/ martes 3 de marzo de 2020

[Video] Xiomara, una mujer migrante

Salió de Honduras con sus dos princesas. Formando parte de la población migrante que en su mayoría son mujeres. La motivación de sus hijas le dio fuerzas para seguir adelante

Reynosa, Tams.- La mayor parte de la población migrante son mujeres, un ser que huye de los problemas económicos, sociales y de inseguridad con el firme propósito de darle un mejor futuro a su familia.

Secuestros, abusos sexuales y discriminación son algunas de las dificultades que niñas y adultas enfrentan desde que salen de sus lugares de origen hacia el norte del continente americano.

“En nombre de Jesús me vine y dije: señor guárdame a mis niñas y a mí, era el 15 de enero del año 2019”, así empieza la historia de Betty Xiomara, una mujer hondureña que llegó a México para después cruzar a los Estados Unidos en busca de un mejor futuro.

Traía consigo escasas 3 mil lempiras hondureños -equivalente a 2 mil 343.19 pesos mexicanos- y sus dos hijas, salió de su pueblo en busca de un mejor futuro huyendo de la violencia doméstica y los problemas de inseguridad.

“La situación en nuestro país no es muy fácil, allá está más terrible la situación, en Honduras a diario están matando a los jóvenes y a las mujeres las quieren inducir a cosas, por eso opté por salir”, dijo a El Sol de Tampico.

Con diversas preocupaciones a cuestas avanzaron hacia el norte, caminando o en autobús, pero siempre acompañada de la caravana migratoria y con la ayuda de Dios “cruzamos bien Guatemala, los conflictos fueron con los papeles, pero cuando uno viene en grupo al final dejan pasar a todo mundo, a veces nos salían dar aventones pero no los agarramos porque nos decían que a veces nos subían y nos entregaban a migración”.

La motivación de sus hijas le dio fuerzas para seguir adelante y no dejarse vencer, por azares del destino se encontró con un amigo y paisano suyo, juntos se fueron a tramitar el permiso de residencia en México.

QUERÍA LUCHAR POR SUS DOS PRINCESAS

“Cuando se viene uno sin papeles viene arriesgando su vida y dije voy a hacer mis papeles aquí en Tapachula y así subo para arriba -refiriéndose al norte-. Mi niña de 16 años se desesperó y se regresó, no fue fácil pero hubo personas mexicanas que me apoyaron”, contó.

Xiomara emprendió el camino con su hija menor, con el firme propósito de llegar a Reynosa y posteriormente a los Estados Unidos “tengo en Reynosa como ocho meses aproximadamente, un amigo me fue a traer a la central porque nos decían que como éramos de otro país nos secuestran; jamás pensé que una persona de mi propio país me trataría mal, yo me sentí avergonzada, le lavaba su ropa, hacía los quehaceres de la casa”.

Finalmente Betty llegó al albergue Senda de Vida, donde ha recibido las atenciones en adecuadas condiciones “aquí nos han tratado muy bien, es una casa muy espiritual, estamos esperando en Dios y luego en las leyes de migración; yo quiero sacar adelante a mis hijas, eso es lo único que yo quiero, salir adelante y darle gracias a Dios”.

Esta mujer de fe ha encontrado en sus creencias la fortaleza para soportar la espera de ser llamada por el Instituto Nacional de Migración y poder comenzar el proceso de asilo en los Estados Unidos, pero hasta el momento no ha habido respuesta.

La motivación de sus hijas le dio fuerzas para seguir adelante I Jaime Jiménez

Reynosa, Tams.- La mayor parte de la población migrante son mujeres, un ser que huye de los problemas económicos, sociales y de inseguridad con el firme propósito de darle un mejor futuro a su familia.

Secuestros, abusos sexuales y discriminación son algunas de las dificultades que niñas y adultas enfrentan desde que salen de sus lugares de origen hacia el norte del continente americano.

“En nombre de Jesús me vine y dije: señor guárdame a mis niñas y a mí, era el 15 de enero del año 2019”, así empieza la historia de Betty Xiomara, una mujer hondureña que llegó a México para después cruzar a los Estados Unidos en busca de un mejor futuro.

