imagotipo

Rei Kawakubo visionaria de la moda

  • -
  • en Moda

Si te gusta que te guíen y expliquen todo en un museo, quizá debas reconsiderar tus expectativas antes de dirigirte a la exposición “Rei Kawakubo/Comme des Garcons: Art of the In-Between”, la nueva muestra fastuosamente presentada en el Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

En un espacio blanco con una serie de estructuras geométricas, ninguna flecha indica una dirección correcta, ni hay textos que expliquen las piezas. Esto es porque para Kawakubo, la renombrada diseñadora japonesa que ha reinventado sus prendas por casi medio siglo al grado de que ya no las llama ropa sino “objetos para el cuerpo”, no hay una respuesta correcta.

“No me gusta explicar la ropa”, dijo la fundadora de Comme des Garcons, ahora de 74 años, en 2013. “La ropa es como la ves y como la sientes”.

Sí hay algo de información disponible. Andrew Bolton, el curador estrella de esta y otras populares exposiciones de moda en el Met, incluyó apuntes con mapas y contexto, aunque él mismo te invita a hacerlos a un lado. Incluso esas explicaciones para los visitantes fueron difíciles de aprobar, pues Kawakubo se negaba a tenerlas.

“Fue una batalla”, dijo Kawakubo en una entrevista con Bolton. “¿Vas a escribir que peleamos?”.

Parece que pelearon por varias cosas. Durante un recorrido por la exposición varios días antes de la inauguración, Bolton destacó que a pesar de que Kawakubo le dijo hace 18 meses que estaba lista, estaba definitivamente en contra de una retrospectiva. Odia enfocarse en el pasado porque sigue avanzando.

“Le duele físicamente ver su obra, así que eso requirió meses de negociación”, dijo.

Los fans de “Comme”, como le dicen los amantes de la moda, “me habrían gritado en los oídos”, agregó Bolton, si no hubiese incluido colecciones como “Broken Bride”, en la que Kawakubo exploró el concepto del matrimonio, y “Ballerina Motorbike”, en la que contrastó lo delicado y femenino de un tutú rosado con lo rudo de una chaqueta de cuero de motociclista.

Kawakubo quería enfocarse exclusivamente en los últimos años de su diseño, tras su segunda “ruptura” en 2014, cuando dijo que ya no haría “ropa” en el sentido de piezas usables. Su primera ruptura, ocurrida en 1979, marcó el momento en el que decidió dejar sus primeros diseños con influencias folclóricas y “comenzar de cero”. “Eso era lo que pensaba”, dijo Bolton. Pero el curador la convenció de lo contrario y en la exposición se pueden encontrar repartidas piezas antiguas y funcionales junto a las nuevas.

Al señalar un vestido de 2009, Bolton destacó: “Esto todavía tiene brazos y piernas, todavía tiene huecos”. Después, al señalar una versión post 2014, dijo que “aquí se puede ver la prioridad de la forma sobre la función”. Un ejemplo de su trabajo más reciente son tres chaquetas, unidas como una sola, en la que las piezas laterales son las mangas de la central.

Pocas veces el Instituto del Vestido se enfoca en un solo diseñador vivo; el último fue Yves Saint Laurent, en 1983. Pero Bolton desde hace años quería trabajar con Kawakubo.

“Para mí Rei no es solo la diseñadora más importante e influyente de los últimos 40 años, sino la más inspiradora”, dijo. “Su influencia es enorme, especialmente en el vocabulario de la moda que ahora damos por sentado, como asimetría, como lo inacabado, como el negro como un color de moda”.

“Ella resume 50 años de moda, así es de importante”, añadió.

Al pasar por un aparador, Bolton dijo que era una de las colecciones favoritas de Kawakubo y luego se corrigió. “Bueno, ella no diría favorita, ella diría ‘menos decepcionante”.

Esa colección de 1997 se titula “Body Meets Dress — Dress Meets Body” (El cuerpo se encuentra con el vestido, el vestido se encuentra con el cuerpo). Las piezas elaboradas con una tela de cuadros parecida a la de los manteles están estiradas sobre raras protuberancias del cuerpo que salen del estómago o de la cadera.

“No espero que sean piezas fáciles de usar todos los días”, dijo Kawakubo sobre esa colección. “Es más importante … traducir los pensamientos en acción en vez de preocuparse sobre si la ropa que hace uno se usa al final”. (Claro que ha hecho colecciones más comerciales que terminan en tiendas y no en pasarelas).