/ lunes 15 de mayo de 2023

Pierre del Ángel Morales, un maestro rural que viaja kilómetros para llegar a su aula

En esta profesión se requiere verdadera vocación para llevar la enseñanza a las zonas más alejadas

Para ser maestro rural se necesita vocación genuina, ante los retos que representa llevar la enseñanza a zonas alejadas, eso lo conoce y aplica muy bien el profesor Pierre del Ángel.

Hace 12 años se ha dedicado a la docencia en el área rural del país, principalmente en el estado de Veracruz, tiempo en el que ha demostrado que la educación en estos sectores comunitarios refleja el carácter y la verdadera vocación por la enseñanza a las nuevas generaciones.

La educación en México resultó, a partir de 1921, un reto para llevar el concepto educativo a las áreas alejadas del país, por lo que fue necesario el surgimiento de la figura del maestro rural, como el encargado de la unificación cultural a través de la enseñanza y difundir el conocimiento a la niñez y la juventud de las comunidades rurales indígenas.

Sus primeras huellas en la educación

Egresado de la Escuela Normal Superior de Ciudad Madero en el año 2009, a los dos años tuvo la oportunidad de laborar para la educación.

El 1 de noviembre de 2011 comenzó en Minatitlán, en una comunidad ubicada a tres horas de camino para llegar a la escuela telesecundaria, misma que actualmente tiene el nombre de “Pilapillo”.

➡️ Te recomendamos: Beca Avanza para niños y adolescentes de Tamaulipas: requisitos y fechas

Recuerda con emoción que para llegar a la escuela tenía que transbordar de Minatitlán a un pueblo llamado Tatahuicapan, donde lo primero que notó y enfrentó fue una cultura muy diferente a la que actualmente se vive en el norte de Veracruz.

No olvida la comida, las suculentas “memelas” típicas del lugar, las quesadillas, los tacos, el volován de Chinameca, los panuchos, así como el dialecto náhuatl y el popoluca.

Hace 12 años se ha dedicado a la docencia en el área rural del país | Alfredo Márquez

Le quedó muy grabado en la mente, durante los dos años y medio que permaneció en ese lugar, la vestimenta típica de los habitantes de esta parte del sur de Veracruz, los trajes tradicionales que son diseñados por ellos mismos, así como el vocabulario, donde el contexto de las palabras difiere de la zona a otras partes de la entidad.

El maestro Pierre del Ángel fue asignado posteriormente a la escuela rural telesecundaria de Silletas, comunidad del municipio de Chicontepec de Tejeda, en la zona de la Huasteca baja, donde permaneció 6 meses y del que recuerda que su transporte para llegar era una camioneta que realizaba un recorrido de 40 minutos por accidentados caminos.

Ahí también predominaba el náhuatl como lengua de los estudiantes y la población, donde conoció las tradiciones típicas del lugar como la danza de los gallos, la danza azteca de la comunidad de Pastoría, no puede faltar el Xantolo, la fiesta patronal de Santa Catarina y Santiago Apóstol, entre otras, además de la comida típica que son las albóndigas, enzacatado, enchiladas de cecina, bocoles, enchiladas fritas y no podía faltar el zacahuil, que disfrutó por un año y medio hasta ser cambiado.

Te puede interesar: ¡Enhorabuena! Estudiantes de la UAT se van a Brasil a concurso de robótica

Otro lugar donde impartió clases fue la comunidad Palomas, perteneciente al municipio de Acayucan, donde permaneció un año y todos los días tenía que caminar entre las montañas y los matorrales durante 25 minutos para llegar a la escuela y de regreso para abordar la camioneta.

También estuvo seis meses en Pilpuerta, comunidad del municipio de Benito Juárez, donde asegura ha resultado satisfactorio poder enseñar a los niños y jóvenes de todos esos lugares, contribuir a la alfabetización, instrucción de diversas habilidades y conocimientos, así como del desarrollo de la vida social.

