/ martes 27 de junio de 2023

¿Para tocar huapango hay que saber matemáticas? El vínculo entre ciencia y arte

En el marco del Festival de Huapango “Inspiración huasteca” se realizó la conferencia “Las matemáticas de los huapangos”

¿Qué relación existe entre las matemáticas y los huapangos? ¿Cuál es la similitud entre “El caimán” de tradición huasteca y la “Novena Sinfonía” de Ludwig van Beethoven? Si piensas que la respuesta a estas preguntas es: “ninguna”, te equivocas. Nuestras fuentes establecen un vínculo directo entre la ciencia y el arte. ¿Quieres descubrir cuál es?

En la conferencia “Las matemáticas de los huapangos”, celebrada en el segundo piso del Mercado Municipal de Tampico, se habló sobre las traslaciones e inversiones de los acordes musicales y su respectiva representación geométrica.

➡️ También te puede interesar: Federico Schaffler, el tamaulipeco que publicó 23 libros en un año

Las matemáticas están en todos lados

La plática fue dictada por Graciela Astrid Reyes Ahumada, miembro del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, en conjunto con los estudiantes de la licenciatura y maestría en matemáticas de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Kenia Yadira Zárate Badillo y Antonio Pérez Cortés, respectivamente.

Quien inició la charla fue Pérez Cortés, señalando cómo las matemáticas están en todos lados y forman parte del día a día de la humanidad. Cuando se dividen parcelas, se cortan lozas, se suman las cantidades al hacer una compra o cuando un músico sube o baja una nota, se están realizando operaciones matemáticas.

Zárate Badillo prosiguió explicando que un acorde musical puede cambiar de notas al momento en que se efectúa sobre él un “giro/rotación” (traslación) o un “reflejo/reflexión” (inversión) matemático. Por ejemplo, el acorde Do conformado por las notas Do, Mi y Sol, en un giro de 30º, se convierte en el acorde Do con las notas Do, Fa y Sol.

Al momento de intercambiar acordes, es decir, cuando se efectúan traslaciones e inversiones musicales, el orden de las notas cambia. Por ejemplo, el acorde Do# (Do#, Fa, Sol#) pasa a ser fa# (Fa, Do#, La#), para después transformarse en Fa# (Fa#, La#, Do #).

Las matemáticas están en todos lados | Graciela Astrid Reyes Ahumada

Esto sucede porque en el mundo de la música solo existen 24 acordes. Todas las canciones compuestas a lo largo de la historia están elaboradas únicamente con base en estos 24 acordes. La diferencia entre una pieza y otra es el orden de las notas, es decir, las rotaciones y reflexiones matemáticas realizadas sobre los acordes.

➡️ También te puede interesar: ¿Altamira con camas de sacrificio de la era prehispánica? Esto es lo que sabemos

Reyes Ahumada apunta que: “los matemáticos saben más de música de lo que creen, así como los músicos conocen más de matemáticas de lo que se imaginan”.

Una misma realidad, diferentes lenguajes

Si la ciencia y el arte están tan unidos, como se puede ver en la estrecha relación que guarda la música con las matemáticas, ¿cómo es posible que el común de la población, incluso los mismos implicados en ambas disciplinas, muchas veces, no vean las similitudes entre ambas?

Sobre esto, Reyes Ahumada aclara que, a pesar de que los músicos y los matemáticos “analizamos cosas similares, hablamos idiomas diferentes. Por ejemplo, [en lenguaje matemático] hablamos de simetrías y rotaciones de notas, las cuales son llamadas traslaciones musicales. [En matemáticas] hablamos de como hacer reflexiones de notas, lo cual es llamado inversiones en música”.

“Estos cambios de denominación usualmente generan una barrera de comunicación entre músicos y matemáticos. [Lo cual] a veces nos dificulta los lazos de cooperación multidisciplinar”, sostiene Reyes.

Huapango, una realidad pero diferentes lenguajes | Graciela Astrid Reyes Ahumada

Representación geométrica de la música

De acuerdo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el huapango “El caimán” cobró popularidad a inicios del siglo XX en el país. Se considera un son de tradición huasteca cuya letra está influenciada por el lenguaje culterano, caracterizado por el uso de metáforas y neologismos.

