/ miércoles 25 de noviembre de 2020

Piero Infante Pacheco, de las gradas al ring

El popular réferi de la empresa de lucha libre AAA es un aficionado de hueso colorado y de tiempo completo desde hace 42 años

En su niñez y adolescencia no se perdía las funciones en la antigua Arena Madero, sitio en el que se presentaban las estrellas de la lucha libre mexicana.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

En particular, Piero, quien cumple 19 años de ser el juez de los combates del pancracio mexicano cuenta con la amistad de la inmensa mayoría de las mujeres luchadoras, a quienes admira y cuenta con lo más valioso que le pueden ofrecer: su amistad eterna.

¿Quién es Piero Infante?

Soy el tercer hijo de un matrimonio formado por el señor Eduardo Infante Álvarez, petrolero jubilado de Pemex, cronista vitalicio de Ciudad Madero, y la señora María Loreto Pacheco Plancarte, ama de casa. Un niño que tenía muchos sueños desde pequeño, al que todos se le hicieron realidad. Estudié en la primaria en la Escuela Primaria Artículo 123 de Refinería en Ciudad Madero, en la colonia La Barra. Posteriormente, entré a la secundaria en el ETI 3, después a la preparatoria en el Liceo Franco Americano de Tampico, y de ahí, estudié la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UAT que no terminé, pero después estudié Relaciones Industriales en la Universidad Valle del Bravo.

Cortesía: Piero Infante Pacheco


¿Cuál fue la primera función de lucha libre a la que acudiste?

La primera función a la que acudí fue a los 10 años, a la Arena Madero, actualmente es el auditorio Américo Villarreal Guerra, ubicada en la calle Francisco Sarabia. La lucha estrella fue estelarizada en un mano a mano, entre Dr. Wagner contra el Ángel Blanco y en la lucha semifinal, un mano a mano entre damas, una norteamericana contra una hawaiana. Y ahí me enamoré de las damas luchadoras

¿Pedías autógrafos a los luchadores como todos los niños?

A todos los luchadores, pero más a las damas luchadoras, ya que siempre he sido admirador de la belleza de las damas. Les pedía hasta cuatro autógrafos a cada una de ellas, como es el caso de Irma González, Irma Aguilar, Pantera Sureña, la India Sioux, la Marquesa, la Briosa, Rossy Moreno, Oyuki y muchas luchadoras de esa época, en 1978.

Cortesía: Piero Infante Pacheco

¿Pensaste alguna vez en ser luchador profesional?

No pensé en ser luchador, pero tuve la espinita de ir a entrenar con el Oso Matius al auditorio Benito Juárez de Ciudad Madero.

¿Compraste los monitos de plástico rígido con las clásicas poses del Santo y Blue Demon?

No los compré. No me llamaban la atención. Me llamaban más la atención las revistas de lucha libre y en aquel tiempo había cuatro o cinco: Halcón de Lucha Libre, Combates de Lucha Libre, Lucha Libre, Arena de Box y Lucha. Eran las que llegaban a la zona sur desde la Ciudad de México y todas las compraba. Tengo en mi colección la mayoría de las revistas. Recuerdo que engañaba a mi mamá, cada ocho días al decirle: “No las compré, me las regalaron, me las regalaron, me las regalaron”.

¿Cómo fue que te convertiste en réferi?

Fue a la edad de 15 años cuando me convertí en réferi, cuando salí de Ciudad Madero a un viaje de placer a la Ciudad de México y llegué a casa de la señora Irma González. Es ahí cuando me invitan a una función a la ciudad de Tlaxcala y me fui a viajar con las Irmas. Al llegar, resulta que no había réferi. Entonces doña Irma González les dijo a los promotores: "Ahí está Piero, él sabe mucho, súbanlo", y fui nombrado el aficionado número uno a la lucha libre. Inmediatamente la señora me mandó a hablar a la primera fila, ya que yo siempre estaba apoyando a las técnicas desde esa zona. “Piero, ven, ven. No hay réferi”, me dijo. Al principio me negaba, pero mi amiga me trepó por primera vez al cuadrilátero cuando tenía 15 años. Ya no sentí lo duro, sino lo tupido. Me quería bajar del ring, no soportaba tanta adrenalina y aparte no saboreé esa lucha por estar arriba del cuadrilátero.

Piero Infante Pacheco, de aficionado a convertirse en el popular réferi de la empresa de lucha libre AAA | Cortesía Piero Infante Pacheco

¿Cuál ha sido la experiencia que más recuerdas de tu carrera?

La experiencia más gratificante que me ha dejado ser réferi es que todo mundo me conozca, me salude y me vea en la televisión. Viajar a Japón, a Colombia, Costa Rica, Inglaterra y a Estados Unidos durante un verano de dos meses trabajando dos o tres luchas por día. Es una de las experiencias más grandes de mi vida, conocer parte del mundo, viajar y ser famoso. Una de las más bonitas satisfacciones personales que quedan para mi historia, del niño que quería que todos lo vieran para que supieran que logró todo lo que se propuso.