Egresado de la Escuela Normal Superior de Ciudad Madero en el año 2009, a los dos años tuvo la oportunidad de laborar para la educación | Alfredo Márquez

Su estancia en la Isla de Cabo Rojo

En su travesía por las escuelas rurales del estado de Veracruz, el maestro Pierre del Ángel Morales logró llegar a la Escuela Telesecundaria “Enrique C, Rebsamen”, ubicada en la comunidad Morales de Cabo Rojo, municipio de Tampico Alto.

Ahí, Pierre del Ángel permaneció los últimos 9 años conviviendo y ofreciendo todo su servicio docente a los padres y a las comunidades cercanas.

La educación en estos sectores comunitarios refleja el carácter y la verdadera vocación por la enseñanza a las nuevas generaciones | Alfredo Márquez

El periplo que emprende el maestro para llegar a ese lugar comprende un recorrido de 3 horas por caminos de terracería y un cruce en lancha de aproximadamente 15 minutos todos los lunes para llegar a tiempo y cumplir con el horario establecido de clases, lo mismo el viernes cuando retorna.

Recibe las noticias de El Sol de Tampico directo en tu WhatsApp, suscríbete aquí

La labor docente en las comunidades rurales es una actividad a destacar, ya que justamente los profesores son los que llevan a esas regiones la esperanza de mejorar la calidad de vida de quienes enfrentan limitantes como la distancia, la lengua o la pobreza.

El maestro rural Pierre Del Ángel Morales tiene claro que su misión en la educación de los niños y jóvenes de las comunidades en las que ha tenido la fortuna de enseñar se debe a una vocación genuina por la escuela rural veracruzana, donde adquiere cada día la experiencia de los pasos que hacen camino y la enseñanza que arroja luz a la vida de las personas.

Para ser maestro rural se necesita vocación genuina, ante los retos que representa llevar la enseñanza a zonas alejadas, eso lo conoce y aplica muy bien el profesor Pierre del Ángel.

Hace 12 años se ha dedicado a la docencia en el área rural del país, principalmente en el estado de Veracruz, tiempo en el que ha demostrado que la educación en estos sectores comunitarios refleja el carácter y la verdadera vocación por la enseñanza a las nuevas generaciones.

La educación en México resultó, a partir de 1921, un reto para llevar el concepto educativo a las áreas alejadas del país, por lo que fue necesario el surgimiento de la figura del maestro rural, como el encargado de la unificación cultural a través de la enseñanza y difundir el conocimiento a la niñez y la juventud de las comunidades rurales indígenas.

Sus primeras huellas en la educación

Egresado de la Escuela Normal Superior de Ciudad Madero en el año 2009, a los dos años tuvo la oportunidad de laborar para la educación.

El 1 de noviembre de 2011 comenzó en Minatitlán, en una comunidad ubicada a tres horas de camino para llegar a la escuela telesecundaria, misma que actualmente tiene el nombre de “Pilapillo”.

➡️ Te recomendamos: Beca Avanza para niños y adolescentes de Tamaulipas: requisitos y fechas

Recuerda con emoción que para llegar a la escuela tenía que transbordar de Minatitlán a un pueblo llamado Tatahuicapan, donde lo primero que notó y enfrentó fue una cultura muy diferente a la que actualmente se vive en el norte de Veracruz.

No olvida la comida, las suculentas “memelas” típicas del lugar, las quesadillas, los tacos, el volován de Chinameca, los panuchos, así como el dialecto náhuatl y el popoluca.

Hace 12 años se ha dedicado a la docencia en el área rural del país | Alfredo Márquez

Le quedó muy grabado en la mente, durante los dos años y medio que permaneció en ese lugar, la vestimenta típica de los habitantes de esta parte del sur de Veracruz, los trajes tradicionales que son diseñados por ellos mismos, así como el vocabulario, donde el contexto de las palabras difiere de la zona a otras partes de la entidad.

El maestro Pierre del Ángel fue asignado posteriormente a la escuela rural telesecundaria de Silletas, comunidad del municipio de Chicontepec de Tejeda, en la zona de la Huasteca baja, donde permaneció 6 meses y del que recuerda que su transporte para llegar era una camioneta que realizaba un recorrido de 40 minutos por accidentados caminos.

