/ lunes 3 de enero de 2022

Cabañuelas, el antiguo método para “predecir” el clima del año

Se cree que los pueblos prehispánicos ya hacían estos pronósticos, lo que les permitía saber cuándo cazar y pescar

En México tenemos un método tradicional para pronosticar cuál será el clima predominante en los meses por venir. Se cree que las cabañuelas se calculaban desde tiempos prehispánicos, mediante un sistema que después se adaptó para el calendario cristiano.

Más tarde, trabajadores del campo las empleaban para tener un indicio de las condiciones atmosféricas en el año.

NACEN DE LA OBSERVACIÓN DE LA LUNA

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de México, desde hace aproximadamente 35 mil años antes de Cristo, las cabañuelas se hacían por observación de la luna, lo que permitió al hombre poder cazar y pescar de acuerdo a las condiciones climatológicas.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Se tiene la creencia que las cabañuelas surgieron en España, a raíz de la “Fiesta de los Tabernáculos”, en la que los judíos recordaban los 40 años en que su pueblo tuvo que caminar por el desierto del Sinaí, en busca de la Tierra Prometida, la cual incluía ritos en los que se predecía el tiempo.

¿CÓMO SE HACE LA PREDICCIÓN?

Las cabañuelas consisten en estudiar los cambios climáticos durante los primeros días de enero para conocer el pronóstico del tiempo durante los 12 meses del año. Por ejemplo, si para el día 10 de enero llueve o hace frío, el mes número diez -que en este caso corresponde a octubre- ocurriría un fenómeno similar.

Este tipo de predicción ayuda a los agricultores, ya que les indica en qué mes era más conveniente sembrar o realizar otro tipo de actividad, y ofrece un indicio de los meses de lluvias y sequías para sembrar y obtener buena cosecha.

La observación de los fenómenos cotidianos hizo que nuestras culturas antiguas tuvieras amplios conocimientos del mundo. En ese sentido, las cabañuelas también son un estudio empírico, y como tal, para medirse se debe llevar una bitácora del clima de cada día de enero, anotar las características del cielo, la temperatura, el viento y después relacionar ese día con el mes que le corresponde.

Sin embargo, esta tradición se ha ido perdiendo debido a que el cambio climático que ha vivido el mundo en las últimas décadas, ha modificado las predicciones, y las condiciones atmosféricas se han vuelto inestables en años recientes.

En México tenemos un método tradicional para pronosticar cuál será el clima predominante en los meses por venir. Se cree que las cabañuelas se calculaban desde tiempos prehispánicos, mediante un sistema que después se adaptó para el calendario cristiano.

Más tarde, trabajadores del campo las empleaban para tener un indicio de las condiciones atmosféricas en el año.

NACEN DE LA OBSERVACIÓN DE LA LUNA

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera de México, desde hace aproximadamente 35 mil años antes de Cristo, las cabañuelas se hacían por observación de la luna, lo que permitió al hombre poder cazar y pescar de acuerdo a las condiciones climatológicas.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

Se tiene la creencia que las cabañuelas surgieron en España, a raíz de la “Fiesta de los Tabernáculos”, en la que los judíos recordaban los 40 años en que su pueblo tuvo que caminar por el desierto del Sinaí, en busca de la Tierra Prometida, la cual incluía ritos en los que se predecía el tiempo.

¿CÓMO SE HACE LA PREDICCIÓN?

Las cabañuelas consisten en estudiar los cambios climáticos durante los primeros días de enero para conocer el pronóstico del tiempo durante los 12 meses del año. Por ejemplo, si para el día 10 de enero llueve o hace frío, el mes número diez -que en este caso corresponde a octubre- ocurriría un fenómeno similar.

Este tipo de predicción ayuda a los agricultores, ya que les indica en qué mes era más conveniente sembrar o realizar otro tipo de actividad, y ofrece un indicio de los meses de lluvias y sequías para sembrar y obtener buena cosecha.

La observación de los fenómenos cotidianos hizo que nuestras culturas antiguas tuvieras amplios conocimientos del mundo. En ese sentido, las cabañuelas también son un estudio empírico, y como tal, para medirse se debe llevar una bitácora del clima de cada día de enero, anotar las características del cielo, la temperatura, el viento y después relacionar ese día con el mes que le corresponde.

Sin embargo, esta tradición se ha ido perdiendo debido a que el cambio climático que ha vivido el mundo en las últimas décadas, ha modificado las predicciones, y las condiciones atmosféricas se han vuelto inestables en años recientes.

Regional

¿Lo has visitado? Analizan rediseño del reloj de flores de Nuevo Laredo

Un lugar que aprovechan las familias del norte de Tamaulipas para acercarse y tomarse una foto de recuerdo

Local

Arriban tortugas lora a playa Miramar

La llegada de los quelonios fue desde temprana hora durante este fin de semana

Local

Se roban águilas de las bancas de la plaza de la Libertad

Temen autoridades que vayan a parara a negocios de reciclaje

Doble Vía

¿Tuviste Covid-19? Médicos detecta vestigios de coronavirus en el intestino meses después de la infección

Los científicos siguen investigando si el Covid prolongado se vincula con estos fragmentos virales

Virales

“Cuánto le queda al ser humano que aprender”: Video de tortugas ayudando a ‘una compañera’ se vuelve viral

Las tortugas se acercan a la que está dificultades, como si se dieran cuenta que algo anda mal

Ciencia

Científicos descubren bosque al fondo de un sumidero en China con especies aún no registradas

Este sumidero es el más profundo del mundo e incluso se ha sido paisaje en el que se han grabado películas por ser único y majestuoso

Sociedad

Complicado rescate de tercera víctima de colapso de silos en Torreón, Coahuila

Autoridades mandan a traer maquinaria especial para seguir buscando a Edgar, quien no ha sido localizado

Regional

Piden reactivar clases presenciales de Educación Física en Tamaulipas

Diputados señalan que los índices de obesidad infantil preocupan por su incremento tras la pandemia