/ viernes 18 de diciembre de 2020

"Curar" muñecas, una forma de sobrevivir a la crisis del Covid

Antes de convertirse en "doctora", Suelen da Silva se dedicaba a limpiar casas, pero la pandemia le costó su trabajo

Con una blusa blanca y el estetoscopio en los oídos, la "doctora Suelen" ausculta a una muñeca negra con el pequeño cuerpo de celuloide dañado en el "hospital" improvisado en su casa en una colina de la periferia de Niteroi, cerca de Río de Janeiro.

Suelen da Silva, de 62 años, perdió en abril su trabajo de limpiadora de casas, poco después de que llegara la pandemia a Brasil. Pero gracias a su ingenio y su fuerte personalidad, esta mujer afrodescendiente de baja estatura logró convertir su pasatiempo en una fuente de ingresos.

Si los profesionales de la salud son vistos como verdaderos héroes en el combate contra el Covid-19, la "doctora Suelen" alimenta la ilusión de los pequeños que le confían sus "pacientes".

Durante el tratamiento, Suelen les envía fotos por WhatsApp de las muñecas acostadas en una cama miniatura blanca, rodeada de focos multicolores y con una "ficha médica" claramente visible.

"Saben que están internadas, entonces quieren saber cómo están, como una madre haría con su hijo. Siempre les mando noticias, día tras día", explica.

En una ocasión, una niña de cinco años, "llorando como una madre", le dijo: "'Doctora, por favor, ¿no la va a inyectar no? No la haga sufrir'", relata Suelen.

A Pérola, la muñeca negra con las piernas completamente desarticuladas, incluso le hicieron una perfusión de suero a través de un pequeño tubo pegado con adhesivo.

La "doctora" repara a las muñecas para que queden listas para volver con sus "madres" / Foto: AFP

FÓRMULA SECRETA

La vocación de esta "doctora" surgió durante la infancia de sus hijas, hoy de 22 y 35 años.

"Las crié sola y nunca tuve dinero para comprarles muñecas. Entonces me dediqué a reparar las que encontraba en los basureros", cuenta Suelen, que durante años se dedicó a donar los juguetes que reparaba a proyectos sociales.

"Cuando perdí mi trabajo, esto se convirtió en una profesión", explica.

"Mi hija mayor Lydiane empezó a publicar fotos de mi trabajo en Facebook. Me asusté cuando vi que tenía más de tres mil visualizaciones", relata.

Gracias a este oficio ahora llega a fin de mes, aunque sus ingresos son variables.

Los costos de "hospitalización" van de cinco reales, equivalentes a un dólar en caso de síntomas leves -con reparaciones sencillas- hasta 70 reales, alrededor de 14 dólares para las pacientes reportadas en estado crítico.

"En una buena semana, pueden llegar unas 20 muñecas", con una hospitalización de tres a cuatro días en promedio, afirma. A menudo las muñecas llegan desbaratadas, calvas o decapitadas después de diversos accidentes en la vida. Suelen las repara, mima, lava y a veces hasta les confecciona ropa a mano.

La "doctora" hasta inventó una fórmula secreta, con solventes y productos de limpieza, para remover los rayones de bolígrafo, que para la mayoría resultan casi imposibles de limpiar.

En un balde, varias muñecas toman un baño en esta fórmula para librarse de esos "tatuajes" indeseables.

En una plancha de cemento de 15 metros cuadrados, Suelen quiere construir un taller que le permita trabajar mejor con las muñecas que le llegan como pacientes / Foto: AFP

CLÍNICA EN CONSTRUCCIÓN

Como muchos hospitales brasileños de infraestructura precaria, la clínica de muñecas está a la merced de las inclemencias del tiempo.

Una lluvia torrencial inundó su terraza y obligó a Suelen a trasladar su enfermería junto a su cocina, en su pequeña casa con paredes de ladrillos aligerados rojos.

Pero sueña con inaugurar pronto su verdadera clínica, que está en construcción en un terreno contiguo, y que de momento es solo una placa de cemento de 15 metros cuadrados.

Suelen quiere que su nuevo taller, más amplio que el actual, tenga un amplio ventanal, para admirar la impresionante vista del Cristo Redentor de Río, del otro lado de la bahía de Guanabara.

"Le pido a Dios que me ayude a conseguir bastante [trabajo] para terminar la construcción", dice esperanzada.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Con una blusa blanca y el estetoscopio en los oídos, la "doctora Suelen" ausculta a una muñeca negra con el pequeño cuerpo de celuloide dañado en el "hospital" improvisado en su casa en una colina de la periferia de Niteroi, cerca de Río de Janeiro.

Suelen da Silva, de 62 años, perdió en abril su trabajo de limpiadora de casas, poco después de que llegara la pandemia a Brasil. Pero gracias a su ingenio y su fuerte personalidad, esta mujer afrodescendiente de baja estatura logró convertir su pasatiempo en una fuente de ingresos.

Si los profesionales de la salud son vistos como verdaderos héroes en el combate contra el Covid-19, la "doctora Suelen" alimenta la ilusión de los pequeños que le confían sus "pacientes".

