/ sábado 20 de noviembre de 2021

[Video] Batallas de la Revolución Mexicana que se libraron en Tampico y Altamira

Fue en la urbe industrial donde se enarbola por primera vez, en esta parte del país, una bandera con la leyenda de Tierra y Libertad

Fue en noviembre de 1913 que el Ejército del Noroeste, al mando de Pablo González Garza, llevó el combate de la Revolución Mexicana a la zona de Altamira, pues después de la muerte de Francisco I. Madero a manos de Victoriano Huerta, Venustiano Carranza volvió a las armas y con él todos sus generales. Después se dirigiría hacia Monterrey y luego, al siguiente año, tomaría también Tampico.

SANTIAGO APÓSTOL, DE TEMPLO A CUARTEL GENERAL

Mediante una sorpresiva ofensiva, el general carrancista hizo huir a los huertistas que custodiaban la villa e instaló su cuartel en el templo de Santiago Apóstol, al ser una fortaleza centenaria en la región.

La tranquila vida de los altamirenses cambió, los residentes tuvieron que adecuar diversas costumbres ante la llegada de la “bola” a estas tierras.

Desde la iglesia se daban las órdenes a las fuerzas que vigilaban la zona, pues al saberse próxima al puerto de Tampico, se convertían en blanco de los distintos bandos revolucionarios, uniéndose a la causa de la revolución decenas de altamirenses, que mantuvieron a raya al ejército huertista, antes que Tampico fuera también tomado.

LAS MUJERES JÓVENES SE ESCONDÍAN DE VARIAS FORMAS

“Las leyendas que corrían por todos lados era que los federales se llevaban a las mujeres, por eso varias familias idearon la forma de mantener ocultas a las más jóvenes, en algunos casos en subterráneos hechos en las casas y cubiertos con diversos camuflajes, en otros en los hornos de barros y hubo ocasiones que con sus armas tuvieron que defenderlas”.

Señala el investigador José Luis Olvera Tavera, quien menciona que entre las costumbres que se tuvieron durante la estancia de los revolucionarios en Altamira “era que afuera de las casas se sentaban niños o niñas vestidos de blanco como señal que evitaba que se metieran los revolucionarios; además, por la escasez de maíz, las tortillas empezaron a hacerse de plátano”.

Josefa García Ahumada, líder revolucionaria en Altamira | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

HOMBRES, MUJERES Y NIÑOS SE UNEN A LA “BOLA”

“En Altamira surgió un grupo de mujeres guerrilleras, como Adela Damiana Guzmán Castellanos viuda de Olvera, Mónica Ramírez Enríquez, Francisca González Castellanos y Josefa García Ahumada, quienes con otras revolucionarias se refugiaron en la ribera del río Tamesí, armadas con rifles 30-30, para evitar el paso de los federales, así como Valeria Marmolejo Rodríguez quien en una ocasión tumbó con un tronco de árbol a un federal.

José Felipe de Jesús Tavera Mariño, destacado magonista de Altamira | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

También fue en Altamira donde se enarbola por primera vez, en esta parte del país, una bandera con la leyenda de Tierra y Libertad, que usaron en la lucha José Felipe de Jesús Tavera Mariño, el primer masón liberal del magonismo en Tamaulipas e Higinio Tanguma Rodríguez.

Adela Damiana Guzmán, creó un grupo guerrillero para defender el paso por el río Tamesí | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

“En Altamira, de acuerdo al diario de Doña Adela Cervantes de Vilchis, se tuvo también la valerosa participación los niños Sósima, Adrián, Filogonio y Lucindo Olvera Guzmán, María del Refugio Rivas Guzmán, Herminia Patiño Demis, Feliciano Reyes Pérez, Hermelinda Demis Izaguirre, Lorenzo y Lázaro Turrubiates y Sofía Quintanilla González, que ayudaban a las tropas en diversas tareas”.

Los combatientes muertos eran incinerados frente a la iglesia Santiago Apóstol | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

LA LUCHA POR TAMPICO, LA MÁS LARGA DE LA REVOLUCIÓN

“Los carrancistas rodearon al puerto desde la zona de Villa Cecilia y la entrada del norte, por donde ahora es la colonia Águila, estuvieron combatiendo 48 días pues el ejército de Victoriano Huerta defendía la plaza incluso con barcos bombarderos, pues era su último reducto en el noroeste del país; siendo en mayo de 1914, cuando las fuerzas revolucionarias toman por fin el puerto”.

