/ lunes 6 de mayo de 2024

La historia de un feminicidio que se convirtió en una obra literaria

Cristina Rivera Garza, escritora tamaulipeca, relata el feminicidio de su hermana y cómo mantiene su búsqueda por justicia

A mediados de febrero de 2022, la escritora tamaulipeca Cristina Rivera Garza recibió el Premio Mazatlán de Literatura 2022, uno de los reconocimientos literarios más prestigiosos del país, por su libro “El invencible verano de Liliana”, donde relata el caso de su hermana, víctima de feminicidio.

“El premio lo recibo a nombre propio pero también a nombre de mi hermana Liliana Rivera Garza, en cuyo honor escribí el libro. Así lo recibí, junto con Liliana: las hermanas Rivera Garza”, decía en aquel entonces la entrevista a EL SOL DE TAMPICO. Ahora, en 2024 la oriunda de Matamoros, Tamaulipas ganó el Pulitzer con dicha obra.

➡️Te puede interesar: Cristina Rivera Garza gana el Premio Pulitzer 2024 por "El invencible Verano de Liliana"

A través de una exhaustiva investigación documental con el archivo personal de Liliana pero también con entrevistas y testimonios de personas que le fueron cercanas, Cristina Rivera Garza reconstruye en su libro las últimas semanas de vida de su hermana, a la vez que va exhibiendo “los vericuetos infinitos de la impunidad” al tratar de recuperar en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México el archivo del caso.

Seguir la voz de Liliana, la encomienda de su obra

La autora nacida en Matamoros sostiene que “El invencible verano de Liliana” no busca tanto incidir en la discusión política actual sobre los derechos de la mujer en México, como honrar a su hermana y “poder seguir tan de cerca la voz de Liliana como sea posible”.

“Hay mucha rabia en lo que escribí, hay mucha pesadumbre, pero sobre todo a mí lo que me interesaba era seguir muy de cerca la voz de Liliana y tratar de oírla lo más fidedignamente posible y poderla transcribir en la manera en cómo la oía”.

Portada de la obra ganadora del Premio Mazatlán de Literatura 2022 / Cristina Rivera Garza

“Lo que el libro pueda ser después, la manera en que pueda o haya incidido en una lucha que no sólo es personal, sino social como bien lo sabemos, yo creo eso ya no depende tanto del libro”, comentaba en entrevista con esta casa editora.

➡️Te puede interesar: Shakespeare y el empoderamiento femenino: un dramaturgo que desafió las expectativas de su época

El movimiento feminista y sus importantes resultados

El 16 de julio de 1990 Liliana Rivera Garza, de 20 años de edad y estudiante de Arquitectura, fue asesinada en su departamento en la Ciudad de México presuntamente por quien fuera su expareja, Ángel González Ramos.

Cristina Rivera Garza afirma que, en aquellos años, ni Liliana ni la gente que la quiso contaron con un lenguaje que permitiera identificar las señales de peligro de la violencia machista.

La situación, 31 años después, indica la autora, ha cambiado gracias a la movilización de las mujeres feministas.

“Estas luchas transversales que se hacen en contra de la violencia machista, lo que terminan haciendo es que, poco a poco, horadan un espacio dentro de la cerrazón y la indiferencia y, muchas veces, la indolencia del Estado.

Uno de estos resultados por ejemplo, es el que existe ahora un Código Penal donde se reconoce el feminicidio desde el 2012”.

Agrega que esto no quiere decir que la lucha por la visibilización de la violencia contra la mujer haya terminado: “Yo creo que hay mucha rabia en las calles, es una rabia que yo entiendo muy bien y que creo que sólo se calmará con la justicia”.

La búsqueda de justicia por su hermana continúa

Tan pronto comenzaron a perseguirlo los agentes de Policía de la Ciudad de México, Ángel González Ramos se dio a la fuga.

A principios de marzo, Cristina Rivera Garza publicó en sus redes sociales un video donde da a conocer que, según los últimos indicios, el presunto feminicida se habría refugiado en Estados Unidos bajó el nombre de Mitchell Angelo Giovanni, quien supuestamente habría muerto ahogado el 2 de mayo de 2020, en Marina del Rey, California.