¿Solo has sido réferi en AAA?

Salvo una ocasión que en mis inicios participé en una sola función de otra empresa en Poza Rica, Veracruz, a invitación del Brazo de Oro, siempre he trabajado, en mis últimos 19 años para la tres veces estelar AAA.

¿Existe amistad entre el gremio luchístico?

Sí existe amistad en el ambiente de la lucha libre. Es como todos los trabajos y la vida cotidiana de cada quien, que elige a sus amistades y convive con ellos. Tengo muchas amigas que son luchadoras, en especial Irma González, Irma Aguilar, La Venus, La Briosa, Pantera Sureña, Lady Apache, Faby Apache, Cinthia Moreno, La Hechicera y todas las luchadoras que van saliendo poco a poco. Soy un ferviente admirador de la lucha femenil mexicana y extranjera. Tuve amistad con Rhonda Seux, que fue La Monster; Jaguar Yokota, de Japón y muchas luchadoras más.

Como aficionado ¿Qué prefieres, lucha clásica con llaveo a ras de lona, o la lucha actual con sus variantes?

Nací en la época de oro de la lucha libre, un estilo que se llevaba a ras de lona, llaves y contrallaves. Era un espectáculo ver salir a los luchadores con su vestimenta, el glamour de las máscaras, los colores brillantes, llamativos. Las damas luchadoras, todas hermosas y bellas. Cada quien se preocupaba por su estilo y su forma de luchar. Esa fue la época de oro. Actualmente ha cambiado y los aficionados quieren más y Piero tiene que ver las luchas de todos los tiempos. Tengo 52 años y desde los 42 soy aficionado a la lucha libre mexicana. He estado en otros cuadriláteros viendo la lucha, pero no cambio a la mexicana por ninguna otra.

En su niñez y adolescencia no se perdía las funciones en la antigua Arena Madero, sitio en el que se presentaban las estrellas de la lucha libre mexicana.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

En particular, Piero, quien cumple 19 años de ser el juez de los combates del pancracio mexicano cuenta con la amistad de la inmensa mayoría de las mujeres luchadoras, a quienes admira y cuenta con lo más valioso que le pueden ofrecer: su amistad eterna.

¿Quién es Piero Infante?

Soy el tercer hijo de un matrimonio formado por el señor Eduardo Infante Álvarez, petrolero jubilado de Pemex, cronista vitalicio de Ciudad Madero, y la señora María Loreto Pacheco Plancarte, ama de casa. Un niño que tenía muchos sueños desde pequeño, al que todos se le hicieron realidad. Estudié en la primaria en la Escuela Primaria Artículo 123 de Refinería en Ciudad Madero, en la colonia La Barra. Posteriormente, entré a la secundaria en el ETI 3, después a la preparatoria en el Liceo Franco Americano de Tampico, y de ahí, estudié la carrera de Ciencias de la Comunicación en la UAT que no terminé, pero después estudié Relaciones Industriales en la Universidad Valle del Bravo.

Cortesía: Piero Infante Pacheco


¿Cuál fue la primera función de lucha libre a la que acudiste?

La primera función a la que acudí fue a los 10 años, a la Arena Madero, actualmente es el auditorio Américo Villarreal Guerra, ubicada en la calle Francisco Sarabia. La lucha estrella fue estelarizada en un mano a mano, entre Dr. Wagner contra el Ángel Blanco y en la lucha semifinal, un mano a mano entre damas, una norteamericana contra una hawaiana. Y ahí me enamoré de las damas luchadoras

¿Pedías autógrafos a los luchadores como todos los niños?

A todos los luchadores, pero más a las damas luchadoras, ya que siempre he sido admirador de la belleza de las damas. Les pedía hasta cuatro autógrafos a cada una de ellas, como es el caso de Irma González, Irma Aguilar, Pantera Sureña, la India Sioux, la Marquesa, la Briosa, Rossy Moreno, Oyuki y muchas luchadoras de esa época, en 1978.

Cortesía: Piero Infante Pacheco

¿Pensaste alguna vez en ser luchador profesional?

No pensé en ser luchador, pero tuve la espinita de ir a entrenar con el Oso Matius al auditorio Benito Juárez de Ciudad Madero.

¿Compraste los monitos de plástico rígido con las clásicas poses del Santo y Blue Demon?

No los compré. No me llamaban la atención. Me llamaban más la atención las revistas de lucha libre y en aquel tiempo había cuatro o cinco: Halcón de Lucha Libre, Combates de Lucha Libre, Lucha Libre, Arena de Box y Lucha. Eran las que llegaban a la zona sur desde la Ciudad de México y todas las compraba. Tengo en mi colección la mayoría de las revistas. Recuerdo que engañaba a mi mamá, cada ocho días al decirle: “No las compré, me las regalaron, me las regalaron, me las regalaron”.

¿Cómo fue que te convertiste en réferi?

