/ sábado 29 de mayo de 2021

[Video] La Barra: de la Victoria de Tampico a la batalla por sobrevivir

La empresa estadounidense Keystone Bridge Company realizó la construcción y diseño del Faro de La Barra

Aunque no existe un monumento, fue aquí donde Isidro Barradas terminó rindiéndose ante las armas mexicanas, quedando asentado que la Corona Española jamás volvería a intentar conquistar México, aquella batalla se conoce como la "Victoria de Tampico" y concluyó un 11 de septiembre de 1829, desde entonces La Barra ha figurado en historia de esta región.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Medio siglo después de esta batalla, Emilio Lavit propuso esta llanura, que se ubica a 500 metros del mar, como una de las tres zonas ideales para construir la señal de luz que identificaría al Puerto de Tampico y Porfirio Díaz no solo eligió la Barra, sino que hizo construir el faro justo en la zona que se ubicó el fortín donde los españoles capitularon, a pesar de ser un terreno arenoso y poco apto para esas estructuras.

La empresa estadounidense Keystone Bridge Company realizó la construcción y diseño del Faro de La Barra y el aparato lumínico fue adquirido de la fábrica de Birmingham en Inglaterra, comenzando su edificación en 1879 para concluir a principio de 1883, lo que provocó que diversos asentamientos se fueran conformando en esta parte, que aún pertenecía a Tampico, sin embargo, otro megaproyecto porfirista: las Escolleras, que terminarían por crear el poblado con miles de habitantes.

En 1890, a la par de las Escolleras dentro del proyecto del Puerto de Tampico que iba a ser un corredor comercial para el petróleo, se tendieron las vías del ferrocarril hacia ese punto, entonces miles de personas llegaron a La Barra, pues mediante los periódicos se solicitó a 1000 trabajadores para limpiar está zona y para la segunda década del siglo XX ya tenía poco más de tres mil personas viviendo en este punto de lo que ahora es Madero.

A la llegada de las refinerías a inicios de 1900, un sector de La Barra se fue transformando en una de las zonas de élite de Tampico, por establecerse aquí los ingenieros holandeses e ingleses que llegaron a operar las plantas refinadoras, ahí empezó a formarse una nueva cultura, como planos para la construcción de viviendas en serie y también hábitos como la de jugar golf, tenis y de acudir a playa Miramar los fines de semana.

Fue la expropiación de los terrenos que la empresa Ferrocarriles Nacionales de México tenía en esta parte junto al río Pánuco, la que propició que iniciara el fraccionamiento de predios, originando también que el poblado tuviera un servicio de trenes que transportaba a los habitantes hasta Tampico de ida y vuelta. Así empezó a generarse una nueva clase trabajadora que vivía en los límites de la urbanización.

Al cumplirse los 100 años de haberse fundado Tampico, en 1923, los habitantes de la Barra, que era una de las áreas más pobladas del puerto, por vivir ahí la gran mayoría de petroleros y trabajadores de los distintos comercios, convencieron a los del poblado de Árbol Grande y a los de El Paso de Doña Cecilia, así como los que vivían en la zona de la Refinería para juntos solicitar la independencia del puerto, naciendo así Villa Cecilia, que luego fue Ciudad Madero.

La Barra se convirtió con el paso de los años en uno de los barrios de mayor añoranza en Ciudad Madero, de donde han salido grandes deportistas, líderes sindicales y personalidades de la ciudad, fueron los primeros que visualizaron una nueva vida. Sin embargo a la vuelta del tiempo se convirtió en una de las áreas con menos población en la urbe petrolera.

Cantina El Faro, en la Barra alrededor de 1910 | Mediateca INAH

Ahora el 70% de los predios que conforman esta colonia podría pasar hacer parte de diversos proyectos tanto municipales como federales, teniendo que salir muchos de los primeros pobladores que desde hace años dejaron atrás la zona y a poco más de 190 años de su fundación vuelve a estar semidesierta.

Aquí el monumento a la madre, la Virgen del Carmen y El Faro, hablan del crisol que llegó a esta parte del golfo de México para generar una nueva esperanza, gente de diversas tierras dio su esfuerzo, primero para evitar que México fuera reconquistado, después para la modernización y resguardo del petróleo y ahora para seguir empujando a la ciudad hacia nuevos horizontes.

Aunque no existe un monumento, fue aquí donde Isidro Barradas terminó rindiéndose ante las armas mexicanas, quedando asentado que la Corona Española jamás volvería a intentar conquistar México, aquella batalla se conoce como la "Victoria de Tampico" y concluyó un 11 de septiembre de 1829, desde entonces La Barra ha figurado en historia de esta región.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Medio siglo después de esta batalla, Emilio Lavit propuso esta llanura, que se ubica a 500 metros del mar, como una de las tres zonas ideales para construir la señal de luz que identificaría al Puerto de Tampico y Porfirio Díaz no solo eligió la Barra, sino que hizo construir el faro justo en la zona que se ubicó el fortín donde los españoles capitularon, a pesar de ser un terreno arenoso y poco apto para esas estructuras.

