/ miércoles 16 de diciembre de 2020

La crisis de los marineros del Pacífico Sur expone el desafío del abandono

La falta de recursos, la pandemia y la falta de regulación entorpece el regreso de las tripulaciones a sus hogares. Algunos tienen más de un año ininterrumpido en altamar


En la pequeña nación isleña del Pacífico de Fiji, casi mil hombres, en su mayoría de Tonga, han estado varados durante meses, sin forma de volver a casa. En Kiribati, cien hombres se encuentran en el mismo aprieto. Situaciones similares están ocurriendo en Egipto y Canadá.

Decenas de miles de marineros están comenzando la temporada navideña lejos de sus familias, después de haber sido abandonados desesperadamente en países dispersos por todo el mundo debido a que el Covid-19 ha cerrado aeropuertos en sus países de origen, que tienden a ser más pequeños y carecen de la capacidad para manejar personal de logística o de salud para manejar las repatriaciones masivas de estas tripulaciones.

Muchos de estos marineros han estado a bordo de barcos y lejos de sus familias durante largos periodos. En promedio, la mayoría se ve obligada a trabajar durante al menos 18 meses, dijo Markus Schildhauer, el diácono de los Marineros del Centro Alemán de Marineros en Alejandría.

Trabajando nueve meses más que su acuerdo contractual y siete meses por encima del límite internacional para contratos en el mar, según informes de la Organización Marítima Internacional (OMI), las tripulaciones de los barcos están atrapadas en condiciones extremas. Algunos no tienen una fuente de ingresos durante sus varamientos y la mayoría vive en espacios reducidos durante la detención, lo que aumenta los posibles riesgos para la salud.

Estar lejos de la familia, especialmente durante las festividades, es difícilJason Zudeima / Secretario de ICMA

“Tenemos numerosos casos en los que a los marineros se les negó el desembarco para recibir tratamiento médico normal, por dientes muy inflamados, huesos rotos y accidentes cerebrovasculares”, dijo el médico Max Johns, representante Jefe de los Armadores en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una agencia de la Organización de las Naciones Unidas que establece las normas laborales internacionales, y agregó que varios marineros han muerto. "Estoy profundamente preocupado".

Más de 400 mil marineros en todo el mundo están atrapados en barcos debido a las restricciones de viaje de la pandemia y trabajan con contratos vencidos, según la OIT.

Junior Jimmy Nanquil, un marino de Kiribati actualmente varado en Dinamarca, comenzó a trabajar en su buque portacontenedores en octubre de 2019. Nanquil no ha visto a sus seis hijos pequeños ni a su esposa en más de un año. Dijo que estaba frustrado porque no le habían dado respuestas claras sobre cuándo se le permitiría regresar a casa.

"Creo que nuestro gobierno comprende completamente la situación en la que nos encontramos, pero actualmente se sienten cómodos y viven con su familia y seres queridos", dijo Nanquil, quien se encuentra entre los 32 trabajadores de barcos varados en Dinamarca.

Los botes de turistas y los de carga prácticamente se quedaron sin actividad durante la pandemia, pero la tripulación no puede desembarcar / Foto: Cortesía GREG VLADIMIR ISMAEL

El gobierno de Kiribati les dijo anteriormente a Nanquil y a sus compañeros de tripulación que ayudarían a los marineros mediante la repatriación. El último vuelo estaba programado para el 9 de diciembre y posteriormente se canceló sin motivo, dijo Nanquil. Añadió que circulaba un rumor entre los marineros de que su país de origen no podía permitirse financiar estos embarques.

Nanquil agregó que está desesperado por reunirse con su familia antes de Navidad y comer su comida tradicional de leche de coco mezclada con atún.

Si bien algunos barcos se desvían a puertos fuera de ruta para intercambiar tripulaciones, esto les cuesta a los propietarios cientos de miles de dólares; otros recurren a extender los contratos de la tripulación, o no hacen nada en absoluto, lo que afecta significativamente la salud y la moral de la tripulación.

Kaumai Tanenaa, un marinero de Kiribati que actualmente se encuentra varado en Hamburgo, Alemania, se hizo a la mar en abril de 2019. Siete meses después, su esposa dio a luz a su primer hijo. Tanenaa nunca ha conocido a su hijo que ahora tiene un año.

Esta cuestión es una prolongación aguda de un problema sistémico a largo plazo en la industria del transporte marítimo: el abandono de los marineros. Para los países que han ratificado el Convenio Sobre el Trabajo Marítimo de 2006, el abandono de los marineros puede definirse como un propietario de buque que no cubre el costo de la repatriación de la tripulación, deja a la tripulación sin el apoyo necesario o retiene los salarios.

