/ miércoles 11 de septiembre de 2019

#Especial | Casa Fuerte de Castilla, el inmueble que nació con Tampico

El edificio soportó los ciclones de 1933 y 1955, llevándose a efecto una remodelación en 1990 cuando le agregaron barandales y un balcón

Residencia, cuartel, consulado, hotel y ahora restaurante de comida internacional

Si los edificios pudieran contar todo lo que en ellos se ha vivido, la Casa Fuerte de Castilla nos narraría con lujo de detalles la historia de Tampico. Con casi 200 años de antigüedad, el inmueble ha sido testigo en primera fila de batallas, ciclones, crisis económicas y también de la abundancia en la región.

La casa ubicada en la intersección de la calle Francisco I. Madero con Benito Juárez es la primera construcción de mampostería en el puerto jaibo.

“Sus paredes son de piedra labrada y arcilla. Mientras en 1824 todo era tejabanes, jacales y pequeñas viviendas de madera, la Casa Fuerte de Castilla era regia, de herrería importada y pertenecía a la familia de fundadores de Tampico. Su primer dueño español es don Juan Benito de Castilla, mencionado en el Acta de Fundación de 1823”, explica José Antonio Cruz Álvarez, presidente del Seminario de Cultura Mexicana Corresponsalía Tampico.

Sus propietarios eran comerciantes de Altamira dedicados al comercio con España, por lo que en 1824 tuvieron suficiente capital para levantar una casa frente al muelle, hoy Plaza de La Libertad.

Foto: Alex del Ángel

UN CUARTEL PARA EL BRIGADIER

Recibe el nombre de “Fuerte” porque sirvió como cuartel general para el brigadier español Isidro Barradas, quien lideró la invasión del territorio mexicano en 1829.

“Isidro desembarcó en Cabo Rojo a finales de julio y cuando tomó Tampico pidió el apoyo de sus compatriotas para reconquistar México; los españoles que vivían aquí lo respaldaron y le permitieron ocupar dicho recinto para enfilar sus cañones sobre el Ejército Mexicano”, comenta el historiador.

Durante la Victoria de Tampico de 1829 -añade- en este sitio Isidro Barradas se entrevistó con Antonio López de Santa Anna, “hablaron, Santa Anna salió de la ciudad y posteriormente Barradas se posesionó del puerto, cuidó a sus enfermos y días después, el 10 de septiembre de 1829, tampico fue golpeado por un ciclón que diezmó a las fuerzas españolas; un ejército debilitado tomó el fortín de La Barra en Ciudad Madero y el resto es la historia que ya todos conocemos bien”.

Un segundo encuentro entre estos personajes se dio cuando en esa casona se firmó la rendición del combatiente español y su ejército de vanguardia, hecho que ayudó a consolidar la Independencia de México.

Sus dueños se fueron a Cuba acompañando a Barradas en el exilio, “ante la derrota y la presión política ellos se van, solo quedan algunos familiares bajo la encomienda de cuidar la casa”, recuerda el investigador de la Huasteca.

TESOROS Y HASTA UN PASAJE SECRETO

“Sin temor a equivocarnos, citando al Padre González Salas, el edificio nació con la ciudad; hoy en día es un restaurante, pero fue hotel, consulado, embajada, posada, cuartel y residencia”, explica el entrevistado por El Sol de Tampico.

Ha sido remodelado, soportó los ciclones del 33 y del 55, fue restaurado en 1990 que fue cuando se le agregaron los barandales y se le puso un balcón y se encontró un pasaje secreto en su interior, donde se guardaban expedientes de la embajada española”.

Subraya que la casa llegó a tener 16 habitaciones, un patio central y una entrada para las carretas, “tenía dos pisos y un corredor en medio; es la típica casa española de teja de dos aguas, pero actualmente y tras las inundaciones y ciclones se cambió la teja por lámina”.

UN VISTAZO AL AYER

Quienes recorren sus pasillos, además de observar el contraste arquitectónico de aquella época con la nuestra, pueden admirar las viejas fotografías de la Posada del Rey, donde se muestra cómo era la Antigua Aduana de Tampico, el Puente Manuel Romero Rubio, la Plaza de Armas y el primer cuadro del puerto jaibo.

“Por su importancia y relevancia, por su antigüedad y arquitectura, debería ser un museo de la ciudad”, ponderó nuestro entrevistado.

Cruz Álvarez consideró que “a la par de las placas que en su exterior señalan que aquí se firmó la rendición de Barradas, también debería haber una indicando que es la primera construcción en Tampico de mampostería, es un modelo ejemplar de cómo se construían las casas y marcó pauta para el resto de los edificios en el corredor de la Plaza de La Libertad”.

Residencia, cuartel, consulado, hotel y ahora restaurante de comida internacional

Si los edificios pudieran contar todo lo que en ellos se ha vivido, la Casa Fuerte de Castilla nos narraría con lujo de detalles la historia de Tampico. Con casi 200 años de antigüedad, el inmueble ha sido testigo en primera fila de batallas, ciclones, crisis económicas y también de la abundancia en la región.

La casa ubicada en la intersección de la calle Francisco I. Madero con Benito Juárez es la primera construcción de mampostería en el puerto jaibo.

