/ martes 22 de marzo de 2022

Plantas desalinizadoras ¿la mejor opción para combatir la sequía en Tamaulipas?

Especialistas consideran que en el Golfo de México podría estar la respuesta a la sequía de la región noreste, el problema es el costo

Ante la sequía que azota a la región noreste de México, algunos expertos consideran que la respuesta está justo ante nuestros ojos: en el Golfo de México, con el desarrollo de plantas desalinizadoras. Para ello se requiere de dinero y voluntad política.

Este 22 de marzo se conmemora el Día Internacional del Agua, que de acuerdo con la Organización de la Naciones Unidas (ONU) el objetivo principal es recordar la relevancia de este líquido esencial puesto que actualmente hay 2 mil 200 millones de personas que viven sin acceso a agua potable.

EL SOL DE TAMPICO publicó el pasado 17 de marzo que al igual que Nuevo León, Tamaulipas se encuentra próximo a racionar el agua ante los bajos niveles que registran algunas presas de la entidad, debido a la escasa lluvia, falta de infraestructura de almacenamiento y al aumento de la temperatura.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

¿QUÉ ES UNA PLANTA DESALINIZADORA?

Una desalinizadora o desaladora es una instalación que se encarga de transformar el agua salada del mar en líquido apto para el consumo humano.

De acuerdo con reportes periodísticos, la Asociación Internacional de Desalinización, (IDA, por sus siglas en inglés) en el mundo hay 18 mil plantas de este tipo, sin embargo sólo satisfacen entre 1 y 3% de la necesidad de agua.

Una planta desaladora, según su tamaño, puede costar de 10 a 200 millones de pesos, dependiendo su capacidad de potabilización | Vladimir Meza

De acuerdo con la gaceta de Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), publicada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), esta tecnología existe en México desde hace más de una década, no obstante, su desarrollo es incipiente.

EN TAMAULIPAS LA LLUVIA NO ES SUFICIENTE

En una publicación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), César Nava Escudero planteó que la problemática del agua que enfrenta este país se concentra en tres puntos; la distribución inequitativa, la escasez por sobre explotación y la contaminación, factores que expertos han señalado en la entidad.

El exdirector de la Comisión Estatal de Agua en Tamaulipas, Raúl Quiroga, informó que Tamaulipas enfrenta un problema de desabasto de agua que no se solventa con los 740 milímetros de lluvia que caen regularmente. “En el estado no es suficiente para que las presas se recuperen. Las presas se recuperan cuando hay escurrimientos de los ríos; ninguna presa del país se llena con lo que llueve sobre el vaso, lo que levanta realmente el nivel de almacenamiento de las presas son el crecimiento de los ríos”, precisó.

TAMPICO DEBE VOLTEAR A VER AL MAR

El presidente de la Asociación Ciudadanos en Acción por México, Ángel Roque Montiel, destacó que ante la falta de infraestructura y los problemas de sequía que se registraron en Tampico y su zona metropolitana, donde el año pasado el agua dulce se percibía salada, es urgente aplicar esta nueva tecnología.

“En la zona ya lo tenemos -el problema de falta de agua-, ha habido una destrucción de los sistemas, se han maltratado, hemos desaprovechado el potencial que teníamos ahora solo nos queda ver el mar”, declaró a EL SOL DE TAMPICO.

“Lo único que puede ayudar son las desaladoras, sacar agua del mar para empezar a apoyar a las zonas que están en sequía, es irreversible el problema de la sequía”, agregó.

Aunque se considera que la inversión de una planta de este tipo es elevada, el costo será mayor de no atender el problema.