➡️Te puede interesar: ¿La relación de Romeo y Julieta hubiera prosperado? Amar no es una tarea sencilla

Rivera Garza expresa que, aun si se comprueba que el presunto asesino murió, "todavía hay muchas cosas que quedan por hacer” en la búsqueda por el cabal cumplimiento de la justicia.

"Para mí y para mi familia es fundamental que quede claro ahora y siempre que la muerte de mi hermana no se debió a un crimen pasional, con la culpa que ese término arroja sobre la víctima, y la excusa implícita que brinda al perpetrador”.

Y añade: “Para nosotros es imprescindible que se incluya el término ‘feminicidio’, ciertamente fuera de uso en ese entonces, en el expediente de mi hermana como la causa oficial de su deceso”.

La literatura: una invitación a la atención

Liliana Rivera Garza llevaba a su gente querida a un ojo de agua en Almoloya de Juárez, para mostrarles un "cabello" que separaba el agua sucia de la limpia. “Un lugar muy querido para mí y mi familia”, señala la escritora. ¿La literatura ha significado para Cristina Rivera Garza esa raya en el manantial?

Sigue nuestro canal de EL SOL DE TAMPICO: las mejores noticias en WhatsApp

“Yo no creo que la literatura separe ‘el agua sucia del agua limpia’, pero lo que sí creo que hace es que nos permite ver todas esas rayas en el agua, todas esas escenas, acciones, conductas que a primera vista parecen invisibles.

La escritura en general nos invita a poner atención para descubrir esos pequeños rastros, elementos que de otra manera nos pasarían desapercibidos”.

A mediados de febrero de 2022, la escritora tamaulipeca Cristina Rivera Garza recibió el Premio Mazatlán de Literatura 2022, uno de los reconocimientos literarios más prestigiosos del país, por su libro “El invencible verano de Liliana”, donde relata el caso de su hermana, víctima de feminicidio.

“El premio lo recibo a nombre propio pero también a nombre de mi hermana Liliana Rivera Garza, en cuyo honor escribí el libro. Así lo recibí, junto con Liliana: las hermanas Rivera Garza”, decía en aquel entonces la entrevista a EL SOL DE TAMPICO. Ahora, en 2024 la oriunda de Matamoros, Tamaulipas ganó el Pulitzer con dicha obra.

➡️Te puede interesar: Cristina Rivera Garza gana el Premio Pulitzer 2024 por "El invencible Verano de Liliana"

A través de una exhaustiva investigación documental con el archivo personal de Liliana pero también con entrevistas y testimonios de personas que le fueron cercanas, Cristina Rivera Garza reconstruye en su libro las últimas semanas de vida de su hermana, a la vez que va exhibiendo “los vericuetos infinitos de la impunidad” al tratar de recuperar en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México el archivo del caso.

Seguir la voz de Liliana, la encomienda de su obra

La autora nacida en Matamoros sostiene que “El invencible verano de Liliana” no busca tanto incidir en la discusión política actual sobre los derechos de la mujer en México, como honrar a su hermana y “poder seguir tan de cerca la voz de Liliana como sea posible”.

“Hay mucha rabia en lo que escribí, hay mucha pesadumbre, pero sobre todo a mí lo que me interesaba era seguir muy de cerca la voz de Liliana y tratar de oírla lo más fidedignamente posible y poderla transcribir en la manera en cómo la oía”.

Portada de la obra ganadora del Premio Mazatlán de Literatura 2022 / Cristina Rivera Garza

“Lo que el libro pueda ser después, la manera en que pueda o haya incidido en una lucha que no sólo es personal, sino social como bien lo sabemos, yo creo eso ya no depende tanto del libro”, comentaba en entrevista con esta casa editora.

➡️Te puede interesar: Shakespeare y el empoderamiento femenino: un dramaturgo que desafió las expectativas de su época

El movimiento feminista y sus importantes resultados

El 16 de julio de 1990 Liliana Rivera Garza, de 20 años de edad y estudiante de Arquitectura, fue asesinada en su departamento en la Ciudad de México presuntamente por quien fuera su expareja, Ángel González Ramos.

Cristina Rivera Garza afirma que, en aquellos años, ni Liliana ni la gente que la quiso contaron con un lenguaje que permitiera identificar las señales de peligro de la violencia machista.

