imagotipo

Los nuevos roles de las mamás

  • -
  • en Nosotras

La evolución de los roles de las mujeres en la actualidad al ser madres trabajadoras o estudiantes, ya sea por decisión o necesidad, permite que los hijos tengan mejores y más oportunidades de capacitación y desarrollo, coincidieron académicas del Tecnológico de Monterrey Campus Puebla y de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).Las difíciles condiciones económicas en la actualidad, hacen que una madre de familia busque trabajo para ayudar con los gastos del hogar, pero también el interés por superarse la animan a ejercer su profesión o bien a continuar con los estudios, explicó Ivonne Martínez Hernández, psicóloga y experta en educación virtual de la UPAEP.

Cada vez son más las mujeres, entre 25 y 30 años de edad, que se hacen cargo de las necesidades económicas del hogar, pero también las nuevas generaciones se han dado cuenta de que pueden llevar a cabo más de un rol, por lo que deciden convertirse en madres, trabajar y en muchas ocasiones, también, estudiar.

 

mama trabaja


HIJOS MÁS INDEPENDIENTES


Bajo estas condiciones, explicó Diana Nayelli Guerrero García, directora del Centro de Vida y Carrera del Tecnológico de Monterrey Campus Puebla, los hijos tienen más oportunidades de desarrollo, si bien aceptó que muchas de ellas aún se exponen a las críticas de la sociedad basadas en estereotipos, expuso que han logrado adaptarse a las nuevas necesidades.

Es una ventaja que las mamás trabajen, porque al tener el contacto con ambientes laborales y la capacitación, tienen la oportunidad de ofrecer un nivel educativo más completo a sus hijos o los pueden proveer de más recursos, además los ayudan a ser más independientes.

“Por ejemplo, logran ser seguros de ellos mismos, porque al final de cuentas aunque estén en la escuela tienen que aprender a ser autosuficientes desde chiquitos, en algunos de ellos hasta disminuye la cantidad de berrinches que tienen, porque al no estar de tiempo completo juntos, las dinámicas del hijo y la mamá son completamente diferentes”, añadió.

Explicó que las mamás que trabajan, también influyen para que los hijos tengan un rol más activo en las labores del hogar, ya sea que se hagan cargo de su ropa o de su propia habitación, pero con un sentido de responsabilidad que les ayudará a tener un mejor desarrollo.

Explicó que esto tampoco demerita el trabajo de las mamás que se dedican de tiempo completo al cuidado del hogar y de sus hijos, por el contrario el rol evolucionó y con esta nueva modalidad, dedican tiempo de calidad a los pequeños, pues sus condiciones laborales y la falta de tiempo las obligan a convivir menos con ellos.

“Yo diría que el rol de la mujer ha evolucionado, las condiciones anteriormente obligaban a que las mamás estuvieran más en casa y funcionó muy bien en ese momento; sin embargo, al día de hoy la misma dinámica social y económica de nuestro contexto ha fomentado que las mamás salgan de la casa para atender otros temas como puede ser su trabajo u otro negocio”, explicó.

Por esta razón sostuvo que los nuevos roles que desempeña la madre como trabajadora, emprendedora o estudiante, son un reflejo de la forma en la que la sociedad se ha tenido que adaptar a sus nuevas necesidades.


PARA QUE TUS HIJOS SEAN FELICES, SÉ UNA MAMÁ FELIZ


Por su parte la especialista de la UPAEP agregó que los nuevos intereses y actividades de las mujeres, contribuyen a un desgaste físico y emocional más amplio y son factores que no toman en cuenta, lo cual puede repercutir en sus funciones, por lo que señaló que es necesario que presten atención al cuidado de la salud de su cuerpo y de la mente.

Comentó que para tener un óptimo rendimiento en sus funciones como madre estudiante y trabajadora, también tiene que prestar atención a su alimentación y cuidado físico, dado que por cambios hormonales propios del género y sexualidad, tiene mayor desgaste, por lo que entre las atenciones básicas recomendó el consumo de vitaminas, tener entre seis y siete horas de sueño diarias, así como mantener una buena alimentación.

Mientras que la otra área que debe atender es la psicológica y la espiritual; es decir, que si tiene un trabajo que exige desgaste, más las necesidades de la familia, es recomendable fortalecer la mente y de esta forma evitar alteraciones personales, que al final repercutirá en las funciones básicas de todos los días.

Admitió que el aumento de mujeres que tienen la responsabilidad de atender el hogar y al mismo tiempo trabajar y seguir estudiando, se debe a dos factores como las necesidades económicas y el interés de este mismo género por capacitarse.

“Entre los 25 y 30 años hay una generación fuerte de mujeres que ya tienen vida universitaria; es decir, que accedieron a mayores niveles de estudio y que ya no desean solamente cuidar a sus hijos en casa sino que también quieren realizarse personalmente, tener su negocio o ser empleadas; es una generación que tiene metas distintas dado el nivel de estudios al que ha accedido”, argumentó.

Finalmente, las especialistas coincidieron en que el acceso a títulos universitarios que recibieron las mujeres que ahora comienzan a ser mamás es por lo que tienen, también, más aspiraciones y oportunidades de brindar esta misma preparación a sus hijos, pero también opinaron que para que los hijos sean felices, ellas tienen que ser mamás felices y cuidarse.

MADRE-TRABAJADORA

Lee también:

Nueva función: ¡ya podrás ‘fijar’ tus conversaciones de WhatsApp!

Teoría sobre “muerte” de Avril Lavigne recobra fuerza