/ martes 25 de junio de 2024

Pre-textos del caimán / Jocelyn Bell: Un faro en la ciencia y la (des)igualdad

Jocelyn Bell Burnell nació el 15 de julio de 1943 en Lurgan, Irlanda del Norte. Desde una edad temprana mostró interés por las estrellas y el universo, una pasión que fue alentada por su familia. Su padre, arquitecto de profesión, trabajó en el diseño del planetario del Armagh Observatory, lo que permitió a Jocelyn tener acceso a libros y recursos sobre astronomía.

Jocelyn asistió a la Mount School en York, Inglaterra, una escuela cuáquera que promovía la igualdad de género en la educación. Posteriormente, estudió física en la Universidad de Glasgow, donde se graduó en 1965. Continuó su educación en la Universidad de Cambridge, donde comenzó su doctorado en radioastronomía bajo la supervisión de Antony Hewish.

En 1967, cuando aún era estudiante de posgrado, formó parte del equipo que montó el Interplanetary Scintillation Array en el Observatorio de Radioastronomía Mullard y más tarde descubrió los primeros cuatro púlsares mientras procesaba los datos del telescopio. Dado que el radiotelescopio también captaría interferencias humanas, como estaciones de radio y termostatos, su trabajo consistía en filtrar las interferencias humanas y conservar los datos restantes. Primero notó las extrañas señales pulsantes en una parte particular del cielo; después de que su asesor le pidió que verificara con otro telescopio, confirmaron que efectivamente había una señal proveniente del primer púlsar descubierto, ahora conocido como PSR B1919+21. Ella había etiquetado la extraña señal como LGM, abreviatura de Little Green Men [2].

Los púlsares son algunos de los objetos más fascinantes del universo. Desde entonces hemos aprendido que son estrellas de neutrones en rotación, formadas a partir de núcleos de estrellas masivas después de su colapso. Con sólo 20 a 24 km de diámetro, contienen alrededor de 1.4 a 2.16 veces la masa del Sol (el diámetro del Sol es de alrededor de 1.4 millones de kilómetros) y son los objetos estelares más densos conocidos.

Para tener una idea de cuán densas son las estrellas de neutrones, imagine un pequeño terrón de azúcar que pueda agregar a su café de la mañana y que pese alrededor de dos gramos. Sin embargo, si se toma el tamaño de un terrón de azúcar de una estrella de neutrones pesaría aproximadamente un billón de kilogramos: 5 x 10 14 veces más que un terrón de azúcar normal y aproximadamente el peso del Monte Everest.

En 1974, el Premio Nobel de Física fue otorgado a Antony Hewish, el supervisor de Bell Burnell, y a Martin Ryle, ambos de la Universidad de Cambridge. Hewish fue reconocido específicamente por su "decisivo papel en el descubrimiento de los púlsares". Sin embargo, Jocelyn Bell Burnell no fue incluida en el premio, a pesar de que fue ella quien hizo la observación inicial y quien insistió en la importancia de la señal descubierta. Hay varias razones que se han discutido en relación con la exclusión de Bell Burnell del Premio Nobel:

Los Premios Nobel históricamente han tendido a ser otorgados a los supervisores de proyectos y a figuras establecidas en lugar de a estudiantes de doctorado o colaboradores más jóvenes. En este caso, Hewish era el director del proyecto y tenía una carrera consolidada, lo que posiblemente influyó en la decisión del comité Nobel.

En muchos campos científicos se reconoce al supervisor del proyecto o al investigador principal como el principal receptor del crédito. El comité Nobel probablemente consideró que Hewish, como director del proyecto y el principal investigador, merecía el reconocimiento.

Aunque no se puede afirmar categóricamente que el género fue un factor determinante, es importante considerar el contexto histórico. Las mujeres en ciencia han enfrentado barreras significativas y, en muchos casos, sus contribuciones han sido subestimadas o ignoradas. Este sesgo de género podría haber jugado un papel en la decisión del comité.

La exclusión de Jocelyn Bell Burnell del Premio Nobel generó críticas y debate dentro de la comunidad científica. Muchos consideraron injusto que no fuera reconocida formalmente por su papel crucial en el descubrimiento. Sin embargo, Bell Burnell ha manejado la situación con una notable modestia y profesionalismo. Ha declarado en varias ocasiones que estaba satisfecha con haber tenido la oportunidad de hacer el descubrimiento y que los premios no eran su principal motivación.