Señala por separado José Antonio Cruz Álvarez, quien indica que una vez derrotado Victoriano Huerta, la lucha de facciones de la revolución, entre Francisco Villa y Venustiano Carranza, volvió a poner a Tampico en la mira de la guerra por ser el puerto petrolero más importante, desatándose una encarnizada batalla por esta plaza que duró 72 días y que es considerada la más larga de la Revolución Mexicana.

Libro de actas de la iglesia, de entrada y salida de los primeros rebeldes a Altamira | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

LAS ARMAS Y ESTRATEGIAS MÁS MODERNAS PARA DEFENDER EL PUERTO

Comenta que las tropas de carrancistas se apostaron en Tampico desde mitad del año de 1914, tomando diversos edificios para sus cuarteles, entre ellos la Casa Gándara, que sirvió al general Pablo González, para comandar lo que fue la defensa del puerto en la guerra librada en El Ébano; donde Villa perdió la revolución, pues al mismo tiempo fue derrotado en el bajío.

En la batalla de El Ébano por primera vez se hicieron entrar en acción en México los aeroplanos de bombardeo, además de otras armas modernas que ya se utilizaban en la Primera Guerra Mundial, como las ametralladoras y los obuses, logrando Venustiano Carranza mantener el puerto y con ello el poder.

La niña Ignacia Cruz Polanco recibió de los revolucionarios una imagen tallada en madera de San Antonio de Padua y le dijeron que en tiempo de seca lo colocará de cabeza para que lloviera, aún conserva esa imagen | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

Fue en noviembre de 1913 que el Ejército del Noroeste, al mando de Pablo González Garza, llevó el combate de la Revolución Mexicana a la zona de Altamira, pues después de la muerte de Francisco I. Madero a manos de Victoriano Huerta, Venustiano Carranza volvió a las armas y con él todos sus generales. Después se dirigiría hacia Monterrey y luego, al siguiente año, tomaría también Tampico.

SANTIAGO APÓSTOL, DE TEMPLO A CUARTEL GENERAL

Mediante una sorpresiva ofensiva, el general carrancista hizo huir a los huertistas que custodiaban la villa e instaló su cuartel en el templo de Santiago Apóstol, al ser una fortaleza centenaria en la región.

La tranquila vida de los altamirenses cambió, los residentes tuvieron que adecuar diversas costumbres ante la llegada de la “bola” a estas tierras.

Desde la iglesia se daban las órdenes a las fuerzas que vigilaban la zona, pues al saberse próxima al puerto de Tampico, se convertían en blanco de los distintos bandos revolucionarios, uniéndose a la causa de la revolución decenas de altamirenses, que mantuvieron a raya al ejército huertista, antes que Tampico fuera también tomado.

LAS MUJERES JÓVENES SE ESCONDÍAN DE VARIAS FORMAS

“Las leyendas que corrían por todos lados era que los federales se llevaban a las mujeres, por eso varias familias idearon la forma de mantener ocultas a las más jóvenes, en algunos casos en subterráneos hechos en las casas y cubiertos con diversos camuflajes, en otros en los hornos de barros y hubo ocasiones que con sus armas tuvieron que defenderlas”.

Señala el investigador José Luis Olvera Tavera, quien menciona que entre las costumbres que se tuvieron durante la estancia de los revolucionarios en Altamira “era que afuera de las casas se sentaban niños o niñas vestidos de blanco como señal que evitaba que se metieran los revolucionarios; además, por la escasez de maíz, las tortillas empezaron a hacerse de plátano”.

Josefa García Ahumada, líder revolucionaria en Altamira | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

HOMBRES, MUJERES Y NIÑOS SE UNEN A LA “BOLA”

“En Altamira surgió un grupo de mujeres guerrilleras, como Adela Damiana Guzmán Castellanos viuda de Olvera, Mónica Ramírez Enríquez, Francisca González Castellanos y Josefa García Ahumada, quienes con otras revolucionarias se refugiaron en la ribera del río Tamesí, armadas con rifles 30-30, para evitar el paso de los federales, así como Valeria Marmolejo Rodríguez quien en una ocasión tumbó con un tronco de árbol a un federal.

José Felipe de Jesús Tavera Mariño, destacado magonista de Altamira | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

También fue en Altamira donde se enarbola por primera vez, en esta parte del país, una bandera con la leyenda de Tierra y Libertad, que usaron en la lucha José Felipe de Jesús Tavera Mariño, el primer masón liberal del magonismo en Tamaulipas e Higinio Tanguma Rodríguez.

