imagotipo

El Huapango y el Arte de Improvisar

  • El Sol de Tampico
  • en Video

El Huapango y el Arte de Improvisar
en el evento “el caimán del carpintero”

Por R. Antonio Sosa P.

Quinta, jarana y violín, instrumentos necesarios para el desarrollo de la música de huapango, emblemática de esta zona Huasteca, pero los acordes por sí solos nada serían sin las coplas, la voz y la improvisación que este género permite.

Desde los inicios de este ritmo, mezcla de influencias indígenas y estilos europeos traídos por la Conquista, ha dado espacio para expresar los amores y desamores, molestia y encanto, cultura y pasión de los intérpretes.

Los valseos, zapateos y evoluciones de los bailarines en el entarimado estarían incompletos sin el coplero que desde su corazón escupe el sentir no sólo propio, sino de una sociedad entera.

En el marco del Festival de Huapango “El Caimán del Carpintero”, numerosos tríos se dieron cita para enaltecer el orgullo de bailar y cantar el huapango.

Este género musical se caracteriza porque las letras de las melodías pueden ser modificadas a capricho, por lo que piezas de gran tradición como “El Querreque”, “El Aguanieve”, “El Caimán”, “El Gusto” o “La Malagueña” siempre pueden reinventarse.

De matemático a coplero

Maestro de matemáticas por profesión y coplero de corazón es como se identifica Rodolfo González Martínez, hombre que gusta y disfruta de generar las letras improvisadas que dan vida a los huapangos.

Es originario de San Luis Potosí, vive en el Distrito Federal y ama profundamente a Tampico, ya que fue el primer sitio donde descubrió la habilidad para cantar y más aún que esto le dejaría dinero.

Llegó atraído por la gran cantidad de paseantes que hace más de quince años arribaban a la zona en la época de Semana Santa, y con jarana en mano comenzó a recorrer bares como “Huapango”, “El Galeón” y “La Sevillana” donde moneda a moneda fue juntando buen capital.

Así se trasladó a la zona de playa Miramar, donde recorrió las escolleras y la zona de palapas, llevando el tono huasteco al destino turístico más importante de Tamaulipas, donde también fue bien recibido.

“Vine a buscar dinero para mantenerme y Tampico me lo dio, por eso amo profundamente esta tierra, donde he pasado de las mejores tocadas de mi vida”, dijo el músico integrante del trío “Los Brujos de Huejutla”, invitados del festival de huapango “El Caimán del Carpintero”.

González Martínez es maestro en este arte de la improvisación, enseñando las técnicas o desarrollando las habilidades de quienes desean aprender y explotarlo en la música o simplemente reactivar su actividad de pensamiento.

Las clases no son sólo para troveros de huapango, sino que pueden ser aplicadas en quienes se dedican al rap o hip hop, ya que prácticamente se utiliza la misma forma para generar el verso.

“Primero hay que pensar lo que se va a decir, memorizarlo y después darle estructura a un primer verso, y a partir de ahí podemos desarrollar la improvisación al momento de cantar”, mencionó a El Sol de Tampico el huapanguero.

Es un juego de palabras en el que se desarrolla la creatividad e inventiva, “pero desafortunadamente son muy pocas las personas que se interesan por aprender esto”.

Ha desarrollado cursos de improvisación en Puebla, Huauchinango, Poza Rica, Ciudad Mante y la Ciudad de México, pero sus coplas han llegado al público de Turquía, Alemania, Bulgaria, Houston y Venezuela.

Coplas que revelan

El jaranero considera al huapango y sus coplas la posibilidad de decir lo que muchas voces callamos, desde amores escondidos hasta problemas que lastiman a todo un pueblo, convirtiéndose en una válvula de escape para el sentir de una sociedad.

“Siempre digo que en este arte podemos ir revelando o rebelando -de rebelde- la sociedad y lo que en ella fluye, lo que duele desde las mujeres, los feminicidios, los premios -porque también nos duelen- y la violencia”, dijo.

Está consciente que esa es una enorme responsabilidad social, “pero hay que hacerlo de una manera sincera, ya que el trovero no puede mentir, su canto se basa en la honestidad”.