El caso de Jocelyn Bell Burnell subraya la importancia de reconocer el trabajo de todos los miembros de un equipo de investigación, independientemente de su posición jerárquica. También destaca los desafíos que las mujeres y otros grupos subrepresentados pueden enfrentar en el reconocimiento de sus contribuciones científicas. A pesar de la controversia, Bell Burnell ha dejado un legado duradero tanto en la ciencia como en la promoción de la igualdad.

Después de su doctorado, Jocelyn Bell Burnell tuvo una carrera distinguida en la academia y la investigación. Ha ocupado cargos en diversas instituciones, incluyendo la Universidad de Southampton, el University College de Londres y la Open University. Su trabajo ha abarcado una variedad de áreas en la astronomía, y ha sido una defensora incansable de la participación de las mujeres en la ciencia.

A lo largo de su carrera, Joce-lyn ha recibido numerosos premios y honores, entre ellos: la Medalla Herschel de la Royal Astronomical Society (1989); el Premio Beatrice M. Tinsley (1987); la Medalla de Oro de la Royal Astronomical Society (2015); El Special Breakthrough Prize in Fundamental Physics (2018), cuyo monto de 3 millones de dólares donó para promover la diversidad en el campo de la física.

Jocelyn Bell es una figura inspiradora en el campo de la astronomía. Su descubrimiento de los púlsares ha tenido un impacto profundo en nuestra comprensión del universo, y su dedicación a la ciencia y la educación ha influido en generaciones de astrónomos y físicos. A través de su trabajo y su ejemplo, ha mostrado la importancia de la perseverancia, la curiosidad científica y la igualdad en el ámbito académico.

Es una voz poderosa en la comunidad científica, abogando por la inclusión y el reconocimiento de las contribuciones de todos los investigadores, independientemente de su género u origen. Su vida y su carrera son un testimonio de cómo la pasión por la ciencia puede llevar a descubrimientos que cambian nuestra visión del universo.

ernesto.jimher@gmail.com

X: @OsirisJimenez

Threads:

Ernesto Jiménez Hernández

Jocelyn Bell Burnell nació el 15 de julio de 1943 en Lurgan, Irlanda del Norte. Desde una edad temprana mostró interés por las estrellas y el universo, una pasión que fue alentada por su familia. Su padre, arquitecto de profesión, trabajó en el diseño del planetario del Armagh Observatory, lo que permitió a Jocelyn tener acceso a libros y recursos sobre astronomía.

Jocelyn asistió a la Mount School en York, Inglaterra, una escuela cuáquera que promovía la igualdad de género en la educación. Posteriormente, estudió física en la Universidad de Glasgow, donde se graduó en 1965. Continuó su educación en la Universidad de Cambridge, donde comenzó su doctorado en radioastronomía bajo la supervisión de Antony Hewish.

En 1967, cuando aún era estudiante de posgrado, formó parte del equipo que montó el Interplanetary Scintillation Array en el Observatorio de Radioastronomía Mullard y más tarde descubrió los primeros cuatro púlsares mientras procesaba los datos del telescopio. Dado que el radiotelescopio también captaría interferencias humanas, como estaciones de radio y termostatos, su trabajo consistía en filtrar las interferencias humanas y conservar los datos restantes. Primero notó las extrañas señales pulsantes en una parte particular del cielo; después de que su asesor le pidió que verificara con otro telescopio, confirmaron que efectivamente había una señal proveniente del primer púlsar descubierto, ahora conocido como PSR B1919+21. Ella había etiquetado la extraña señal como LGM, abreviatura de Little Green Men [2].

Los púlsares son algunos de los objetos más fascinantes del universo. Desde entonces hemos aprendido que son estrellas de neutrones en rotación, formadas a partir de núcleos de estrellas masivas después de su colapso. Con sólo 20 a 24 km de diámetro, contienen alrededor de 1.4 a 2.16 veces la masa del Sol (el diámetro del Sol es de alrededor de 1.4 millones de kilómetros) y son los objetos estelares más densos conocidos.

