/ domingo 13 de noviembre de 2022

La repoblación huasteca de Tampico; identidad que se niega a morir después de 200 años

Entre los pobladores a los que se entregaron solares había algunos extranjeros, principalmente españoles

Los perros de agua aún chapoteaban en el río, cuando nuevos pobladores llegaron a la ribera del Tamesí. Aunque algunos llegaron desde otra región, muchos de quienes repoblaron los barrancos y las lomas de lo que sería Santa Anna de Tampico, solo tuvieron que cruzar el Pánuco.

La percepción de que Tampico era una “ciudad de extranjeros” creció en diversas regiones del país, sin embargo, fueron en su gran mayoría habitantes de las distintas huastecas quienes volvieron a dar vida a este último territorio de Tamaulipas, creando una gran diversidad de costumbres y tradiciones.

Te puedo interesar: ¿Te acuerdas de la cafetería de Woolworth? Un vistazo a la década de los 80 en Tampico [Video]

En el año de 1823, cuando Juan de Villatoro trajo a un grupo de residentes de Altamira a repoblar la zona, se fundó el último Tampico, llegando los primeros 102 poseedores para instalarse en los 130 solares que se repartieron desde la orilla del barranco, que se convertirá en la calle Ribera, hasta lo que hoy es la calle Esperanza, una de las 2 únicas arterias que aún conservan su nombre original; la otra es la Altamira.

En estos vendedores del tren, en 1915 se nota la diversidad de la población | Cortesía: Mediateca INAH

Entre 1823 y 1825 se formaron tres grupos de pobladores, el más antiguo, el de los pobladores primitivos, era de 23 personas. El segundo, el de los pobladores agregados de 31 y el tercero, el de los pobladores nuevos de 1823 se componía de 47 personas; los del primer grupo recibieron dos solares por persona, mientras que la mayoría de los que formaban los otros dos grupos, solo uno.

Señala la historiadora María del Carmen Galicia Patiño, quien agrega que, en conjunto, estos primeros pobladores, sus familias y las personas que, aun sin solar, decidieron trasladarse a esta nueva población en busca de trabajo, constituyen la comunidad inicial del Tampico fundado hace casi 200 años.

La resistencia como origen de Tampico

Comenta que el número de pobladores originales disminuyó, entre otras cosas, porque no todos pudieron cumplir con el requisito de trasladarse de inmediato y construir sus casas o jacales, de tal manera que para 1825 únicamente quedaban 63 de los 102 pobladores originales. En 1825 se incorporaron 143 nuevos vecinos provenientes de diversos lugares de la región.

Sumados a los que quedaban de la población original, ascienden a un total de 215 poseedores de solares para este año, de los cuales sólo 84 gozaban del status que otorgaban los títulos de don y doña.

Lo huasteco siempre está presente en la ciudad | Cortesía: México en Fotos

Entre los pobladores a los que se entregaron solares había algunos extranjeros, principalmente españoles. Sin embargo, y gracias a que desde 1823 se había reglamentado el ingreso de los extranjeros al país, también se localizan algunos franceses, norteamericanos e ingleses.

Los productos regionales eran parte del consumo de la ciudad | Cortesía: Mediateca INAH

La resistencia de la población nativa de la zona hizo sobrevivir a Tampico, pues en la ciudad se tenían 2 estaciones: la del “tiempo sano” y la “enferma”, es decir, la época en que el calor y las lluvias eran más intensos.

La herencia huasteca se trasladó a la nueva población | Cortesía: Mediateca INAH

Teniendo que soportar también una epidemia de cólera, entre 1834-35 que mató a más de 800 pobladores, de acuerdo a los registros de las estadísticas del Archivo Histórico de Tamaulipas. Más adelante los mismos pobladores originarios resistirán huracanes y otras enfermedades.

