/ lunes 16 de abril de 2018

Nace en cautiverio la segunda jirafa en la reserva ecológica del Parque Ehécatl

Es una especie considerada en peligro de extinción

Fue la tarde del 21 de marzo, cuando nació una jirafa reticulada macho cuyo peso fue de 70 kilos y midió 1.70 metros, personal de la reserva ecológica, mencionó que en menos de tres años esta es la segunda cría que nace en cautiverio.

Antes, en el 2016, Manchas y Zacangui, jirafas reticuladas que llegaron del Zoológico de Zacango concibieron también en cautiverio a su primer cría una jirafa hembra a quien a través de un concurso llamaron Maisha. El mes de marzo del 2018, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza dio a conocer que las jirafas se encuentran en peligro de extinción.

La administración del parque informó que el nacimiento del ejemplar es parte del programa de reproducción y conservación de especies que implementaron en la reserva ecológica, con la finalidad de promover la crianza de animales en estado de vulnerabilidad.

El hábitat de las jirafas, tuvo que ser ampliado y se le agregaron una serie de arbustos, pasto, árboles de pirul y acacias; también se construyeron dos dormitorios, cada uno mide 30 metros cuadrados que, están equipados con bebederos, comedores, vigas con capacidad de dos toneladas de carga, instalación eléctrica, techumbre y falso plafón a base de duela de madera tratada para aislar los recintos de la intemperie.

La alimentación de esta especie consiste en alfalfa acicalada y un concentrado especializado, además lo complementan con vitaminas y minerales; el cuidado de su salud se complementa con medicina preventiva.

Los administradores de la reserva, aseguraron que las condiciones de clima que prevalecen en las faldas del cerro Ehécatl han sido óptimas para la reproducción de las jirafas. Estas especies en cautiverio pueden vivir hasta 35 años, mientras que, en su hábitat natural, disminuye a 18 años.

Además de las jirafas, en la reserva ecológica también han nacido en cautiverio, dos lobos canadienses que nacieron en junio del 2016 y al mono araña que llegó en junio de 2017, estas especies también están consideradas como en peligro de extinción.

Alrededor de 15 mil visitantes recibe el Parque Ecológico recibe cada semana, donde pueden apreciar más de 400 ejemplares entre mamíferos, reptiles, aves y animales de granja.

FOTO CORTESIA

Fue la tarde del 21 de marzo, cuando nació una jirafa reticulada macho cuyo peso fue de 70 kilos y midió 1.70 metros, personal de la reserva ecológica, mencionó que en menos de tres años esta es la segunda cría que nace en cautiverio.

Antes, en el 2016, Manchas y Zacangui, jirafas reticuladas que llegaron del Zoológico de Zacango concibieron también en cautiverio a su primer cría una jirafa hembra a quien a través de un concurso llamaron Maisha. El mes de marzo del 2018, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza dio a conocer que las jirafas se encuentran en peligro de extinción.

La administración del parque informó que el nacimiento del ejemplar es parte del programa de reproducción y conservación de especies que implementaron en la reserva ecológica, con la finalidad de promover la crianza de animales en estado de vulnerabilidad.

El hábitat de las jirafas, tuvo que ser ampliado y se le agregaron una serie de arbustos, pasto, árboles de pirul y acacias; también se construyeron dos dormitorios, cada uno mide 30 metros cuadrados que, están equipados con bebederos, comedores, vigas con capacidad de dos toneladas de carga, instalación eléctrica, techumbre y falso plafón a base de duela de madera tratada para aislar los recintos de la intemperie.

La alimentación de esta especie consiste en alfalfa acicalada y un concentrado especializado, además lo complementan con vitaminas y minerales; el cuidado de su salud se complementa con medicina preventiva.

Los administradores de la reserva, aseguraron que las condiciones de clima que prevalecen en las faldas del cerro Ehécatl han sido óptimas para la reproducción de las jirafas. Estas especies en cautiverio pueden vivir hasta 35 años, mientras que, en su hábitat natural, disminuye a 18 años.

Además de las jirafas, en la reserva ecológica también han nacido en cautiverio, dos lobos canadienses que nacieron en junio del 2016 y al mono araña que llegó en junio de 2017, estas especies también están consideradas como en peligro de extinción.

Alrededor de 15 mil visitantes recibe el Parque Ecológico recibe cada semana, donde pueden apreciar más de 400 ejemplares entre mamíferos, reptiles, aves y animales de granja.

FOTO CORTESIA

Local

Incrementa recursos la Secretaría de Pesca y Acuacultura del gobierno de Tamaulipas

Más del 23 por ciento de los recursos para equipamiento, maquinaria e infraestructura del sector pesquero, estimando una inversión cercana a los 20 millones de pesos para beneficio de aproximadamente cinco mil familias del sur, centro y norte del estado

Regional

Encabeza Francisco García Cabeza de Vaca ceremonia de destrucción de armas de fuego

Resultado de la lucha contra la delincuencia en los estados de Tamaulipas, San Luis Potosí y Nuevo León

Local

Por temporada navideña tienda de autoservicio oferta empleos

La cadena regional de tiendas de autoservicio Arteli realizó la mañana de hoy una Feria del Empleo entre los altamirenses

Local

Habrá lluvias toda la semana en esta zona

Prevén que haya ligero descenso en la temperatura y norte con rachas de 50 a 60 Km/h

Sociedad

Que se serenen, no desaparecerán las Fuerzas Armadas: AMLO

Calificó como "voladas" la presunta carta donde un militar manifiesta su inconformidad ante el Mando Único

Futbol

Arturo Vidal hace “ojitos” al América

En entrevista para Univisión Deportes, el “Rey Arturo” aseguró que le encanta el futbol mexicano y que le gustaría participar en él

Deportes

Diego Armando Castillo "El pollo" Madrid brilla en torneo de Muay Thai

En la capital de Nuevo León se llevo a cabo el XIII Torneo Nacional Soldado GYM, Top Kombat

Local

Apoya Sistema DIF Altamira a familia que perdió su patrimonio en incendio

La ayuda consistió en la entrega de un paquete de láminas y madera para que los afectados puedan reconstruir su casa, así como colchonetas e insumos alimentarios