La improvisación sale del corazón, en un flujo que no se detiene, sin filtro más que el de la verdad, palpada en el andar por calles y brechas, del dicho del que barre y del que maneja un taxi, del jornalero y del vaquero.

Pese a su amor por la improvisación y el canto de huapango no se puede dedicar en tiempo completo a este oficio, ya que no es una actividad que sea redituable o permita sacar adelante a una familia.

DON CHAVA

Al hablar de huapango en la zona no se puede dejar de mencionar a don Salvador Arteaga Pérez, “Don Chava”, quien ha dejado 65 años de su vida en las cuerdas de la quinta, la jarana, el violín, la guitarra y la vihuela que aprendió a tocar de manera empírica.

Ranchero originario del poblado de Quebrache en el municipio de Tampico Alto, a 30 kilómetros de Tampico, desciende de una estirpe de músicos que hicieron trascender y continuar la tradición huapanguera.

“Uno lo trae en la sangre, yo comencé a jalar las cuerdas -a los instrumentos- desde los cinco años, porque veía a mi padre, a mi abuelo y a mis tíos hacerlo”, dijo el músico empírico.

Durante 45 años integró el trío “Los Caporales de Pánuco”, pero éste desapareció con la muerte de sus otros dos integrantes, complicándosele encontrar compañeros para las tocadas.

Don Chava es un hombre de sombrero y suma modestia, que platica tranquilo cuando viajó a Suiza, en 2014, para ir a tocar huapango con Osiris Caballero y Santiago Fajardo de “Los Guardianes de la Huasteca”.

Su voz ya se escucha cansada, pero de vez en cuando se atreve a cantar una que otra pieza, enchinando el cuero con la fuerza de su interpretación.

“El llorar” es su pieza favorita y ya se la está enseñando a su nieta Renata, que tiene la esperanza que le guste tocar y cantar los huapangos.

La falta de apoyo ha condenado a los grupos de música folclórica a la desaparición, ya que son pocos los que pueden tener un promedio de 90 mil pesos para poder producir un disco.

Los improvisadores y trovadores de huapango ya son pocos, por lo que el rescate de esta hermosa y tradicional música es una tarea que se torna urgente, ya que no podemos privar a las siguientes generaciones de la belleza de disfrutar un huapango aderezado con la picardía y vivacidad de sus improvisadas coplas.

local

Conmoción entre la población de Altamira por accidente del equipo de futbol

Conmoción entre la población de Altamira por accidente del equipo de futbol

Donde los operadores de la primer unidad perdieron la vida y otros resultaron lesionados.

Coordinador de Fuerza Tamaulipas confirma su destitución

Coordinador de Fuerza Tamaulipas confirma su destitución

En que autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública le hicieron saber su cese de la corporación

Continúan las labores del refugio temporal de Tampico

Continúan las labores del refugio temporal de Tampico

Luego de este último sistema frontal.

Conoce el origen y significado de las Posadas

Conoce el origen y significado de las Posadas

Dice una conocida canción “ya va llegando diciembre y sus posadas”

Inhabilitan tomas clandestinas en Altamira

Inhabilitan tomas clandestinas en Altamira

Eran utilizadas para extraer de manera ilegal el hidrocarburo.

destacados

Hermana del presidente de Honduras muere en accidente aéreo

Se desplomó el sábado cuando volaba desde Tegucigalpa a la ciudad de Comayagua

Si llego a la presidencia combatiré el crimen organizado sin amnistías: Margarita Zavala

La aspirante independiente estuvo en San Luis Potosí en busca de firmas para su candidatura

El Mercado San Juan, diversidad para esta Navidad

El Mercado San Juan, diversidad para esta Navidad

Pavo, pato, lechón, conejo, cabrito y borrego, entre lo más consumido durante esta temporada

Trabajaremos para que mujeres tengan piso parejo: Meade en gira por Puebla

Agradeció que jóvenes lo acompañaran y apoyen en este camino

Sancionan e inhabilitan a primer empleado de Pemex involucrado en caso Odebrecht

Sancionan e inhabilitan a primer empleado de Pemex involucrado en caso Odebrecht

La Secretaría de la Función Pública también le impuso una sanción económica superior a los 119 millones de pesos