imagotipo

La querían extorsionar y terminó dejando en ridículo a secuestradores

  • -
  • en Nacional

El Sol de Puebla

México.- Largo y tendido fue el troleo que una joven le hizo a un presunto secuestrador cuando le llamó por teléfono para decirle que tenía privada de la libertad a su hija Diana y que a cambio de no matarla debía acceder a pagar el “rescate”

“Quiero que esté tranquila quiero que deje de llorar, como le repito si le estoy haciendo la llamada es porque le voy a regresar a su hija…  Lo único que me interesa es el dinero, ¿cuánto dinero tiene?”, le decía el supuesto secuestrador.

De inmediato Annie Riloy, la “mamá de Diana,  pidió al hampón que no le hiciera nada a su “hija”. Fue entonces cuando se escuchó la voz de la chica secuestra quien intercambió algunas palabras con Annie

-Mamá me van a matar, ¿quieres qué me maten?

-No mi´jita, cómo preguntas pendejadas

-Mamá, mamá, tranquila, cuanto dinero tienes para que me suelten… dice el señor que si no le das dinero ahorita me va a matar, ¿cuánto tienes?

– Ay Diana cobro hasta el  28 ya lo sabes

Acto seguido el presunto plagiario retomó la conversación y en un acto  de “bondad” quiso renegociar el rescate de la pequeña Diana

“Aquí su hija me comenta que son personas de bajos recursos, que no cuentan con las grandes cantidades de dinero, pero yo le voy a echar la mano, hábleme con la verdad, ¿cuánto dinero tiene? Con lo poco que tenga se la regreso”

Por fortuna Annie siempre mantuvo la calma y lejos de que se ofuscara y accediera a las exigencias del maleante, simplemente se dedicó a documentar el hecho en  un video que subió a Facebook con la leyenda

“Un día normal en que me secuestran a Diana, #quieroMiOscar #CobroHastaEl28”

Pero lo mejor es el final del video cuando Annie le pregunta a “su hija”

“¿Oye Diana, a qué hora naciste? Yo ni tengo hijos”

Y es que  la llamada que recibió esta joven es una más de las tretas de extorsión que son prácticamente comunes a lo largo y ancho de todo México, por lo que Annie simplemente tomó la oportunidad para jugar un rato con el extorsionador