“Sale más caro lo que ha pasado aquí, si sacan cuentas lo que se ha gastado en la zona sur, sin ningún beneficio de nada, es del orden de los 5 a 6 mil millones de pesos, creo yo que nos ha faltado visión”, afirmó,

EL COSTO DE LAS DESALINIZADORAS

El director de la Asociación Mediadora para el Bienestar Inteligente y Ecológico, Miguel Ángel Verástegui Cavazos, destacó que este tipo de infraestructura podría tener un costo de 250 millones de pesos, según su tamaño y que ha sido una apuesta con buenos resultados en países árabes. “¿Por qué no mirar hacia el mar? Ya está muy avanzada la ciencia, como lo hace toda la zona del medio oriente toda esa potabilización a base del agua del mar”, dijo. “Hoy en día no es tan caro y tan imposible instalar plantas desalinizadoras, pueden llegar a costar unos 200, 250 millones de pesos para hacer plantas potabilizadoras”, agregó.

Según el Manifiesto de Impacto Ambiental de la planta desaladora Royaltón Cancún, esta instalación de uso privado, con una capacidad de proceso es de 900 metros cúbicos diarios, se programó con un costo de 10 millones de pesos mexicanos, de los que 10% corresponde al costo aproximado para aplicar las medidas de prevención, mientras que el restante consiste en el costo del equipo.

“Se tienen que hacer estudios, sino cómo comenzamos, saber de dónde partir. Nos faltan estudios bióticos. Los estudios socioeconómicos que tomen en cuenta la tendencia poblacional para saber para cuánto me van a dar los servicios que tengo”, puntualizó Verástegui.

Tamaulipas cuenta con 420 kilómetros de litoral, por lo que con voluntad política y el destino de recursos, el mar podría ser una buena fuente de agua con la operación de plantas desalinizadoras que podrían costar mucho menos que obras monumentales que poco beneficio aportan.

Ante la sequía que azota a la región noreste de México, algunos expertos consideran que la respuesta está justo ante nuestros ojos: en el Golfo de México, con el desarrollo de plantas desalinizadoras. Para ello se requiere de dinero y voluntad política.

Este 22 de marzo se conmemora el Día Internacional del Agua, que de acuerdo con la Organización de la Naciones Unidas (ONU) el objetivo principal es recordar la relevancia de este líquido esencial puesto que actualmente hay 2 mil 200 millones de personas que viven sin acceso a agua potable.

EL SOL DE TAMPICO publicó el pasado 17 de marzo que al igual que Nuevo León, Tamaulipas se encuentra próximo a racionar el agua ante los bajos niveles que registran algunas presas de la entidad, debido a la escasa lluvia, falta de infraestructura de almacenamiento y al aumento de la temperatura.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

¿QUÉ ES UNA PLANTA DESALINIZADORA?

Una desalinizadora o desaladora es una instalación que se encarga de transformar el agua salada del mar en líquido apto para el consumo humano.

De acuerdo con reportes periodísticos, la Asociación Internacional de Desalinización, (IDA, por sus siglas en inglés) en el mundo hay 18 mil plantas de este tipo, sin embargo sólo satisfacen entre 1 y 3% de la necesidad de agua.

Una planta desaladora, según su tamaño, puede costar de 10 a 200 millones de pesos, dependiendo su capacidad de potabilización | Vladimir Meza

De acuerdo con la gaceta de Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), publicada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), esta tecnología existe en México desde hace más de una década, no obstante, su desarrollo es incipiente.

EN TAMAULIPAS LA LLUVIA NO ES SUFICIENTE

En una publicación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), César Nava Escudero planteó que la problemática del agua que enfrenta este país se concentra en tres puntos; la distribución inequitativa, la escasez por sobre explotación y la contaminación, factores que expertos han señalado en la entidad.

El exdirector de la Comisión Estatal de Agua en Tamaulipas, Raúl Quiroga, informó que Tamaulipas enfrenta un problema de desabasto de agua que no se solventa con los 740 milímetros de lluvia que caen regularmente. “En el estado no es suficiente para que las presas se recuperen. Las presas se recuperan cuando hay escurrimientos de los ríos; ninguna presa del país se llena con lo que llueve sobre el vaso, lo que levanta realmente el nivel de almacenamiento de las presas son el crecimiento de los ríos”, precisó.