La raíz huasteca llegó para quedarse

Desde 1827 Tampico empezó a dividirse en barrios o cuarteles, asi se crearon el de “La Salud” y “Mercaderes”, hacia la parte poniente del poblado, donde se concentraba un número importante de jornaleros urbanos, el de “La Ribera”, que era el de los comerciantes, en él se localizaban las casas comerciales y algunas de las principales fondas. Mientras que en “El Espartal”, al oriente de la comunidad se congregaron los milperos, sirvientes y mozos.

Los documentos analizados por Galicia Patiño mostraron la importancia de la población originaria de las huastecas en el Tampico de 1837; pues de acuerdo al censo de ese año, de los 5, 339 pobladores que se lograron empadronar en ese año, un total de 2,598 personas dijeron haber nacido en poblaciones de las huastecas veracruzana, tamaulipeca, hidalguense, potosina y poblana.

A lo anterior se agrega que 1,774 personas nacieron en poblaciones no huastecas de los estados de Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla y Querétaro.

También puedes leer: La operación espía nazi en Tampico, a 81 años de la Segunda Guerra Mundial [Video]

Sumando las dos cantidades mencionadas obtenemos un número de 4,372 empadronados, lo que equivale a la mayor parte de los pobladores de Tampico.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Con el aporte que da la investigadora sabemos hoy que el origen de Tampico está altamente vinculado con la huasteca, sobre todo la Veracruzana y será hasta que hayan pasado 100 años que el rostro de la ciudad cambie hacia lo europeo, con la conquista social, económica y cultural que tuvo la euforia por el petróleo.

Los perros de agua aún chapoteaban en el río, cuando nuevos pobladores llegaron a la ribera del Tamesí. Aunque algunos llegaron desde otra región, muchos de quienes repoblaron los barrancos y las lomas de lo que sería Santa Anna de Tampico, solo tuvieron que cruzar el Pánuco.

La percepción de que Tampico era una “ciudad de extranjeros” creció en diversas regiones del país, sin embargo, fueron en su gran mayoría habitantes de las distintas huastecas quienes volvieron a dar vida a este último territorio de Tamaulipas, creando una gran diversidad de costumbres y tradiciones.

Te puedo interesar: ¿Te acuerdas de la cafetería de Woolworth? Un vistazo a la década de los 80 en Tampico [Video]

En el año de 1823, cuando Juan de Villatoro trajo a un grupo de residentes de Altamira a repoblar la zona, se fundó el último Tampico, llegando los primeros 102 poseedores para instalarse en los 130 solares que se repartieron desde la orilla del barranco, que se convertirá en la calle Ribera, hasta lo que hoy es la calle Esperanza, una de las 2 únicas arterias que aún conservan su nombre original; la otra es la Altamira.

En estos vendedores del tren, en 1915 se nota la diversidad de la población | Cortesía: Mediateca INAH

Entre 1823 y 1825 se formaron tres grupos de pobladores, el más antiguo, el de los pobladores primitivos, era de 23 personas. El segundo, el de los pobladores agregados de 31 y el tercero, el de los pobladores nuevos de 1823 se componía de 47 personas; los del primer grupo recibieron dos solares por persona, mientras que la mayoría de los que formaban los otros dos grupos, solo uno.

Señala la historiadora María del Carmen Galicia Patiño, quien agrega que, en conjunto, estos primeros pobladores, sus familias y las personas que, aun sin solar, decidieron trasladarse a esta nueva población en busca de trabajo, constituyen la comunidad inicial del Tampico fundado hace casi 200 años.

La resistencia como origen de Tampico

Comenta que el número de pobladores originales disminuyó, entre otras cosas, porque no todos pudieron cumplir con el requisito de trasladarse de inmediato y construir sus casas o jacales, de tal manera que para 1825 únicamente quedaban 63 de los 102 pobladores originales. En 1825 se incorporaron 143 nuevos vecinos provenientes de diversos lugares de la región.

Sumados a los que quedaban de la población original, ascienden a un total de 215 poseedores de solares para este año, de los cuales sólo 84 gozaban del status que otorgaban los títulos de don y doña.

