/ martes 20 de febrero de 2024

La polémica detrás del presidente de México que solo duró 45 minutos en el cargo

Pedro Lascuráin Paredes ocupó la silla presidencial de las 17:15 a las 18:00 horas del miércoles 19 de febrero de 1913

El miércoles 19 de febrero de 1913, Pedro Lascuráin Paredes se dirige ante el Congreso de la Unión con la carta de renuncia de Francisco I. Madero, hasta ese entonces presidente de México. Después de presentar la dimisión de Madero, Lascuráin asume el puesto de dirigente interino, cerca 45 minutos después renuncia al cargo. La pregunta es: ¿por qué?

Pedro José Domingo de la Calzada Manuel María Lascuráin Paredes, era abogado y maestro de profesión. De 1912 a 1913, fungió como Secretario de Relaciones Exteriores, bajo la administración de Francisco I. Madero. Pasará a la historia, para un sector, como traidor; para otros como un peón en una partida de ajedrez que no supo jugar.

El inicio del caos: la “Decena trágica”

La información que se presenta a continuación fue recopilada de diversos portales, a saber, el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo), Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah), la BBC y el Departamento de Estado de EU.

Nuestra historia comienza en la llamada “Decena trágica”, el domingo 9 de febrero de 1913, cuando en la ciudad de México, Manuel Mondragón y Gregorio Ruiz encabezaron un levantamiento militar en contra de Francisco I. Madero.

➡️ Te puede interesar: ¿Sabías que Nezahualcóyotl escribía poemas? En ellos había un curioso elemento recurrente

Una de las principales acciones del grupo insurrecto fue la liberación de los presos políticos Bernardo Reyes y Félix Díaz, quienes eran simpatizantes de Porfirio Díaz y contrarios a Madero.

Al frente de las tropas de Palacio Nacional, enfocadas en resistir la embestida de Mondragón, Ruiz y Díaz, se encontraba Lauro Villar, quien fue depuesto de su cargo por heridas en combate. Madero designó, entonces, al general Victoriano Huerta. En ese momento, por supuesto, Madero desconocía que Huerta simpatizaba con la oposición.

El papel de Huerta y de Wilson

Henry Lane Wilson fue embajador de Estados Unidos en México del sábado 5 de marzo de 1910 hasta la interrupción de labores el martes 18 de febrero de 1913, debido a su participación en el denominado “Pacto de la ciudadela” o “Pacto de la embajada”.

De acuerdo a historiadores, Wilson conspiró junto con Félix Díaz (sobrino de Porfirio Díaz) y Victoriano Huerta, para derrocar a Francisco I. Madero como cabeza del gobierno mexicano.

Sigue nuestro canal de EL SOL DE TAMPICO: las mejores noticias en WhatsApp

Wilson solía profesar que el gobierno de EU estaba listo para invadir suelo azteca debido a la presunta inestabilidad política del gobierno maderense. Hasta la actualidad, las autoridades norteamericanas niegan la veracidad de las declaraciones de Wilson.

En tanto, Victoriano Huerta fingía que atacaba a los opositores al régimen de Madero. Sin embargo, permitió que las fuerzas de Aureliano Blanquet ingresarán a Palacio Nacional, donde tomaron como rehenes a Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, presidente y vicepresidente respectivamente.

Los 45 minutos en la silla del águila

Cuando Victoriano Huerta se entrevistó con Pedro Lascuráin Paredes, ministro de Relaciones Exteriores, al parecer, lo persuadió a solicitar la renuncia pacífica de Madero al poder. Era el miércoles 19 de febrero de 1913.

En este punto la historia se presta a interpretaciones. Hay quien asegura que Paredes siguió las indicaciones de Huerta, bajo la promesa de que Madero y su familia podrían salir libres y a salvo del país. Esta teoría sostiene que Lascuráin desconocía que Gustavo Madero, hermano del presidente, ya había sido asesinado por las fuerzas opositoras.