Fue a la edad de 15 años cuando me convertí en réferi, cuando salí de Ciudad Madero a un viaje de placer a la Ciudad de México y llegué a casa de la señora Irma González. Es ahí cuando me invitan a una función a la ciudad de Tlaxcala y me fui a viajar con las Irmas. Al llegar, resulta que no había réferi. Entonces doña Irma González les dijo a los promotores: "Ahí está Piero, él sabe mucho, súbanlo", y fui nombrado el aficionado número uno a la lucha libre. Inmediatamente la señora me mandó a hablar a la primera fila, ya que yo siempre estaba apoyando a las técnicas desde esa zona. “Piero, ven, ven. No hay réferi”, me dijo. Al principio me negaba, pero mi amiga me trepó por primera vez al cuadrilátero cuando tenía 15 años. Ya no sentí lo duro, sino lo tupido. Me quería bajar del ring, no soportaba tanta adrenalina y aparte no saboreé esa lucha por estar arriba del cuadrilátero.

Piero Infante Pacheco, de aficionado a convertirse en el popular réferi de la empresa de lucha libre AAA | Cortesía Piero Infante Pacheco

¿Cuál ha sido la experiencia que más recuerdas de tu carrera?

La experiencia más gratificante que me ha dejado ser réferi es que todo mundo me conozca, me salude y me vea en la televisión. Viajar a Japón, a Colombia, Costa Rica, Inglaterra y a Estados Unidos durante un verano de dos meses trabajando dos o tres luchas por día. Es una de las experiencias más grandes de mi vida, conocer parte del mundo, viajar y ser famoso. Una de las más bonitas satisfacciones personales que quedan para mi historia, del niño que quería que todos lo vieran para que supieran que logró todo lo que se propuso.

¿Solo has sido réferi en AAA?

Salvo una ocasión que en mis inicios participé en una sola función de otra empresa en Poza Rica, Veracruz, a invitación del Brazo de Oro, siempre he trabajado, en mis últimos 19 años para la tres veces estelar AAA.

¿Existe amistad entre el gremio luchístico?

Sí existe amistad en el ambiente de la lucha libre. Es como todos los trabajos y la vida cotidiana de cada quien, que elige a sus amistades y convive con ellos. Tengo muchas amigas que son luchadoras, en especial Irma González, Irma Aguilar, La Venus, La Briosa, Pantera Sureña, Lady Apache, Faby Apache, Cinthia Moreno, La Hechicera y todas las luchadoras que van saliendo poco a poco. Soy un ferviente admirador de la lucha femenil mexicana y extranjera. Tuve amistad con Rhonda Seux, que fue La Monster; Jaguar Yokota, de Japón y muchas luchadoras más.

Como aficionado ¿Qué prefieres, lucha clásica con llaveo a ras de lona, o la lucha actual con sus variantes?

Nací en la época de oro de la lucha libre, un estilo que se llevaba a ras de lona, llaves y contrallaves. Era un espectáculo ver salir a los luchadores con su vestimenta, el glamour de las máscaras, los colores brillantes, llamativos. Las damas luchadoras, todas hermosas y bellas. Cada quien se preocupaba por su estilo y su forma de luchar. Esa fue la época de oro. Actualmente ha cambiado y los aficionados quieren más y Piero tiene que ver las luchas de todos los tiempos. Tengo 52 años y desde los 42 soy aficionado a la lucha libre mexicana. He estado en otros cuadriláteros viendo la lucha, pero no cambio a la mexicana por ninguna otra.

Local

AA invita a la Semana Nacional “Compartiendo Esfuerzos”

La temática será “La epidemia de consumo de alcohol en la crisis del Covid-19”, informaron los integrantes de Alcohólicos Anónimos

Local

Echan vidrios y basura en comederos de mapaches en Miramar

“En lugar de que les pongan agua en sus bandejas, les echan botellas y mugrero; ojalá fueran más considerados”, opinaron los activistas

Local

Con técnicas de defensa israelí, capacitan a veladores de Tampico y la región

¡Como en medio oriente! Alrededor de 40 guardias recibirán esta capacitación para defenderse solo en caso de ser necesario

Policiaca

Cae parte de marquesina en zona de los mercados

El personal de Protección Civil instaló cintas preventivas a fin de evitar que la gente se acerque a este punto

Policiaca

Carambola deja un herido en carretera Tampico-Mante

Los conductores involucrados se trasladaron a la base para deslinde de responsabilidades

Policiaca

Choque entre camionetas se registra en colonia Enrique Cárdenas

Las unidades involucradas fueron trasladadas en grúa al mesón de la zona

Local

[Video] La Curva a Texas: el letrero que dio nombre al norte de Tampico

A la mitad de la década de 1970 cada vez más personas llegaron y se pudo empezar a crear las colonias, construyendo entre los vecinos varias de las primeras casas

Deportes

Atlético Morelia se impone ante la Jaiba Brava

Pese a que la Jaiba Brava logró mantener la posesión del balón en algunos lapsos del encuentro, sus llegadas carecieron de claridad

Local

AA invita a la Semana Nacional “Compartiendo Esfuerzos”

La temática será “La epidemia de consumo de alcohol en la crisis del Covid-19”, informaron los integrantes de Alcohólicos Anónimos