imagotipo

Várices o insuficiencia venosa crónica |Cuida tu salud

  • El Sol de Tampico
  • en Nosotras

por Dr. Miguel Fuentes Blancas

La insuficiencia venosa crónica es la incapacidad de las venas para realizar el adecuado retorno de la sangre al corazón. Si las venas de las piernas pierden elasticidad, se deforman. Esto provoca que las válvulas que sirven para ayudar a controlar la presión y el flujo de la sangre, no cierren bien. De este modo, la sangre no asciende y se acumula en las extremidades inferiores, produciendo una estasis venosa, problema que se denomina insuficiencia venosa crónica (IVC) y que da lugar a varices y piernas cansadas.

Se trata de una enfermedad crónica, pero benigna y controlable, que resulta más frecuente en las mujeres que en los hombres. Si bien este trastorno no representa una amenaza grave para la salud, puede ser incapacitante y afectar a la calidad de vida personal y laboral de los enfermos. También puede ser el origen de problemas de salud como la trombosis venosa y el tromboembolismo.

La sensación de pesadez e hinchazón, los calambres musculares, el hormigueo, el dolor al caminar y las varices componen una sintomatología que no es grave, pero sí crónica, y causa gran malestar, porque afecta y deteriora la calidad de vida personal y laboral de los pacientes.

La prevalencia de la insuficiencia venosa se da principalmente en mujeres, por una mayor predisposición hormonal, y aumenta con la edad. No obstante, cada vez afecta a pacientes más jóvenes, debido principalmente a que esta patología tiene mucho que ver con el estilo de vida.

Junto al componente genético, existen varios factores de riesgo que favorecen el desarrollo de la IVC, como son el exceso de peso, el sedentarismo, la mala alimentación o pasar mucho tiempo de pie o sentados. Por lo tanto, si seguimos una serie de pautas y mantenemos unos hábitos saludables de dieta, ejercicio diario y cuidado de nuestras piernas, estaremos más cerca de poder evitar complicaciones.

Leer más: México refuerza esquemas de vacunación; hoy inicia Segunda Semana de Salud

varices-f-sendero

Suelo recomendar a los pacientes afectados por la IVC una serie de medidas que ayudarán a evitar la progresión de la enfermedad:


MEDIDAS DE HIGIENE VENOSA


1. Controle estrictamente su peso, no ingiera sal, evite comidas con grasas, harinas, azúcares, coma más frutas y verduras.

2. Haga ejercicio diariamente: caminata, bicicleta, natación, gimnasia, etc.

3. Evite los baños calientes y el sol excesivo.

4. No permanezca de pie sin moverse, párese de puntas y talones frecuentemente, si se sienta, evite el borde duro de la silla y eleve los pies sobre un banco, varias veces al día levante las piernas descansando durante unos 20 minutos. En viajes largos levántese de su asiento dando algunos pasos.

5. Utilice venda elástica, media o calcetín muy apretados. Realice ejercicios por la noche. Evite el tacón alto.

6. No utilice cinturón, ropa interior, ligueros o calcetines muy apretados. Realice ejercicios de respiración profunda varias veces al día.

7. Duerma con la piecera de la cama elevada unos 10 cm, colocando ladrillos, madera, etc. No utilice almohadas debajo de las piernas.

8. Bañarse con agua fría y si es posible darse irrigaciones en los pies comenzando por los dedos y en sentido ascendente.

9. Lubríquese diariamente las piernas con aceite mineral, cold cream, aceite de almendras dulces, vaselina, etc. No en úlceras, si las tiene.

10. En caso de úlceras en los pies no se aplique polvos, cremas, pomadas, pastas ni líquidos que no hayan sido descritos por su médico.

11. Proteja la piel de cualquier traumatismo y evite rascarse.

* Titular de Cirugía Ambulatoria. IMSS UMAA
Cirugía General BUAP
Máster en Patología Mamaria y Senología
de la Universidad de Barcelona
Contacto:
38 Poniente 1302
Tel. 2-46-16-62