/ viernes 18 de junio de 2021

[Video] Subcomandante Marcos, de norte a sur: cuando regresó a Tampico

“Aquello parecía casi una devoción religiosa, la gente lo quería tocar como si fuera Jesús. Se tomaba fotos con él, le daban la mano, una celebridad”, relatan quienes estuvieron presentes

Segunda de tres partes

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

El 25 de noviembre de 2006 un hombre alto, con una máscara de estambre que solo descubría su mirada profunda y vestido en tono militar, portando un reloj en cada mano, un brazalete rojo y luciendo en el pecho un collar naranja descendió de una vagoneta: era el subcomandante Marcos que regresaba a la tierra huasteca del sur de Tamaulipas.

Marcos el insurgente, junto con integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), recorrió México como parte de la gira “La Otra Campaña”. Casi para terminar este trayecto de seis meses, el subcomandante llegó a Tampico, la tierra que había visto nacer a Rafael Sebastián Guillén Vicente.

“No es un camino solo por el que tú caminas, sino que el camino te camina a ti mismo, hasta que llega al punto de que una comunidad pueda decir yo marché a los zapatistas”, dijo entonces el subcomandante Marcos.

Roberto León tenía una encomienda: ser quien, desde su auto, guiara al subcomandante desde Ciudad Victoria a Tampico. Acompañado de la activista Ana María Vera Smith abordó su auto la tarde del 24 de noviembre hacia la capital de Tamaulipas, donde por la noche Marcos visitó una colonia de escasos recursos.

“Ellos traían su combi, Marcos no se veía, estaba completamente cerrada y traían radios, a mí me prestaron un radio, obviamente para irlos guiando”, recordó.

A las 10:00 horas del sábado 25 de noviembre, Marcos acompañado de más de 50 personas llegó a la colonia Alejandro Briones en Altamira, donde Lalo Contra lo esperaba con un banquete que consistía en lentejas, fruta, café y pan, ya que muchos de los visitantes eran veganos.

Roberto León, quien guio a la comitiva de Marcos, recuerda que el equipo le pidió respetar los señalamientos viales. | Hemeroteca de El Sol de Tampico

Aunque Marcos no comió, solo bebió café y fumó tabaco en su pipa, el subcomandante tenía el antojo de jaibas rellenas, platillo emblemático de Tampico.

“Cuando llega a mi casa a las 10 de la mañana lo metemos a la sala y ahí sí tuvimos una charla mucho más larga, me preguntaba que cómo estaban las cosas en el sur de Tamaulipas y le empecé a decir todas las irregularidades que existían en ese momento”, dijo Lalo Contra, quien recibió a Marcos acompañado de su hija, una pequeña que curiosa quería descubrir el rostro del enmascarado.

El guerrillero zapatista pidió a los tampiqueños organizarse para exigir resultados al gobierno. | Cortesía: Cuartoscuro

Lalo relató que a la vivienda se acercaron personas que veían a Marcos como un candidato político, le pedían que les pavimentara la calle y trabajos para evitar inundaciones, en ese 2006 en que Felipe Calderón se convirtió en el presidente de México.

“Él dijo ‘nosotros no tenemos una revolvedora para pavimentar calles, nosotros venimos a decir que ustedes se tienen que organizar, que son ustedes los que tienen que decirle al gobierno, porque al final de cuentas quien esté al frente es gato de nosotros, porque el pueblo les paga(…) Si el gobierno no les obedece tienen que cambiar al gobierno malo’”, puntualizó.

Una casa en Altamira fue el primer punto de la gira del subcomandante Marcos en el sur de Tamaulipas en 2006 | Cortesía: Cuartoscuro

EN “LAS SOMBRAS”

El siguiente punto en que Marcos se reunió con los tampiqueños fue en el Teatro de “Las Sombras”, perteneciente a La Guarda, espacio vecino de la Casa de la Cultura de Tampico, donde fue el mismo Marcos quien le pidió a Roberto León que lo presentará.

“Le dijo a los que estaban que si querían hacer una pregunta, hubo un momento en que nadie se atrevía y volteo y le digo: ‘oye Marcos, no quieren, tienen miedo’; él respondió: ´'no te preocupes, esto es como los bailes de las quinceañeras, deja que salga la primera pareja a bailar, sino espérate tantito'. Y sí, en el momento que habló el primero al rato ya no podría pararlos”, apuntó Roberto, quien estuvo sentado al lado del subcomandante.

