/ sábado 21 de noviembre de 2020

[Video] La primera sede de El Sol de Tampico: Emblema que sigue de pie

En una segunda planta se encontraba la redacción del periódico, ahí se comenzaron a escribir las primeras grandes historias de la ciudad

Cuando los gritos de los espectadores de aquellas primeras películas que llegaban a Tampico, en el cine Politeama, callaron; el canto de las máquinas de escribir empezó a resonar en su interior, pues parte de este inmueble, convertido en cuartel general de información, entonces vivió innumerables anécdotas relacionadas siempre con la historia de la ciudad.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Desde su remodelación, en los años de 1950, el edificio sede del El Sol de Tampico se caracterizó por ser una referencia en la zona centro de la ciudad. Su letrero luminoso y su fachada de columnas y dinteles lo destacaron en la calle Altamira, sobreviviendo a varios huracanes para seguir de pie uno de los accesos tradicionales al centro del puerto.

Al interior, en lo que fue el centro del inmueble, se ubicó en un principio, la rotativa del periódico, que abarcaba una gran área, entre talleres y áreas de almacenaje, en la parte de atrás se instalaron los crisoles, donde se fundían las letras que eran utilizadas para crear las páginas, cuando estaba en uso el “sistema caliente” de impresión.

En una segunda planta se encontraba la redacción del periódico, ahí se comenzaron a escribir las primeras grandes historias de la ciudad, desde las más trágicas como la del ciclón Hilda y su posterior inundación, hasta las visitas de las grandes personalidades que arriban a Tampico, pasando por la vida cotidiana de los tranvías y los grandes festejos del carnaval.

“Al imprimirse una página se pasaba por un sistema de poleas que la llevaba, desde el área de Rotativa hasta el segundo nivel donde se revisaba, una vez revisada se daba marcha al tiraje que duraba horas por el sistema, por la gran cantidad de páginas y periódicos que se llegaban a imprimir”.

Recuerda Andrés Pérez Mata, trabajador con más de 40 años en El Sol de Tampico, quien desde niño iba a las viejas instalaciones del rotativo al trabajar su padre en el periódico, “en el área de Crisoles se encontraban unos grandes abanicos que se encargaban de enfriar el área cuando se fundían las letras para hacer los textos de las páginas”.

Con los avances tecnológicos y el cambio de los sistemas de impresión el edificio sufrió una nueva distribución, pues se ocupó el área de donde se encontró alguna vez el cine Politeama, para instalar la nueva rotativa, “todavía en los años de 1980 se podían ver en esta parte donde estaba la máquina, los postes que sostuvieron la pantalla del cine, los cuales fueron finalmente removidos”.

Entonces, la Redacción del periódico quedó al centro del edificio, la Dirección General y las áreas administrativas en la segunda planta y hasta en un tercer piso se ubicó el cuarto oscuro, donde eran reveladas las fotografías que se utilizaban en las ediciones, tanto de El Sol de Tampico, como en El Sol de la Tarde.

A lo largo de los años, el edificio de El Sol de Tampico sufrió pocas modificaciones y todas fueron debido a la funcionalidad del inmueble, se dejó de recibir el papel de impresión por el frente para hacerlo por la zona donde estuvo el cine. Además, que con la llegada de las nuevas tecnologías se adaptaron diversas áreas para el soporte cibernético.

Los antiguos decorados, algunos escritorios, varias de las máquinas de escribir y muebles de la época de los inicios, se conservaron hasta su momento final; muchas de las personas que tuvieron la oportunidad de entrar a las instalaciones recuerdan que era, por momentos, como un viaje en el tiempo, a los días en que se hacían a la vieja usanza.

Después de 66 años de servicio, en agosto de 2016, la sede del periódico cambió a una totalmente nueva y el viejo edificio de la calle Altamira quedó vacío, pero solo de máquinas y muebles, pues en el ambiente de sus pasillos y andadores, las historias que se escribieron en las páginas y en las personas que ahí trabajaron siguen hablando del talento y esfuerzo de todos los han hecho posible que El Sol de Tampico pueda celebrar sus primeros 70 años.

Edificio actual del periódico | Alejandro del Ángel

Cuando los gritos de los espectadores de aquellas primeras películas que llegaban a Tampico, en el cine Politeama, callaron; el canto de las máquinas de escribir empezó a resonar en su interior, pues parte de este inmueble, convertido en cuartel general de información, entonces vivió innumerables anécdotas relacionadas siempre con la historia de la ciudad.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Desde su remodelación, en los años de 1950, el edificio sede del El Sol de Tampico se caracterizó por ser una referencia en la zona centro de la ciudad. Su letrero luminoso y su fachada de columnas y dinteles lo destacaron en la calle Altamira, sobreviviendo a varios huracanes para seguir de pie uno de los accesos tradicionales al centro del puerto.

