/ sábado 10 de septiembre de 2022

La Batalla de Tampico se realizó durante el huracán de 1829 [Video]

En pleno ciclón de 1829 en Tampico ataca el Ejército Mexicano

En la historia de Tampico no todos los ciclones han sido fatales, hubo uno que resultó providencial para la ciudad en el momento en que más lo necesitaba, pues el puerto era sitiado por una compañía militar española y la defensa del ejército mexicano dudaba sí atacar o no al enemigo que en cualquier momento podría reponerse y recibir auxilio del extranjero.

También fue un mes de septiembre la batalla de Tampico y el huracán

El huracán de 1829 está entre los primeros que han sido registrados en la historia de los ciclones de Tampico, llegó al puerto un mes de septiembre igual que los fatídicos que ocurrieron en 1933, 1955 y 1967; sin embargo, este ha sido el único bienvenido, pues contribuyó al valor de los combatientes mexicanos para derrotar a Isidro barradas y sus 500 hombres.

El general López de Santa Anna había aprovechado las maniobras que realizó el general Manuel Mier y Terán para dividir a las compañías del ejército español y llegó hasta el cuartel general que habían tomado los invasores en el centro histórico de Tampico, pero al conocer Barradas esta situación regreso lo más pronto posible desde Altamira, en dónde se encontraba ya camino hacia el centro del país.

Desde el otro lado del río Pánuco se trazó la estrategia para salvar Tampico | Cortesía: Mediateca INAH

Era entonces el 7 de septiembre de 1829, Isidro Barradas llegó en el momento en que se hacían las negociaciones para la rendición, sin saber que al regresar a Tampico el ejército español era en número mayor que el mexicano, que se encontraba en ese momento en la ciudad, por lo que Antonio López de Santa Anna concedió salir de Tampico y volver a Pueblo Viejo, dando un plazo el brigadier español para su rendición.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

El ciclón “salvador” entró a Tampico la madrugada del 9 de septiembre con fuertes rachas y lluvias, justo antes de que se cumpliera el plazo de rendición para la milicia ibérica, fue cuando el general mexicano pensó que era un buen momento para cerrar la pinza a los españoles y dejarlos aislados de una posible ayuda del extranjero, por lo que ordenó al general Mier y Terán atacar el fuerte de la Barra.

Antonio López de Santa Anna | Cortesía: Mediateca INAH


En pleno ciclón de 1829 en Tampico ataca el Ejército Mexicano

En la guarnición cerca de la playa, los españoles habían colocado una embarcación para coordinar acciones por el río Pánuco y desde donde monitoreaban la llegada de barcos por el Golfo de México, en pleno ciclón el ejército mexicano se volcó sobre la defensa española, logrando tomar el fuerte a sangre y fuego, pues a pesar de que hubo muchas bajas el general Manuel Mier cumplió la orden del general Santa Anna.

Los ríos de la zona sirvieron para las batallas por la plaza de Tampico | Cortesía: Mediateca INAH

Las narraciones de la época cuentan todas las vicisitudes que tuvieron que pasar los soldados mexicanos para llegar hasta el fuerte de la Barra por el río Pánuco, pues las rachas del viento amenazaban con volcar las embarcaciones, además de que los cañones con los que se trasladaban en algunos momentos pudieron caer al agua, sin embargo, los españoles tuvieron menor suerte, ya que el ciclón azotó con fuerza la zona justo en el momento en que trataban de defenderse.

➡️ Te recomendamos: ¿Cómo se miden las categorías de destrucción de un huracán?

Al hacerse el ejército mexicano con el punto de entrada por el Golfo de México, la guarnición española que se encontraba en la plaza de libertad, en el centro histórico de Tampico, quedó incomunicada, sin víveres, sin agua y con muchos de sus soldados enfermos, ya que la fiebre amarilla también empezó a minar las fuerzas de los ibéricos, optando Isidro barradas por la rendición incondicional de sus tropas.

Plano de Tampico donde se aprecia los puntos donde fueron los combates | Cortesía: Mediateca INAH

Un día de gloria que volvió del olvido

El paso del huracán de 1829 dejó desoladas varias trincheras, tanto mexicanas como españolas, sin embargo, al pasar la contingencia, México ya tenía depuestas las armas de los españoles y sus banderas, redactando en el cuartel general de Pueblo Viejo, López de Santa Anna, el documento donde se especificaba los puntos para la rendición de los invasores.

En la plaza de la Libertad se desarrollaron varios combates | Cortesía: Mediateca INAH

Ante la amenaza de los huracanes, los habitantes de Pueblo Viejo, Tampico y Altamira no deberían de olvidar que uno de estos fenómenos naturales, peleó a su favor en su tierra, dentro de la lucha donde se libraron los últimos combates por defender la independencia de México, ante las pretensiones de reconquista española.

➡️ También te puede interesar:
¿Cómo se elige el nombre para los huracanes y ciclones? Una costumbre de siglos atrás

Es de reflexionar que un día de unidad y patriotismo haya pasado al olvido por un largo tiempo, no solo por los errores de Santa Anna en su último periodo como presidente en la década de 1850, sino por la propia historiografía que lo volvió el arquetipo del traidor y, con ello, buscó ocultar sus victorias, minimizando la importancia histórica de esta gesta que ocurrió en Tampico.

En la historia de Tampico no todos los ciclones han sido fatales, hubo uno que resultó providencial para la ciudad en el momento en que más lo necesitaba, pues el puerto era sitiado por una compañía militar española y la defensa del ejército mexicano dudaba sí atacar o no al enemigo que en cualquier momento podría reponerse y recibir auxilio del extranjero.