Lo huasteco siempre está presente en la ciudad | Cortesía: México en Fotos

Entre los pobladores a los que se entregaron solares había algunos extranjeros, principalmente españoles. Sin embargo, y gracias a que desde 1823 se había reglamentado el ingreso de los extranjeros al país, también se localizan algunos franceses, norteamericanos e ingleses.

Los productos regionales eran parte del consumo de la ciudad | Cortesía: Mediateca INAH

La resistencia de la población nativa de la zona hizo sobrevivir a Tampico, pues en la ciudad se tenían 2 estaciones: la del “tiempo sano” y la “enferma”, es decir, la época en que el calor y las lluvias eran más intensos.

La herencia huasteca se trasladó a la nueva población | Cortesía: Mediateca INAH

Teniendo que soportar también una epidemia de cólera, entre 1834-35 que mató a más de 800 pobladores, de acuerdo a los registros de las estadísticas del Archivo Histórico de Tamaulipas. Más adelante los mismos pobladores originarios resistirán huracanes y otras enfermedades.

La raíz huasteca llegó para quedarse

Desde 1827 Tampico empezó a dividirse en barrios o cuarteles, asi se crearon el de “La Salud” y “Mercaderes”, hacia la parte poniente del poblado, donde se concentraba un número importante de jornaleros urbanos, el de “La Ribera”, que era el de los comerciantes, en él se localizaban las casas comerciales y algunas de las principales fondas. Mientras que en “El Espartal”, al oriente de la comunidad se congregaron los milperos, sirvientes y mozos.

Los documentos analizados por Galicia Patiño mostraron la importancia de la población originaria de las huastecas en el Tampico de 1837; pues de acuerdo al censo de ese año, de los 5, 339 pobladores que se lograron empadronar en ese año, un total de 2,598 personas dijeron haber nacido en poblaciones de las huastecas veracruzana, tamaulipeca, hidalguense, potosina y poblana.

A lo anterior se agrega que 1,774 personas nacieron en poblaciones no huastecas de los estados de Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla y Querétaro.

También puedes leer: La operación espía nazi en Tampico, a 81 años de la Segunda Guerra Mundial [Video]

Sumando las dos cantidades mencionadas obtenemos un número de 4,372 empadronados, lo que equivale a la mayor parte de los pobladores de Tampico.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Con el aporte que da la investigadora sabemos hoy que el origen de Tampico está altamente vinculado con la huasteca, sobre todo la Veracruzana y será hasta que hayan pasado 100 años que el rostro de la ciudad cambie hacia lo europeo, con la conquista social, económica y cultural que tuvo la euforia por el petróleo.

Elecciones 2024

Priístas refuerzan proyecto de Carmen Lilia Canturosas Villarreal rumbo a la alcaldía de Nuevo Laredo

Funcionarios con amplia trayectoria y peso político se unieron al proyecto de candidata a la presidencia del municipio neolaredense

Local

Seguirán baja presión y tandeos, Comapa no establece hasta cuándo habrá agua

El organismo afirmó que esta medida es indispensable para no agotar la reserva

Local

Vaticano llama a mantener la fe ante escasez de agua en Tamaulipas

En su visita a Tampico, el representante del Papa Francisco, Padre Gonzalo Sánchez dijo ser invitado por la Diócesis para la ordenación de tres sacerdotes

Deportes

Liga Premier: Jaiba Brava y Cabos United van por el título en el Estadio Tamaulipas

Este miércoles se llevará a cabo el encuentro entre ambos equipos donde el Tampico-Madero se ganó por segundo año consecutivo el derecho a dar pelea por el título

Policiaca

Con honores dan último adiós a policía asesinado en Tamaulipas

El elemento que perdió la vida en una persecución en Matamoros, diseñaba programas infantiles

Local

¿De cuánto es la multa por no cuidar a mi mascota del calor? En Tampico puedes ir a prisión

Se han reportado varios casos de maltrato animal al exponerlos a las altas temperaturas