/ sábado 25 de enero de 2020

[VIDEO] Hospital de Ferrocarriles, silente vigía del abandono

Breve fue el tiempo que esta institución médica dio servicio a la población trabajadora, debido a varias circunstancias que se presentaron en esa época en que se vieron obligados a cerrar sus puestas en la región

Con el sello indiscutible de la época porfirista, la vieja, olvidada y derruida construcción de ladrillos que albergó el antiguo Hospital de Ferrocarriles, hoy yace escondido entre maleza en la zona de La Barra de Ciudad Madero.

Era el auge de las empresas ferroviarias y del petróleo cuando fue erigido el hospital exclusivo para los trabajadores ferrocarrileros, sin que se tenga preciso el año en el que fue edificado y cuya institución únicamente brindó los servicios por 6 años.

“Ese hospital fue construido en la época del porfiriato, tiene la misma estructura de la Aduana Marítima de Tampico, con ladrillo rojo, tejas de cuatro aguas, las gruesas puertas de madera, y barandales altos”, señaló la cronista maderense, Carolina Infante Pacheco.

Se construyó en las cercanías de El Faro del Puerto de Tampico y de la ribera del Río Pánuco, en una parte alta “porque en esa época no tenían los servicios de drenaje que hay ahora y se corría el riesgo de las inundaciones y como era un hospital se preveía que debería estar en alto”.

Breve fue el tiempo que esta institución médica dio servicio a la población trabajadora, debido a varias circunstancias que se presentaron en esa época en que se vieron obligados a cerrar sus puestas en la región.

“En tiempos de graves problemas del ferrocarril se declaran en quiebra y se da la liquidación de trabajadores, por lo que se les dan a algunos las facilidades de habitarlo, fueron varias familias las que vivieron ahí”, señaló la cronista.

Los problemas llegaron varios años después, luego de que los trabajadores fallecieran y dejaran la posesión de esos inmuebles a sus hijos, generando discrepancias e incluso peleas entre familiares en esa zona maderense.

Don Odiseo Moreno Hernández, jubilado de este Sindicato, dijo a El Sol de Tampico que su ingreso a este trabajo fue el 23 de junio de 1951, unos 30 años después que habría dejado de dar el servicio esta institución médica.

“Desconozco cuáles fueron los motivos por los que este hospital cerró, según me platicaron otros trabajadores pudo haber sido porque no daban el servicio que debía, no había especialistas, parece que únicamente daban primeros auxilios para los trabajadores que tuvieran algún accidente”, refirió.

Moreno Hernández recordó que el hospital fue construido entre los años 1920 y 1930, en la colonia La Barra “era un auge en aquellos tiempos porque había un tren que corría de Tampico a la Barra y el auge existía con Petróleos Mexicanos, La Barra y el hospital”.

Foto Juan Hernández | El Sol de Tampico

Por el cierre del hospital cuando un trabajador se enfermaba era mandado a hospitales de especialidad en la Ciudad de México, Monterrey o en San Luis Potosí.

Posteriormente los agremiados al Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) fueron incorporados al Instituto Mexicano del Seguro Social, donde actualmente reciben la atención médica.

Sus paredes de ladrillo rojo han sido dañadas por grafiti | Juan Hernández

DE HOSPITAL A NIDO DE MALVIVIENTES

Enclavado en la calle Privada del Vigía en la colonia La Barra, algunas edificaciones de este exsanatorio aún se encuentran en pie pero en ruinas, con alto riesgo de colapso ante la debilidad de la estructura.

Lo que en su época fue una de las primeras construcciones en este sector del municipio petrolero, en la actualidad se encuentra en total abandono, solo una parte de esta edificación se encuentra en uso como una bodega para maquinaria.

Vecinos de La Barra señalaron que en el interior de uno de los edificios había muebles de la época colonial, los cuales poco a poco fueron saqueados por vagos que comenzaron a juntarse en el interior de este inmueble.

Foto Juan Hernández | El Sol de Tampico

A decir de ellos, debajo de los edificios existe un túnel que conecta con los tres inmuebles, y para evitar que malvivientes ingresaran en este lugar, los mismos vecinos empezaron a rellenarlos para taparlos e impedir el acceso.

“A raíz de la muerte de las primeras personas quen habitaron este edificio, poco a poco fueron llevándose los muebles, los cuales tenían un aspecto colonial, el piso es de duela, de madera, pero ya ahorita todo está destrozado, vemos que hasta los ladrillos se han estado llevando”, mencionó el entrevistado José Antonio Bolaños Cruz, residente de este sector.