Ante gritos de 'paisano' el subcomandante Marcos dio un duro discurso en la plaza de la Libertad | Cortesía: Cuartoscuro

“Había un ambiente de interés, de admiración y nadie quería perder el acontecimiento, sin embargo, el hombre era accesible, no era difícil, era más difícil tratar con el cerco, con la gente que lo custodiaba, eso sí era más complicado, el hombre no me pareció inaccesible, intocable”, declaró Julián Hernández, quien como periodista estaba cubriendo el evento.

Theo Venegas, el compañero del Instituto Cultural de Rafael Guillén Vicente, aprovechó un instante y entre la multitud se acercó al insurgente.

“Me llevé mi anuario, lo tuve cerca y le enseñé la foto de él y la foto mía, voltea y dice: ‘qué cosas, verdad. Qué vueltas da la vida’. Le abrí la pasta y le dije: ‘me lo autografías’ y él me autografió el anuario, entonces ni para que le preguntaba eres o no eres o quítate la capucha”, relató.

Roberto León, quien guio a la comitiva de Marcos, recuerda que el equipo le pidió respetar los señalamientos viales | Vladimir Meza

El tercer punto de esta gira inédita, como lo publicó EL SOL DE TAMPICO en su edición impresa del 26 de noviembre de 2006, fue la plaza de la Libertad, donde ante más de 300 personas. Marcos lanzó un duro mensaje.

“Aquello parecía casi una devoción religiosa, gente lo quería tocar como si fuera Jesús en Jerusalén y se tomaba fotos con él, le daban la mano, una celebridad. Entre otras cosas lo llamó narcoestado, narcogobierno, más o menos, lo cual está publicado”, destacó Julián Hernández.

“Le pedía a la gente que se rebelará en contra del mal gobierno, que así le llamaba él, no les pedía las armas como hicieron ellos en Chiapas, pero sí rebelarse en lo político, en lo moral, en lo social. Era un llamado a la rebelión, pero a una rebelión pacífica”, sostuvo.

Aunque Marcos había recorrido ya muchos kilómetros, en Tampico el ambiente quizá era más especial porque la gente le gritaba “paisano” y bajo el pasamontañas hay quienes creen haberle visto sonrisas. Tal vez, el subcomandante había regresado al norte.

“Yo le pregunté que sí había andado por aquí, ‘luego te digo, algo recuerdo, pero yo anduve en muchos lados’. Nunca dijo, recuerdo que lo tanteé así y se salió por la tangente sin decirme que no”, puntualizó Roberto León.

Cerca de las 20:00 horas el subcomandante Marcos abandonó Tampico, iba al Ejido La Palma en San Luis Potosí, era prácticamente el fin de una travesía histórica.

“En cuadro chico, en la carnita asada, es como un tampiqueño, es muy bromista, que te saca una sonrisa. Ese tipo de cuestión de que es bromista, que es muy amigable, muy de que te saluda, muy cotorro por llamarlo de una manera sí es de nuestra zona, pero yo no te puedo decir sí es de Tampico, a lo mejor es de Altamira, no sé”, agregó con una sonrisa Lalo Contra.

“Guarda entonces el machete, sigue afilando la esperanza, hecho esto prepara tus pies que te dimos, abre los ojos y el oído atentos que somos, ya no serás tú, ahora eres nosotros”, dijo Marcos en esa última visita a Tampico.

Su estancia en el puerto ahora forma parte del recuerdo de los tampiqueños, si el subcomandante volvió a Tampico es una respuesta que solo él conoce.

Segunda de tres partes

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

El 25 de noviembre de 2006 un hombre alto, con una máscara de estambre que solo descubría su mirada profunda y vestido en tono militar, portando un reloj en cada mano, un brazalete rojo y luciendo en el pecho un collar naranja descendió de una vagoneta: era el subcomandante Marcos que regresaba a la tierra huasteca del sur de Tamaulipas.

Marcos el insurgente, junto con integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), recorrió México como parte de la gira “La Otra Campaña”. Casi para terminar este trayecto de seis meses, el subcomandante llegó a Tampico, la tierra que había visto nacer a Rafael Sebastián Guillén Vicente.

