/ sábado 5 de septiembre de 2020

Johnny Unitas, de los mejores

Legendario pasador de los Potros John Constantine Unitas nació en Pittsburgh, Pensilvania el 7 de mayo de 1933

Llevó a los Potros de Baltimore a ganar el Super Bowl V Te deseo mucha suerte y espero que llegues a ser el mejor jugador de futbol americano”: Art Rooney sr.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

“Te deseo mucha suerte y espero que llegues a ser el mejor jugador de futbol americano”. Nunca una frase tuvo tanta trascendencia en la historia de la NFL.

El dueño de los Acereros de Pittsburgh, Art Rooney sr., no estuvo muy equivocado, literalmente, cuando le pronosticó ese destino. Pero el legendario mariscal de campo Johnny Unitas nunca llegó a jugar para el equipo de Pensilvania, algo que lamentaron hasta la llegada de Terry Bradshaw... pero esa es otra historia.

En el futbol americano la eficiencia de un jugador se mide en sus números. Pero hay otras habilidades, a veces intangibles para entrenadores cerrados en sus sistemas, que no alcanzan a determinar el futuro éxito de un jugador.

Johnny Unitas conjugó la eficiencia con el liderazgo, fuerza, carisma y triunfos que lo llevaron a ser considerado en su momento el mejor quarterback de todos los tiempos. Y qué decir del Juego de Campeonato de la NFL de 1958, uno de los primeros en ser transmitidos por la televisión y que afianzó a la NFL en el gusto de la afición, con el triunfo de los Potros 23-17 sobre los Gigantes de Nueva York en tiempo extra.

John Constantine Unitas nació en Pittsburgh, Pensilvania el 7 de mayo de 1933. Durante la secundaria y la preparatoria Unitas jugó como corredor y quarterback, y luego se enroló en la Universidad de Louisville.

Unitas no resultó ser el quarterback que llevara a escuela a campeonatos, pues resultó un quarterback inconstante y durante el último año tuvo una lesión que le impidió jugar buena parte de la temporada. Unitas fue seleccionado por los Acereros de Pittsburgh como novena selección colegial en 1955.

Se convirtió en el titular de los Potros de Baltimore llevándolos a grandes alturas | Facebook Deportes con El jefe y El Papá

Antes de iniciar la temporada, el coach Walt Kiesling decidió cortar a Unitas, pues no veía en él el talento que se requería en la NFL. Uno de los hijos del dueño le pidió a Art Rooney sr., que se quedaran con Unitas, pues era el mejor pasador con el que contaban, pero de nada sirvió.

Decepcionado, Unitas trabajó en la construcción para mantener a su esposa y a su pequeño hijo. Jugaba en una liga de semiprofesional de Pittsburgh donde actuaba como pateador, safety y quarterback por seis dólares el partido con los Carneros de Bloomfield.

En ese tiempo sucedió la anécdota en la que Art Rooney sr. le dijo al encontrarse los autos de ambos en un semáforo: “Te deseo mucha suerte y ojalá te conviertas en el mejor jugador de futbol americano del mundo". Sin duda Unitas le respondió. Y con creces.

Jugando con los Carneros de Bloomfield, fue llamado por los Potros de Baltimore, con poco dinero emprendió el viaje y el entrenador Weeb Ewbank vio en Johnny todo lo que le fue imposible al entrenador de Acereros, Kiesling y contrató a Unitas.

Ese mismo año de 1956, Unitas logró ser el titular de los Potros, y en su primera temporada profesional lo nombraron Novato del Año de la NFL con 55.6 % de pases completos el mejor de sus días. En 1957, Unitas llevó a los Potros a su primera temporada con récord ganador y fue nombrado el Jugador Más Valioso de la NFL.

Johnny Unitas es considerado uno de los mejores mariscales de campo en la historia de la NFL | Facebook NFL Legacy

EL JUEGO MÁS GRANDE

Pocas veces un partido ha influido de tal manera en el deporte. En 1958, los Potros de Unitas ganaron su primer campeonato de la NFL al vencer a los Gigantes de Nueva York, en lo que se conoce como el mejor juego de futbol americano, ya que en tiempo extra y muerte súbita los equinos triunfaron 23 a 17. En las imágenes de la televisión, en la yarda uno Unitas le dio el balón a Alan Ameche para ganar el juego. Tras el mismo, la popularidad del futbol americano creció de manera considerable.

