/ martes 14 de febrero de 2023

Santa Anna, el novio ausente: el dictador no asistió a ninguna de sus bodas

Antonio López de Santa Anna fue un militar y político mexicano, quien se autodecreto “Alteza serenísima”. También es considerado un novio ausente, pues asistió a ninguna de sus bodas.

Hablando de novios fugitivos, Antonio López de Santa Anna, dictador del país, fue uno de ellos. El militar mexicano, a quien le apetecía ser llamado “Alteza serenísima”, se casó dos veces sin estar presente en ninguna de sus bodas. Ambos fueron matrimonio por poderes, donde otro hombre fungía como su representante en la ceremonia civil.

Antonio López de Santa Anna, nacido en Xalapa, Veracruz, el 21 de febrero de 1794, militar, político y dictador mexicano, se casó en dos ocasiones. La primera, a los 31 años; la segunda vez, a los 50 años. En ninguna de las dos bodas estuvo presente y, al parecer, ninguna de las uniones fue motivada por el amor.

El primer matrimonio

De acuerdo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en 1825, Antonio López de Santa Anna, general en el Ejército Real de la Nueva España, de 31 años, acaba de finalizar su mandato como gobernador de Yucatán.

➡️ También te puede interesar: ¿Por qué nos gustan los chicos malos? El encanto y peligro de la rebeldía

El militar decide contraer nupcias con Inés García Uscanga. El matrimonio tal vez fue motivado por las influencias económicas y políticas de los padres de la novia, ambos españoles y dueños de una hacienda en el Puerto de Alvarado, en Veracruz.

Santa Anna no acude a la ceremonia, otorga un poder legal a su futuro suegro para que sea él quien funja como su representante. Al momento de la unión, la novia, Inés García Uscanga, contaba con 14 años de edad.

El segundo matrimonio

El tiempo pasa. De 1825 a 1844, Antonio López de Santa Anna se convierte en Gobernador de Veracruz por un período muy breve, se vuelve líder del ejército nacional, consigue la victoria en la batalla de Tampico y es designado presidente de la República.

➡️ Te recomendamos: ¿Por qué conmigo no y con ella sí? Cuando surge la envidia por amor

Mientras tanto, su esposa, primera dama de México, Inés García Uscanga da luz a cuatro hijos. La mujer fallece en agosto de 1844, a los 33 años de edad, después de 19 años de matrimonio con el general.

A los 40 días de quedar viudo, Santa Anna, de 50 años, se casa con María de los Dolores Tosta, una joven de clase alta, de 17 años de edad, oriunda de Veracruz. De nueva cuenta, el general no acude a la ceremonia, envía como su representante al presidente de la República, Valentín Canalizo.

Últimos días de Santa Anna

Acorde al Gobierno de Veracruz, de 1848 a 1853, Santa Anna se exilia en Jamaica. Regresa a México en 1853 y, en 1854, la Revolución de Ayutla pone fin a su largo mandato presidencial.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

En 1866, es declarado traidor a la patria. En 1867, es hecho prisionero en San Juan de Ulúa y es desterrado a las Bahamas. En 1874, Sebastián Lerdo de Tejada admite a Santa Anna de nuevo en territorio nacional, pero desconoce su grado militar y se niega a regresarle sus propiedades y fortuna anteriormente incautadas.

En 1876, en compañía de su segunda esposa, muere en la ciudad de México, Antonio López de Santa Anna, el novio ausente que no asistió a ninguna de sus bodas. El dictador, quien se autodecreto “Alteza serenísima”, no era muy adepto a las convenciones sociales del amor. Lo suyo era el matrimonio por poderes.

Hablando de novios fugitivos, Antonio López de Santa Anna, dictador del país, fue uno de ellos. El militar mexicano, a quien le apetecía ser llamado “Alteza serenísima”, se casó dos veces sin estar presente en ninguna de sus bodas. Ambos fueron matrimonio por poderes, donde otro hombre fungía como su representante en la ceremonia civil.