Durante el tratamiento, Suelen les envía fotos por WhatsApp de las muñecas acostadas en una cama miniatura blanca, rodeada de focos multicolores y con una "ficha médica" claramente visible.

"Saben que están internadas, entonces quieren saber cómo están, como una madre haría con su hijo. Siempre les mando noticias, día tras día", explica.

En una ocasión, una niña de cinco años, "llorando como una madre", le dijo: "'Doctora, por favor, ¿no la va a inyectar no? No la haga sufrir'", relata Suelen.

A Pérola, la muñeca negra con las piernas completamente desarticuladas, incluso le hicieron una perfusión de suero a través de un pequeño tubo pegado con adhesivo.

La "doctora" repara a las muñecas para que queden listas para volver con sus "madres" / Foto: AFP

FÓRMULA SECRETA

La vocación de esta "doctora" surgió durante la infancia de sus hijas, hoy de 22 y 35 años.

"Las crié sola y nunca tuve dinero para comprarles muñecas. Entonces me dediqué a reparar las que encontraba en los basureros", cuenta Suelen, que durante años se dedicó a donar los juguetes que reparaba a proyectos sociales.

"Cuando perdí mi trabajo, esto se convirtió en una profesión", explica.

"Mi hija mayor Lydiane empezó a publicar fotos de mi trabajo en Facebook. Me asusté cuando vi que tenía más de tres mil visualizaciones", relata.

Gracias a este oficio ahora llega a fin de mes, aunque sus ingresos son variables.

Los costos de "hospitalización" van de cinco reales, equivalentes a un dólar en caso de síntomas leves -con reparaciones sencillas- hasta 70 reales, alrededor de 14 dólares para las pacientes reportadas en estado crítico.

"En una buena semana, pueden llegar unas 20 muñecas", con una hospitalización de tres a cuatro días en promedio, afirma. A menudo las muñecas llegan desbaratadas, calvas o decapitadas después de diversos accidentes en la vida. Suelen las repara, mima, lava y a veces hasta les confecciona ropa a mano.

La "doctora" hasta inventó una fórmula secreta, con solventes y productos de limpieza, para remover los rayones de bolígrafo, que para la mayoría resultan casi imposibles de limpiar.

En un balde, varias muñecas toman un baño en esta fórmula para librarse de esos "tatuajes" indeseables.

En una plancha de cemento de 15 metros cuadrados, Suelen quiere construir un taller que le permita trabajar mejor con las muñecas que le llegan como pacientes / Foto: AFP

CLÍNICA EN CONSTRUCCIÓN

Como muchos hospitales brasileños de infraestructura precaria, la clínica de muñecas está a la merced de las inclemencias del tiempo.

Una lluvia torrencial inundó su terraza y obligó a Suelen a trasladar su enfermería junto a su cocina, en su pequeña casa con paredes de ladrillos aligerados rojos.

Pero sueña con inaugurar pronto su verdadera clínica, que está en construcción en un terreno contiguo, y que de momento es solo una placa de cemento de 15 metros cuadrados.

Suelen quiere que su nuevo taller, más amplio que el actual, tenga un amplio ventanal, para admirar la impresionante vista del Cristo Redentor de Río, del otro lado de la bahía de Guanabara.

"Le pido a Dios que me ayude a conseguir bastante [trabajo] para terminar la construcción", dice esperanzada.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Pescadores sin indemnización, a 11 años del derrame de British Petroleum

“Algo cambió, a partir de ahí hubo menos peces, menos camarón; lo que pasó fue una contaminación muy fea”, afirman los afectados de Tamaulipas y Veracruz

Regional

Imparten pláticas sobre coronavirus

El taller inició la mañana de este viernes, dirigido por Ariel Sosa, promotor de Salud

Local

IMEF solicita prórroga para subcontrataciones

Ejecutivos requieren ampliar periodo, para poder brindar beneficios a sus trabajadores

Local

Persistirá el calor en el sur de Tamaulipas

Pronostican fuertes rachas de viento de hasta 50 a 60 km/h en el estado

Automotriz

Familia de Schumacher avala documental de Netflix

Esposa e hijos participan en una película que contará la vida familiar y profesional del corredor de autos

Gossip

“Lo llevamos en el corazón”, Vecinos recuerdan a Sammy

Moisés Suárez y Pablo Valentín hablan del talento del fallecido comediante, quien actuó en Vecinos 

Gossip

La Fortuna, de Amenábar, se estrenará en San Sebastián

La serie se basa en el cómic El tesoro del cisne de Paco Roca y Guillermo Corral, que narra una trama de aventuras a partir del mayor hallazgo submarino

Gossip

Silvana Estrada, un canto a la melancolía

Silvana Estrada presenta el primer sencillo de su álbum debut, Marchita, una canción sobre el dolor de la despedida a un amor.

Gossip

Helena Rojo, presente en la nueva temporada de TAP

Helena Rojo, quien estará hoy en la nueva temporada de TAP, afirma que aprende de sus colegas jóvenes