/ martes 15 de febrero de 2022

Te amo con todo mi ¿hipotálamo? Cómo funciona el amor en el cerebro

Científicos afirman que la euforia que experimentamos al enamorarnos es similar a la asociada al consumo de cocaína o alcohol

Corazones acelerados, manos sudorosas, mejillas sonrojadas, sentimientos de pasión y ansiedad, son parte de la montaña rusa de sensaciones que se echan a andar cuando estamos enamorados.

Que tengamos estas reacciones físicas y emocionales no se deben únicamente al flechazo, sino que tienen un origen en nuestro cerebro. Aquí te decimos lo que la ciencia opina al respecto.

UN COCTEL PARA NUESTRO CEREBRO

Un artículo publicado en la revista Hormones & Behavior, afirma que al momento de enamorarnos, hay tres áreas del cerebro que se activan. La primera es el área tegmental ventral, que libera dopamina y otras hormonas.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

La segunda sección cerebral es el núcleo accumbens, que a través de la oxitocina vincula las sensaciones placenteras del amor romántico con nuestros sistemas sensoriales.

Finalmente la parte pálido ventral, que mediante la vasopresina relaciona ciertas acciones de la pareja que asociamos a sentimientos gratificantes en nuestra mente.

El identificar estas áreas cerebrales “nos ayuda a entender por qué se puede relacionar un olor, un color o una canción con el sentimiento de amor que se tiene por una pareja", señala el texto de 2012.

DESDE APEGO POR EL OTRO HASTA PENSAMIENTOS ENLOQUECIDOS

¿Qué ocurre en nuestra cabeza después de este bombardeo de hormonas? El enamoramiento. Un artículo de la Escuela de Medicina de Harvard afirma, por ejemplo, que la dopamina liberada contribuye a que el amor sea una experiencia placentera similar a la euforia asociada al consumo de cocaína o alcohol.

Mientras que la oxitocina intensifica los sentimientos de apego y genera que las parejas se sientan más cerca una de otra después de haber mantenido relaciones sexuales. La vasopresina, por su parte, está vinculada al comportamiento que produce las relaciones monógamas a largo plazo.

Otra consecuencia es que los niveles de serotonina se agotan, lo que genera la producción de "los pensamientos, esperanzas y temores intrusivos y enloquecedores del amor".

LOS EFECTOS NO DURAN PARA SIEMPRE

Pero este estado no dura eternamente. Los especialistas afirman que este efecto dura, a lo mucho, dos años; después los niveles de cortisol y serotonina vuelven a la normalidad.

En tanto, el ansia y el deseo constantes, que son propios del amor romántico, suelen disminuir, y la euforia inicial pasa a un estado más profundo -"compasivo", lo llama el artículo de Harvard- presente en las parejas con matrimonios duraderos.

Corazones acelerados, manos sudorosas, mejillas sonrojadas, sentimientos de pasión y ansiedad, son parte de la montaña rusa de sensaciones que se echan a andar cuando estamos enamorados.

Que tengamos estas reacciones físicas y emocionales no se deben únicamente al flechazo, sino que tienen un origen en nuestro cerebro. Aquí te decimos lo que la ciencia opina al respecto.

UN COCTEL PARA NUESTRO CEREBRO

Un artículo publicado en la revista Hormones & Behavior, afirma que al momento de enamorarnos, hay tres áreas del cerebro que se activan. La primera es el área tegmental ventral, que libera dopamina y otras hormonas.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

La segunda sección cerebral es el núcleo accumbens, que a través de la oxitocina vincula las sensaciones placenteras del amor romántico con nuestros sistemas sensoriales.

Finalmente la parte pálido ventral, que mediante la vasopresina relaciona ciertas acciones de la pareja que asociamos a sentimientos gratificantes en nuestra mente.

El identificar estas áreas cerebrales “nos ayuda a entender por qué se puede relacionar un olor, un color o una canción con el sentimiento de amor que se tiene por una pareja", señala el texto de 2012.

DESDE APEGO POR EL OTRO HASTA PENSAMIENTOS ENLOQUECIDOS

¿Qué ocurre en nuestra cabeza después de este bombardeo de hormonas? El enamoramiento. Un artículo de la Escuela de Medicina de Harvard afirma, por ejemplo, que la dopamina liberada contribuye a que el amor sea una experiencia placentera similar a la euforia asociada al consumo de cocaína o alcohol.

Mientras que la oxitocina intensifica los sentimientos de apego y genera que las parejas se sientan más cerca una de otra después de haber mantenido relaciones sexuales. La vasopresina, por su parte, está vinculada al comportamiento que produce las relaciones monógamas a largo plazo.

Otra consecuencia es que los niveles de serotonina se agotan, lo que genera la producción de "los pensamientos, esperanzas y temores intrusivos y enloquecedores del amor".

LOS EFECTOS NO DURAN PARA SIEMPRE

Pero este estado no dura eternamente. Los especialistas afirman que este efecto dura, a lo mucho, dos años; después los niveles de cortisol y serotonina vuelven a la normalidad.

En tanto, el ansia y el deseo constantes, que son propios del amor romántico, suelen disminuir, y la euforia inicial pasa a un estado más profundo -"compasivo", lo llama el artículo de Harvard- presente en las parejas con matrimonios duraderos.

Local

Trabajos de mantenimiento en Tampico: CFE anuncia corte de luz en seis colonias

La suspensión del servicio eléctrico durará hasta ocho horas informó la Comisión Federal de Electricidad

Local

Comapa llevará agua en pipas a Colinas de San Gerardo, Arboledas y más colonias este jueves

La comisión ha indicado que reforzó sus acciones de suministro para que no falte el recurso en ningún sector del sur de Tamaulipas

Local

Nury Romero, la maderense que aspira a dirigir la Codhet

También entre los aspirantes se encuentra el abogado Juan Jorge Olvera Reyes

Local

Incendio en tulares de laguna Champayán: Se apagan solos sin afectar viviendas

El inicio de la quema de los tulares se registró desde el miércoles 12 de junio por la mañana

Local

Fuerte olor a quemado invade la zona ¿a qué se debe?

Colonos han reportado también la presencia de ceniza. Ya son dos días que en la zona sur huele a quemado

Doble Vía

Leyendas urbanas en México: la noche que el diablo salió a bailar en Tampico

Te contamos el rumor que circula de ciudad a ciudad donde una noche el diablo se apareció en una discoteca