“No es un camino solo por el que tú caminas, sino que el camino te camina a ti mismo, hasta que llega al punto de que una comunidad pueda decir yo marché a los zapatistas”, dijo entonces el subcomandante Marcos.

Roberto León tenía una encomienda: ser quien, desde su auto, guiara al subcomandante desde Ciudad Victoria a Tampico. Acompañado de la activista Ana María Vera Smith abordó su auto la tarde del 24 de noviembre hacia la capital de Tamaulipas, donde por la noche Marcos visitó una colonia de escasos recursos.

“Ellos traían su combi, Marcos no se veía, estaba completamente cerrada y traían radios, a mí me prestaron un radio, obviamente para irlos guiando”, recordó.

A las 10:00 horas del sábado 25 de noviembre, Marcos acompañado de más de 50 personas llegó a la colonia Alejandro Briones en Altamira, donde Lalo Contra lo esperaba con un banquete que consistía en lentejas, fruta, café y pan, ya que muchos de los visitantes eran veganos.

Roberto León, quien guio a la comitiva de Marcos, recuerda que el equipo le pidió respetar los señalamientos viales. | Hemeroteca de El Sol de Tampico

Aunque Marcos no comió, solo bebió café y fumó tabaco en su pipa, el subcomandante tenía el antojo de jaibas rellenas, platillo emblemático de Tampico.

“Cuando llega a mi casa a las 10 de la mañana lo metemos a la sala y ahí sí tuvimos una charla mucho más larga, me preguntaba que cómo estaban las cosas en el sur de Tamaulipas y le empecé a decir todas las irregularidades que existían en ese momento”, dijo Lalo Contra, quien recibió a Marcos acompañado de su hija, una pequeña que curiosa quería descubrir el rostro del enmascarado.

El guerrillero zapatista pidió a los tampiqueños organizarse para exigir resultados al gobierno. | Cortesía: Cuartoscuro

Lalo relató que a la vivienda se acercaron personas que veían a Marcos como un candidato político, le pedían que les pavimentara la calle y trabajos para evitar inundaciones, en ese 2006 en que Felipe Calderón se convirtió en el presidente de México.

“Él dijo ‘nosotros no tenemos una revolvedora para pavimentar calles, nosotros venimos a decir que ustedes se tienen que organizar, que son ustedes los que tienen que decirle al gobierno, porque al final de cuentas quien esté al frente es gato de nosotros, porque el pueblo les paga(…) Si el gobierno no les obedece tienen que cambiar al gobierno malo’”, puntualizó.

Una casa en Altamira fue el primer punto de la gira del subcomandante Marcos en el sur de Tamaulipas en 2006 | Cortesía: Cuartoscuro

EN “LAS SOMBRAS”

El siguiente punto en que Marcos se reunió con los tampiqueños fue en el Teatro de “Las Sombras”, perteneciente a La Guarda, espacio vecino de la Casa de la Cultura de Tampico, donde fue el mismo Marcos quien le pidió a Roberto León que lo presentará.

“Le dijo a los que estaban que si querían hacer una pregunta, hubo un momento en que nadie se atrevía y volteo y le digo: ‘oye Marcos, no quieren, tienen miedo’; él respondió: ´'no te preocupes, esto es como los bailes de las quinceañeras, deja que salga la primera pareja a bailar, sino espérate tantito'. Y sí, en el momento que habló el primero al rato ya no podría pararlos”, apuntó Roberto, quien estuvo sentado al lado del subcomandante.

Ante gritos de 'paisano' el subcomandante Marcos dio un duro discurso en la plaza de la Libertad | Cortesía: Cuartoscuro

“Había un ambiente de interés, de admiración y nadie quería perder el acontecimiento, sin embargo, el hombre era accesible, no era difícil, era más difícil tratar con el cerco, con la gente que lo custodiaba, eso sí era más complicado, el hombre no me pareció inaccesible, intocable”, declaró Julián Hernández, quien como periodista estaba cubriendo el evento.

Theo Venegas, el compañero del Instituto Cultural de Rafael Guillén Vicente, aprovechó un instante y entre la multitud se acercó al insurgente.

“Me llevé mi anuario, lo tuve cerca y le enseñé la foto de él y la foto mía, voltea y dice: ‘qué cosas, verdad. Qué vueltas da la vida’. Le abrí la pasta y le dije: ‘me lo autografías’ y él me autografió el anuario, entonces ni para que le preguntaba eres o no eres o quítate la capucha”, relató.

