 2 pesos.
  • Una palapa chica requiere 500 piezas las grandes hasta 1500.
  • La madera de postes, sillas y mesas es de pino con duración de unos 5 años.

Quién no ha ido a playa Miramar simplemente a sentarse a la sombra de una palapa frente al Golfo de México y llenarse los pulmones de brisa fresca, en un camastro con una bebida refrescante, sin percatarse que para lograr ese simple y placentero acto hubo mucho trabajo detrás.

Desde el corte de palma y su traslado procedente de Aldama, a 80 kilómetros de Ciudad Madero, el tejido, amarre, ajuste, corte de la madera y limpieza de arena forma parte de una titánica labor realizada por los palaperos de playa Miramar.

Don David del Ángel Hernández, pese a que es topógrafo de estudios, realiza esta labor desde hace más de 25 años en la costa maderense a donde llegó procedente de Tantoyuca, en la zona norte de Veracruz.

Estudió en el Cecit hoy Cbtis, allá por la década de los 80’s, pero como muchos la falta de posibilidades de empleo lo empujaron a migrar al sur de Tamaulipas.

“No ejercí porque no había trabajo, me vine a Altamira a una compañía, conseguí trabajo en un taller de soldadura con la familia Legorreta donde aprendí, además de soldar, el oficio de la pailería” dijo a El Sol de Tampico.

Conoció a su esposa, María Elena Aguilar González, con quien se casó “mi cuñado le consiguió una concesión de palapas y de ahí comencé”.

-La palma es traída del ejido “El Barranco”, en Aldama-

Fotografía de Antonio Sosa

El tramo asignado fue en el área norte, era 1993, cuando esa zona era prácticamente virgen, ubicada hoy frente al restaurante “El Mago” por el acceso de la glorieta “Miramar”.

Eran 50 metros de frente de playa a su disposición, donde los que llegaban eran unos cuantos bañistas cada fin de semana, pero con el paso de los años la situación ha cambiado.

Aprendí a hacer las palapas, me enseñaron en el rancho de Tantoyuca

Refirió quien hoy es un diestro armador de estas sombras que disfrutan miles de paseantes

La materia prima llega del ejido “El Barranco”, en Aldama, ya que aquí no hay palmas de palmito, registrando un aumento considerable en el costo debido a la escasez y el precio de traslado.

Usando la misma técnica del empalmado de casas empleada en su natal Tantoyuca, Don David ha sacado adelante a su familia dando estudios de Master en Sistemas a su hijo Juan Alejandro y de Psicología a Jovana.

Este enamorado del mar y su oficio forma parte de la amplia cadena de vendedores, prestadores de servicios, hoteleros y restauranteros que integra la llamada “Industria Sin Chimeneas” de la zona sur de Tamaulipas.

A unos días de la Semana Santa el trabajo está a tambor batiente, tejiendo la palma y clavando las mesas, para que los turistas simplemente lleguen y se sienten a disfrutar de la siempre bella playa Miramar.

Fotografía de Antonio Sosa

LAS PALAPAS DE MIRAMAR

  • Más de 3 mil en la costa maderense.
  • La palma es traída de El Barranco, en Aldama.
  • Cada pieza cuesta $2.6 pesos, hace cinco años costaba 2 pesos.
  • Una palapa chica requiere 500 piezas las grandes hasta 1500.
  • La madera de postes, sillas y mesas es de pino con duración de unos 5 años.

Local

Seguirán trabajando los comerciantes en el bulevar costero

Al tener las capacitaciones adecuadas en las medidas preventivas, además de estar libre de coronavirus, expresó el alcalde Adrián Oseguera Kernion

Regional

Endurecen medidas contra el coronavirus en Pueblo Viejo

Autoridades municipales cierran espacios públicos, establecimientos comerciales, expendios de bebidas alcohólicas y refuerzan las restricciones en la venta de alimentos

Local

Cruz Roja zona sur libre de Covid-19

Jessica Barrios Netro, coordinadora de difusión e imagen de la benemérita institución, dio a conocer que en la zona sur hasta el momento no existe personal portador de Covid-19

Mundo

Inicia primer juicio en Turquía por el asesinato del periodista Khashoggi

Entre los que serán juzgados por la desaparición y muerte del periodista en octubre del 2018, destacan dos ex asesores del príncipe heredero Mohamed bin Salman

Regional

Gobernador de Tamaulipas da positivo a Covid-19

Tras confirmar su diagnóstico con el virus pandémico ha implementado medidas de comunicación con su gabinete de salud, seguridad, economía y bienestar para continuar trabajando y atendiendo las prioridades de nuestro estado

Realeza

Abandonada y sin defensa durante ataque de prensa: Meghan acusa a Familia Real británica

Meghan Markle señala en documentos legales que la realeza le prohibió defenderse cuando fue atacada por la prensa durante su embarazo

Tenis

Djokovic y su esposa dan negativo en nueva prueba de Covid-19

Djokovic dio positivo al coronavirus el pasado 23 de junio en un test al que se sometió después del torneo Adria Tour

Política

AMLO reitera que garantizará evitar fraudes electorales

El presidente López Obrador ofreció un balance de sus logros en seguridad, política social y economía

Mundo

Antro gay cambia de giro para subsistir

Después de más de 100 días de actividad, Valetodo Downtown, una disco de Lima, fue convertida en un supermercado para generar ingresos