Foto Juan Hernández | El Sol de Tampico

HISTORIAS TENEBROSAS

Entre los mismos residentes de esta populosa colonia existen varias leyendas propias de un hospital, Don José cuenta que justo a la altura del tercer poste de la cerca que rodea este predio ya enmontado por el paso de los años y el nulo mantenimiento existe una olla con dinero cuidada por un ente maligno que no los deja ni siquiera que se acerquen.

“Yo he visto al Diablo ahí parado cuidando el dinero, si pasas por ahí de noche te empuja para que no te acerques”, menciona al tiempo que respira y agarra aire para seguir relatando las historias que él mismo ha sido protagonista.

Foto Juan Hernández | El Sol de Tampico

Continuó que: “Una vez mi hijo llegaba del trabajo, ya muy noche, cuando repentinamente este ente maligno comenzó a seguirlo, no lo vio pero escuchó los pasos que iban detrás de él y no lo dejó que se metiera a la casa y terminó como a tres cuadras en medio de unas pipas que se encontraban estacionadas”.

Mezcla de historia y apatía, así como recuerdo de la época de oro de esta zona industrial, el viejo Hospital de Ferrocarriles poco a poco sucumbe al tiempo desvaneciéndose incluso del recuerdo de muchos residentes de esta zona.

Carolina Infante Pacheco, cronista | Juan Hernández

Con el sello indiscutible de la época porfirista, la vieja, olvidada y derruida construcción de ladrillos que albergó el antiguo Hospital de Ferrocarriles, hoy yace escondido entre maleza en la zona de La Barra de Ciudad Madero.

Era el auge de las empresas ferroviarias y del petróleo cuando fue erigido el hospital exclusivo para los trabajadores ferrocarrileros, sin que se tenga preciso el año en el que fue edificado y cuya institución únicamente brindó los servicios por 6 años.

“Ese hospital fue construido en la época del porfiriato, tiene la misma estructura de la Aduana Marítima de Tampico, con ladrillo rojo, tejas de cuatro aguas, las gruesas puertas de madera, y barandales altos”, señaló la cronista maderense, Carolina Infante Pacheco.

Se construyó en las cercanías de El Faro del Puerto de Tampico y de la ribera del Río Pánuco, en una parte alta “porque en esa época no tenían los servicios de drenaje que hay ahora y se corría el riesgo de las inundaciones y como era un hospital se preveía que debería estar en alto”.

Breve fue el tiempo que esta institución médica dio servicio a la población trabajadora, debido a varias circunstancias que se presentaron en esa época en que se vieron obligados a cerrar sus puestas en la región.

“En tiempos de graves problemas del ferrocarril se declaran en quiebra y se da la liquidación de trabajadores, por lo que se les dan a algunos las facilidades de habitarlo, fueron varias familias las que vivieron ahí”, señaló la cronista.

Los problemas llegaron varios años después, luego de que los trabajadores fallecieran y dejaran la posesión de esos inmuebles a sus hijos, generando discrepancias e incluso peleas entre familiares en esa zona maderense.

Don Odiseo Moreno Hernández, jubilado de este Sindicato, dijo a El Sol de Tampico que su ingreso a este trabajo fue el 23 de junio de 1951, unos 30 años después que habría dejado de dar el servicio esta institución médica.

“Desconozco cuáles fueron los motivos por los que este hospital cerró, según me platicaron otros trabajadores pudo haber sido porque no daban el servicio que debía, no había especialistas, parece que únicamente daban primeros auxilios para los trabajadores que tuvieran algún accidente”, refirió.

Moreno Hernández recordó que el hospital fue construido entre los años 1920 y 1930, en la colonia La Barra “era un auge en aquellos tiempos porque había un tren que corría de Tampico a la Barra y el auge existía con Petróleos Mexicanos, La Barra y el hospital”.

Foto Juan Hernández | El Sol de Tampico

Por el cierre del hospital cuando un trabajador se enfermaba era mandado a hospitales de especialidad en la Ciudad de México, Monterrey o en San Luis Potosí.

Posteriormente los agremiados al Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) fueron incorporados al Instituto Mexicano del Seguro Social, donde actualmente reciben la atención médica.