Otra versión de los hechos comenta que Lascuráin pertenecía al gremio encabezado por Huerta y Díaz, quienes codiciaban la silla del águila.

Lo que las instituciones históricas apuntan es que el miércoles 19 de febrero de 1913, Lascuráin Paredes entrega ante el Congreso la renuncia de Francisco I. Madero y acepta el puesto de presidente interino de la nación.

Acto seguido es conducido por fuerzas militares a una oficina privada, donde en su único acto protocolario en el mandato, designa secretario de Gobernación a Victoriano Huerta. Una vez firmado el documento, es conducido de vuelta al Congreso de la Unión para renunciar como presidente interino y ceder el puesto a Victoriano Huerta.

Es importante aclarar que, acorde a las leyes de México de la época, a falta de presidente y vicepresidente, el cargo principal de gobierno quedaba a manos del secretario de Relaciones Exteriores, y ante la posible renuncia de este, la línea de sucesión determinaba como responsable del puesto al secretario de Gobernación.

➡️ También puedes leer: Personajes ilustres de Tamaulipas: tierra de fundadores, científicos, y artistas

Aquí termina nuestro pasaje por la historia del país. Pedro Lascuraín Paredes fue presidente de México durante 45 minutos, aproximadamente de las 17:15 a las 18:00 horas del miércoles 19 de febrero de 1913. Francisco I. Madero fue asesinado tres días después, el sábado 22 de febrero de 1913. Los historiadores debaten qué motivó las acciones de Lascuraín, ¿era un aliado de Huerta o simplemente las circunstancias históricas lo rebasaron?

El miércoles 19 de febrero de 1913, Pedro Lascuráin Paredes se dirige ante el Congreso de la Unión con la carta de renuncia de Francisco I. Madero, hasta ese entonces presidente de México. Después de presentar la dimisión de Madero, Lascuráin asume el puesto de dirigente interino, cerca 45 minutos después renuncia al cargo. La pregunta es: ¿por qué?

Pedro José Domingo de la Calzada Manuel María Lascuráin Paredes, era abogado y maestro de profesión. De 1912 a 1913, fungió como Secretario de Relaciones Exteriores, bajo la administración de Francisco I. Madero. Pasará a la historia, para un sector, como traidor; para otros como un peón en una partida de ajedrez que no supo jugar.

El inicio del caos: la “Decena trágica”

La información que se presenta a continuación fue recopilada de diversos portales, a saber, el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo), Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah), la BBC y el Departamento de Estado de EU.

Nuestra historia comienza en la llamada “Decena trágica”, el domingo 9 de febrero de 1913, cuando en la ciudad de México, Manuel Mondragón y Gregorio Ruiz encabezaron un levantamiento militar en contra de Francisco I. Madero.

➡️ Te puede interesar: ¿Sabías que Nezahualcóyotl escribía poemas? En ellos había un curioso elemento recurrente

Una de las principales acciones del grupo insurrecto fue la liberación de los presos políticos Bernardo Reyes y Félix Díaz, quienes eran simpatizantes de Porfirio Díaz y contrarios a Madero.

Al frente de las tropas de Palacio Nacional, enfocadas en resistir la embestida de Mondragón, Ruiz y Díaz, se encontraba Lauro Villar, quien fue depuesto de su cargo por heridas en combate. Madero designó, entonces, al general Victoriano Huerta. En ese momento, por supuesto, Madero desconocía que Huerta simpatizaba con la oposición.

El papel de Huerta y de Wilson

Henry Lane Wilson fue embajador de Estados Unidos en México del sábado 5 de marzo de 1910 hasta la interrupción de labores el martes 18 de febrero de 1913, debido a su participación en el denominado “Pacto de la ciudadela” o “Pacto de la embajada”.

De acuerdo a historiadores, Wilson conspiró junto con Félix Díaz (sobrino de Porfirio Díaz) y Victoriano Huerta, para derrocar a Francisco I. Madero como cabeza del gobierno mexicano.