Adela Damiana Guzmán, creó un grupo guerrillero para defender el paso por el río Tamesí | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

“En Altamira, de acuerdo al diario de Doña Adela Cervantes de Vilchis, se tuvo también la valerosa participación los niños Sósima, Adrián, Filogonio y Lucindo Olvera Guzmán, María del Refugio Rivas Guzmán, Herminia Patiño Demis, Feliciano Reyes Pérez, Hermelinda Demis Izaguirre, Lorenzo y Lázaro Turrubiates y Sofía Quintanilla González, que ayudaban a las tropas en diversas tareas”.

Los combatientes muertos eran incinerados frente a la iglesia Santiago Apóstol | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

LA LUCHA POR TAMPICO, LA MÁS LARGA DE LA REVOLUCIÓN

“Los carrancistas rodearon al puerto desde la zona de Villa Cecilia y la entrada del norte, por donde ahora es la colonia Águila, estuvieron combatiendo 48 días pues el ejército de Victoriano Huerta defendía la plaza incluso con barcos bombarderos, pues era su último reducto en el noroeste del país; siendo en mayo de 1914, cuando las fuerzas revolucionarias toman por fin el puerto”.

Señala por separado José Antonio Cruz Álvarez, quien indica que una vez derrotado Victoriano Huerta, la lucha de facciones de la revolución, entre Francisco Villa y Venustiano Carranza, volvió a poner a Tampico en la mira de la guerra por ser el puerto petrolero más importante, desatándose una encarnizada batalla por esta plaza que duró 72 días y que es considerada la más larga de la Revolución Mexicana.

Libro de actas de la iglesia, de entrada y salida de los primeros rebeldes a Altamira | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

LAS ARMAS Y ESTRATEGIAS MÁS MODERNAS PARA DEFENDER EL PUERTO

Comenta que las tropas de carrancistas se apostaron en Tampico desde mitad del año de 1914, tomando diversos edificios para sus cuarteles, entre ellos la Casa Gándara, que sirvió al general Pablo González, para comandar lo que fue la defensa del puerto en la guerra librada en El Ébano; donde Villa perdió la revolución, pues al mismo tiempo fue derrotado en el bajío.

En la batalla de El Ébano por primera vez se hicieron entrar en acción en México los aeroplanos de bombardeo, además de otras armas modernas que ya se utilizaban en la Primera Guerra Mundial, como las ametralladoras y los obuses, logrando Venustiano Carranza mantener el puerto y con ello el poder.

La niña Ignacia Cruz Polanco recibió de los revolucionarios una imagen tallada en madera de San Antonio de Padua y le dijeron que en tiempo de seca lo colocará de cabeza para que lloviera, aún conserva esa imagen | Cortesía: José Luis Olvera Tavera

Doble Vía

Con fotos de animalitos difunden consejos y mitos sobre la salud de las mascotas

Tiernas imágenes se han difundido para salvaguardar la vida de los peluditos.

Local

Club Rotario Tampico Campestre reconoce al personal de la Cruz Roja por su labor en la pandemia

Se reconoció la labor de dicha institución durante la pandemia del coronavirus en la zona sur de Tamaulipas.

Local

Criadero de cerdos y borregos se convierte en foco de infección en Ciudad Madero

El predio habilitado como criadero de estos animales está en la colonia Ricardo Flores Magón

Local

Recortan salarios a maestros de la Escuela Náutica de Tampico: los obligan a abandonar "el barco"

Los marinos egresan con una competencia media debido a la falta de tecnología.

Local

Criadero de cerdos y borregos se convierte en foco de infección en Ciudad Madero

El predio habilitado como criadero de estos animales está en la colonia Ricardo Flores Magón

Política

AMLO se compromete a dar más detalles sobre el Culiacanazo

En varias ocasiones, el presidente ha dicho que ordenó personalmente que se liberara a Guzmán López, pues estaba en peligro la vida de cientos de personas

Mundo

Policía de Texas admite su error al no entrar antes a la primaria de Uvalde

Al ser cuestionados por la prensa sobre el tiempo que tardaron en reaccionar, la policía aceptó que no se tomaron decisiones correctas

Local

Hoy finaliza la inoculación en Altamira para adolescentes de 12 a 17 años

El municipio industrial está por llegar a la meta de vacunas Pfizer contra Covid-19