/ sábado 20 de febrero de 2021

[Video] Mercado Manuel Ávila Camacho: El abuelito de los rodantes en Tampico

Ahora, toda la zona que lo rodea busca otra historia al ser parte de los proyectos turísticos de Tampico, se mantiene de pie a pesar de todo

Cuando el canal era apenas un arroyo y todavía no dinamitaban para construir las calles de la colonia Tamaulipas, ya se ofrecían mercancías en improvisados tendejones, a unas cuadras del río, antes de entrar al “Golfo”. Hasta ahí llegaban a comprar las personas que empezaron habitar en esa zona rodeada de puentes y casas de madera.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

No había rodantes, tiendas de autoservicio ni de conveniencia, menos teléfonos móviles para pedir productos. Tenías que mezclarte entre los puestos, los olores y la gente; llevar tu bolsa, tocar, ver la mercancía y algo que se fue perdiendo con el tiempo, conocer a esas personas que atendían a la gente: el marchante.

De esos comerciantes que se colocaban al aire libre y que venían desde las colonias Santo Niño, Obrera y Smith a vender productos que cosechaban en sus hortalizas y que son antecesores directos de lo que hoy conocemos como rodantes, nació el concepto de descentralizar las ventas de los grandes mercados y crear en sectores de la ciudad, espacios para vender todos los productos y hacerlos llegar a las colonias.

“Casi a la mitad de la década de 1940, el municipio decidió albergar a estos oferentes en un inmueble, porque había crecido mucho la contaminación en el canal de la Cortadura. Así nació el “mercadito” Manuel Ávila Camacho, en lado derecho de este canal, que al ser la única opción para los habitantes de las colonias Guadalupe Mainero, Tamaulipas y Guadalupe Victoria e incluso de Pueblo Viejo tuvo un gran auge”, comenta Miguel Hernández Zapata, fundador del colectivo Historias del Puerto.

Fue inaugurado, añade el promotor cultural, el 28 de febrero de 1946 y se nombró Manuel Ávila Camacho, como el general de División, que en ese entonces era el presidente de la República. La puesta en operación del mercado fue un gran acontecimiento para la ciudad, asistiendo los cónsules de Estados Unidos, China, Argentina y Francia,

“El mercado quedó tan bien hecho que cuando se inundaron por completo las colonias cercanas al río, con el ciclón Hilda, los helicópteros que entraron a rescatar a las personas, se paraban sobre el techo del Ávila Camacho para ayudar a la gente y llevarla a una zona más segura o entregar víveres”.

Recuerda, por separado, Roberto Márquez Pérez, locatario de segunda generación en el mercado Manuel Ávila Camacho y uno de los tres oferentes que quedan desde los inicios de este centro de abastos, que marcó toda una época en este sector al oriente de Tampico, entre los años de 1960 y hasta finales de 1980.

En su momento de esplendor, dice, el Ávila Camacho llegó a tener hasta 180 comerciantes, en locales y sobre su zona aledaña, trabajando desde las seis de la mañana con todos los productos que se podrían encontrar en los llamados “mercados grandes”, hasta las seis de la tarde, dejando muchos marchantes huella por sus productos y su forma de atender a la clientela.

Añade que “pasaba la ruta Golfo”, por un lado, sobre el puente de la calle Sol (ahora Ignacio Zaragoza) y más allá, cuando hicieron ya fija la calle Alameda (conocida hoy como Héroes de Chapultepec), los carros “Tamaulipas” y “Madero”. Para el paso de la gente, ya cuando dragaron el canal, para hacerlo más profundo, construyeron un puente de madera peatonal en la calle 2 de Enero, que después se tumbó y se hizo uno de concreto”.

“Desde Cabo Rojo, en Tampico Alto, llegaban las lanchas con piña, sandía, jícama, plátanos y otras frutas del norte de Veracruz que entraban por el canal. También pescado de todo tipo, de diversas zonas de los ríos, pues el mercado Ávila Camacho empezó a ser una competencia fuerte con los centros de abastos municipales que estaban en el centro”, comenta.

Ahora el mercado solo tiene al 10% de sus locales operando | Paulo Monsiváis

De este mercado agarraron ejemplo los oferentes que empezaron a tomar las calles a principios de 1970 y crearon los rodantes, luego aparecieron en la ciudad las primeras tiendas de autoservicio y las cadenas de los llamados supermercados llegaron, entonces los hábitos de compra empezaron cambiar y la gente se alejó del mercadito.

Ahora el mercado Ávila Camacho y toda la zona que lo rodea busca otra historia al ser parte de los proyectos turísticos de Tampico, se mantiene de pie a pesar de todo, gracias a que sus nuevos y viejos marchantes, aún en estos tiempos, mantienen esa bonita tradición de atender a sus clientes con lo mejor que tienen.

Cuando el canal era apenas un arroyo y todavía no dinamitaban para construir las calles de la colonia Tamaulipas, ya se ofrecían mercancías en improvisados tendejones, a unas cuadras del río, antes de entrar al “Golfo”. Hasta ahí llegaban a comprar las personas que empezaron habitar en esa zona rodeada de puentes y casas de madera.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

No había rodantes, tiendas de autoservicio ni de conveniencia, menos teléfonos móviles para pedir productos. Tenías que mezclarte entre los puestos, los olores y la gente; llevar tu bolsa, tocar, ver la mercancía y algo que se fue perdiendo con el tiempo, conocer a esas personas que atendían a la gente: el marchante.

