/ sábado 6 de abril de 2024

Meltdowns, shutdowns y burnouts: los desafíos emocionales del autismo y cómo enfrentarlos

Conoce qué es el autismo, las características principales de los colapsos y herramientas de regulación emocional

En algún momento de la vida es muy probable que cualquier persona sufra de un estallido emocional, un momento donde pierde el control de sí misma, tanto de sus pensamientos como de sus acciones. En el caso de los autistas este tipo de colapsos reciben el nombre de “meltdown”, “shutdown” y “burnout”. Te decimos en qué consisten y cómo puedes prevenirlos.

El autismo es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “un grupo de afecciones diversas relacionadas con el desarrollo del cerebro. Que se caracterizan por algún grado de dificultad en la interacción social y la comunicación. Las necesidades y capacidades de cada persona con autismo varían”.

¿Qué sí y que no es el autismo?

Acorde a Ernesto Reaño, psicólogo y lingüista, el autismo no es una enfermedad, ni un trastorno, es una condición de vida que implica un desarrollo cerebral atípico. Por tanto, las personas procesan la información sensorial, afectiva y cognitiva de manera diferente al común denominador poblacional.

Entre las capacidades que presenta el autismo está el poder sistematizar información, es decir, detectar patrones y detalles que para los demás probablemente pasarían desapercibidos.

Los tres diferentes colapsos en el autismo

El Diccionario de la Real Academia Nacional de Medicina de España (Ranm) define la “conmoción emocional” como “perturbación psíquica intensa”.

Ernesto Reaño explica que diversas circunstancias pueden provocar un colapso, por ejemplo:

  • Sobreestímulos sensoriales en el entorno
  • Dificultad para comprender afectiva o cognitivamente un evento o emoción intensa
  • Cambios bruscos e inesperados en la rutina

Existen tres tipos diferentes de colapsos, cuya terminología se maneja usualmente en idioma inglés, a saber, “Meltdown (estallido)”, “Shutdown (apagarse)” y “Burnout (quemarse)”.

El “Meltdown” (cuya traducción en español es estallido)” se caracteriza por acciones disruptivas como golpear o romper objetos, gritar e insultar.

Te recomendamos: Carlos Canturosas impulsará la detección temprana del espectro autista

Sin embargo, también se pueden presentar patrones de autolesión como morderse o rasguñarse. Este escenario se da, apunta Reaño, cuando el conflicto emocional es tan grande, que la persona prefiere concentrarse en el dolor que se provoca, en lugar de prestar atención a lo que provocó el colapso.

El “Shutdown (apagarse)” ocurre cuando la frustración no se exterioriza, por el contrario, se interioriza, provocando que la persona se bloqueé, se desconecté y dejé de responder ante estímulos.

Cuando se vive un “Shutdown” se entra a un estado de aparente distracción, donde predomina la inactividad.

Por último, el “Burnout (quemarse)” se suscita cuando tras acumular una gran carga de estrés, la persona se siente, por denominarlo de alguna manera “extraviada de sí misma”, sufriendo de un agotamiento crónico.

El “Burnout” usualmente acontece, acorde a Reaño, cuando un autista lleva un tiempo prolongado tratando de “enmascarar” su identidad para “encajar” en un entorno donde muy probablemente no se sienta del todo cómodo (a).

¿Cómo hacer frente a una conmoción emocional?

Es oportuno señalar que durante un episodio de conmoción, también denominado por algunas fuentes como “colapso” o “choque (shock) emocional”, quien lo experimenta ha perdido el control de sí mismo. Se podría decir que no es “consciente” de lo que está haciendo o diciendo. La Ranm lo designa como “actuar sin saber lo que se hace”.

Ernesto Reaño expresa que una manera de hacer frente a esta clase de episodios es hablar a quien lo está viviendo con firmeza y con cariño.

Te puede interesar: Detectando el autismo en la población infantil: cómo identificar los síntomas

Aunado a ello es importante que tanto el (o la) autista, como su entorno, conozcan cuáles son sus herramientas de autorregulación, es decir, aquellas actividades que le ayudan a regular las emociones y calmar el temperamento.

Estas herramientas reciben el nombre de “Stimmings (estereotipias)”, ejemplo de ellas son:

  • Salir a caminar
  • Aletear las manos
  • Balancearse
  • Lavarse la cara
  • Colocarse hielo en la frente
  • Saltar o girar
  • Hacer uso de un juguete
  • Oler o ver determinados objetos
  • Probar alguna clase de alimentos
  • Repetir ciertas frases o palabras
  • Hacer presión corporal (sin lastimarse)

En el fondo los colapsos suceden cuando alguien intenta lidiar con sus emociones para adaptarse al entorno, pero le cuesta mucho trabajo lograrlo.

Sigue nuestro canal de EL SOL DE TAMPICO: las mejores noticias en WhatsApp

Por tanto, recalca Ernesto Reaño, si se requiere efectuar, en privado o en público, cualquier clase de “stimmings (estereotipias)” para hacer frente al conflicto interno, la persona autista debe hacerlo con confianza. Quizás sea oportuno recordar aquí la frase: “Tratar de construir un mundo donde quepan todos los mundos”.

En algún momento de la vida es muy probable que cualquier persona sufra de un estallido emocional, un momento donde pierde el control de sí misma, tanto de sus pensamientos como de sus acciones. En el caso de los autistas este tipo de colapsos reciben el nombre de “meltdown”, “shutdown” y “burnout”. Te decimos en qué consisten y cómo puedes prevenirlos.

El autismo es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “un grupo de afecciones diversas relacionadas con el desarrollo del cerebro. Que se caracterizan por algún grado de dificultad en la interacción social y la comunicación. Las necesidades y capacidades de cada persona con autismo varían”.