También fue un mes de septiembre la batalla de Tampico y el huracán

El huracán de 1829 está entre los primeros que han sido registrados en la historia de los ciclones de Tampico, llegó al puerto un mes de septiembre igual que los fatídicos que ocurrieron en 1933, 1955 y 1967; sin embargo, este ha sido el único bienvenido, pues contribuyó al valor de los combatientes mexicanos para derrotar a Isidro barradas y sus 500 hombres.

El general López de Santa Anna había aprovechado las maniobras que realizó el general Manuel Mier y Terán para dividir a las compañías del ejército español y llegó hasta el cuartel general que habían tomado los invasores en el centro histórico de Tampico, pero al conocer Barradas esta situación regreso lo más pronto posible desde Altamira, en dónde se encontraba ya camino hacia el centro del país.

Desde el otro lado del río Pánuco se trazó la estrategia para salvar Tampico | Cortesía: Mediateca INAH

Era entonces el 7 de septiembre de 1829, Isidro Barradas llegó en el momento en que se hacían las negociaciones para la rendición, sin saber que al regresar a Tampico el ejército español era en número mayor que el mexicano, que se encontraba en ese momento en la ciudad, por lo que Antonio López de Santa Anna concedió salir de Tampico y volver a Pueblo Viejo, dando un plazo el brigadier español para su rendición.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

El ciclón “salvador” entró a Tampico la madrugada del 9 de septiembre con fuertes rachas y lluvias, justo antes de que se cumpliera el plazo de rendición para la milicia ibérica, fue cuando el general mexicano pensó que era un buen momento para cerrar la pinza a los españoles y dejarlos aislados de una posible ayuda del extranjero, por lo que ordenó al general Mier y Terán atacar el fuerte de la Barra.

Antonio López de Santa Anna | Cortesía: Mediateca INAH


En pleno ciclón de 1829 en Tampico ataca el Ejército Mexicano

En la guarnición cerca de la playa, los españoles habían colocado una embarcación para coordinar acciones por el río Pánuco y desde donde monitoreaban la llegada de barcos por el Golfo de México, en pleno ciclón el ejército mexicano se volcó sobre la defensa española, logrando tomar el fuerte a sangre y fuego, pues a pesar de que hubo muchas bajas el general Manuel Mier cumplió la orden del general Santa Anna.

Los ríos de la zona sirvieron para las batallas por la plaza de Tampico | Cortesía: Mediateca INAH

Las narraciones de la época cuentan todas las vicisitudes que tuvieron que pasar los soldados mexicanos para llegar hasta el fuerte de la Barra por el río Pánuco, pues las rachas del viento amenazaban con volcar las embarcaciones, además de que los cañones con los que se trasladaban en algunos momentos pudieron caer al agua, sin embargo, los españoles tuvieron menor suerte, ya que el ciclón azotó con fuerza la zona justo en el momento en que trataban de defenderse.

➡️ Te recomendamos: ¿Cómo se miden las categorías de destrucción de un huracán?

Al hacerse el ejército mexicano con el punto de entrada por el Golfo de México, la guarnición española que se encontraba en la plaza de libertad, en el centro histórico de Tampico, quedó incomunicada, sin víveres, sin agua y con muchos de sus soldados enfermos, ya que la fiebre amarilla también empezó a minar las fuerzas de los ibéricos, optando Isidro barradas por la rendición incondicional de sus tropas.

Plano de Tampico donde se aprecia los puntos donde fueron los combates | Cortesía: Mediateca INAH

Un día de gloria que volvió del olvido

El paso del huracán de 1829 dejó desoladas varias trincheras, tanto mexicanas como españolas, sin embargo, al pasar la contingencia, México ya tenía depuestas las armas de los españoles y sus banderas, redactando en el cuartel general de Pueblo Viejo, López de Santa Anna, el documento donde se especificaba los puntos para la rendición de los invasores.

En la plaza de la Libertad se desarrollaron varios combates | Cortesía: Mediateca INAH

Ante la amenaza de los huracanes, los habitantes de Pueblo Viejo, Tampico y Altamira no deberían de olvidar que uno de estos fenómenos naturales, peleó a su favor en su tierra, dentro de la lucha donde se libraron los últimos combates por defender la independencia de México, ante las pretensiones de reconquista española.

➡️ También te puede interesar:
¿Cómo se elige el nombre para los huracanes y ciclones? Una costumbre de siglos atrás

Es de reflexionar que un día de unidad y patriotismo haya pasado al olvido por un largo tiempo, no solo por los errores de Santa Anna en su último periodo como presidente en la década de 1850, sino por la propia historiografía que lo volvió el arquetipo del traidor y, con ello, buscó ocultar sus victorias, minimizando la importancia histórica de esta gesta que ocurrió en Tampico.

Local

Trabajos de mantenimiento en Tampico: CFE anuncia corte de luz en seis colonias

La suspensión del servicio eléctrico durará hasta ocho horas informó la Comisión Federal de Electricidad

Local

Comapa llevará agua en pipas a Colinas de San Gerardo, Arboledas y más colonias este jueves

La comisión ha indicado que reforzó sus acciones de suministro para que no falte el recurso en ningún sector del sur de Tamaulipas

Local

Nury Romero, la maderense que aspira a dirigir la Codhet

También entre los aspirantes se encuentra el abogado Juan Jorge Olvera Reyes

Local

Incendio en tulares de laguna Champayán: Se apagan solos sin afectar viviendas

El inicio de la quema de los tulares se registró desde el miércoles 12 de junio por la mañana

Local

Fuerte olor a quemado invade la zona ¿a qué se debe?

Colonos han reportado también la presencia de ceniza. Ya son dos días que en la zona sur huele a quemado

Doble Vía

Leyendas urbanas en México: la noche que el diablo salió a bailar en Tampico

Te contamos el rumor que circula de ciudad a ciudad donde una noche el diablo se apareció en una discoteca