/ viernes 7 de diciembre de 2018

Concesiones de Macron agitan movilizaciones

El gobierno francés realiza concesión tras concesión para tratar de circunscribir la crisis social que conmueve desde hace tres semanas al país

El gobierno francés realiza concesión tras concesión para tratar de circunscribir la crisis social que conmueve desde hace tres semanas al país, pero nada parece calmar la cólera de los “chalecos amarillos”, que volverán a manifestar el sábado en París para buscar la capitulación del presidente Emmanuel Macron.

El gobierno multiplica los gestos de conciliación por temor a que la concentración del sábado sea desbordada por los diversos grupos ultras —tanto de izquierda como de derecha— que preparan una jornada de gran violencia y que, según las autoridades policiales, están dispuestos a provocar “destrozos y a matar”.

La dramatización de la situación por parte de las autoridades y el empleo del “arma del miedo” resultaron en parte confirmadas por las declaraciones insurreccionales de Eric Drouet. Ese portavoz informal de los “chalecos amarillos”, apeló a lanzarse el próximo sábado al asalto del Palacio del Elíseo (sede del ejecutivo).

Después de tres semanas de acción, el movimiento de los “chalecos amarillos” conserva su popularidad, pero suscita crecientes temores, según una encuesta divulgada ayer por el instituto Odoxa: ocho de cada 10 franceses considera que el movimiento es "solidario", "valiente" y que "lucha por el interés general" y 54% estima que es “eficaz”. Pero, después de los incidentes del sábado pasado, 59% de la opinión pública reconoce su “inquietud” —cifra que expresa un aumento de 15 puntos con respecto a la semana pasada— y 47% lo considera "violento" (+10% en una semana).

El aspecto más espectacular de ese sondeo es que 84% de los franceses tiene una opinión desfavorable de Macron.

Para enfrentar esa presión social que dura desde hace tres semanas, el poder se esforzó en tratar de salir del aislamiento. Después de haber anunciado la supresión del aumento del aumento del impuesto a los combustibles que desencadenó la cólera de los “chalecos amarillos”, el presidente Emmanuel Macron apeló el miércoles a las “fuerzas políticas y sindicales, y a los empresarios” a que contribuyan a apaciguar la situación”.

Poco después, el primer ministro Edouard Philippe reclamó la ayuda de todos los “actores del debate público: responsables políticos, sindicales, editorialistas y ciudadanos. “Lo que está en juego es la seguridad del país y de nuestras instituciones”, clamó en tono gaulliano.

Como parte de la estrategia de apaciguamiento, el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, invitó el jueves a las empresas “a realizar un esfuerzo” y “contribuir a mejorar concretamente la vida de los franceses”, a comenzar mediante “una mejor remuneración del trabajo”.

La primera medida concreta, que podría ser adoptada rápidamente, es una bonificación excepcional y desficalizada, que podría llegar a un máximo de 1.000 euros. Esa prima “voluntaria” sería pagada por los empresarios a sus empleados como “reconocimiento por su trabajo”.

Édouard Philippe, por su lado, dejó abierta la posibilidad de iniciar una “concertación” con sindicatos, empresarios y dirigentes políticos para mejorar el poder adquisitivo y buscar una solución a los costos que sufren los asalariados para financiar el transporte domicilio-trabajo.

En forma paralela, Bruno Le Maire anunció que a partir de 2019 Francia eliminará las ventajas fiscales que favorecen a los gigantes de internet y, en particular, al grupo conocido como GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple). Incluso si otros países europeos no asumen sus responsabilidades, “Francia actuará sola”, prometió Le Maire.

Actualmente, gracias a sus estrategias de optimización fiscal, los GAFA pagan, en promedio, 14 puntos menos de impuestos que las empresas francesas. Antes de Francia, otros países —como Italia, España o Gran Bretaña— habían expresado su intención de aplicar gravámenes nacionales a esas empresas. Irlanda, Dinamarca y Alemania, en cambio, son reticentes a esa idea por temor a represalias de Estados Unidos.

El gobierno francés realiza concesión tras concesión para tratar de circunscribir la crisis social que conmueve desde hace tres semanas al país, pero nada parece calmar la cólera de los “chalecos amarillos”, que volverán a manifestar el sábado en París para buscar la capitulación del presidente Emmanuel Macron.

El gobierno multiplica los gestos de conciliación por temor a que la concentración del sábado sea desbordada por los diversos grupos ultras —tanto de izquierda como de derecha— que preparan una jornada de gran violencia y que, según las autoridades policiales, están dispuestos a provocar “destrozos y a matar”.

La dramatización de la situación por parte de las autoridades y el empleo del “arma del miedo” resultaron en parte confirmadas por las declaraciones insurreccionales de Eric Drouet. Ese portavoz informal de los “chalecos amarillos”, apeló a lanzarse el próximo sábado al asalto del Palacio del Elíseo (sede del ejecutivo).