En 1959 los Potros lograron un segundo título de la NFL venciendo de nuevo a los Gigantes de Nueva York por 31-16. Ewbank fue despedido en 1960 y en su lugar el dueño contrató al que entonces sería el entrenador más joven de la NFL: Don Schula. Los Potros volvieron a un campeonato de la NFL hasta 1964, cuando Unitas, a pesar de tener uno de sus mejores años, perdió el juego con los Cafés de Cleveland de Jim Brown.

Si bien es cierto los Potros estuvieron peleando los playoffs, en 1965 fueron vencidos por Green Bay; en 1967, cayeron ante Carneros. Ese año Unitas ganó su cuarto título como Jugador Más Valioso de la NFL.

Para el Super Bowl III las lesiones no permitieron a Unitas tener regularidad, el titular de Potros fue Earl Morral que nada pudo hacer ante los Jets y Joe Namath que ganaron 16-7; en una segunda oportunidad que Johnny no desaprovechó, en el Super Bowl V frente a los Vaqueros de Dallas, los Potros ganaron 16-13 en un juego lleno de errores.

En 1973 Unitas fue transferido a los Cargadores de San Diego y se retiró al año siguiente tras 17 años en la NFL, dejando cifras de 40 mil 239 yardas por pase, 290 anotaciones y 253 intercepciones. Sin duda un grande del futbol americano profesional.

Algunos lo consideran el mejor pasador | Facebook Sport Card Frames

Llevó a los Potros de Baltimore a ganar el Super Bowl V Te deseo mucha suerte y espero que llegues a ser el mejor jugador de futbol americano”: Art Rooney sr.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

“Te deseo mucha suerte y espero que llegues a ser el mejor jugador de futbol americano”. Nunca una frase tuvo tanta trascendencia en la historia de la NFL.

El dueño de los Acereros de Pittsburgh, Art Rooney sr., no estuvo muy equivocado, literalmente, cuando le pronosticó ese destino. Pero el legendario mariscal de campo Johnny Unitas nunca llegó a jugar para el equipo de Pensilvania, algo que lamentaron hasta la llegada de Terry Bradshaw... pero esa es otra historia.

En el futbol americano la eficiencia de un jugador se mide en sus números. Pero hay otras habilidades, a veces intangibles para entrenadores cerrados en sus sistemas, que no alcanzan a determinar el futuro éxito de un jugador.

Johnny Unitas conjugó la eficiencia con el liderazgo, fuerza, carisma y triunfos que lo llevaron a ser considerado en su momento el mejor quarterback de todos los tiempos. Y qué decir del Juego de Campeonato de la NFL de 1958, uno de los primeros en ser transmitidos por la televisión y que afianzó a la NFL en el gusto de la afición, con el triunfo de los Potros 23-17 sobre los Gigantes de Nueva York en tiempo extra.

John Constantine Unitas nació en Pittsburgh, Pensilvania el 7 de mayo de 1933. Durante la secundaria y la preparatoria Unitas jugó como corredor y quarterback, y luego se enroló en la Universidad de Louisville.

Unitas no resultó ser el quarterback que llevara a escuela a campeonatos, pues resultó un quarterback inconstante y durante el último año tuvo una lesión que le impidió jugar buena parte de la temporada. Unitas fue seleccionado por los Acereros de Pittsburgh como novena selección colegial en 1955.

Se convirtió en el titular de los Potros de Baltimore llevándolos a grandes alturas | Facebook Deportes con El jefe y El Papá

Antes de iniciar la temporada, el coach Walt Kiesling decidió cortar a Unitas, pues no veía en él el talento que se requería en la NFL. Uno de los hijos del dueño le pidió a Art Rooney sr., que se quedaran con Unitas, pues era el mejor pasador con el que contaban, pero de nada sirvió.

Decepcionado, Unitas trabajó en la construcción para mantener a su esposa y a su pequeño hijo. Jugaba en una liga de semiprofesional de Pittsburgh donde actuaba como pateador, safety y quarterback por seis dólares el partido con los Carneros de Bloomfield.

En ese tiempo sucedió la anécdota en la que Art Rooney sr. le dijo al encontrarse los autos de ambos en un semáforo: “Te deseo mucha suerte y ojalá te conviertas en el mejor jugador de futbol americano del mundo". Sin duda Unitas le respondió. Y con creces.

