/ miércoles 21 de julio de 2021

Escuelas de medicina, sin programas para cuidados paliativos

Solo 4.9 por ciento de los planes universitarios incluye una materia sobre cuidados paliativos

En México, apenas 13 de 265 programas de estudio de medicina, enfermería, psicología y trabajo social tienen una asignatura sobre cuidados paliativos, lo que significa que el país cuenta con una mínima preparación académica para combatir el dolor de millones de mexicanos, revela el Atlas de Cuidados Paliativos en Latinoamérica 2020.

Sólo en 4.9 por ciento de los programas universitarios existe algún curso que prepare a los futuros profesionistas de la salud para atender el dolor que aqueja a pacientes con diferentes enfermedades crónicas, de acuerdo con la investigación realizada por la Asociación Latinoamericana de Cuidados Paliativos (ALCP), la Asociación Internacional de Cuidados de Hospicio y Paliativos (IAHPC, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Navarra.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Éste es el tercero de cuatro textos que aportan una radiografía sobre el estado actual de los servicios y tratamientos con los que cuentan pacientes con dolor crónico, pacientes que además de tratamiento curativo requieren paliativos y enfermos terminales para morir dignamente. Es el turno de hablar de la formación de los médicos.

En entrevista con El Sol de México, Leticia Ascencio, profesora asociada en el Diplomado Cuidados Paliativos de la Universidad Anáhuac, señala que los bajos niveles de preparación académica en cuidados paliativos tienen que ver con el poco conocimiento que se tiene del área. “Eso vino a llamar la atención de todos aquellos que trabajamos paliativos para poder promover en las universidades públicas y privadas la necesidad de contar con esta formación. ¿Por qué razón? Porque a todo médico, enfermera, psicólogo o trabajador social, y a todo el personal de salud en general, en algún momento vamos a vernos en la necesidad de atender pacientes con enfermedades crónicas con fases avanzadas”, dijo la también doctora del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

De 109 programas de Medicina en el país, apenas 13 cuentan con una materia obligatoria en cuidados paliativos, es decir, solo 11.9 por ciento. Mientras tanto, en los 58 programas de Trabajo Social la materia es inexistente y en los 75 programas de Enfermería y los 23 de Psicología no hay datos disponibles respecto a la preparación que reciben los estudiantes en la atención del dolor.

A este problema, dice Ascencio, se agrega el hecho de que el país tampoco cuenta con expertos suficientes para formar al nuevo personal, ni existe el suficiente cabildeo para que las universidades vean la necesidad de formar a todos los especialistas en cuidados paliativos.

Aunque se le asocia con los cuidados finales, la atención paliativa va desde el diagnóstico oportuno para poder cambiar de un tratamiento curativo a uno paliativo, hasta la atención y preparación de los cuidadores primarios informales, lo que requiere de un trabajo en equipo crucial entre los profesionales de la salud y trabajadores sociales.

Considera que “hace falta reforzar la idea de que los cuidados paliativos son importantes”, pues buscan ayudar a millones de mexicanos a “tener una calidad de vida lo mejor posible o parecida a la que tenían para que lleguen a un final de la mejor forma”.



Conoce más del tema en nuestro podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

En México, apenas 13 de 265 programas de estudio de medicina, enfermería, psicología y trabajo social tienen una asignatura sobre cuidados paliativos, lo que significa que el país cuenta con una mínima preparación académica para combatir el dolor de millones de mexicanos, revela el Atlas de Cuidados Paliativos en Latinoamérica 2020.

Sólo en 4.9 por ciento de los programas universitarios existe algún curso que prepare a los futuros profesionistas de la salud para atender el dolor que aqueja a pacientes con diferentes enfermedades crónicas, de acuerdo con la investigación realizada por la Asociación Latinoamericana de Cuidados Paliativos (ALCP), la Asociación Internacional de Cuidados de Hospicio y Paliativos (IAHPC, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Navarra.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Éste es el tercero de cuatro textos que aportan una radiografía sobre el estado actual de los servicios y tratamientos con los que cuentan pacientes con dolor crónico, pacientes que además de tratamiento curativo requieren paliativos y enfermos terminales para morir dignamente. Es el turno de hablar de la formación de los médicos.

En entrevista con El Sol de México, Leticia Ascencio, profesora asociada en el Diplomado Cuidados Paliativos de la Universidad Anáhuac, señala que los bajos niveles de preparación académica en cuidados paliativos tienen que ver con el poco conocimiento que se tiene del área. “Eso vino a llamar la atención de todos aquellos que trabajamos paliativos para poder promover en las universidades públicas y privadas la necesidad de contar con esta formación. ¿Por qué razón? Porque a todo médico, enfermera, psicólogo o trabajador social, y a todo el personal de salud en general, en algún momento vamos a vernos en la necesidad de atender pacientes con enfermedades crónicas con fases avanzadas”, dijo la también doctora del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

De 109 programas de Medicina en el país, apenas 13 cuentan con una materia obligatoria en cuidados paliativos, es decir, solo 11.9 por ciento. Mientras tanto, en los 58 programas de Trabajo Social la materia es inexistente y en los 75 programas de Enfermería y los 23 de Psicología no hay datos disponibles respecto a la preparación que reciben los estudiantes en la atención del dolor.

A este problema, dice Ascencio, se agrega el hecho de que el país tampoco cuenta con expertos suficientes para formar al nuevo personal, ni existe el suficiente cabildeo para que las universidades vean la necesidad de formar a todos los especialistas en cuidados paliativos.

Aunque se le asocia con los cuidados finales, la atención paliativa va desde el diagnóstico oportuno para poder cambiar de un tratamiento curativo a uno paliativo, hasta la atención y preparación de los cuidadores primarios informales, lo que requiere de un trabajo en equipo crucial entre los profesionales de la salud y trabajadores sociales.

Considera que “hace falta reforzar la idea de que los cuidados paliativos son importantes”, pues buscan ayudar a millones de mexicanos a “tener una calidad de vida lo mejor posible o parecida a la que tenían para que lleguen a un final de la mejor forma”.



Conoce más del tema en nuestro podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Local

“Gula Fest”, un festival gastronómico en Tampico; fecha, sede y más

Con expositores de comida coreana, japonesa, china, así como postres y snacks

Local

Premian a Tampico con la Escoba de Oro

El reconocimiento es el resultado del trabajo conjunto entre sociedad y gobierno

Local

Tamaulipas pasa a semáforo epidemiológico amarillo

La Secretaría de Salud de Tamaulipas confirmó al cierre de la jornada del sábado 208 nuevos contagios de Covid-19

Sociedad

Busca 4T prohibir toda publicidad de cigarros

El Ejecutivo prepara un decreto para impedir que productos de tabaco se promocionen en redes

Gossip

Jannette Chao se presenta en el teatro Milán

La cantautora ofrecerá un show este lunes 15, en el que recorrerá más de 20 años de trayectoria artística

Gossip

Anuncian primera cinta financiada con los NFT

La plataforma Meatown comercializa non fungible token de la película Durmientes para su producción

Gossip

Felipe Avello traerá su buen humor a México

El comediante chileno Felipe Avello mezcla varios géneros en sus rutinas en donde, literalmente, vuela sobre el escenario

Sociedad

Piden proteger a trabajadores de Mega Radio en Cd. Juárez

El asesinato de 4 empleados de la radiodifusora ocurrió en medio de los ataques del jueves en Juárez

Exposiciones

Abren retrospectiva de Vicente Rojo en el MAM

La muestra, que incluye más de 300 piezas de colecciones públicas y privadas, fue planeada por el propio artista