Ha habido 460 casos de abandono de marineros en los últimos 19 años. En 2020 ocurrieron 49 incidentes, el tercer año más alto registrado.

El gobierno comprende la situación en la que estamos, pero viven con su familiaJimmy Nanquil / Marinero de Kiribati

Sin embargo, es bien sabido en los círculos de la industria que hay muchos más casos que no se informan a la OIT o en los medios de comunicación y, por lo tanto, nunca se resuelven.

El abandono de los marineros es un problema viejo causado por una falta general de control o aplicación de la ley en alta mar, que se complica debido a la naturaleza transnacional del transporte marítimo internacional.

En cualquier caso, al menos cuatro países (el Estado de abanderamiento, el Estado del puerto, el Estado de origen de los marinos y el Estado registrado de la empresa) podrían estar involucrados. Aunque se han realizado esfuerzos recientes en los últimos tres años para hacer que los informes sean más completos, todavía quedan demasiados incidentes entre las grietas. A diferencia de los casos típicos de abandono de los marineros, donde la tripulación se enfrenta a la falta de suministros, combustible y dinero, los marineros del Pacífico Sur, especialmente los que se encuentran en Hamburgo, están siendo alojados y apoyados por sus empresas, y la Deutsche Seemannsmission, una iglesia evangélica especializada en la atención de marineros, les proporciona atención pastoral.

Sin embargo, en Fiji, cuyo gobierno está muy sobrecargado, hay menos apoyo y pocas noticias sobre la situación.

Un tripulante sostiene un barco de papel Foto: Cortesía THE OUTLAW PROJECT

Los investigadores marítimos dicen que abordar el problema del abandono será legalmente difícil, políticamente impopular y requiere muchos recursos. Una acción inmediata y viable incluye la donación a algunas Organizaciones No Gubernamentales que brindan apoyo a los marineros abandonados y crean conciencia, incluidos Deutsche Seemannsmission, Stella Maris y la ITF, dijo Schildhauer. Este es un primer paso necesario, pero no del todo suficiente.

El apoyo humanitario de este tipo debe ir acompañado de un esfuerzo internacional concertado para rastrear y documentar los casos de abandono y sus empresas y países perpetradores. Con suficiente información y conciencia pública, las listas negras y las sanciones selectivas pueden tener un verdadero impacto disuasorio y punitivo, dijo Johns.

En términos más generales, un protocolo internacional que aborde específicamente los derechos de los marineros abandonados podría proporcionar la potencia legal necesaria para acabar con esta práctica de manera coordinada.

La pandemia por Covid-19 ha puesto de relieve el problema de los marineros varados y abandonados y ha puesto de manifiesto una falla sistemática dentro del sector marítimo. Pero también ha hecho que la seguridad de los marineros sea más susceptible e incluso menos segura.

"Aunque los anuncios de las vacunas Covid-19 pueden darnos esperanza, los marineros de varios países todavía se ven gravemente afectados por el confinamiento y los cierres de fronteras", dijo Jason Zudeima, secretario general de la Asociación Marítima Cristiana Internacional (ICMA), y agregó que los trabajadores en el espacio marítimo a menudo son invisibles y pasados por alto, pero enfrentan desafíos de vida o muerte.

“Estar lejos de la familia, especialmente durante las festividades, es difícil”, dijo.

*Holly Pate escribe para The Outlaw Ocean Project, una organización de periodismo sin fines de lucro con sede en Washington, D.C., que se enfoca en informar sobre crímenes ambientales y de derechos humanos en el mar.

Algunos tripulantes se embarcaron después del inicio de la pandemia y ya se acostumbraron a usar cubrebocas como lo hace el resto del mundo en tierra firme / Foto: Cortesía PHILIP ERL PROSPEROSO


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️



En la pequeña nación isleña del Pacífico de Fiji, casi mil hombres, en su mayoría de Tonga, han estado varados durante meses, sin forma de volver a casa. En Kiribati, cien hombres se encuentran en el mismo aprieto. Situaciones similares están ocurriendo en Egipto y Canadá.

Decenas de miles de marineros están comenzando la temporada navideña lejos de sus familias, después de haber sido abandonados desesperadamente en países dispersos por todo el mundo debido a que el Covid-19 ha cerrado aeropuertos en sus países de origen, que tienden a ser más pequeños y carecen de la capacidad para manejar personal de logística o de salud para manejar las repatriaciones masivas de estas tripulaciones.