Roberto León, quien guio a la comitiva de Marcos, recuerda que el equipo le pidió respetar los señalamientos viales | Vladimir Meza

El tercer punto de esta gira inédita, como lo publicó EL SOL DE TAMPICO en su edición impresa del 26 de noviembre de 2006, fue la plaza de la Libertad, donde ante más de 300 personas. Marcos lanzó un duro mensaje.

“Aquello parecía casi una devoción religiosa, gente lo quería tocar como si fuera Jesús en Jerusalén y se tomaba fotos con él, le daban la mano, una celebridad. Entre otras cosas lo llamó narcoestado, narcogobierno, más o menos, lo cual está publicado”, destacó Julián Hernández.

“Le pedía a la gente que se rebelará en contra del mal gobierno, que así le llamaba él, no les pedía las armas como hicieron ellos en Chiapas, pero sí rebelarse en lo político, en lo moral, en lo social. Era un llamado a la rebelión, pero a una rebelión pacífica”, sostuvo.

Aunque Marcos había recorrido ya muchos kilómetros, en Tampico el ambiente quizá era más especial porque la gente le gritaba “paisano” y bajo el pasamontañas hay quienes creen haberle visto sonrisas. Tal vez, el subcomandante había regresado al norte.

“Yo le pregunté que sí había andado por aquí, ‘luego te digo, algo recuerdo, pero yo anduve en muchos lados’. Nunca dijo, recuerdo que lo tanteé así y se salió por la tangente sin decirme que no”, puntualizó Roberto León.

Cerca de las 20:00 horas el subcomandante Marcos abandonó Tampico, iba al Ejido La Palma en San Luis Potosí, era prácticamente el fin de una travesía histórica.

“En cuadro chico, en la carnita asada, es como un tampiqueño, es muy bromista, que te saca una sonrisa. Ese tipo de cuestión de que es bromista, que es muy amigable, muy de que te saluda, muy cotorro por llamarlo de una manera sí es de nuestra zona, pero yo no te puedo decir sí es de Tampico, a lo mejor es de Altamira, no sé”, agregó con una sonrisa Lalo Contra.

“Guarda entonces el machete, sigue afilando la esperanza, hecho esto prepara tus pies que te dimos, abre los ojos y el oído atentos que somos, ya no serás tú, ahora eres nosotros”, dijo Marcos en esa última visita a Tampico.

Su estancia en el puerto ahora forma parte del recuerdo de los tampiqueños, si el subcomandante volvió a Tampico es una respuesta que solo él conoce.

Local

[Video] La explosión de 1969: Cuando la Refinería Madero estuvo en alerta máxima

Las llamaradas alcanzaron hasta 100 metros de altura y las explosiones cimbraron todo el pueblo

Local

Se agrava crisis en el sector transportista

Los retrasos en entregas de camiones nuevos causa disminución del parque vehicular

Local

Muere primer rector de la UAT Federico Lugo Molina

Excompañeros del movimiento estudiantil que busco la autonomía de la institución confirmaron el deceso la noche de este sábado 27 de noviembre

Local

Muere primer rector de la UAT Federico Lugo Molina

Excompañeros del movimiento estudiantil que busco la autonomía de la institución confirmaron el deceso la noche de este sábado 27 de noviembre

Literatura

Muñoz Ledo presenta “El poder y la república” en la FIL

La obra en su conjunto tensa el diálogo contra la autoproclamada Cuarta Transformación, apuntó Tonatiuh Bravo al presentar el libro

Círculos

El toque oriental en Tampico

Desde hace más de 30 años el Restaurant “Mandarín” se ha dado a la tarea de compartir sabores y experiencias tradicionales a través de la gastronomía china y cantonesa

Sociedad

Familias reciben restos de personas fallecidas en autobús accidentado en el Edomex

Autoridades del Gobierno del Estado de México y de Michoacán realizan recorrido por hospitales

Local

Bajo vigilancia edificios en pésimas condiciones

Multas de hasta 100 mil pesos a dueños de edificios que pongan en riesgo a la población

Local

Se agrava crisis en el sector transportista

Los retrasos en entregas de camiones nuevos causa disminución del parque vehicular