Al interior, en lo que fue el centro del inmueble, se ubicó en un principio, la rotativa del periódico, que abarcaba una gran área, entre talleres y áreas de almacenaje, en la parte de atrás se instalaron los crisoles, donde se fundían las letras que eran utilizadas para crear las páginas, cuando estaba en uso el “sistema caliente” de impresión.

En una segunda planta se encontraba la redacción del periódico, ahí se comenzaron a escribir las primeras grandes historias de la ciudad, desde las más trágicas como la del ciclón Hilda y su posterior inundación, hasta las visitas de las grandes personalidades que arriban a Tampico, pasando por la vida cotidiana de los tranvías y los grandes festejos del carnaval.

“Al imprimirse una página se pasaba por un sistema de poleas que la llevaba, desde el área de Rotativa hasta el segundo nivel donde se revisaba, una vez revisada se daba marcha al tiraje que duraba horas por el sistema, por la gran cantidad de páginas y periódicos que se llegaban a imprimir”.

Recuerda Andrés Pérez Mata, trabajador con más de 40 años en El Sol de Tampico, quien desde niño iba a las viejas instalaciones del rotativo al trabajar su padre en el periódico, “en el área de Crisoles se encontraban unos grandes abanicos que se encargaban de enfriar el área cuando se fundían las letras para hacer los textos de las páginas”.

Con los avances tecnológicos y el cambio de los sistemas de impresión el edificio sufrió una nueva distribución, pues se ocupó el área de donde se encontró alguna vez el cine Politeama, para instalar la nueva rotativa, “todavía en los años de 1980 se podían ver en esta parte donde estaba la máquina, los postes que sostuvieron la pantalla del cine, los cuales fueron finalmente removidos”.

Entonces, la Redacción del periódico quedó al centro del edificio, la Dirección General y las áreas administrativas en la segunda planta y hasta en un tercer piso se ubicó el cuarto oscuro, donde eran reveladas las fotografías que se utilizaban en las ediciones, tanto de El Sol de Tampico, como en El Sol de la Tarde.

A lo largo de los años, el edificio de El Sol de Tampico sufrió pocas modificaciones y todas fueron debido a la funcionalidad del inmueble, se dejó de recibir el papel de impresión por el frente para hacerlo por la zona donde estuvo el cine. Además, que con la llegada de las nuevas tecnologías se adaptaron diversas áreas para el soporte cibernético.

Los antiguos decorados, algunos escritorios, varias de las máquinas de escribir y muebles de la época de los inicios, se conservaron hasta su momento final; muchas de las personas que tuvieron la oportunidad de entrar a las instalaciones recuerdan que era, por momentos, como un viaje en el tiempo, a los días en que se hacían a la vieja usanza.

Después de 66 años de servicio, en agosto de 2016, la sede del periódico cambió a una totalmente nueva y el viejo edificio de la calle Altamira quedó vacío, pero solo de máquinas y muebles, pues en el ambiente de sus pasillos y andadores, las historias que se escribieron en las páginas y en las personas que ahí trabajaron siguen hablando del talento y esfuerzo de todos los han hecho posible que El Sol de Tampico pueda celebrar sus primeros 70 años.

Edificio actual del periódico | Alejandro del Ángel

Local

Desde Pikachu hasta Sailor Moon se vacunaron en Tamaulipas

Durante la madrugada del viernes continuará la inmunización a jóvenes, ya que algunos han optado por pernoctar para asegurar su dosis

Local

Mantienen alerta por tripulación con Covid-19

Ante la alerta sanitaria que se ha gestado a partir de la presencia del Covid-19 se han incrementado las actividades y los filtros sanitarios en los puertos

Local

Esperan 15% de repunte de ventas afiliados al ARCIM

Son 350 socios de ARCIM, quienes afortunadamente en el último mes no han tenido que cerrar ningún negocio

Policiaca

Hombre es localizado sin vida en zona centro de Tampico

Los hechos fueron reportados este viernes a los elementos de la Secretaría de Tránsito

Celebridades

Muere Sammy Pérez tras luchar contra el Covid-19

El actor de 55 años estuvo hospitalizado por casi dos semanas y fue intubado debido a complicaciones de la enfermedad

Sociedad

Falta de atención medica orilla a los mexicanos a morir en casa

Casi 130 mil personas perecieron sin recibir asistencia médica

Mundo

Guatemala sale a las calles por corrupción, exigen la renuncia del Presidente

Huelga general, marchas y bloqueos carreteros paralizan el país tras la destitución del fiscal anticorrupción

Finanzas

Economía de EU ya superó el Covid

El Producto Interno Bruto de ese país se ubica 0.7 por ciento por encima del cierre de 2019

Gossip

Mirada de mujer volverá a la pantalla de TV Azteca

24 después, Mirada de mujer volverá a la pantalla de TV Azteca; la transmisión coincidirá con Si nos dejan, la versión de Televisa