Traía consigo escasas 3 mil lempiras hondureños -equivalente a 2 mil 343.19 pesos mexicanos- y sus dos hijas, salió de su pueblo en busca de un mejor futuro huyendo de la violencia doméstica y los problemas de inseguridad.

“La situación en nuestro país no es muy fácil, allá está más terrible la situación, en Honduras a diario están matando a los jóvenes y a las mujeres las quieren inducir a cosas, por eso opté por salir”, dijo a El Sol de Tampico.

Con diversas preocupaciones a cuestas avanzaron hacia el norte, caminando o en autobús, pero siempre acompañada de la caravana migratoria y con la ayuda de Dios “cruzamos bien Guatemala, los conflictos fueron con los papeles, pero cuando uno viene en grupo al final dejan pasar a todo mundo, a veces nos salían dar aventones pero no los agarramos porque nos decían que a veces nos subían y nos entregaban a migración”.

La motivación de sus hijas le dio fuerzas para seguir adelante y no dejarse vencer, por azares del destino se encontró con un amigo y paisano suyo, juntos se fueron a tramitar el permiso de residencia en México.

QUERÍA LUCHAR POR SUS DOS PRINCESAS

“Cuando se viene uno sin papeles viene arriesgando su vida y dije voy a hacer mis papeles aquí en Tapachula y así subo para arriba -refiriéndose al norte-. Mi niña de 16 años se desesperó y se regresó, no fue fácil pero hubo personas mexicanas que me apoyaron”, contó.

Xiomara emprendió el camino con su hija menor, con el firme propósito de llegar a Reynosa y posteriormente a los Estados Unidos “tengo en Reynosa como ocho meses aproximadamente, un amigo me fue a traer a la central porque nos decían que como éramos de otro país nos secuestran; jamás pensé que una persona de mi propio país me trataría mal, yo me sentí avergonzada, le lavaba su ropa, hacía los quehaceres de la casa”.

Finalmente Betty llegó al albergue Senda de Vida, donde ha recibido las atenciones en adecuadas condiciones “aquí nos han tratado muy bien, es una casa muy espiritual, estamos esperando en Dios y luego en las leyes de migración; yo quiero sacar adelante a mis hijas, eso es lo único que yo quiero, salir adelante y darle gracias a Dios”.

Esta mujer de fe ha encontrado en sus creencias la fortaleza para soportar la espera de ser llamada por el Instituto Nacional de Migración y poder comenzar el proceso de asilo en los Estados Unidos, pero hasta el momento no ha habido respuesta.

La motivación de sus hijas le dio fuerzas para seguir adelante I Jaime Jiménez

Regional

Tendrá Tamaulipas un frío lunes

Este descenso en las temperaturas obedece a la presencia del frente frío número 17

Local

Comercios del mercado de Madero esperan recuperar sus ventas en diciembre

Varios de los comerciantes realizan esfuerzos grandes e incluso sacrifican parte de las ganancias para mantener los precios estables en el mercado

Local

Roban cachorros y destruyen refugio en Altamira

La denuncia fue hecha por Arturo de Jesús Román, responsable del refugio

Regional

Tamaulipas supera los 2 mil casos activos de Covid-19

La Secretaría de Salud podría imponer nuevas restricciones sociales para cortar la ola de contagios

Policiaca

Volcadura dejó seis heridos

Cuatro personas lesionadas fueron trasladadas por paramédicos de la Cruz Roja a hospitales del puerto de Tampico

Policiaca

Encontronazo dejó dos heridos

Agentes de la Secretaría de Tránsito acudieron para tomar conocimiento del choque

Regional

Recibirán apoyo alimentario las familias: Cabeza de Vaca

Dijo que el gobierno estatal no bajará la guardia en impulsar los programas para beneficio de la ciudadanía

Local

El Grinch acecha a las familias en Tampico

Y justamente en eso se especializa, en robarse estas fiestas de convivencia que reúnen a la familia, amigos y el entorno laboral

Regional

Alcalde Crispín Ordaz Trujillo supervisa construcción de bodega

Apoyó en la gestión para la construcción de una bodega alterna a las oficinas del comité