Jugando con los Carneros de Bloomfield, fue llamado por los Potros de Baltimore, con poco dinero emprendió el viaje y el entrenador Weeb Ewbank vio en Johnny todo lo que le fue imposible al entrenador de Acereros, Kiesling y contrató a Unitas.

Ese mismo año de 1956, Unitas logró ser el titular de los Potros, y en su primera temporada profesional lo nombraron Novato del Año de la NFL con 55.6 % de pases completos el mejor de sus días. En 1957, Unitas llevó a los Potros a su primera temporada con récord ganador y fue nombrado el Jugador Más Valioso de la NFL.

Johnny Unitas es considerado uno de los mejores mariscales de campo en la historia de la NFL | Facebook NFL Legacy

EL JUEGO MÁS GRANDE

Pocas veces un partido ha influido de tal manera en el deporte. En 1958, los Potros de Unitas ganaron su primer campeonato de la NFL al vencer a los Gigantes de Nueva York, en lo que se conoce como el mejor juego de futbol americano, ya que en tiempo extra y muerte súbita los equinos triunfaron 23 a 17. En las imágenes de la televisión, en la yarda uno Unitas le dio el balón a Alan Ameche para ganar el juego. Tras el mismo, la popularidad del futbol americano creció de manera considerable.

En 1959 los Potros lograron un segundo título de la NFL venciendo de nuevo a los Gigantes de Nueva York por 31-16. Ewbank fue despedido en 1960 y en su lugar el dueño contrató al que entonces sería el entrenador más joven de la NFL: Don Schula. Los Potros volvieron a un campeonato de la NFL hasta 1964, cuando Unitas, a pesar de tener uno de sus mejores años, perdió el juego con los Cafés de Cleveland de Jim Brown.

Si bien es cierto los Potros estuvieron peleando los playoffs, en 1965 fueron vencidos por Green Bay; en 1967, cayeron ante Carneros. Ese año Unitas ganó su cuarto título como Jugador Más Valioso de la NFL.

Para el Super Bowl III las lesiones no permitieron a Unitas tener regularidad, el titular de Potros fue Earl Morral que nada pudo hacer ante los Jets y Joe Namath que ganaron 16-7; en una segunda oportunidad que Johnny no desaprovechó, en el Super Bowl V frente a los Vaqueros de Dallas, los Potros ganaron 16-13 en un juego lleno de errores.

En 1973 Unitas fue transferido a los Cargadores de San Diego y se retiró al año siguiente tras 17 años en la NFL, dejando cifras de 40 mil 239 yardas por pase, 290 anotaciones y 253 intercepciones. Sin duda un grande del futbol americano profesional.

Algunos lo consideran el mejor pasador | Facebook Sport Card Frames

Regional

Escuelas invadidas de maleza

A últimas fechas las autoridades educativas en el estado han tocado el tema del posible retorno a las aulas en la última semana de mayo, pero nada está definido

Local

Negocian cerrar esclusa del Camalote

Escapan miles de metros cúbicos de agua dulce por mantener una compuerta abierta 

Regional

Aumentó el nivel de la laguna de Mayorazgo

Eliminará salinidad del agua en aproximadamente ocho días

Futbol

Cruz Azul vence a Toluca y está en semifinales

El pase a las semifinales del Guard1anes 2021 es completamente suyo y ya espera rival

Futbol

Un autogol de Anderson Santamaría le da la victoria a Puebla

La Franja metió así en juego el criterio de la posición en la tabla como criterio de desempate para dejar por el camino a La Academia tras el 1-1 en el marcador global

Literatura

El Culiacanazo inspira la novela de Élmer Mendoza

El 17 de octubre de 2019 "supimos que estábamos en guerra", dice el escritor sinaloense Élmer Mendoza

Sociedad

Yehuda Cohen, de espía israelí a cuidador de hoteles asesinado en Q. Roo

La muerte de un judío en México causó revuelo en medios de Estados Unidos y del país hebreo

Sociedad

Políticas de México afectan biodiversidad

Maplecroft destaca el empeño del Presidente por aplicar un mayor uso de energías de petróleo y gas

Deportes

Diablos y La Brecha van por el gallardete

El encuentro entre las dos mejores novenas de la temporada se realizará el domingo a las 13:30 horas en el parque de Ojital