¿Qué sí y que no es el autismo?

Acorde a Ernesto Reaño, psicólogo y lingüista, el autismo no es una enfermedad, ni un trastorno, es una condición de vida que implica un desarrollo cerebral atípico. Por tanto, las personas procesan la información sensorial, afectiva y cognitiva de manera diferente al común denominador poblacional.

Entre las capacidades que presenta el autismo está el poder sistematizar información, es decir, detectar patrones y detalles que para los demás probablemente pasarían desapercibidos.

Los tres diferentes colapsos en el autismo

El Diccionario de la Real Academia Nacional de Medicina de España (Ranm) define la “conmoción emocional” como “perturbación psíquica intensa”.

Ernesto Reaño explica que diversas circunstancias pueden provocar un colapso, por ejemplo:

  • Sobreestímulos sensoriales en el entorno
  • Dificultad para comprender afectiva o cognitivamente un evento o emoción intensa
  • Cambios bruscos e inesperados en la rutina

Existen tres tipos diferentes de colapsos, cuya terminología se maneja usualmente en idioma inglés, a saber, “Meltdown (estallido)”, “Shutdown (apagarse)” y “Burnout (quemarse)”.

El “Meltdown” (cuya traducción en español es estallido)” se caracteriza por acciones disruptivas como golpear o romper objetos, gritar e insultar.

Te recomendamos: Carlos Canturosas impulsará la detección temprana del espectro autista

Sin embargo, también se pueden presentar patrones de autolesión como morderse o rasguñarse. Este escenario se da, apunta Reaño, cuando el conflicto emocional es tan grande, que la persona prefiere concentrarse en el dolor que se provoca, en lugar de prestar atención a lo que provocó el colapso.

El “Shutdown (apagarse)” ocurre cuando la frustración no se exterioriza, por el contrario, se interioriza, provocando que la persona se bloqueé, se desconecté y dejé de responder ante estímulos.

Cuando se vive un “Shutdown” se entra a un estado de aparente distracción, donde predomina la inactividad.

Por último, el “Burnout (quemarse)” se suscita cuando tras acumular una gran carga de estrés, la persona se siente, por denominarlo de alguna manera “extraviada de sí misma”, sufriendo de un agotamiento crónico.

El “Burnout” usualmente acontece, acorde a Reaño, cuando un autista lleva un tiempo prolongado tratando de “enmascarar” su identidad para “encajar” en un entorno donde muy probablemente no se sienta del todo cómodo (a).

¿Cómo hacer frente a una conmoción emocional?

Es oportuno señalar que durante un episodio de conmoción, también denominado por algunas fuentes como “colapso” o “choque (shock) emocional”, quien lo experimenta ha perdido el control de sí mismo. Se podría decir que no es “consciente” de lo que está haciendo o diciendo. La Ranm lo designa como “actuar sin saber lo que se hace”.

Ernesto Reaño expresa que una manera de hacer frente a esta clase de episodios es hablar a quien lo está viviendo con firmeza y con cariño.

Te puede interesar: Detectando el autismo en la población infantil: cómo identificar los síntomas

Aunado a ello es importante que tanto el (o la) autista, como su entorno, conozcan cuáles son sus herramientas de autorregulación, es decir, aquellas actividades que le ayudan a regular las emociones y calmar el temperamento.

Estas herramientas reciben el nombre de “Stimmings (estereotipias)”, ejemplo de ellas son:

  • Salir a caminar
  • Aletear las manos
  • Balancearse
  • Lavarse la cara
  • Colocarse hielo en la frente
  • Saltar o girar
  • Hacer uso de un juguete
  • Oler o ver determinados objetos
  • Probar alguna clase de alimentos
  • Repetir ciertas frases o palabras
  • Hacer presión corporal (sin lastimarse)

En el fondo los colapsos suceden cuando alguien intenta lidiar con sus emociones para adaptarse al entorno, pero le cuesta mucho trabajo lograrlo.

Sigue nuestro canal de EL SOL DE TAMPICO: las mejores noticias en WhatsApp

Por tanto, recalca Ernesto Reaño, si se requiere efectuar, en privado o en público, cualquier clase de “stimmings (estereotipias)” para hacer frente al conflicto interno, la persona autista debe hacerlo con confianza. Quizás sea oportuno recordar aquí la frase: “Tratar de construir un mundo donde quepan todos los mundos”.

Cultura

Adiós a 'Canelo', muere el perrito guardián de la Casa de la Cultura de Tampico

A través de redes sociales se dio a conocer el fallecimiento de una de las mascotas de la dependencia municipal

Policiaca

Residente de Pánuco fallece en la zona sur de Tamaulipas por golpe de calor

Piden extremar precauciones ante la llegada de los días más calientes de la ola de calor

Local

Hospital Canseco habilita áreas climatizadas y puntos de hidratación para familiares de pacientes internados

Son parte de las estrategias para reducir el riesgo de que se presenten casos de deshidratación, insolación y golpe de calor

Policiaca

Controlan incendio en Altamira; horas más tarde se reactiva

El fuego inició a las 23:20 horas de este viernes 24 de mayo y fue extinguido horas después, a las 8:00 de este sábado se reactivó

Local

Ingenieros civiles urgen dragado del sistema lagunario para evitar nueva crisis hídrica

Advierten los profesionistas que se necesita tomar acciones para evitar otra crisis del agua

Regional

Incendio en Cañón del Novillo controlado al 90% con apoyo del helicóptero MI-17

La aeronave gestionada por el gobernador Américo Villarreal Anaya ante la Guardia Nacional, realizó el primer vuelo en el campo deportivo de la Villa de Tamatán