/ viernes 26 de febrero de 2021

Migrantes que se van a Estados Unidos regalan sus cosas

En estos 25 minutos de despedida se resume el sentimiento desde que abandonaron sus hogares, su patria y su familia, así como, para algunos, los casi dos años guardando por una respuesta

Matamoros, Tams., febrero 26 (OEM-Informex). - Los 25 minutos que les dan a los migrantes para despedirse de sus compañeros de campamento no son suficientes para los abrazos, el llanto, las fotografías y el agradecimiento para los que siguen en espera.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

La felicidad no se puede ocultar en la Ciudad Migrante que por casi dos años albergó la espera, desesperación y en ocasiones desesperanza de decenas de personas ante las severas y cerradas políticas migratorias de Donald Trump y hoy ven la esperanza de retomar el sueño.

Por segundo día entre abrazos, besos y fotografías se despiden poco a poco, pasando en contingentes de Matamoros a Brownsville.

Antes del mediodía de este viernes, un niño de nueve años salió del campamento cargando un ventilador; debido a que ya se va a Estados Unidos, por lo que él y su familia están regalando sus pertenencias.

Ese el ambiente que se respira en el asentamiento vecino del río Bravo donde se empiezan a ver espacios vacíos por el retiro de algunas carpas.

Aunque hay impaciencia por parte de aquellos migrantes qué aún no han sido llamados, también está la gente que se abraza y los gritos de “suerte” se escuchan entre las calles improvisadas de este lugar.

"Me acompañan mi esposa y mis niños, pero ya nos vamos porque ya nos llamaron y ya pasaron los 25 minutos para despedirnos", dijo un joven migrante nicaragüense que junto con su esposa vivió una odisea al cruzar el río Bravo con ella embarazada.

Narró que justo en el momento del cruce ella presentó dolores de parto, aunque las autoridades migratorias norteamericanas no le creían.

"El bebé nació allá, pero nos deportaron a todos y ahorita ya nos vamos", dijo mientras se despedía abrazando a sus amigos.

En estos 25 minutos de despedida se resume el sentimiento desde que abandonaron sus hogares, su patria y su familia, así como, para algunos, los casi dos años guardando por una respuesta.

Hoy los niños y los adultos levantan la mano y dicen adiós a los medios que cubren la nota, a las organizaciones que les tendieron la mano y al país que los alojó mientras que las puertas norteamericanas estuvieron cerradas.

Matamoros, Tams., febrero 26 (OEM-Informex). - Los 25 minutos que les dan a los migrantes para despedirse de sus compañeros de campamento no son suficientes para los abrazos, el llanto, las fotografías y el agradecimiento para los que siguen en espera.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

La felicidad no se puede ocultar en la Ciudad Migrante que por casi dos años albergó la espera, desesperación y en ocasiones desesperanza de decenas de personas ante las severas y cerradas políticas migratorias de Donald Trump y hoy ven la esperanza de retomar el sueño.

Por segundo día entre abrazos, besos y fotografías se despiden poco a poco, pasando en contingentes de Matamoros a Brownsville.

Antes del mediodía de este viernes, un niño de nueve años salió del campamento cargando un ventilador; debido a que ya se va a Estados Unidos, por lo que él y su familia están regalando sus pertenencias.

Ese el ambiente que se respira en el asentamiento vecino del río Bravo donde se empiezan a ver espacios vacíos por el retiro de algunas carpas.

Aunque hay impaciencia por parte de aquellos migrantes qué aún no han sido llamados, también está la gente que se abraza y los gritos de “suerte” se escuchan entre las calles improvisadas de este lugar.

"Me acompañan mi esposa y mis niños, pero ya nos vamos porque ya nos llamaron y ya pasaron los 25 minutos para despedirnos", dijo un joven migrante nicaragüense que junto con su esposa vivió una odisea al cruzar el río Bravo con ella embarazada.

Narró que justo en el momento del cruce ella presentó dolores de parto, aunque las autoridades migratorias norteamericanas no le creían.

"El bebé nació allá, pero nos deportaron a todos y ahorita ya nos vamos", dijo mientras se despedía abrazando a sus amigos.

En estos 25 minutos de despedida se resume el sentimiento desde que abandonaron sus hogares, su patria y su familia, así como, para algunos, los casi dos años guardando por una respuesta.

Hoy los niños y los adultos levantan la mano y dicen adiós a los medios que cubren la nota, a las organizaciones que les tendieron la mano y al país que los alojó mientras que las puertas norteamericanas estuvieron cerradas.

Local

Piden rehabilitar Refinería Madero

De acuerdo con la secretaria de Energía, Rocío Nahle, este complejo de refinación recibió en el 2019 una inversión de 2 mil millones de pesos

Local

“Aún queda gente buena”; abuelitos agradecen ayuda durante vacunación

Quienes más agradecieron las acciones a favor de los abuelitos que esperaban su vacuna anticovid fueron sus acompañantes y familiares

Local

Auge comercial en la zona norte

Siguen llegando empresas de renombre a este sector del municipio, reactivando la economía

Local

Piden programa de limpieza en escuelas por posible regreso a clases presenciales

Las escuelas llevan cerradas desde hace un año y se encuentran en abandono

Local

Cierra módulo de vacunación en Ciudad Madero por baja afluencia

La sede era la secundaria general No. 1 "Melchor Ocampo"

Mundo

Marchas antirraciales se extienden por EU

Sexta noche de protestas por casos de brutalidad policíaca en varias ciudades del país

Política

Votarán desde el extranjero más de 33 mil mexicanos

De los votantes en el extranjero, 66 por ciento prefieren el voto electrónico, mientras que 33 por ciento apuestan por vía postal

Mundo

Guerra diplomática se intensifica contra Rusia

Ucrania intercambia expulsiones de diplomáticos; Republica Checa también echa a 18 funcionarios

Sociedad

Crecen 4% los contagios por Semana Santa

La epidemia activa pasó de 29 mil 370 a 30 mil 540 casos activos, mientras que en términos generales desde la llegada de la pandemia de Covid-19 a nuestro país cobró la vida de 212 mil 228 casos.