La situación, 31 años después, indica la autora, ha cambiado gracias a la movilización de las mujeres feministas.

“Estas luchas transversales que se hacen en contra de la violencia machista, lo que terminan haciendo es que, poco a poco, horadan un espacio dentro de la cerrazón y la indiferencia y, muchas veces, la indolencia del Estado.

Uno de estos resultados por ejemplo, es el que existe ahora un Código Penal donde se reconoce el feminicidio desde el 2012”.

Agrega que esto no quiere decir que la lucha por la visibilización de la violencia contra la mujer haya terminado: “Yo creo que hay mucha rabia en las calles, es una rabia que yo entiendo muy bien y que creo que sólo se calmará con la justicia”.

La búsqueda de justicia por su hermana continúa

Tan pronto comenzaron a perseguirlo los agentes de Policía de la Ciudad de México, Ángel González Ramos se dio a la fuga.

A principios de marzo, Cristina Rivera Garza publicó en sus redes sociales un video donde da a conocer que, según los últimos indicios, el presunto feminicida se habría refugiado en Estados Unidos bajó el nombre de Mitchell Angelo Giovanni, quien supuestamente habría muerto ahogado el 2 de mayo de 2020, en Marina del Rey, California.

➡️Te puede interesar: ¿La relación de Romeo y Julieta hubiera prosperado? Amar no es una tarea sencilla

Rivera Garza expresa que, aun si se comprueba que el presunto asesino murió, "todavía hay muchas cosas que quedan por hacer” en la búsqueda por el cabal cumplimiento de la justicia.

"Para mí y para mi familia es fundamental que quede claro ahora y siempre que la muerte de mi hermana no se debió a un crimen pasional, con la culpa que ese término arroja sobre la víctima, y la excusa implícita que brinda al perpetrador”.

Y añade: “Para nosotros es imprescindible que se incluya el término ‘feminicidio’, ciertamente fuera de uso en ese entonces, en el expediente de mi hermana como la causa oficial de su deceso”.

La literatura: una invitación a la atención

Liliana Rivera Garza llevaba a su gente querida a un ojo de agua en Almoloya de Juárez, para mostrarles un "cabello" que separaba el agua sucia de la limpia. “Un lugar muy querido para mí y mi familia”, señala la escritora. ¿La literatura ha significado para Cristina Rivera Garza esa raya en el manantial?

Sigue nuestro canal de EL SOL DE TAMPICO: las mejores noticias en WhatsApp

“Yo no creo que la literatura separe ‘el agua sucia del agua limpia’, pero lo que sí creo que hace es que nos permite ver todas esas rayas en el agua, todas esas escenas, acciones, conductas que a primera vista parecen invisibles.

La escritura en general nos invita a poner atención para descubrir esos pequeños rastros, elementos que de otra manera nos pasarían desapercibidos”.

Policiaca

Cuatro muertos tras enfrentamiento de la Guardia Estatal con civiles armados en Tamaulipas

Los hechos de violencia ocurrieron durante la tarde de este domingo 23 de junio en el norte de la entidad

Local

Campo Trión: por qué es considerado un motor de crecimiento petrolero para Tamaulipas

Una vez que este concluido el Puerto del Norte en Matamoros se espera que se detone una serie de proveeduría local

Salud

Erliquiosis: asesina silenciosa de mascotas y amenaza oculta para los humanos

Los síntomas de la erliquiosis en humanos se suelen confundir con dengue, por lo que ante cualquier señal es necesario ir al médico

Deportes

CETis 109 brilla en Puebla: campeones nacionales de futbol y subcampeones de voleibol

Estudiantes de este bachillerato ubicado en Ciudad Madero, Tamaulipas obtuvieron los primeros lugares en distintas disciplinas

Virales

Resurgen cascadas de Boca de Juan Capitán en Ciudad Victoria, Tamaulipas [Video]

En TikTok circulan videos del atractivo turístico de la capital del estado, cuyo caudal temporal depende de la Sierra Madre Oriental

Virales

Joven de Tamaulipas construyó su propio gimnasio con madera, ahora lo buscan

Hace poco el chico se volvió viral, al demostrar su habilidad e ingenio al crear su propio equipo de entrenamiento en el patio de su casa