Sus paredes de ladrillo rojo han sido dañadas por grafiti | Juan Hernández

DE HOSPITAL A NIDO DE MALVIVIENTES

Enclavado en la calle Privada del Vigía en la colonia La Barra, algunas edificaciones de este exsanatorio aún se encuentran en pie pero en ruinas, con alto riesgo de colapso ante la debilidad de la estructura.

Lo que en su época fue una de las primeras construcciones en este sector del municipio petrolero, en la actualidad se encuentra en total abandono, solo una parte de esta edificación se encuentra en uso como una bodega para maquinaria.

Vecinos de La Barra señalaron que en el interior de uno de los edificios había muebles de la época colonial, los cuales poco a poco fueron saqueados por vagos que comenzaron a juntarse en el interior de este inmueble.

Foto Juan Hernández | El Sol de Tampico

A decir de ellos, debajo de los edificios existe un túnel que conecta con los tres inmuebles, y para evitar que malvivientes ingresaran en este lugar, los mismos vecinos empezaron a rellenarlos para taparlos e impedir el acceso.

“A raíz de la muerte de las primeras personas quen habitaron este edificio, poco a poco fueron llevándose los muebles, los cuales tenían un aspecto colonial, el piso es de duela, de madera, pero ya ahorita todo está destrozado, vemos que hasta los ladrillos se han estado llevando”, mencionó el entrevistado José Antonio Bolaños Cruz, residente de este sector.

Foto Juan Hernández | El Sol de Tampico

HISTORIAS TENEBROSAS

Entre los mismos residentes de esta populosa colonia existen varias leyendas propias de un hospital, Don José cuenta que justo a la altura del tercer poste de la cerca que rodea este predio ya enmontado por el paso de los años y el nulo mantenimiento existe una olla con dinero cuidada por un ente maligno que no los deja ni siquiera que se acerquen.

“Yo he visto al Diablo ahí parado cuidando el dinero, si pasas por ahí de noche te empuja para que no te acerques”, menciona al tiempo que respira y agarra aire para seguir relatando las historias que él mismo ha sido protagonista.

Foto Juan Hernández | El Sol de Tampico

Continuó que: “Una vez mi hijo llegaba del trabajo, ya muy noche, cuando repentinamente este ente maligno comenzó a seguirlo, no lo vio pero escuchó los pasos que iban detrás de él y no lo dejó que se metiera a la casa y terminó como a tres cuadras en medio de unas pipas que se encontraban estacionadas”.

Mezcla de historia y apatía, así como recuerdo de la época de oro de esta zona industrial, el viejo Hospital de Ferrocarriles poco a poco sucumbe al tiempo desvaneciéndose incluso del recuerdo de muchos residentes de esta zona.

Carolina Infante Pacheco, cronista | Juan Hernández

Local

Afecta a Comapas robo de agua: CEA

El hurto del vital líquido y la morosidad de usuarios perjudica las finanzas de los organismos operadores

Local

Hoy se celebran el Día de Cuentos de Hadas

La eterna lucha entre el bien y el mal, historias que han trascendido a través de los años y que hoy en día aún nos conquistan con su final feliz

Local

Miércoles de Ceniza

Con la imposición de la cruz comienza el periodo de Cuaresma. ¿Qué tanto sabemos acerca de esta celebración?

Local

Árbol cae sobre camioneta estacionada

Un árbol se desplomó sobre una camioneta estacionada sobre la avenida Álvaro Obregón, resultando con afectaciones en la parte superior la unidad motriz

Local

Restaurante sufre afectaciones por el ingreso del frente frío

La cornisa de más de dos metros y el techo de lámina, fueron derrumbados por las rachas de aire que superan los 80 kilómetros por hora

Local

Así vive el norte en Playa

El oleaje envuelve las escolleras mientras que las tolvaneras de arena hacen prácticamente imposible la visibilidad en el bulevar Costero

Local

Cerrada toda clase de navegación desde Matamoros hasta Tampico

Debido al viento del norte alcanza rachas de más de 90 kilómetros por hora en la costa de porción del sur de Tamaulipas por el desplazamiento del frente frio número 41

Local

Caída de un toldo y suspensión de servicio de luz deja violento norte en Altamira

La caída de un toldo en el edificio que por muchos años albergó las oficinas de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas (PGJT) y la suspensión del servicio de energía eléctrica en algunas colonias

Local

Obispo José Armando convoca a los cristianos a abstenerse en malas acciones

En el inicio de la Cuaresma, el obispo de la Diócesis de Tampico José Armando Álvarez Cano convocó a los cristianos, a que esta no sea solo un acto de ayuno de alimentos