/ viernes 29 de marzo de 2019

Los tejedores de palapas de playa Miramar

El tejido, amarre, ajuste, corte de la madera y limpieza de arena forma parte de una titánica labor realizada por los palaperos de playa Miramar

Quién no ha ido a playa Miramar simplemente a sentarse a la sombra de una palapa frente al Golfo de México y llenarse los pulmones de brisa fresca, en un camastro con una bebida refrescante, sin percatarse que para lograr ese simple y placentero acto hubo mucho trabajo detrás.

Desde el corte de palma y su traslado procedente de Aldama, a 80 kilómetros de Ciudad Madero, el tejido, amarre, ajuste, corte de la madera y limpieza de arena forma parte de una titánica labor realizada por los palaperos de playa Miramar.

Don David del Ángel Hernández, pese a que es topógrafo de estudios, realiza esta labor desde hace más de 25 años en la costa maderense a donde llegó procedente de Tantoyuca, en la zona norte de Veracruz.

Estudió en el Cecit hoy Cbtis, allá por la década de los 80’s, pero como muchos la falta de posibilidades de empleo lo empujaron a migrar al sur de Tamaulipas.

“No ejercí porque no había trabajo, me vine a Altamira a una compañía, conseguí trabajo en un taller de soldadura con la familia Legorreta donde aprendí, además de soldar, el oficio de la pailería” dijo a El Sol de Tampico.

Conoció a su esposa, María Elena Aguilar González, con quien se casó “mi cuñado le consiguió una concesión de palapas y de ahí comencé”.

-La palma es traída del ejido “El Barranco”, en Aldama-

Fotografía de Antonio Sosa

El tramo asignado fue en el área norte, era 1993, cuando esa zona era prácticamente virgen, ubicada hoy frente al restaurante “El Mago” por el acceso de la glorieta “Miramar”.

Eran 50 metros de frente de playa a su disposición, donde los que llegaban eran unos cuantos bañistas cada fin de semana, pero con el paso de los años la situación ha cambiado.

Aprendí a hacer las palapas, me enseñaron en el rancho de Tantoyuca

Refirió quien hoy es un diestro armador de estas sombras que disfrutan miles de paseantes

La materia prima llega del ejido “El Barranco”, en Aldama, ya que aquí no hay palmas de palmito, registrando un aumento considerable en el costo debido a la escasez y el precio de traslado.

Usando la misma técnica del empalmado de casas empleada en su natal Tantoyuca, Don David ha sacado adelante a su familia dando estudios de Master en Sistemas a su hijo Juan Alejandro y de Psicología a Jovana.

Este enamorado del mar y su oficio forma parte de la amplia cadena de vendedores, prestadores de servicios, hoteleros y restauranteros que integra la llamada “Industria Sin Chimeneas” de la zona sur de Tamaulipas.

A unos días de la Semana Santa el trabajo está a tambor batiente, tejiendo la palma y clavando las mesas, para que los turistas simplemente lleguen y se sienten a disfrutar de la siempre bella playa Miramar.

Fotografía de Antonio Sosa

LAS PALAPAS DE MIRAMAR

  • Más de 3 mil en la costa maderense.
  • La palma es traída de El Barranco, en Aldama.
  • Cada pieza cuesta $2.6 pesos, hace cinco años costaba 2 pesos.
  • Una palapa chica requiere 500 piezas las grandes hasta 1500.
  • La madera de postes, sillas y mesas es de pino con duración de unos 5 años.

Quién no ha ido a playa Miramar simplemente a sentarse a la sombra de una palapa frente al Golfo de México y llenarse los pulmones de brisa fresca, en un camastro con una bebida refrescante, sin percatarse que para lograr ese simple y placentero acto hubo mucho trabajo detrás.

Desde el corte de palma y su traslado procedente de Aldama, a 80 kilómetros de Ciudad Madero, el tejido, amarre, ajuste, corte de la madera y limpieza de arena forma parte de una titánica labor realizada por los palaperos de playa Miramar.

Don David del Ángel Hernández, pese a que es topógrafo de estudios, realiza esta labor desde hace más de 25 años en la costa maderense a donde llegó procedente de Tantoyuca, en la zona norte de Veracruz.