TAMPICO DEBE VOLTEAR A VER AL MAR

El presidente de la Asociación Ciudadanos en Acción por México, Ángel Roque Montiel, destacó que ante la falta de infraestructura y los problemas de sequía que se registraron en Tampico y su zona metropolitana, donde el año pasado el agua dulce se percibía salada, es urgente aplicar esta nueva tecnología.

“En la zona ya lo tenemos -el problema de falta de agua-, ha habido una destrucción de los sistemas, se han maltratado, hemos desaprovechado el potencial que teníamos ahora solo nos queda ver el mar”, declaró a EL SOL DE TAMPICO.

“Lo único que puede ayudar son las desaladoras, sacar agua del mar para empezar a apoyar a las zonas que están en sequía, es irreversible el problema de la sequía”, agregó.

Aunque se considera que la inversión de una planta de este tipo es elevada, el costo será mayor de no atender el problema.

“Sale más caro lo que ha pasado aquí, si sacan cuentas lo que se ha gastado en la zona sur, sin ningún beneficio de nada, es del orden de los 5 a 6 mil millones de pesos, creo yo que nos ha faltado visión”, afirmó,

EL COSTO DE LAS DESALINIZADORAS

El director de la Asociación Mediadora para el Bienestar Inteligente y Ecológico, Miguel Ángel Verástegui Cavazos, destacó que este tipo de infraestructura podría tener un costo de 250 millones de pesos, según su tamaño y que ha sido una apuesta con buenos resultados en países árabes. “¿Por qué no mirar hacia el mar? Ya está muy avanzada la ciencia, como lo hace toda la zona del medio oriente toda esa potabilización a base del agua del mar”, dijo. “Hoy en día no es tan caro y tan imposible instalar plantas desalinizadoras, pueden llegar a costar unos 200, 250 millones de pesos para hacer plantas potabilizadoras”, agregó.

Según el Manifiesto de Impacto Ambiental de la planta desaladora Royaltón Cancún, esta instalación de uso privado, con una capacidad de proceso es de 900 metros cúbicos diarios, se programó con un costo de 10 millones de pesos mexicanos, de los que 10% corresponde al costo aproximado para aplicar las medidas de prevención, mientras que el restante consiste en el costo del equipo.

“Se tienen que hacer estudios, sino cómo comenzamos, saber de dónde partir. Nos faltan estudios bióticos. Los estudios socioeconómicos que tomen en cuenta la tendencia poblacional para saber para cuánto me van a dar los servicios que tengo”, puntualizó Verástegui.

Tamaulipas cuenta con 420 kilómetros de litoral, por lo que con voluntad política y el destino de recursos, el mar podría ser una buena fuente de agua con la operación de plantas desalinizadoras que podrían costar mucho menos que obras monumentales que poco beneficio aportan.

Turismo

Turismo en Tamaulipas: 3.9 millones de visitantes impulsarán la economía

La Canaco destacó la posibilidad de que sea una mejor temporada, luego de la difícil situación que enfrentaron negocios durante la pandemia del Covid-19

Finanzas

Woodside fortalecerá su presencia en el mercado de gas natural: te contamos los detalles

Recordemos que la compañía australiana está desarrollando el campo Trión en las costas de Tamaulipas

Doble Vía

Músicos de Tamaulipas brillan en la lista de los 600 mejores discos de Latinoamérica

El proyecto elaborado por periodistas latinoamericanos reúne obras esenciales para la música del siglo XX

Círculos

De ingeniero a cantante: la inspiradora historia de Ángel Eduviel en La Academia 2024

El joven egresado de Ingeniería en Geociencias del Tec de Ciudad Madero forma parte del proyecto que conduce Jaime Camil

Doble Vía

Ava Pocket deja huella en Drag Race México: de la ingeniería a representar a Tamaulipas

La segunda temporada de reality ha estado llena de sorpresas; seguidores aseguran que fue un robo

Regional

Helicópteros en funcionamiento: Tamaulipas mejora vigilancia aérea

La Fiscalía General del Estado donó una unidad aérea al estado