La empresa estadounidense Keystone Bridge Company realizó la construcción y diseño del Faro de La Barra y el aparato lumínico fue adquirido de la fábrica de Birmingham en Inglaterra, comenzando su edificación en 1879 para concluir a principio de 1883, lo que provocó que diversos asentamientos se fueran conformando en esta parte, que aún pertenecía a Tampico, sin embargo, otro megaproyecto porfirista: las Escolleras, que terminarían por crear el poblado con miles de habitantes.

En 1890, a la par de las Escolleras dentro del proyecto del Puerto de Tampico que iba a ser un corredor comercial para el petróleo, se tendieron las vías del ferrocarril hacia ese punto, entonces miles de personas llegaron a La Barra, pues mediante los periódicos se solicitó a 1000 trabajadores para limpiar está zona y para la segunda década del siglo XX ya tenía poco más de tres mil personas viviendo en este punto de lo que ahora es Madero.

A la llegada de las refinerías a inicios de 1900, un sector de La Barra se fue transformando en una de las zonas de élite de Tampico, por establecerse aquí los ingenieros holandeses e ingleses que llegaron a operar las plantas refinadoras, ahí empezó a formarse una nueva cultura, como planos para la construcción de viviendas en serie y también hábitos como la de jugar golf, tenis y de acudir a playa Miramar los fines de semana.

Fue la expropiación de los terrenos que la empresa Ferrocarriles Nacionales de México tenía en esta parte junto al río Pánuco, la que propició que iniciara el fraccionamiento de predios, originando también que el poblado tuviera un servicio de trenes que transportaba a los habitantes hasta Tampico de ida y vuelta. Así empezó a generarse una nueva clase trabajadora que vivía en los límites de la urbanización.

Al cumplirse los 100 años de haberse fundado Tampico, en 1923, los habitantes de la Barra, que era una de las áreas más pobladas del puerto, por vivir ahí la gran mayoría de petroleros y trabajadores de los distintos comercios, convencieron a los del poblado de Árbol Grande y a los de El Paso de Doña Cecilia, así como los que vivían en la zona de la Refinería para juntos solicitar la independencia del puerto, naciendo así Villa Cecilia, que luego fue Ciudad Madero.

La Barra se convirtió con el paso de los años en uno de los barrios de mayor añoranza en Ciudad Madero, de donde han salido grandes deportistas, líderes sindicales y personalidades de la ciudad, fueron los primeros que visualizaron una nueva vida. Sin embargo a la vuelta del tiempo se convirtió en una de las áreas con menos población en la urbe petrolera.

Cantina El Faro, en la Barra alrededor de 1910 | Mediateca INAH

Ahora el 70% de los predios que conforman esta colonia podría pasar hacer parte de diversos proyectos tanto municipales como federales, teniendo que salir muchos de los primeros pobladores que desde hace años dejaron atrás la zona y a poco más de 190 años de su fundación vuelve a estar semidesierta.

Aquí el monumento a la madre, la Virgen del Carmen y El Faro, hablan del crisol que llegó a esta parte del golfo de México para generar una nueva esperanza, gente de diversas tierras dio su esfuerzo, primero para evitar que México fuera reconquistado, después para la modernización y resguardo del petróleo y ahora para seguir empujando a la ciudad hacia nuevos horizontes.

Local

[Video] La explosión de 1969: Cuando la Refinería Madero estuvo en alerta máxima

Las llamaradas alcanzaron hasta 100 metros de altura y las explosiones cimbraron todo el pueblo

Local

Se agrava crisis en el sector transportista

Los retrasos en entregas de camiones nuevos causa disminución del parque vehicular

Local

Muere primer rector de la UAT Federico Lugo Molina

Excompañeros del movimiento estudiantil que busco la autonomía de la institución confirmaron el deceso la noche de este sábado 27 de noviembre

Local

Muere primer rector de la UAT Federico Lugo Molina

Excompañeros del movimiento estudiantil que busco la autonomía de la institución confirmaron el deceso la noche de este sábado 27 de noviembre

Literatura

Muñoz Ledo presenta “El poder y la república” en la FIL

La obra en su conjunto tensa el diálogo contra la autoproclamada Cuarta Transformación, apuntó Tonatiuh Bravo al presentar el libro

Círculos

El toque oriental en Tampico

Desde hace más de 30 años el Restaurant “Mandarín” se ha dado a la tarea de compartir sabores y experiencias tradicionales a través de la gastronomía china y cantonesa

Sociedad

Familias reciben restos de personas fallecidas en autobús accidentado en el Edomex

Autoridades del Gobierno del Estado de México y de Michoacán realizan recorrido por hospitales

Local

Bajo vigilancia edificios en pésimas condiciones

Multas de hasta 100 mil pesos a dueños de edificios que pongan en riesgo a la población

Local

Se agrava crisis en el sector transportista

Los retrasos en entregas de camiones nuevos causa disminución del parque vehicular