Antonio López de Santa Anna, nacido en Xalapa, Veracruz, el 21 de febrero de 1794, militar, político y dictador mexicano, se casó en dos ocasiones. La primera, a los 31 años; la segunda vez, a los 50 años. En ninguna de las dos bodas estuvo presente y, al parecer, ninguna de las uniones fue motivada por el amor.

El primer matrimonio

De acuerdo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en 1825, Antonio López de Santa Anna, general en el Ejército Real de la Nueva España, de 31 años, acaba de finalizar su mandato como gobernador de Yucatán.

➡️ También te puede interesar: ¿Por qué nos gustan los chicos malos? El encanto y peligro de la rebeldía

El militar decide contraer nupcias con Inés García Uscanga. El matrimonio tal vez fue motivado por las influencias económicas y políticas de los padres de la novia, ambos españoles y dueños de una hacienda en el Puerto de Alvarado, en Veracruz.

Santa Anna no acude a la ceremonia, otorga un poder legal a su futuro suegro para que sea él quien funja como su representante. Al momento de la unión, la novia, Inés García Uscanga, contaba con 14 años de edad.

El segundo matrimonio

El tiempo pasa. De 1825 a 1844, Antonio López de Santa Anna se convierte en Gobernador de Veracruz por un período muy breve, se vuelve líder del ejército nacional, consigue la victoria en la batalla de Tampico y es designado presidente de la República.

➡️ Te recomendamos: ¿Por qué conmigo no y con ella sí? Cuando surge la envidia por amor

Mientras tanto, su esposa, primera dama de México, Inés García Uscanga da luz a cuatro hijos. La mujer fallece en agosto de 1844, a los 33 años de edad, después de 19 años de matrimonio con el general.

A los 40 días de quedar viudo, Santa Anna, de 50 años, se casa con María de los Dolores Tosta, una joven de clase alta, de 17 años de edad, oriunda de Veracruz. De nueva cuenta, el general no acude a la ceremonia, envía como su representante al presidente de la República, Valentín Canalizo.

Últimos días de Santa Anna

Acorde al Gobierno de Veracruz, de 1848 a 1853, Santa Anna se exilia en Jamaica. Regresa a México en 1853 y, en 1854, la Revolución de Ayutla pone fin a su largo mandato presidencial.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

En 1866, es declarado traidor a la patria. En 1867, es hecho prisionero en San Juan de Ulúa y es desterrado a las Bahamas. En 1874, Sebastián Lerdo de Tejada admite a Santa Anna de nuevo en territorio nacional, pero desconoce su grado militar y se niega a regresarle sus propiedades y fortuna anteriormente incautadas.

En 1876, en compañía de su segunda esposa, muere en la ciudad de México, Antonio López de Santa Anna, el novio ausente que no asistió a ninguna de sus bodas. El dictador, quien se autodecreto “Alteza serenísima”, no era muy adepto a las convenciones sociales del amor. Lo suyo era el matrimonio por poderes.

Regional

Helicópteros en funcionamiento: Tamaulipas mejora vigilancia aérea

La Fiscalía General del Estado donó una unidad aérea al estado

Regional

La UAT dará atención médica y psicológica a migrantes en frontera de Tamaulipas

El convenio con la fundación Ayudándoles a Triunfar permitirá a los egresados de la máxima casa de estudios apoyar a cada una de estas personas

Regional

Expansión comercial en Nuevo Laredo: esperan la apertura de diversas cadenas nacionales

Prevén aperturas de tiendas de autoservicio para los meses de septiembre y noviembre, lo que generará cerca de 400 nuevos empleos

Regional

En Tamaulipas, papás terminarán en la cárcel si hijos no acuden a la escuela

El PAN ha presentado una iniciativa para aquellos padres que incumplan en esta obligación, siendo este un derecho de toda niña y niños

Doble Vía

Ava Pocket deja huella en Drag Race México: de la ingeniería a representar a Tamaulipas

La segunda temporada de reality ha estado llena de sorpresas; seguidores aseguran que fue un robo

Doble Vía

¿Quién fue Candy Mongomery? La ama de casa de Texas acusada de homicidio en 1980

El viernes 13 de junio de 1980, Candy Mongomery asestó 41 hachazos a Betty Gore, un año antes le había organizado un baby shower