Para tener una idea de cuán densas son las estrellas de neutrones, imagine un pequeño terrón de azúcar que pueda agregar a su café de la mañana y que pese alrededor de dos gramos. Sin embargo, si se toma el tamaño de un terrón de azúcar de una estrella de neutrones pesaría aproximadamente un billón de kilogramos: 5 x 10 14 veces más que un terrón de azúcar normal y aproximadamente el peso del Monte Everest.

En 1974, el Premio Nobel de Física fue otorgado a Antony Hewish, el supervisor de Bell Burnell, y a Martin Ryle, ambos de la Universidad de Cambridge. Hewish fue reconocido específicamente por su "decisivo papel en el descubrimiento de los púlsares". Sin embargo, Jocelyn Bell Burnell no fue incluida en el premio, a pesar de que fue ella quien hizo la observación inicial y quien insistió en la importancia de la señal descubierta. Hay varias razones que se han discutido en relación con la exclusión de Bell Burnell del Premio Nobel:

Los Premios Nobel históricamente han tendido a ser otorgados a los supervisores de proyectos y a figuras establecidas en lugar de a estudiantes de doctorado o colaboradores más jóvenes. En este caso, Hewish era el director del proyecto y tenía una carrera consolidada, lo que posiblemente influyó en la decisión del comité Nobel.

En muchos campos científicos se reconoce al supervisor del proyecto o al investigador principal como el principal receptor del crédito. El comité Nobel probablemente consideró que Hewish, como director del proyecto y el principal investigador, merecía el reconocimiento.

Aunque no se puede afirmar categóricamente que el género fue un factor determinante, es importante considerar el contexto histórico. Las mujeres en ciencia han enfrentado barreras significativas y, en muchos casos, sus contribuciones han sido subestimadas o ignoradas. Este sesgo de género podría haber jugado un papel en la decisión del comité.

La exclusión de Jocelyn Bell Burnell del Premio Nobel generó críticas y debate dentro de la comunidad científica. Muchos consideraron injusto que no fuera reconocida formalmente por su papel crucial en el descubrimiento. Sin embargo, Bell Burnell ha manejado la situación con una notable modestia y profesionalismo. Ha declarado en varias ocasiones que estaba satisfecha con haber tenido la oportunidad de hacer el descubrimiento y que los premios no eran su principal motivación.

El caso de Jocelyn Bell Burnell subraya la importancia de reconocer el trabajo de todos los miembros de un equipo de investigación, independientemente de su posición jerárquica. También destaca los desafíos que las mujeres y otros grupos subrepresentados pueden enfrentar en el reconocimiento de sus contribuciones científicas. A pesar de la controversia, Bell Burnell ha dejado un legado duradero tanto en la ciencia como en la promoción de la igualdad.

Después de su doctorado, Jocelyn Bell Burnell tuvo una carrera distinguida en la academia y la investigación. Ha ocupado cargos en diversas instituciones, incluyendo la Universidad de Southampton, el University College de Londres y la Open University. Su trabajo ha abarcado una variedad de áreas en la astronomía, y ha sido una defensora incansable de la participación de las mujeres en la ciencia.

A lo largo de su carrera, Joce-lyn ha recibido numerosos premios y honores, entre ellos: la Medalla Herschel de la Royal Astronomical Society (1989); el Premio Beatrice M. Tinsley (1987); la Medalla de Oro de la Royal Astronomical Society (2015); El Special Breakthrough Prize in Fundamental Physics (2018), cuyo monto de 3 millones de dólares donó para promover la diversidad en el campo de la física.

Jocelyn Bell es una figura inspiradora en el campo de la astronomía. Su descubrimiento de los púlsares ha tenido un impacto profundo en nuestra comprensión del universo, y su dedicación a la ciencia y la educación ha influido en generaciones de astrónomos y físicos. A través de su trabajo y su ejemplo, ha mostrado la importancia de la perseverancia, la curiosidad científica y la igualdad en el ámbito académico.

Es una voz poderosa en la comunidad científica, abogando por la inclusión y el reconocimiento de las contribuciones de todos los investigadores, independientemente de su género u origen. Su vida y su carrera son un testimonio de cómo la pasión por la ciencia puede llevar a descubrimientos que cambian nuestra visión del universo.

ernesto.jimher@gmail.com

X: @OsirisJimenez

Threads:

Ernesto Jiménez Hernández

ÚLTIMASCOLUMNAS