Estudió en el Cecit hoy Cbtis, allá por la década de los 80’s, pero como muchos la falta de posibilidades de empleo lo empujaron a migrar al sur de Tamaulipas.

“No ejercí porque no había trabajo, me vine a Altamira a una compañía, conseguí trabajo en un taller de soldadura con la familia Legorreta donde aprendí, además de soldar, el oficio de la pailería” dijo a El Sol de Tampico.

Conoció a su esposa, María Elena Aguilar González, con quien se casó “mi cuñado le consiguió una concesión de palapas y de ahí comencé”.

-La palma es traída del ejido “El Barranco”, en Aldama-

Fotografía de Antonio Sosa

El tramo asignado fue en el área norte, era 1993, cuando esa zona era prácticamente virgen, ubicada hoy frente al restaurante “El Mago” por el acceso de la glorieta “Miramar”.

Eran 50 metros de frente de playa a su disposición, donde los que llegaban eran unos cuantos bañistas cada fin de semana, pero con el paso de los años la situación ha cambiado.

Aprendí a hacer las palapas, me enseñaron en el rancho de Tantoyuca

Refirió quien hoy es un diestro armador de estas sombras que disfrutan miles de paseantes

La materia prima llega del ejido “El Barranco”, en Aldama, ya que aquí no hay palmas de palmito, registrando un aumento considerable en el costo debido a la escasez y el precio de traslado.

Usando la misma técnica del empalmado de casas empleada en su natal Tantoyuca, Don David ha sacado adelante a su familia dando estudios de Master en Sistemas a su hijo Juan Alejandro y de Psicología a Jovana.

Este enamorado del mar y su oficio forma parte de la amplia cadena de vendedores, prestadores de servicios, hoteleros y restauranteros que integra la llamada “Industria Sin Chimeneas” de la zona sur de Tamaulipas.

A unos días de la Semana Santa el trabajo está a tambor batiente, tejiendo la palma y clavando las mesas, para que los turistas simplemente lleguen y se sienten a disfrutar de la siempre bella playa Miramar.

Fotografía de Antonio Sosa

LAS PALAPAS DE MIRAMAR

  • Más de 3 mil en la costa maderense.
  • La palma es traída de El Barranco, en Aldama.
  • Cada pieza cuesta $2.6 pesos, hace cinco años costaba 2 pesos.
  • Una palapa chica requiere 500 piezas las grandes hasta 1500.
  • La madera de postes, sillas y mesas es de pino con duración de unos 5 años.

Local

Desabasto de medicinas impacta a tamaulipecos

Tamaulipas se suma a la lista negra de estados con mayor índice de huachicoleo de fármacos para hipertensión, diabetes y VIH

Local

#Especial | Hilando historias en el Día Mundial de la Costurera

Hoy 14 de octubre se celebra a todas las y los diseñadores de moda, modistas y costureras por su trabajo y creaciones diarias

Local

Rondalla Tamaulipeca 50 años de cantarle al romanticismo

Un día como hoy comenzó a cantarse una de las historias de amor y talento más emblemáticas de la región, con 18 integrantes que constituyeron una de las agrupaciones con mayor historia del gremio petrolero nacional

Local

Obesidad, problema de salud en el país

En la zona conurbada la mayor incidencia está entre los infantes detectando casos desde los seis meses de edad

Local

Este día vence el plazo para tramitar precartilla del Servicio Militar

Por disposiciones de la Secretaría de la Defensa Nacional no habrá prórroga 

Local

El trompo, girando hacia el olvido

Ha pasado a ser un juguete preferido a un recuerdo de pasadas generaciones

Deportes

Andrés Ernesto quiere llegar lejos en el balompié

Y es que de muy pequeño a Andrés Ernesto le gustó la práctica del balompié y desde entonces se ha dedicado a participar con el equipo del Tampico-Madero, en donde viene demostrando su gran calidad dentro del deporte que le apasiona

Sociedad

Choque de dos tráilers en autopista de Oaxaca deja un muerto

El conductor de uno de los tráilers no pudo salir y quedó prensado

Local

Invita la FCAT a inscribirse a la "Maestría en Gestión Estratégica Empresarial"

Dirigida a personas con conocimiento en áreas de administración, contaduría, economía, informática, negocios internacionales y áreas afines