De esos comerciantes que se colocaban al aire libre y que venían desde las colonias Santo Niño, Obrera y Smith a vender productos que cosechaban en sus hortalizas y que son antecesores directos de lo que hoy conocemos como rodantes, nació el concepto de descentralizar las ventas de los grandes mercados y crear en sectores de la ciudad, espacios para vender todos los productos y hacerlos llegar a las colonias.

“Casi a la mitad de la década de 1940, el municipio decidió albergar a estos oferentes en un inmueble, porque había crecido mucho la contaminación en el canal de la Cortadura. Así nació el “mercadito” Manuel Ávila Camacho, en lado derecho de este canal, que al ser la única opción para los habitantes de las colonias Guadalupe Mainero, Tamaulipas y Guadalupe Victoria e incluso de Pueblo Viejo tuvo un gran auge”, comenta Miguel Hernández Zapata, fundador del colectivo Historias del Puerto.

Fue inaugurado, añade el promotor cultural, el 28 de febrero de 1946 y se nombró Manuel Ávila Camacho, como el general de División, que en ese entonces era el presidente de la República. La puesta en operación del mercado fue un gran acontecimiento para la ciudad, asistiendo los cónsules de Estados Unidos, China, Argentina y Francia,

“El mercado quedó tan bien hecho que cuando se inundaron por completo las colonias cercanas al río, con el ciclón Hilda, los helicópteros que entraron a rescatar a las personas, se paraban sobre el techo del Ávila Camacho para ayudar a la gente y llevarla a una zona más segura o entregar víveres”.

Recuerda, por separado, Roberto Márquez Pérez, locatario de segunda generación en el mercado Manuel Ávila Camacho y uno de los tres oferentes que quedan desde los inicios de este centro de abastos, que marcó toda una época en este sector al oriente de Tampico, entre los años de 1960 y hasta finales de 1980.

En su momento de esplendor, dice, el Ávila Camacho llegó a tener hasta 180 comerciantes, en locales y sobre su zona aledaña, trabajando desde las seis de la mañana con todos los productos que se podrían encontrar en los llamados “mercados grandes”, hasta las seis de la tarde, dejando muchos marchantes huella por sus productos y su forma de atender a la clientela.

Añade que “pasaba la ruta Golfo”, por un lado, sobre el puente de la calle Sol (ahora Ignacio Zaragoza) y más allá, cuando hicieron ya fija la calle Alameda (conocida hoy como Héroes de Chapultepec), los carros “Tamaulipas” y “Madero”. Para el paso de la gente, ya cuando dragaron el canal, para hacerlo más profundo, construyeron un puente de madera peatonal en la calle 2 de Enero, que después se tumbó y se hizo uno de concreto”.

“Desde Cabo Rojo, en Tampico Alto, llegaban las lanchas con piña, sandía, jícama, plátanos y otras frutas del norte de Veracruz que entraban por el canal. También pescado de todo tipo, de diversas zonas de los ríos, pues el mercado Ávila Camacho empezó a ser una competencia fuerte con los centros de abastos municipales que estaban en el centro”, comenta.

Ahora el mercado solo tiene al 10% de sus locales operando | Paulo Monsiváis

De este mercado agarraron ejemplo los oferentes que empezaron a tomar las calles a principios de 1970 y crearon los rodantes, luego aparecieron en la ciudad las primeras tiendas de autoservicio y las cadenas de los llamados supermercados llegaron, entonces los hábitos de compra empezaron cambiar y la gente se alejó del mercadito.

Ahora el mercado Ávila Camacho y toda la zona que lo rodea busca otra historia al ser parte de los proyectos turísticos de Tampico, se mantiene de pie a pesar de todo, gracias a que sus nuevos y viejos marchantes, aún en estos tiempos, mantienen esa bonita tradición de atender a sus clientes con lo mejor que tienen.

Doble Vía

Probabilidad de formación de ciclón en el Golfo de México incrementa a 50%

El Servicio Meteorológico Nacional indicó que para la próxima semana se esperan lluvias intensas en varias regiones del país

Local

Congreso Petrolero en Tampico: estos serán los beneficios que dejará al sur de Tamaulipas

Hoteles, restaurantes y diversos giros económicos recibirán a miles de visitantes que generarán una derrama económica

Doble Vía

Christian Nodal y Ángela Aguilar ya tienen su piñata, fue hecha en Tamaulipas

El romance entre la joven pareja de cantantes no solo ha generado memes, también piñatas

Local

Alertan por aumento de casos de pediculosis en menores de edad en Tampico

Se intensifica la concientización de los métodos de higiene para prevenir estos casos en las escuelas del sur de Tamaulipas

Doble Vía

Rotoplas lanza campaña para donar tinacos en seis estados, entre ellos Tamaulipas

Rotoplas lanza campaña para donar tinacos a comunidades afectadas por la sequía en México

Salud

¿Peligro en el aire? Así afectan el humo de los incendios y la contaminación a tu salud

La quema de pastizales en la zona sur se ha convertido en un foco de riesgo para los habitantes