Después de tres semanas de acción, el movimiento de los “chalecos amarillos” conserva su popularidad, pero suscita crecientes temores, según una encuesta divulgada ayer por el instituto Odoxa: ocho de cada 10 franceses considera que el movimiento es "solidario", "valiente" y que "lucha por el interés general" y 54% estima que es “eficaz”. Pero, después de los incidentes del sábado pasado, 59% de la opinión pública reconoce su “inquietud” —cifra que expresa un aumento de 15 puntos con respecto a la semana pasada— y 47% lo considera "violento" (+10% en una semana).

El aspecto más espectacular de ese sondeo es que 84% de los franceses tiene una opinión desfavorable de Macron.

Para enfrentar esa presión social que dura desde hace tres semanas, el poder se esforzó en tratar de salir del aislamiento. Después de haber anunciado la supresión del aumento del aumento del impuesto a los combustibles que desencadenó la cólera de los “chalecos amarillos”, el presidente Emmanuel Macron apeló el miércoles a las “fuerzas políticas y sindicales, y a los empresarios” a que contribuyan a apaciguar la situación”.

Poco después, el primer ministro Edouard Philippe reclamó la ayuda de todos los “actores del debate público: responsables políticos, sindicales, editorialistas y ciudadanos. “Lo que está en juego es la seguridad del país y de nuestras instituciones”, clamó en tono gaulliano.

Como parte de la estrategia de apaciguamiento, el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, invitó el jueves a las empresas “a realizar un esfuerzo” y “contribuir a mejorar concretamente la vida de los franceses”, a comenzar mediante “una mejor remuneración del trabajo”.

La primera medida concreta, que podría ser adoptada rápidamente, es una bonificación excepcional y desficalizada, que podría llegar a un máximo de 1.000 euros. Esa prima “voluntaria” sería pagada por los empresarios a sus empleados como “reconocimiento por su trabajo”.

Édouard Philippe, por su lado, dejó abierta la posibilidad de iniciar una “concertación” con sindicatos, empresarios y dirigentes políticos para mejorar el poder adquisitivo y buscar una solución a los costos que sufren los asalariados para financiar el transporte domicilio-trabajo.

En forma paralela, Bruno Le Maire anunció que a partir de 2019 Francia eliminará las ventajas fiscales que favorecen a los gigantes de internet y, en particular, al grupo conocido como GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple). Incluso si otros países europeos no asumen sus responsabilidades, “Francia actuará sola”, prometió Le Maire.

Actualmente, gracias a sus estrategias de optimización fiscal, los GAFA pagan, en promedio, 14 puntos menos de impuestos que las empresas francesas. Antes de Francia, otros países —como Italia, España o Gran Bretaña— habían expresado su intención de aplicar gravámenes nacionales a esas empresas. Irlanda, Dinamarca y Alemania, en cambio, son reticentes a esa idea por temor a represalias de Estados Unidos.

Local

El Festival del Tamal llena de olor y sabor a Madero

Forma parte de las actividades para vacacionistas y locales en esta Semana Santa con más de 20 expositores que muestran la delicia de nuestra zona huasteca.

Local

Arriban tortugas lora a playa Tesoro

Varias tortugas arribaron a dicho paseo turístico a desovar sus huevecillos para la reproducción de la especie marina

Local

¡Cristo te ama!... Llevan mensaje a cruceros del centro de Tampico

Varios jóvenes en fila forman un mensaje en los principales cruceros de la zona centro, con motivo de la celebración de la semana mayor

Policiaca

Se incorpora helicóptero a búsqueda de joven desaparecido

Personal de la Marina, amigos y familiares se desplazan en embarcaciones y a pie por la costa maderense en búsqueda de cuerpo

Local

Presencia de marinos, militares y policías estatales fortalece la seguridad en playa Miramar

Los uniformados realizan los recorridos por el bulevar Costero desde el acceso por avenida Tamaulipas en playa Norte

Justicia

Colectivo desconfía de mega fosa anunciada por fiscalía de Veracruz

"De esta fosa no nos han informado nada" dijo Elizabeth Montalvo integrante del Colectivo Solecito quien aseguró que es constante anuncios de anónimos sobre lugares para buscar

Local

Al tope hoteles de playa Miramar

La ocupación general del destino fue del 98% para el pasado Jueves Santo, cifra que se ubica 5 puntos porcentuales por encima del año pasado

Local

Reactivan operativos y multas de tránsito en Madero

Desde el día del playazo hasta el Viernes Santo la incidencia de accidentes tiene un alza considerable, con un reporte oficial de una víctima menor de edad y seis lesionados de no gravedad

Futbol

Gignac hermano ya casi eres mexicano; el delantero anuncia naturalización en el país

El cañonero y su esposa aprobaron el examen para obtener la nacionalidad mexicana y sólo falta concluir el trámite para recibir la carta de naturalización