Acorde a la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (Loc, por sus siglas en inglés), el mundo conoció por primera vez la Novena Sinfonía de Ludwig van Beethoven, el 7 de mayo de 1824, en Viena, Austria, durante el siglo XIX. La pieza se clasifica dentro del género instrumental y coral.

¿Qué tienen en común estas dos composiciones? El enlace entre ellas es que si se les representa geométricamente, ambas generan la misma figura. Matemáticamente, tienen la misma forma.

La música también tiene su propia representación geográfica | Graciela Astrid Reyes Ahumada

Recibe las noticias de El Sol de Tampico directo en tu WhatsApp, suscríbete aquí

Convergencia entre disciplinas

Al ser interrogada sobre la importancia de esta clase de conversaciones multidisciplinares, Reyes Ahumada indica: “Este proyecto, que reúne elementos culturales en conjunto con matemáticas rigurosas, ayuda a ver nuestras raíces huastecas con una nueva luz y a plantear nuevas preguntas interesantes tanto para científicos como para artistas”.

Cada persona puede interpretar el mundo a través de lenguajes distintos, hay quien observa y analiza la realidad desde una perspectiva filosófica, quien lo hace desde las letras y otros apuestan por los números. El vínculo entre ciencia y arte es más sutil de lo esperado, muestra de ello son las matemáticas de los huapangos.

¿Qué relación existe entre las matemáticas y los huapangos? ¿Cuál es la similitud entre “El caimán” de tradición huasteca y la “Novena Sinfonía” de Ludwig van Beethoven? Si piensas que la respuesta a estas preguntas es: “ninguna”, te equivocas. Nuestras fuentes establecen un vínculo directo entre la ciencia y el arte. ¿Quieres descubrir cuál es?

En la conferencia “Las matemáticas de los huapangos”, celebrada en el segundo piso del Mercado Municipal de Tampico, se habló sobre las traslaciones e inversiones de los acordes musicales y su respectiva representación geométrica.

➡️ También te puede interesar: Federico Schaffler, el tamaulipeco que publicó 23 libros en un año

Las matemáticas están en todos lados

La plática fue dictada por Graciela Astrid Reyes Ahumada, miembro del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, en conjunto con los estudiantes de la licenciatura y maestría en matemáticas de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Kenia Yadira Zárate Badillo y Antonio Pérez Cortés, respectivamente.

Quien inició la charla fue Pérez Cortés, señalando cómo las matemáticas están en todos lados y forman parte del día a día de la humanidad. Cuando se dividen parcelas, se cortan lozas, se suman las cantidades al hacer una compra o cuando un músico sube o baja una nota, se están realizando operaciones matemáticas.

Zárate Badillo prosiguió explicando que un acorde musical puede cambiar de notas al momento en que se efectúa sobre él un “giro/rotación” (traslación) o un “reflejo/reflexión” (inversión) matemático. Por ejemplo, el acorde Do conformado por las notas Do, Mi y Sol, en un giro de 30º, se convierte en el acorde Do con las notas Do, Fa y Sol.

Al momento de intercambiar acordes, es decir, cuando se efectúan traslaciones e inversiones musicales, el orden de las notas cambia. Por ejemplo, el acorde Do# (Do#, Fa, Sol#) pasa a ser fa# (Fa, Do#, La#), para después transformarse en Fa# (Fa#, La#, Do #).

Las matemáticas están en todos lados | Graciela Astrid Reyes Ahumada

Esto sucede porque en el mundo de la música solo existen 24 acordes. Todas las canciones compuestas a lo largo de la historia están elaboradas únicamente con base en estos 24 acordes. La diferencia entre una pieza y otra es el orden de las notas, es decir, las rotaciones y reflexiones matemáticas realizadas sobre los acordes.