Sigue nuestro canal de EL SOL DE TAMPICO: las mejores noticias en WhatsApp

Wilson solía profesar que el gobierno de EU estaba listo para invadir suelo azteca debido a la presunta inestabilidad política del gobierno maderense. Hasta la actualidad, las autoridades norteamericanas niegan la veracidad de las declaraciones de Wilson.

En tanto, Victoriano Huerta fingía que atacaba a los opositores al régimen de Madero. Sin embargo, permitió que las fuerzas de Aureliano Blanquet ingresarán a Palacio Nacional, donde tomaron como rehenes a Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, presidente y vicepresidente respectivamente.

Los 45 minutos en la silla del águila

Cuando Victoriano Huerta se entrevistó con Pedro Lascuráin Paredes, ministro de Relaciones Exteriores, al parecer, lo persuadió a solicitar la renuncia pacífica de Madero al poder. Era el miércoles 19 de febrero de 1913.

En este punto la historia se presta a interpretaciones. Hay quien asegura que Paredes siguió las indicaciones de Huerta, bajo la promesa de que Madero y su familia podrían salir libres y a salvo del país. Esta teoría sostiene que Lascuráin desconocía que Gustavo Madero, hermano del presidente, ya había sido asesinado por las fuerzas opositoras.

Otra versión de los hechos comenta que Lascuráin pertenecía al gremio encabezado por Huerta y Díaz, quienes codiciaban la silla del águila.

Lo que las instituciones históricas apuntan es que el miércoles 19 de febrero de 1913, Lascuráin Paredes entrega ante el Congreso la renuncia de Francisco I. Madero y acepta el puesto de presidente interino de la nación.

Acto seguido es conducido por fuerzas militares a una oficina privada, donde en su único acto protocolario en el mandato, designa secretario de Gobernación a Victoriano Huerta. Una vez firmado el documento, es conducido de vuelta al Congreso de la Unión para renunciar como presidente interino y ceder el puesto a Victoriano Huerta.

Es importante aclarar que, acorde a las leyes de México de la época, a falta de presidente y vicepresidente, el cargo principal de gobierno quedaba a manos del secretario de Relaciones Exteriores, y ante la posible renuncia de este, la línea de sucesión determinaba como responsable del puesto al secretario de Gobernación.

➡️ También puedes leer: Personajes ilustres de Tamaulipas: tierra de fundadores, científicos, y artistas

Aquí termina nuestro pasaje por la historia del país. Pedro Lascuraín Paredes fue presidente de México durante 45 minutos, aproximadamente de las 17:15 a las 18:00 horas del miércoles 19 de febrero de 1913. Francisco I. Madero fue asesinado tres días después, el sábado 22 de febrero de 1913. Los historiadores debaten qué motivó las acciones de Lascuraín, ¿era un aliado de Huerta o simplemente las circunstancias históricas lo rebasaron?

Regional

Empresarios de Tamaulipas exigen mejoras urgentes en carreteras

El presupuesto ha disminuido y esperan haya una recuperación con el próximo Gobierno federal

Local

Comerciantes de playa Miramar se oponen al ingreso de vendedores foráneos; temen un enfrentamiento

Tensión por supuesta competencia desleal en el máximo paseo turístico del sur de Tamaulipas

Regional

Gobernadora electa de Veracruz denuncia abandono de la carretera Alazán-Canoas

Baches, pavimento irregular y la falta de mantenimiento en más de una década son algunos problemas en la vía de comunicación

Regional

Frente frío fuera de temporada incrementará probabilidad de lluvias en Tamaulipas

Asimismo se esperan vientos fuertes con posible formación de torbellinos en la entidad

Local

Alertan a los pescadores sobre falso apoyo federal en Tamaulipas

Lo llaman "Sembrando vida en el mar" y los defraudadores les piden una cantidad de dinero para acceder al supuesto programa social

Turismo

Turismo en Tamaulipas: 3.9 millones de visitantes impulsarán la economía

La Canaco destacó la posibilidad de que sea una mejor temporada, luego de la difícil situación que enfrentaron negocios durante la pandemia del Covid-19