Muchos de estos marineros han estado a bordo de barcos y lejos de sus familias durante largos periodos. En promedio, la mayoría se ve obligada a trabajar durante al menos 18 meses, dijo Markus Schildhauer, el diácono de los Marineros del Centro Alemán de Marineros en Alejandría.

Trabajando nueve meses más que su acuerdo contractual y siete meses por encima del límite internacional para contratos en el mar, según informes de la Organización Marítima Internacional (OMI), las tripulaciones de los barcos están atrapadas en condiciones extremas. Algunos no tienen una fuente de ingresos durante sus varamientos y la mayoría vive en espacios reducidos durante la detención, lo que aumenta los posibles riesgos para la salud.

Estar lejos de la familia, especialmente durante las festividades, es difícilJason Zudeima / Secretario de ICMA

“Tenemos numerosos casos en los que a los marineros se les negó el desembarco para recibir tratamiento médico normal, por dientes muy inflamados, huesos rotos y accidentes cerebrovasculares”, dijo el médico Max Johns, representante Jefe de los Armadores en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una agencia de la Organización de las Naciones Unidas que establece las normas laborales internacionales, y agregó que varios marineros han muerto. "Estoy profundamente preocupado".

Más de 400 mil marineros en todo el mundo están atrapados en barcos debido a las restricciones de viaje de la pandemia y trabajan con contratos vencidos, según la OIT.

Junior Jimmy Nanquil, un marino de Kiribati actualmente varado en Dinamarca, comenzó a trabajar en su buque portacontenedores en octubre de 2019. Nanquil no ha visto a sus seis hijos pequeños ni a su esposa en más de un año. Dijo que estaba frustrado porque no le habían dado respuestas claras sobre cuándo se le permitiría regresar a casa.

"Creo que nuestro gobierno comprende completamente la situación en la que nos encontramos, pero actualmente se sienten cómodos y viven con su familia y seres queridos", dijo Nanquil, quien se encuentra entre los 32 trabajadores de barcos varados en Dinamarca.

Los botes de turistas y los de carga prácticamente se quedaron sin actividad durante la pandemia, pero la tripulación no puede desembarcar / Foto: Cortesía GREG VLADIMIR ISMAEL

El gobierno de Kiribati les dijo anteriormente a Nanquil y a sus compañeros de tripulación que ayudarían a los marineros mediante la repatriación. El último vuelo estaba programado para el 9 de diciembre y posteriormente se canceló sin motivo, dijo Nanquil. Añadió que circulaba un rumor entre los marineros de que su país de origen no podía permitirse financiar estos embarques.

Nanquil agregó que está desesperado por reunirse con su familia antes de Navidad y comer su comida tradicional de leche de coco mezclada con atún.

Si bien algunos barcos se desvían a puertos fuera de ruta para intercambiar tripulaciones, esto les cuesta a los propietarios cientos de miles de dólares; otros recurren a extender los contratos de la tripulación, o no hacen nada en absoluto, lo que afecta significativamente la salud y la moral de la tripulación.

Kaumai Tanenaa, un marinero de Kiribati que actualmente se encuentra varado en Hamburgo, Alemania, se hizo a la mar en abril de 2019. Siete meses después, su esposa dio a luz a su primer hijo. Tanenaa nunca ha conocido a su hijo que ahora tiene un año.

Esta cuestión es una prolongación aguda de un problema sistémico a largo plazo en la industria del transporte marítimo: el abandono de los marineros. Para los países que han ratificado el Convenio Sobre el Trabajo Marítimo de 2006, el abandono de los marineros puede definirse como un propietario de buque que no cubre el costo de la repatriación de la tripulación, deja a la tripulación sin el apoyo necesario o retiene los salarios.

Ha habido 460 casos de abandono de marineros en los últimos 19 años. En 2020 ocurrieron 49 incidentes, el tercer año más alto registrado.

El gobierno comprende la situación en la que estamos, pero viven con su familiaJimmy Nanquil / Marinero de Kiribati

Sin embargo, es bien sabido en los círculos de la industria que hay muchos más casos que no se informan a la OIT o en los medios de comunicación y, por lo tanto, nunca se resuelven.

El abandono de los marineros es un problema viejo causado por una falta general de control o aplicación de la ley en alta mar, que se complica debido a la naturaleza transnacional del transporte marítimo internacional.