➡️ También te puede interesar: ¿Altamira con camas de sacrificio de la era prehispánica? Esto es lo que sabemos

Reyes Ahumada apunta que: “los matemáticos saben más de música de lo que creen, así como los músicos conocen más de matemáticas de lo que se imaginan”.

Una misma realidad, diferentes lenguajes

Si la ciencia y el arte están tan unidos, como se puede ver en la estrecha relación que guarda la música con las matemáticas, ¿cómo es posible que el común de la población, incluso los mismos implicados en ambas disciplinas, muchas veces, no vean las similitudes entre ambas?

Sobre esto, Reyes Ahumada aclara que, a pesar de que los músicos y los matemáticos “analizamos cosas similares, hablamos idiomas diferentes. Por ejemplo, [en lenguaje matemático] hablamos de simetrías y rotaciones de notas, las cuales son llamadas traslaciones musicales. [En matemáticas] hablamos de como hacer reflexiones de notas, lo cual es llamado inversiones en música”.

“Estos cambios de denominación usualmente generan una barrera de comunicación entre músicos y matemáticos. [Lo cual] a veces nos dificulta los lazos de cooperación multidisciplinar”, sostiene Reyes.

Huapango, una realidad pero diferentes lenguajes | Graciela Astrid Reyes Ahumada

Representación geométrica de la música

De acuerdo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el huapango “El caimán” cobró popularidad a inicios del siglo XX en el país. Se considera un son de tradición huasteca cuya letra está influenciada por el lenguaje culterano, caracterizado por el uso de metáforas y neologismos.

Acorde a la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos (Loc, por sus siglas en inglés), el mundo conoció por primera vez la Novena Sinfonía de Ludwig van Beethoven, el 7 de mayo de 1824, en Viena, Austria, durante el siglo XIX. La pieza se clasifica dentro del género instrumental y coral.

¿Qué tienen en común estas dos composiciones? El enlace entre ellas es que si se les representa geométricamente, ambas generan la misma figura. Matemáticamente, tienen la misma forma.

La música también tiene su propia representación geográfica | Graciela Astrid Reyes Ahumada

Recibe las noticias de El Sol de Tampico directo en tu WhatsApp, suscríbete aquí

Convergencia entre disciplinas

Al ser interrogada sobre la importancia de esta clase de conversaciones multidisciplinares, Reyes Ahumada indica: “Este proyecto, que reúne elementos culturales en conjunto con matemáticas rigurosas, ayuda a ver nuestras raíces huastecas con una nueva luz y a plantear nuevas preguntas interesantes tanto para científicos como para artistas”.

Cada persona puede interpretar el mundo a través de lenguajes distintos, hay quien observa y analiza la realidad desde una perspectiva filosófica, quien lo hace desde las letras y otros apuestan por los números. El vínculo entre ciencia y arte es más sutil de lo esperado, muestra de ello son las matemáticas de los huapangos.

Finanzas

Campo Trión impulsará a Tamaulipas al tercer lugar en producción nacional de hidrocarburos

"Se puede recuperar la soberanía energética para no depender de otros países", señaló el secretario de Desarrollo Energético

Policiaca

Se baja a revisar su coche y muere atropellado en el Libramiento Poniente de Tampico [Video]

Conductor de automóvil se baja a revisar su carro y pierde la vida en el Libramiento Poniente de Tampico

Regional

Invasión de lirio acuático en el río Pánuco, así luce la 'amenaza verde' [Fotos]

A la altura del malecón Agustín Lara y puente Pánuco, apareció la abundante vegetación acuática

Turismo

Abasolo, Tamaulipas: un viaje al pasado entre ríos y matorrales

Conoce la cantidad de habitantes, los ríos que circulan por el territorio y el nivel educativo de la región

OMG!

Leyenda de los aliens de Tampico llega a la segunda temporada de Drag Race México

La estrella del drag tampiqueño Ava Pocket, dio muestra de sus raíces te decimos como le fue en el primer episodio

Doble Vía

¿Comer viendo TV o revisando el celular? Una batalla entre placer y salud

Descubre algunos efectos adversos para la salud de mirar televisión o revisar el celular mientras comes y cómo hacerles frente