Ahí también predominaba el náhuatl como lengua de los estudiantes y la población, donde conoció las tradiciones típicas del lugar como la danza de los gallos, la danza azteca de la comunidad de Pastoría, no puede faltar el Xantolo, la fiesta patronal de Santa Catarina y Santiago Apóstol, entre otras, además de la comida típica que son las albóndigas, enzacatado, enchiladas de cecina, bocoles, enchiladas fritas y no podía faltar el zacahuil, que disfrutó por un año y medio hasta ser cambiado.

Te puede interesar: ¡Enhorabuena! Estudiantes de la UAT se van a Brasil a concurso de robótica

Otro lugar donde impartió clases fue la comunidad Palomas, perteneciente al municipio de Acayucan, donde permaneció un año y todos los días tenía que caminar entre las montañas y los matorrales durante 25 minutos para llegar a la escuela y de regreso para abordar la camioneta.

También estuvo seis meses en Pilpuerta, comunidad del municipio de Benito Juárez, donde asegura ha resultado satisfactorio poder enseñar a los niños y jóvenes de todos esos lugares, contribuir a la alfabetización, instrucción de diversas habilidades y conocimientos, así como del desarrollo de la vida social.

Egresado de la Escuela Normal Superior de Ciudad Madero en el año 2009, a los dos años tuvo la oportunidad de laborar para la educación | Alfredo Márquez

Su estancia en la Isla de Cabo Rojo

En su travesía por las escuelas rurales del estado de Veracruz, el maestro Pierre del Ángel Morales logró llegar a la Escuela Telesecundaria “Enrique C, Rebsamen”, ubicada en la comunidad Morales de Cabo Rojo, municipio de Tampico Alto.

Ahí, Pierre del Ángel permaneció los últimos 9 años conviviendo y ofreciendo todo su servicio docente a los padres y a las comunidades cercanas.

La educación en estos sectores comunitarios refleja el carácter y la verdadera vocación por la enseñanza a las nuevas generaciones | Alfredo Márquez

El periplo que emprende el maestro para llegar a ese lugar comprende un recorrido de 3 horas por caminos de terracería y un cruce en lancha de aproximadamente 15 minutos todos los lunes para llegar a tiempo y cumplir con el horario establecido de clases, lo mismo el viernes cuando retorna.

Recibe las noticias de El Sol de Tampico directo en tu WhatsApp, suscríbete aquí

La labor docente en las comunidades rurales es una actividad a destacar, ya que justamente los profesores son los que llevan a esas regiones la esperanza de mejorar la calidad de vida de quienes enfrentan limitantes como la distancia, la lengua o la pobreza.

El maestro rural Pierre Del Ángel Morales tiene claro que su misión en la educación de los niños y jóvenes de las comunidades en las que ha tenido la fortuna de enseñar se debe a una vocación genuina por la escuela rural veracruzana, donde adquiere cada día la experiencia de los pasos que hacen camino y la enseñanza que arroja luz a la vida de las personas.

Turismo

Más que comercios: la Calle Altamira como escenario de la vida cotidiana en Tampico

La calle que hace 200 años abrió paso a una nueva ciudad tiene aún muchas historias por contar y sobre todo, por vivir

Doble Vía

Cómo mantener los tinacos limpios: pasos esenciales para evitar la contaminación del agua

Descubre cómo limpiar tu cisterna y cada cuánto hacerlo para evitar problemas a la salud a corto y largo plazo

Policiaca

Tragedia en el bulevar Allende: conductor muere tras chocar en Altamira

Los efectivos de la Delegación de Tránsito y Vialidad informaron que recibieron el reporte alrededor de las 21:30 horas

Local

Será un sábado seco en Tampico: se espera un 10% de probabilidad de lluvias

En el norte de Tamaulipas se prevén lluvias e incluso la caída de granizo, mientras advierten un contrastante panorama para el sur

Local

¡Voz y visibilidad para la diversidad! Séptima marcha contra la homofobia pinta de colores Tampico

Celebran la séptima marcha contra la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia en las calles del sur de Tamaulipas

Policiaca

Abuelito en busca de agua cae a un pozo, ocurrió en Altamira [Fotos]

Se introdujo al pozo profundo en su desesperación de tener agua en su domicilio, pues lleva toda la semana que no recibirla