En cualquier caso, al menos cuatro países (el Estado de abanderamiento, el Estado del puerto, el Estado de origen de los marinos y el Estado registrado de la empresa) podrían estar involucrados. Aunque se han realizado esfuerzos recientes en los últimos tres años para hacer que los informes sean más completos, todavía quedan demasiados incidentes entre las grietas. A diferencia de los casos típicos de abandono de los marineros, donde la tripulación se enfrenta a la falta de suministros, combustible y dinero, los marineros del Pacífico Sur, especialmente los que se encuentran en Hamburgo, están siendo alojados y apoyados por sus empresas, y la Deutsche Seemannsmission, una iglesia evangélica especializada en la atención de marineros, les proporciona atención pastoral.

Sin embargo, en Fiji, cuyo gobierno está muy sobrecargado, hay menos apoyo y pocas noticias sobre la situación.

Un tripulante sostiene un barco de papel Foto: Cortesía THE OUTLAW PROJECT

Los investigadores marítimos dicen que abordar el problema del abandono será legalmente difícil, políticamente impopular y requiere muchos recursos. Una acción inmediata y viable incluye la donación a algunas Organizaciones No Gubernamentales que brindan apoyo a los marineros abandonados y crean conciencia, incluidos Deutsche Seemannsmission, Stella Maris y la ITF, dijo Schildhauer. Este es un primer paso necesario, pero no del todo suficiente.

El apoyo humanitario de este tipo debe ir acompañado de un esfuerzo internacional concertado para rastrear y documentar los casos de abandono y sus empresas y países perpetradores. Con suficiente información y conciencia pública, las listas negras y las sanciones selectivas pueden tener un verdadero impacto disuasorio y punitivo, dijo Johns.

En términos más generales, un protocolo internacional que aborde específicamente los derechos de los marineros abandonados podría proporcionar la potencia legal necesaria para acabar con esta práctica de manera coordinada.

La pandemia por Covid-19 ha puesto de relieve el problema de los marineros varados y abandonados y ha puesto de manifiesto una falla sistemática dentro del sector marítimo. Pero también ha hecho que la seguridad de los marineros sea más susceptible e incluso menos segura.

"Aunque los anuncios de las vacunas Covid-19 pueden darnos esperanza, los marineros de varios países todavía se ven gravemente afectados por el confinamiento y los cierres de fronteras", dijo Jason Zudeima, secretario general de la Asociación Marítima Cristiana Internacional (ICMA), y agregó que los trabajadores en el espacio marítimo a menudo son invisibles y pasados por alto, pero enfrentan desafíos de vida o muerte.

“Estar lejos de la familia, especialmente durante las festividades, es difícil”, dijo.

*Holly Pate escribe para The Outlaw Ocean Project, una organización de periodismo sin fines de lucro con sede en Washington, D.C., que se enfoca en informar sobre crímenes ambientales y de derechos humanos en el mar.

Algunos tripulantes se embarcaron después del inicio de la pandemia y ya se acostumbraron a usar cubrebocas como lo hace el resto del mundo en tierra firme / Foto: Cortesía PHILIP ERL PROSPEROSO


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Local

Sur de Tamaulipas amanece con 1018 milibares y 24°C

El Servicio Meteorológico Nacional pronostica cielo nublado y lluvias en la zona metropolitana

Local

Médicos de Ciudad Madero compran su propio material

La mayoría de los nosocomios de Tamaulipas no cuentan con los insumos básicos para combatir la pandemia por coronavirus

Local

Repuntan casos de Covid-19 en Tamaulipas, confirman 587 casos

Fallecieron nueve personas más en el sur de la entidad

Doble Vía

Un lomito salvó un vehículo durante inundación con dos personas adentro

"Puck" fue recompensado con una cena que consistió en carne y galletas ese mismo día

Local

Pemex y sindicato petrolero revisarán el contrato colectivo 2021-2023

Buscarán los mejores resultados para beneficiar a los trabajadores de las 36 secciones

Círculos

Posponen presentación del Capi Pérez en Tampico

El evento se pospuso con la finalidad de atender las medidas que indica el Periódico Oficial del Estado (POE)

Doble Vía

Tatuajes por croquetas: campaña en apoyo a refugio de Tampico

Sin duda esta es una original manera de apoyar a los "michis" y "lomitos" del sur de Tamaulipas

Deportes

Cae la Jaiba Brava ante Cimarrones

Este resultado deja estancado al conjunto que comanda Gerardo Espinoza con un total de 13 unidades

Local

Médicos de Ciudad Madero compran su propio material

La mayoría de los nosocomios de Tamaulipas no cuentan con los insumos básicos para combatir la pandemia por coronavirus