“Sus paredes son de piedra labrada y arcilla. Mientras en 1824 todo era tejabanes, jacales y pequeñas viviendas de madera, la Casa Fuerte de Castilla era regia, de herrería importada y pertenecía a la familia de fundadores de Tampico. Su primer dueño español es don Juan Benito de Castilla, mencionado en el Acta de Fundación de 1823”, explica José Antonio Cruz Álvarez, presidente del Seminario de Cultura Mexicana Corresponsalía Tampico.

Sus propietarios eran comerciantes de Altamira dedicados al comercio con España, por lo que en 1824 tuvieron suficiente capital para levantar una casa frente al muelle, hoy Plaza de La Libertad.

Foto: Alex del Ángel

UN CUARTEL PARA EL BRIGADIER

Recibe el nombre de “Fuerte” porque sirvió como cuartel general para el brigadier español Isidro Barradas, quien lideró la invasión del territorio mexicano en 1829.

“Isidro desembarcó en Cabo Rojo a finales de julio y cuando tomó Tampico pidió el apoyo de sus compatriotas para reconquistar México; los españoles que vivían aquí lo respaldaron y le permitieron ocupar dicho recinto para enfilar sus cañones sobre el Ejército Mexicano”, comenta el historiador.

Durante la Victoria de Tampico de 1829 -añade- en este sitio Isidro Barradas se entrevistó con Antonio López de Santa Anna, “hablaron, Santa Anna salió de la ciudad y posteriormente Barradas se posesionó del puerto, cuidó a sus enfermos y días después, el 10 de septiembre de 1829, tampico fue golpeado por un ciclón que diezmó a las fuerzas españolas; un ejército debilitado tomó el fortín de La Barra en Ciudad Madero y el resto es la historia que ya todos conocemos bien”.

Un segundo encuentro entre estos personajes se dio cuando en esa casona se firmó la rendición del combatiente español y su ejército de vanguardia, hecho que ayudó a consolidar la Independencia de México.

Sus dueños se fueron a Cuba acompañando a Barradas en el exilio, “ante la derrota y la presión política ellos se van, solo quedan algunos familiares bajo la encomienda de cuidar la casa”, recuerda el investigador de la Huasteca.

TESOROS Y HASTA UN PASAJE SECRETO

“Sin temor a equivocarnos, citando al Padre González Salas, el edificio nació con la ciudad; hoy en día es un restaurante, pero fue hotel, consulado, embajada, posada, cuartel y residencia”, explica el entrevistado por El Sol de Tampico.

Ha sido remodelado, soportó los ciclones del 33 y del 55, fue restaurado en 1990 que fue cuando se le agregaron los barandales y se le puso un balcón y se encontró un pasaje secreto en su interior, donde se guardaban expedientes de la embajada española”.

Subraya que la casa llegó a tener 16 habitaciones, un patio central y una entrada para las carretas, “tenía dos pisos y un corredor en medio; es la típica casa española de teja de dos aguas, pero actualmente y tras las inundaciones y ciclones se cambió la teja por lámina”.

UN VISTAZO AL AYER

Quienes recorren sus pasillos, además de observar el contraste arquitectónico de aquella época con la nuestra, pueden admirar las viejas fotografías de la Posada del Rey, donde se muestra cómo era la Antigua Aduana de Tampico, el Puente Manuel Romero Rubio, la Plaza de Armas y el primer cuadro del puerto jaibo.

“Por su importancia y relevancia, por su antigüedad y arquitectura, debería ser un museo de la ciudad”, ponderó nuestro entrevistado.

Cruz Álvarez consideró que “a la par de las placas que en su exterior señalan que aquí se firmó la rendición de Barradas, también debería haber una indicando que es la primera construcción en Tampico de mampostería, es un modelo ejemplar de cómo se construían las casas y marcó pauta para el resto de los edificios en el corredor de la Plaza de La Libertad”.

Doble Vía

Casa Laguna del Hotel Fiesta Inn renueva su menú con la mejor gastronomía del mar [Video]

Esta alternativa nos lleva por un viaje a los mares del país y con la hermosa vista hacia la Laguna del Chairel

Local

Mónica Villarreal participa en "Diálogo Nacional por la Reforma Judicial"

El evento contó con el gobernador Américo Villarreal y el senador Ricardo Monreal, teniendo como sede la capital de Tamaulipas

Local

Pronóstico del clima: sur de Tamaulipas con vientos fuertes y temperaturas de 30ºC

Para este domingo, las lluvias se han descartado del reporte que emite el SMN, aunque prevé un cielo parcialmente nublado

Policiaca

Homicidio en restaurante The Roadside; atacan a hombre con arma blanca

Los hechos ocurrieron la noche de este sábado; al lugar arribo la Cruz Roja de Tampico

Local

Piden medidas de seguridad ante avistamiento de cocodrilos en colonia de Ciudad Madero

Fue en una de las viviendas que encontraron a uno de estos reptiles, prácticamente en el portón de su casa, por lo que temen por su integridad

Deportes

Román 'Mozumbito', uno de los nuevos refuerzo de Jaiba Brava de Tampico-Madero

Este viernes, el equipo celeste dio la sorpresa a la afición de formar parte de la Liga de Expansión